Jugando como en casa fuera de casa

41445899_1828037020611030_1046097464567791616_o

Cuántos clubes del mundo deben su origen a los ingleses. Casi todos. Por supuesto, el fútbol tal y como lo conocemos nació en Inglaterra. Los equipos que no fueron fundados directamente por los británicos a finales del siglo XIX estuvieron inspirados por ellos de algún modo u otro. La historia se repitió en múltiples ocasiones en distantes partes del globo: un grupo de inmigrantes llegaban a un país extranjero y formaban un equipo de fútbol. Una historia similar sigue dándose a día de hoy, aunque esta vez el país extranjero es la propia Inglaterra. Los orígenes del fútbol al revés.

Las consecuencias de la Segunda Guerra Mundial y el colonialismo, y más recientemente, la recesión económica a nivel mundial del 2008, han llevado cada vez más inmigrantes a Inglaterra. Y Londres, que ya era multicultural por naturaleza, se ha vuelto una urbe más cosmopolita si cabe. Las high streets de la mayoría de los barrios, con restaurantes indios puerta con puerta con tiendas de productos polacos, reflejan ese panorama de diversidad. Como suele suceder con cualquier aspecto de la sociedad, esto también se ha visto reflejado en el mundo del fútbol.

Se mencionan restaurantes indios y tiendas de productos polacos porque ambas nacionalidades están representadas por equipos de fútbol. Se trata, respectivamente, de la primera y la segunda comunidad extranjera con más presencia en la capital británica. Según el censo de 2011, el polaco y las lenguas bengalí y guyaratí, procedentes de la India, son los idiomas más hablados en Reino Unido después del inglés. Pero la historia entre ambas comunidades es bastante diferente. 

El vínculo más antiguo con los ingleses lo tienen los indios. El Imperio Británico comenzó a ejercer influencia sobre la India desde el siglo XVII. A partir de 1858, la India pasó a ser una colonia y en 1947 se independizó. Esta conexión no solo potenció el comercio de bienes, sino que también fomentó que muchos ingleses se desplazaran a la India y viceversa. A Inglaterra, además de políticos, empresarios y otros miembros de las clases altas, llegaban jóvenes indios a los que sus padres querían aportarles una educación occidental. En 1916 se creó un club para estos estudiantes llamado Indian Gymkhana. Su deporte estrella era el que hoy en día sigue dominado en la India: el críquet. La sección de fútbol no se crearía hasta los años 80. El Gymkhana FC, que se encuentra en el oeste de Londres, hoy en día compite en el undécimo escalón del fútbol inglés.

La sección de fútbol del Gymkhana vive a la sombra del equipo de críquet, el deporte rey en la India. Foto: Indian Gymkhana Club
La sección de fútbol del Gymkhana vive a la sombra del equipo de críquet, el deporte rey en la India. Foto: Indian Gymkhana Club

Rickey Gill lleva vinculado al Indian Gymkhana casi toda su vida. “El club es una parte crucial para la comunidad local, un sitio donde jóvenes y adultos pueden ir para disfrutar del deporte en un ambiente seguro. Yo tenía seis años cuando mi padre y sus amigos decidieron llevar su equipo de fútbol al Indian Gymkhana (el padre de Rickey jugaba con unos amigos indios en un equipo juvenil fundado en los 60 que después pasaría a ser el Gymkhana FC), ha sido parte de mi vida durante los últimos 33 años. Mi hijo juega al fútbol y al cricket aquí, mi hija juega al hockey aquí, mi padre es miembro del gimnasio… Solemos hacer cenas aquí. El club es nuestra casa fuera de casa”, concluye Rickey.

Otro club que representa a una comunidad de esa región de Asia que en su día estuvo dominada por los británicos es el Sporting Bengal, que compite en la novena división. Lo creó en 1996 un grupo de jugadores procedentes de Bangladesh. “El Sporting Bengal United se fundó en 1996 porque los asiáticos estaban poco representados en el fútbol”, lee la página del club. “En ocho años el club pasó de ser un equipo de domingo amateur a ser semi-profesional”.

