Benzema en la Francia de Griezmann y Mbappé

Karim Benzema llega de realizar un gran gol en la semifinal ante Bélgica. Foto: Andrew Tobin/Focus Images Ltd

Karim Benzema volverá a vestir la camiseta de la selección francesa. Cinco años y medio después, desde octubre de 2015, Benzema regresa a una convocatoria de Les Bleus y lo hace de cara a la Eurocopa del próximo verano. El último partido de Karim con la selección fue un amistoso ante Armenia en el que el actual delantero del Real Madrid firmó dos tantos. Un choque que se produjo varios meses después de la Copa del Mundo 2014, el último gran torneo que Benzema disputó con la selección, ya con Didier Deschamps en el banquillo, y después de estar en las Eurocopas de 2008 y 2012. Todo lo que ocurrió después ya es historia. La temporada 2020-21 de Karim Benzema es espectacular, como también lo fue la anterior, o la 2018-19, pero evidentemente la razón de su ausencia con la selección nunca ha sido futbolística. Francia recupera para la causa a un futbolista que le va a garantizar un salto cualitativo en toda regla. Karim Benzema lleva muchos años entre los mejores jugadores del mundo, y por si hubiese pocos motivos para pensar que Francia, la actual campeona del mundo, ya era una de las grandes favoritas a esta Eurocopa, sino la que más, el regreso de Benzema alimenta (aún más si cabe) el poderío competitivo de una selección que lo tiene absolutamente todo para imponerse y dominar el fútbol europeo. Benzema está de vuelta.

Contenido relacionado: El campeón que golpea – Así contó Axel Torres la Copa del Mundo de Francia en 2018

Francia se las ha sabido arreglar durante este tiempo sin Karim Benzema. Pero su regreso ofrece un abanico interesantísimo de posibilidades para la selección gala. Tras la marcha de Cristiano Ronaldo del Real Madrid ha quedado altamente demostrado que Benzema, a nivel jerárquico, ha sabido dar ese paso al frente para erigirse en el líder material y espiritual de un equipo que depende (puede que incluso en exceso) de todo su talento. Benzema es un futbolista con una calidad infinita, pero el objetivo de este texto no es realizar una descripción detallada de su perfil, porque seguramente no llegaríamos a hacer justicia con un jugador de esta dimensión, sino que el fin de estas líneas es darle un sentido más razonado a su regreso, siendo quien es ahora mismo, poco después de cumplir 33 años.

Benzema y Cabaye, en el Mundial 2014. Foto: Andrew Tobin/Focus Images Ltd
Karim Benzema y Yohan Cabaye, en la Copa del Mundo del año 2014. Foto: Andrew Tobin/Focus Images Ltd

Un salto cualitativo muy grande para Francia

La Francia de Didier Deschamps se ha caracterizado estos años por ser una selección bastante pragmática. Bien organizada sin balón, acostumbrada a adoptar repliegues medio-bajos a partir de su 4-4-2 tan reconocible (aunque el dibujo no ha sido siempre el mismo, sino que en los últimos meses ha variado entre el 4-4-2 en rombo, el 4-2-3-1 o incluso el 3-4-1-2), Francia basó el éxito de su estrategia en el Mundial 2018 en una firmeza incorruptible a la hora de protegerse en pocos metros y contragolpear al espacio. Aquella selección francesa se apoyaba en la velocidad de Mbappé desde la banda, las descargas en el apoyo de Giroud y la pausa de Griezmann entre líneas para dar forma y fondo a sus transiciones ofensivas, y ese equilibrio, con Raphael Varane y Samuel Umtiti defendiendo el punto de penalti, fue causa y a la vez consecuencia de una adaptación triunfante a la tendencia actual, donde las presiones adelantadas y la capacidad resolutiva (técnica-táctica) en pocos metros se han convertido en el patrón que marca desde hace unos meses la práctica del fútbol europeo. Aún está por ver de qué manera decide adaptar su estrategia Deschamps al regreso de Benzema, porque evidentemente el futbolista de 2014 o 2015 y el actual no tienen nada que ver, puesto que el margen de cara a la Eurocopa es muy pequeño y el futbolista del Real Madrid es lo suficientemente bueno y diferencial como para construir un plan en torno a él, pero lo que está claro es que su vuelta va a impactar de forma positiva.

