Cuando Kang-In Lee frota la lámpara

Korea Republic fans during the AFC Asian Cup match at Stadium Australia, Sydney
Picture by Steven Gibson/Focus Images Ltd +61 413 768835
31/01/2015

Con el tanque de combustible en la reserva, prácticamente sin fuerzas para intentar más de tres carreras de cinco metros, el ’10’ agarró el balón en el círculo central. Ya había forzado la prórroga con un córner perfecto, tenso al primer palo, para el desmarque del compañero que atacaba la pelota en carrera, con total determinación para empatar en el octavo minuto del tiempo de descuento. Sin embargo, la guinda a su partido, la jugada que mejor definía sus virtudes, llegó en la media hora suplementaria. Pronto, en el minuto 96, Kang-In Lee filtró un pase perfecto. Virtuoso. Envió la pelota entre tres rivales, con el tacto justo. Con la potencia adecuada para acompañar el desmarque de ruptura de su compañero, Young-Wook Cho, que había entrado de refresco. Kang-In Lee detuvo el tiempo, levantó la cabeza e hizo deslizar el balón por encima del verde para que su trayectoria se frenara en el instante idóneo. En el momento preciso en el que había superado a los rivales, ya en el interior del área, para que Cho ni siquiera intentara controlar el esférico. Simplemente rematara, de primeras, cruzando el balón. Young-Wook Cho indicó el camino, Kang-In Lee lo iluminó y Corea del Sur asestó un golpe que entonces parecía definitivo ante Senegal, que acabó forzando la tanda de penaltis con un gol en el descuento de la prórroga. El cuadro asiático sobrevivió sin su estrella, sustituida poco después de la mágica asistencia del 3-2, pero su ausencia en la tanda no empañó lo más importante: el día decisivo, el día que la República de Corea se jugaba regresar a unas semifinales del Mundial sub-20 después de 36 años, Kang-In Lee fabricó tres goles.

Kang-In Lee une de la mano determinación, competitividad y calidad gracias a su zurda de seda. Una combinación rara vez vista en un torneo de categorías inferiores en el elenco surcoreano, que ha entregado las llaves del juego al canterano del Valencia. El seleccionador asiático le brinda libertad absoluta para moverse entre líneas. En la mayor parte de los encuentros, la República de Corea ha plantado una línea de cinco defensas, aunque luego la posición de Kang-In Lee ha variado en función de las necesidades de su equipo y de las virtudes de los adversarios. En ocasiones ha sido mediapunta en un 5-3-2, sistema que le ha permitido jugar más cerca del delantero centro, y en otros encuentros ha jugado algo más escorado hacia la derecha, en un 5-4-1 que también le permite activar su cambio de orientación hacia el lado opuesto. El punto de partida puede variar unos metros, pero la esencia es la misma: garantizar que aparezca por el carril central. Si se le brinda un escenario propicio, el jugador del Valencia no lo desaprovecha. Pide el balón siempre, se mueve para recibir entre líneas y ofrece opciones de pase al poseedor del esférico. No espera el balón, no se queda quieto esperando que lo encuentren, sino que adopta una actitud proactiva. Abre vías de pase o lo viene a buscar cuando no puede participar.

Marcelino Manager of Valencia during the UEFA Europa League Semi-final match at the Emirates Stadium, London Picture by Alan Stanford/Focus Images Ltd +44 7915 056117 02/05/2019
Marcelino García Toral ha hecho debutar a Kang-In Lee en partido oficial esta temporada. Foto: Focus Images Ltd.

Una vez recibe el balón, el ’10’ surcoreano atesora un tren inferior lo suficientemente potente para protegerlo ante la presión rival. Lo esconde y, sobre todo, procura girarse para cambiar el ritmo de la jugada con una primera aceleración. Maneja el cuero casi siempre con la pierna izquierda, pero aun así puede darse la vuelta de forma rápida para atacar la portería contraria de cara. Es entonces cuando resulta más peligroso, pues desde esa posición puede protagonizar una acción decisiva. No solo es hábil en espacios reducidos, en los controles o las maniobras que requieren una técnica más depurada, sino que Kang-In Lee saca particular partido a su golpeo de balón. A la que puede armar el tiro, se atreve. Más todavía con la República de Corea en este Mundial, donde goza de galones y responsabilidad. Si puede disparar desde la frontal, dispara. Pero también es capaz de filtrar el último pase. Tanto por dentro como buscando opciones algo más complejas en caso de que un extremo o lateral del lado opuesto le pida el balón al espacio tras un desmarque ruptura. Kang-In Lee canaliza el juego en el último tercio y toma decisiones. También puede conducir la pelota unos cuantos metros, pero no es particularmente veloz. Saca más jugo a su cambio de ritmo, a su capacidad para frenar y acelerar, que a su velocidad punta.

Su preciso golpeo de balón le convierte también en el ejecutor de todas las acciones a balón parado. Sirve al corazón del área las jugadas de estrategia indirecta y también prueba fortuna en las faltas más cercanas al área. Su buen pie a la hora de colgar este tipo de envíos convierte a la República de Corea en un equipo particularmente peligroso en el juego aéreo, pues posee a un delantero centro que supera los 190 centímetros y un par de sus defensas son también poderosos en los remates de cabeza. La altura de Se-Hun Oh, el mencionado ariete de proporciones gigantescas, también es un punto de apoyo para Kang-In Lee en los momentos en los que el valencianista entra menos en contacto con el esférico. Si Corea no encuentra una salida cuando juega desde atrás, busca al delantero centro para que descuelgue el pelotazo. Bien con una descarga de espaldas, bien porque Kang-In Lee merodea la zona por donde puede recoger la segunda jugada, Corea también cuenta con un plan B para activar a uno de sus mejores jugadores de cara al arco contrario.