En la misma liga que el Gymkhana FC, unos puestos por delante, se encuentra el PFC Victoria London, el club que representa a esa otra comunidad de un gran tamaño. La inmigración polaca está presente en muchos distritos londinenses, pero sobre todo se concentra en el oeste. Históricamente, los polacos llegaron a Inglaterra buscando exilio. Incluso el gobierno polaco en el exilio se asentó en Londres durante la Segunda Guerra Mundial. Pero el número de polacos en el país nunca fue tan elevado como lo es ahora. Hace 17 años en Reino Unido había 60.000 polacos. En 2008 la cifra había ascendido al medio millón y en 2016 ya eran 911.000. El fácil acceso al mercado laboral en Inglaterra, donde el jornal es mayor que en Polonia, ha atraído a un considerable número de inmigrantes. 

En 2016 sucedió lo inevitable. El club, que se llama PFC Victoria, empezó en la 13ª división y ha conseguido dos ascensos consecutivos. El entrenador Emil Kot, que fue quien tuvo la idea de fundar un equipo de polacos en Londres, nos cuenta que el club es como una familia, y que además es una buena plataforma para aquellos que en su día hayan jugado de forma profesional en Polonia y que por algún motivo u otro ahora se vean haciendo algo diferente en Londres. “Están rodeados de jugadores en una situación similar que todavía creen que pueden aportarle algo al fútbol”, explica. “Algunos de nuestros jugadores han tenido éxito en su regreso a Polonia. Dawid Krzemien es un jugador importante en el Ruch Radzionkow de cuarta división y esta temporada Dawid Rogalski marcó un gol con el Widzew Lodz en tercera”.

Emil asegura que uno de los mejores momentos que han vivido en el PFC Victoria fue un Non-League Day en el que 350 aficionados fueron a verles jugar. Foto: PFC Victoria.
Emil asegura que uno de los mejores momentos que han vivido en el PFC Victoria fue un Non-League Day en el que 350 aficionados fueron a verles jugar. Foto: PFC Victoria.

También en el oeste londinense tiene casa el FC Deportivo Galicia. Los orígenes de este club fundando por inmigrantes gallegos datan de 1968. El Deportivo Galicia compite una división por encima del Gymkhana FC y el PFC Victoria, en el décimo escalón, y tiene como objetivo disputar la competición copera más emblemática, la FA Cup. Desde su creación, el club ha estado asociado al Centro Gallego de Londres. Ha pasado por momentos delicados, pero 50 años después de su fundación el Deportivo Galicia sigue avanzando con la Cruz de Santiago en el pecho. 

Una comunidad con mucha historia en Londres es la italiana. El cine ha hecho del Little Italy de Manhattan un barrio icónico. Pero lo que mucha gente desconoce es que Londres también tuvo su Pequeña Italia. Un barrio igual de genuino que el americano y que también se empezó a formar a finales de siglo XIX. Talleres de artesanos italianos, gastronomía italiana desde la pasta hasta los cannoli, un colegio italiano, una iglesia italiana y hasta crimen organizado italiano (el personaje Charles Sabini de la serie Peaky Blinders existió). El Little Italy londinense, localizado en el barrio de Clerkenwell, tenía de todo. De todo menos un equipo de fútbol. Cuando finalmente se creó uno, no fue en ese barrio inicial, pues la comunidad italiana ya se había expandido a lo largo y ancho de la urbe.

El equipo italiano en Londres más antiguo es el Valtaro Wasteels, que igual que el Deportivo Galicia, se fundó en 1968. También se han creado otros clubes como el AC Finchley o el Barnet Azzurri. De la Pequeña Italia ya queda poco, aunque si uno acude a la iglesia de San Pedro en Clerkenwell Road un domingo a mediodía se meterá en una cápsula del tiempo. Con el paso de los años, la comunidad italiana se fue marchando a otros sitios, pero el corazón de la comunidad sigue en esas calles.