Lloris, Varane, Griezmann, Sissoko, Giroud, Mandanda o Digne ya compartieron selección con Benzema en 2015

Pensar en una Francia que pueda juntar en un mismo ataque a Karim Benzema, Antoine Griezmann y Kylian Mbappé es algo muy estimulante. Lo más razonable sería pensar que el regreso de Benzema sacará del once a Olivier Giroud, independientemente de la forma y el dibujo que adopte la selección. Como ya hemos comentado, Deschamps ha trabajado en los últimos meses con distintos sistemas que podrían encajar a los tres futbolistas en el ataque, ya sea con Benzema y Griezmann en punta y Mbappé desde el costado derecho, si decide respetar el 4-4-2 del Mundial 2018, o con Griezmann como mediapunta, en un 4-3-1-2 (o el 4-4-2 en rombo), con Benzema y Mbappé en la línea más adelantada. Sea como fuere, al margen de suposiciones numéricas para las que solo el propio Didier Deschamps tiene una respuesta en su pizarra, lo más importante para Francia serán las sinergias que los tres cracks logren construir y afianzar con tan poco margen en un torneo corto como la EURO.

Karim Benzema, ante Alemania, en la Copa del Mundo del año 2014. Foto: Andrew Tobin/Focus Images Ltd
Karim Benzema, ante Alemania, en la Copa del Mundo del año 2014. Foto: Andrew Tobin/Focus Images Ltd

Benzema, Mbappé y Griezmann en el ataque

Benzema y Mbappé son dos futbolistas muy complementarios, como hasta ahora también lo ha sido Griezmann con el propio Kylian, y es muy difícil imaginar que tres jugadores de este nivel no puedan entenderse sobre el césped, pero en este sentido será muy interesante observar la relación que Karim Benzema y Antoine Griezmann puedan entablar dentro del sistema. El futbolista del FC Barcelona ha crecido mucho durante este tiempo en el dibujo de Didier Deschamps porque, a diferencia de lo que ha ocurrido durante bastantes meses en su equipo, se ha podido mover con absoluta autonomía en cualquiera de los tres carriles, yendo y viniendo, en prácticamente todas las alturas (por delante de la línea del esférico), para hacer y deshacer a su antojo una transición que siempre ha pasado por sus pies. Y ahora, con la vuelta de Benzema, una de las muchas cosas que están por ver es hasta qué punto puede mantener Griezmann ese rol sin que su papel se pise con el de Karim. Hablamos de dos futbolistas distintos, se esto no cabe ninguna duda, pero con una naturaleza parecida a la hora de participar mucho en el juego de sus equipos para mejorar la circulación y el ataque de una forma bastante directa. Si algo ha demostrado Benzema estos años, con y sin la presencia de Cristiano Ronaldo, es que su naturaleza nunca ha sido represiva con el talento que ha orbitado a su alrededor, como más recientemente se ha podido comprobar con un Eden Hazard que, por su parte, ha hecho bastantes esfuerzos (cuando ha estado sano sobre el campo) para arrimarse a la sombra de Benzema, y lo suyo sería imaginarse que con Griezmann ocurrirá algo parecido en la selección gala. Si la nueva Francia de Benzema, Griezmann y Mbappé, que también será la de Pogba, Dembélé, Kanté o Varane, consigue que todo su talento fluya de una manera coral, coherente y a la vez consecuente con la esencia y las posibilidades de sus mejores jugadores, Deschamps, el hombre que todos estos años ha hecho más que ningún otro mandatario por el equilibrio de fuerzas en el fútbol europeo dejando a Benzema fuera de la selección, estará en disposición de volver a levantar una selección que recupera a tiempo a uno de los mejores del mundo.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

La convocatoria (26 futbolistas) de Francia para la Eurocopa: 

Porteros: Hugo Lloris (Tottenham), Mike Maignan (LOSC Lille), Steve Mandanda (Olympique de Marsella).

Defensas: Lucas Digne (Everton), Léo Dubois (Olympique de Lyon), Lucas Hernández (Bayern Múnich), Presnel Kimpembe (PSG), Jules Koundé (Sevilla FC), Clément Lenglet (FC Barcelona), Benjamin Pavard (Bayern Múnich), Raphael Varane (Real Madrid), Kurt Zouma (Chelsea).

Centrocampistas: N’Golo Kanté (Chelsea), Thomas Lemar (Atlético de Madrid), Paul Pogba (Manchester United), Adrien Rabiot (Juventus), Moussa Sissoko (Tottenham), Corentin Tolisso (Bayern Múnich).

Delanteros: Karim Benzema (Real Madrid), Wissam Ben Yedder (AS Mónaco), Kingsley Coman (Bayern Múnich), Ousmane Dembélé (FC Barcelona), Olivier Giroud (Chelsea), Antoine Griezmann (FC Barcelona), Kylian Mbappé (PSG), Marcus Thuram (Borussia Mönchengladbach).

Foto de portada: Andrew Tobin/Focus Images Ltd.

Related posts

5 comments

Vaya pedazo de selección. Máxima favorita al título, pero en el torneo en el que históricamente ha habido más sorpresas…

PD: Lenglet??? En serio??

Sin duda la selección a batir. Interesante su grupo, el F, el de la muerte, junto a Alemania, Portugal y una Hungría que va de cenicienta.

Responder a David Garcia Cancelar respuesta

*