Y la culpa no era de ella

El fútbol femenino ha crecido exponencialmente en Reino Unido en los últimos años. Foto: Jack Megaw/Focus Images Ltd

Por culpa de Eva le echaron a ella y a Adán del paraíso. Pandora abrió la caja de los truenos y la lio. Las feministas no tenían que haberse manifestado el 8M, vaya una la que han montado con esto del coronavirus. Eso sí, por los partidos de fútbol que se disputaron ese fin de semana, no pasa nada. A ver, no hay que ser muy espabilado para ver que siempre se quiere culpar a las mujeres. En el siglo XX fue Yoko Ono; en el XXI, Sara Sálamo.

La actriz y escritora compartió pantallazos con los insultos que recibió después de un partido en el que jugó Isco, su pareja. “Puta, nunca te perdonaré lo que le hiciste a Isco” o “Te has cargado a Isco, zorra!”, fueron solo algunas de las perlas. También pasó en los primeros partidos de Courtois. Se decía que estaba despistado por culpa de Alba Carrillo.

captura-de-pantalla-2020-11-20-a-las-11-31-25

Esto es más viejo que el toser: se llama cultura patriarcal. La culpa siempre la tienen las mujeres, si hasta se les responsabiliza de que las violen por ir con una falda corta o emborracharse. Algunos hombres quieren estar por encima de las mujeres, porque siempre lo han estado y tienen miedo de que les quiten esa posición privilegiada. Solo hay que repasar la historia, como explica Mary Beard con el ejemplo de Medusa, decapitada por su capacidad mortífera de convertir en piedra a todo aquel que la mirarse a la cara. “Aquellos serpenteantes rizos son una reivindicación implícita del poder fálico. Es el clásico mito en el que el dominio masculino se reafirma violentamente contra el poder ilegítimo de la mujer”, escribió la historiadora en un artículo en Página 12.

Con el machismo nos pasa igual que con la homofobia o el racismo. A veces creemos que lo hemos superado, pero sigue arraigado en la sociedad. Se suele representar con gestos nimios, como tocarse el bolso o la cartera cuando un negro sube al metro. En el fútbol sigue habiendo vía libre, como se vio con los insultos a Sara Sálamo. Unos insultos que, aunque miremos para otro lado, son también una forma de violencia machista.

Si hasta cuando se quiere hablar bien de las mujeres se hace con una posición subordinada. “Detrás de un gran hombre siempre hay una gran mujer”, se nos dice. Detrás, eh, no vayamos a pensar a que está a la misma altura o, por favor, delante. En el fútbol, si se habla bien de las mujeres suele ser por su físico. Si hasta hay un término vomitivo: WAG.

Huyan de todo aquel que dice que no es machista ni feminista, seguramente será machista. Dicen que creen en la igualdad pero huyen de la palabra feminista, que casualmente persigue la igualdad. Es un poco como lo de presumir de ser campechano, que para ser como Juan Carlos, pues mejor no serlo. Por cierto, ahí también tenía la culpa la mujer. Al caso Juan Carlos se le llamó el caso Corinna porque ya sabéis que los hombres que se acuestan con muchas mujeres son unos triunfadores y las mujeres que se acuestan con muchos hombres son unas putas.

Luego tenemos el puro fútbol, que al masculino se le llama así, sin apellido, pero al femenino tenemos que ponerle la coletilla. Supongo que es para sentirnos superiores, como decir “bueno, que jueguen, pero el fútbol, fútbol, es el nuestro”. El resumen: si se les alaba es porque están buenas, juegan a otro deporte y tienen que decir “la culpa no era mía” si sus parejas juegan mal. A lo mejor, el culpable eres tú.

Foto de portada: Jack Megaw/Focus Images Ltd

Related posts

10 comments

El fútbol nos ha traído a este proyecto, el fútbol nos ha unido para crear esta comunidad que esperemos dure muchos años. Sin embargo, lo bueno y emocionante de MI es mucho más que eso, mucho más que el fútbol. Y demos gracias. Este tipo de artículos hacen de MI lo que es.
Gracias Sergio.

“Pero al femenino tenemos que ponerle la coletilla. Supongo que es para sentirnos superiores”… entonces MI es machista, no Sergio? Echa un vistazo al título que ponéis a la sección de fútbol jugado por mujeres.
Pensar que las críticas de gran parte de la sociedad a la manifestación del 8M es crítica al género femenino es… en fin.
El artículo esta tan politizado que lo podría haber escrito la mismísima ministra de igualdad. Flaco favor al espíritu de MI.

Precisamente lo Que me gustaba de MI era que se hablaba de fútbol, sin politizar, sin forofismos. Si empezamos con estas tonterías, a este juego podemos jugar todos. Estoy cansado ya de este adoctrinamiento a todas horas, del lenguaje inclusivo, de tener que sentirte culpable y pedir perdón por nacer hombre. ¿porque no hablas de las ayudas a empresas si contratan mujeres y no hombres?, ¿de las diferentes pruebas físicas a mujeres y a hombres en las oposiciones a policía? ¿de la cuota reservada por ley a mujeres en empleo público? ¿de quién se queda la custodia de los hijos? ¿de qué le pasa al hombre ante una falsa denuncia de maltrato? ¿de quién ejerce todos los trabajos físicos con las consecuencias de salud que conllevan?. Otro palmero de la ministra de igualdad y de esta nueva corriente del “somos muy progres, pero mas te vale pensar como nosotros”. Pues que os lea ella.