Fuera de la pirámide del fútbol inglés, en un sistema de ligas independiente (la Amateur Football Combination), compite otro club español: Spaniards FC. Sus partidos como local los juegan en Hackney Marshes, la casa espiritual del fútbol amateur inglés: un espacio de césped natural al este de Londres con 88 campos de fútbol (el lector quizás reconozca esta famosa imagen aérea de los años 50). Desde la crisis, la inmigración española ha ido en aumento. Spaniards se fundó en 2012 y, del mismo modo que el Deportivo Galicia, ha contando en sus filas con muchos jóvenes españoles que han pasado por Londres en los últimos años para trabajar. Los Spaniards tratan de emplear una ‘idea de fútbol española’ en el contexto del fútbol amateur británico, un desafío tan excitante como complicado. Su escudo muestra la silueta de un toro y el número 116, en referencia al minuto en el que Andrés Iniesta anotó el gol de la final del Mundial.

Los Spaniards juegan sus partidos en el emblemático Hackney Marshes. Foto: Spaniards FC.
Los Spaniards juegan sus partidos en el emblemático Hackney Marshes. Foto: Spaniards FC.

En Hackney Marshes, donde juega Spaniards, hay tantos campos que cada fin de semana pasan toda clase de equipos. Hay, por ejemplo, combinados que representan a naciones africanas o a islas caribeñas. La lista de equipos diáspora es larga y va creciendo a medida que se indaga en ligas más pequeñas. Existe, por ejemplo, un equipo en homenaje al Galtasaray turco. Juegan en una liga más amateur pero no se cortan a la hora de celebrar un éxito y el puñado de aficionados presentes suelen encender bengalas. Si se busca más allá de la capital, también se encuentran clubes como el FC Romania, de Chesnut, que representa a la comunidad rumana.

El elemento más recurrente entre estos distintos equipos es el sentimiento de comunidad. Todos los jugadores saben que vivir fuera de casa puede llegar a ser pesado. Cuando alguien nuevo llega, se le suele ayudar a la hora de encontrar trabajo o buscar piso, por ejemplo. Estos clubes son un punto de encuentro que permite formar amistades mientras se disfruta del juego y del elemento competitivo. Por otro lado, se podría argumentar que estas entidades no son del todo beneficiosas para sus jugadores porque no promueven la integración a la cultura inglesa, sino que potencian que los inmigrantes se queden en un círculo entre paisanos. Eso, al fin y al cabo, depende de cada jugador; cada uno siente mayor o menor necesidad de estar conectado a su nación, cada uno tiene un balance más o menos equitativo de amistades inglesas u extranjeras y amistades de su misma nacionalidad; cada uno tiene distintos planes sobre su estancia en el país. También cabe mencionar que casi todos estos clubes admiten a jugadores de cualquier nacionalidad. Aunque el bloque principal consta de jugadores de la comunidad a la que el equipo representa, las puertas están abiertas para cualquiera.

Como cualquier otra entidad amateur, estos equipos implican mucho esfuerzo, sacrificio y compromiso por parte de sus miembros. Las distancias en Londres son muy grandes, y los entrenamientos y partidos, así como las tareas administrativas, han de compaginarse con la vida laboral y personal de cada uno. A eso hay que sumarle que para mucha gente esta es una ciudad de paso. No es nada sencillo sacar proyectos como estos adelante. Pero a pesar de las dificultades, de la falta de recursos, de los ocasionales episodios de racismo o xenofobia que se puedan encontrar, de lo duro que pueda llegar a ser, todos estos clubes diáspora están dispuestos a seguir adelante.

Foto de portada: PFC Victoria

3 comments

Interesante y curioso reportaje. Gran trabajo.

Aunque yo le veo algo malo, Londres de inglés ya tiene muy poco, se ve en esta clase de cosas e incluso se reflejó en el referéndum del Brexit. Es otro universo completamente distinto al resto de Inglaterra.

Muy interesante el articulo. Respecto a equipos de fútbol de inmigrantes españoles por el mundo, yo sólo recordaba el CD Iberia (que compite en las ligas menores de New York y en la US Open Cup alguna ocasión), al Unión Española de Santiago de Chile (actualmente en Segunda División, ganador varias veces del Campeonato de liga chileno y finalista de la Libertadores en el 75) y el Deportivo Español de B. Aires (creo que hay otro equipo similar en Venezuela o Ecuador).
No sé si en esta “categoría” de equipo de inmigrantes entrarían los ya desaparecidos Real España y Asturias FC de México…

Deja un comentario

*