Korea Republic fans during the AFC Asian Cup match at Stadium Australia, Sydney Picture by Steven Gibson/Focus Images Ltd +61 413 768835 31/01/2015
La República de Corea no juega unas semifinales del Mundial sub-20 desde 1983. Foto: Focus Images Ltd.

De la personalidad de Kang-In Lee con el balón en los pies han brotado los mejores minutos de la República de Corea, sorprendente semifinalista de esta edición del Mundial sub-20. Ya fue el mejor en el debut ante Portugal, brilló con luz propia en la victoria contra Argentina que clasificó a los asiáticos para las rondas eliminatorias y ha protagonizado grandes actuaciones ante Japón en octavos y especialmente en la exhibición ante Senegal. La República de Corea gira alrededor de Kang-In Lee, que marca el compás, pero el valencianista también ha demostrado un notable compromiso hacia el colectivo. Está implicado en la presión, salta a recuperar el balón después de cada pérdida, mantiene cierto rigor defensivo en las tareas de contención (aunque le suelen liberar de carga defensiva si juega en un 4-2-3-1 o un 5-3-2) y es agresivo cuando intenta robar la pelota. No escatima esfuerzos, ni se desentiende de sus responsabilidades sin la posesión, aunque ha tenido que administrar la amarilla que vio ante Argentina en las dos primeras rondas de eliminatorias porque una segunda amonestación le hubiese apartado de un partido decisivo.

La producción de ocasiones y de goles (1 tanto y 3 asistencias) de Kang-In Lee resulta capital para explicar el exitoso Mundial sub-20 de Corea del Sur, que también ha arropado a su estrella con un colectivo a la altura de lo que necesitaba. El cuadro asiático se ha mostrado bastante firme en defensa en la mayor parte de los encuentros, liderado por el central Hyun-Woo Kim (perteneciente al Dinamo Zagreb), mientras en la medular ha llamado la atención la polivalencia de Young-Wook Cho para adoptar varios roles. Desde delantero centro para estirar al equipo a la contra hasta interior con recorrido para pisar zona de remate. La corpulencia de Se-Hun Oh para ganar metros con su presencia física o los ratos de Won-Sang Eom como revulsivo en una de las bandas han sido otras bazas de Corea para que toda la responsabilidad no cayera en el canterano del Valencia, ya con minutos en el primer equipo bajo las órdenes de Marcelino García Toral. Ya se esperaba que fuera el futbolista más destacado de Corea pese a tratarse de un juvenil de segundo año, nacido en el 2001, aunque el Mundial sub-20 también ha servido para constatar que se trata de uno de los mejores jugadores de su edad en el mundo incluso cuando compite contra rivales del 1999 y el 2000.

Su torneo es propio de un adolescente con un genio especial.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

FICHA DEL JUGADOR
Nombre: Kang-In Lee
Edad: 18 años
Equipo: Valencia
País de nacimiento: República de Corea
Posición: Mediapunta

Cada lunes, un perfil (o una historia) de un joven talento en edad sub-23.

– 3 de junio: Carlos Cuesta
– 27 de mayo: Florentino
– 20 de mayo: Deyne Rensch
– 13 de mayo: Adil Aouchiche
– 6 de mayo: Sebastiano Esposito
– 29 de abril: Fábio Silva
– 22 de abril: Kylian Mbappé
– 15 de abril: Alexander Nübel
– 8 de abril: Callum Hudson-Odoi
– 1 de abril: Thomas Buitink
– 26 de marzo: Moise Kean
– 19 de marzo: Maximilian Eggestein
– 11 de marzo: Oleksandr Zinchenko
– 4 de marzo: Éder Militao
– 25 de febrero: Joakim Maehle
– 18 de febrero: Ferland Mendy
– 11 de febrero: Nicolò Zaniolo
– 4 de febrero: Samuel Sosa
– 28 de enero: Frenkie de Jong
– 21 de enero: Ritsu Doan
– 14 de enero: Diego Lainez
– 7 de enero: Bryan-Clovis Ngwabije
– 31 de diciembre: Sardar Azmoun
– 24 de diciembre: Bilal Ould-Chikh
– 17 de diciembre: Domingos Quina
– 10 de diciembre: Josh Sargent
– 3 de diciembre: Juan Marcos Foyth
– 26 de noviembre: Sofiane Diop
– 19 de noviembre: Jadon Sancho
– 12 de noviembre: Richarlison
– 5 de noviembre: Daniel Arzani
– 29 de octubre: Serginho
– 22 de octubre: Florent Muslija
– 15 de octubre: Zeki Çelik
– 8 de octubre: Krzysztof Piatek
– 1 de octubre: Ondrej Duda
– 24 de septiembre: Declan Rice
– 17 de septiembre: Angeliño
– 10 de septiembre: Giorgi Chakvetadze
– 3 de septiembre: Myron Boadu
– 27 de agosto: Rúben Dias

Fotografías: Focus Images Ltd.

Related posts

2 comments

Que zurda maravillosa. Ahora hay que ver como llega Corea después del gran desgaste contra Senegal y se les viene otra selección física como Ecuador.

Pude disfrutarlo en el estadio y la sensación es de ver un jugador con una madurez y liderazgo superior al resto, además del talento que tiene, su despliegue físico, seguramente lo que menos se destaque, fue también tremendo.

Tomàs, escribí un un post en mi blog sobre el fin de semana de viaje en general y el partido, te dejo el enlace https://adriontour.wordpress.com/2019/06/10/cracovia-bielsko-biala-fiesta-coreana-en-polonia/ si no lo puedes publicar en comentarios, no es problema, un saludo!

Deja un comentario

*