Yo personalmente creo que el mensaje que se tiene de feminismo es un poco erróneo, alomejor desde mi posición de varón. Creo que feminismo no es conseguir hablar con el @ o con la “x”, que para algo el masculino es genérico en castellano. Sino que para mi el feminismo, y la igualdad, es que cuando vayas a realizar unas prácticas universitarias te las paguen, indistintamente de ser hombre o mujer.
Obviamente no quiero negar que exista el machismo, la foto del texto lo demuestra, pero también hay que decir que muchas veces se magnifica twitter, al final quien escribe suelen ser chavales de 16-18 años amparados en un perfil bajo intentado ganarse un par de “rts” fáciles. Creo que la sociedad, debe jugar un papel clave en este asunto, tanto a través de la educación como de no emitir telebasura, donde sólo hay programas que se basan en el puterío, siendo vulgar.
Por cierto, sin ánimos de politizar, si por algo se permitió a la mujer trabajar fue porque al capital le interesaba. Al igual que ahora la moda es no tener hijos para disfrutar de la vida, no porque los niños ya no sean considerados como mano de obra.

Entiendo tu mensaje. Creo que todos somos feministas en lo que a significado y aplicación se refiere porque todos queremos la igualdad entre sexos. El problema del feminismo es el problema de todo, que se politiza y algunos lo usan con algún interés. Pero es como en el fútbol, quienes lo amamos odiamos que se use con otros fines o aborrecemos que el fútbol se convierta en un circo de noticias sensacionalistas que nada tienen que ver con lo que ocurre dentro del terreno de juego. O en poesía, cuando un político usa un verso para hacer un llamado cuando ni siquiera sabe en qué sentido usa el poeta/la poeta dicho verso o con qué intención nació. Pero es entonces cuando hay que permanecer objetivo y frío y desentenderse de esas cosas y seguir amando el fútbol, la poesía y la igualdad, sin sus añadidos, entre otras muchas cosas.
Por otro lado también están quienes coguen una idea, un sentimiento, un principio… y la transforman tanto que acaba siendo otra cosa. Pero también hay que desviarse de esto. Y no solo nosotros sino quien lo hace porque no hacen ningún favor a los que sí quieren la igualdad(en el caso que nos toca).
Estoy de acuerdo en que hay que reivindicar estas cosas y denunciar hechos como los que Sergio destaca. Yo creo que es mucho más sencillo y a la vez complicado de lo que parece. Es todo cuestión de educación y sentido común. Uno sabe que debe percibir el mismo salario por el mismo trabajo por ejemplo y que una mujer tiene el mismo valor que un hombre. En lo que a mi me concierne, me gusta la poesía y me encanta por ejemplo Olga Novo, o Juana Castro pero tampoco hay que defender la igualdad entregando premios exclusivamente a mujeres poetas, no digo que pase sino que si pasase eso sería tan injusto como cuando solo los recibían solo hombres. Hay que tener sentido común, educación y capacidad crítica y así evitaríamos discutir tanto por problemas que en este siglo no deberían de darse. Pero obviamente se dan. Perdonad el rollo
Abrazo.

Me siento 100% identificado con cada palabra que has plasmado, Sergio. Gracias por este artículo. Siempre necesario.

El argumento de separar la política del fútbol siempre es requerido para acallar las opiniones políticas que nos importunan. La política lo es todo, también es fútbol. Ahora se habla de “imponer la ideología” cada vez que alguien da su opinión. Pues igual, los que quieren imponer su ideología tratan de censurar las ideas de los demás. Luego está lo de que… “esto no es lo que era”, “os estáis desviando”, “me gustaba MI por tal… pero ahora”. Yo a esto, desde ahora, le llamaré “actitud Superliga”, como hacen los grandes clubes con la UEFA, cada vez que algo no es de su gusto amenazan con irse… Buen viaje.

Me duele lo que leo porque ya estoy oyendo a Axel preocupado por cuatro críticas frente a un aluvión de apoyos ignorados. No ser un medio “mainstream” tiene una ventaja: Se puede ser original, que es como decir que se puede ser auténtico y eso no va a gustar a la mayoría. Por eso MI no es un producto de masas.

En cualquier caso el tema es bastante serio. Se trata de combatir la desigualdad de la mitad de la población mundial por causa de género. Una desigualdad que produce muertes en un extremo y un sin fin de calamidades hasta llegar a él. El fútbol jugado por mujeres es también un ejemplo. Que ni nos preguntemos por qué los equipos femeninos de los grandes clubes no tienen un tratamiento equiparable a los masculinos y que jueguen en campos sin gradas mientras que sus colegas masculinos lo hacen en grandes estadios es estar ciegos ante tanta desigualdad. Pero habrá argumentos… que si diferencias económicas… que si no atraen público… El Ath. Bilbao femenino llenó el antiguo San Mames ¡en los noventa! Y no voy a contar nada del fútbol femenino de base…

Mis felicitaciones por un artículo oportuno y necesario a partes iguales, Sergio. Diría más cosas, pero no mejoraré lo que dijo Desmon Tutu:

“Si permaneces neutral ante situaciones de injusticia, has elegido el lado el opresor”

Deja un comentario

*