La zurda de Dybala causa estragos

Dybala realizó una gran labor sobre Jorginho. Foto: Focus Images Ltd

El arranque de la Serie A ha destapado la versión más eficaz de Paulo Dybala de cara a portería. Con Higuaín poco afortunado en la faceta anotadora en los primeros partidos del curso -el Pipita marcó el tercer gol ante el Cagliari y el segundo ante el Chievo-, ha sido el nuevo dueño del dorsal 10 de la Juventus quien ha asumido mayor protagonismo en la definición. Paulo Dybala ha empezado la temporada marcando un gol cada 49 minutos de juego en la Serie A, con dos hat-tricks de bandera ante Genoa y Sassuolo. Ahora mismo es el máximo anotador del Calcio, con ocho dianas. La temporada pasada marcó once, aunque en su primera campaña en la Juventus perforó las redes rivales en 19 ocasiones.

Paulo Dybala ha explotado su facilidad para ver portería en los primeros partidos de la Serie A. El argentino está consolidado como el mediapunta del sistema de Massimiliano Allegri, donde no se le exige un gran desgaste en el apartado defensivo, y cuando la Juve ataca el “10” se puede mover con absoluta libertad. Higuaín fija a los centrales y Mandzukic carga el área apareciendo por la banda izquierda, por lo que Dybala debe interpretar el partido para detectar en qué zonas intermedias puede recibir para castigar al adversario. Con Pjanic en la base de la jugada, el argentino suele tener suficiente con ofrecerle buenos movimientos para abrir la posible línea de pase del mediocentro bosnio. Ambos se entienden de maravilla y se buscan constantemente. El trabajo de sus compañeros ha permitido a Dybala aparecer en la frontal del área, y en esa parcela el argentino está castigando a todos sus rivales con su portentoso disparo. Dybala sabe desmarcarse, es inteligente en sus movimientos y luego atesora la pausa justa para elegir la mejor opción, que compensa su falta de velocidad punta. Letal a la mínima que puede armar la pierna izquierda, Dybala vacuna a quienes son lo suficientemente imprudentes como para perderle la pista durante más de cinco segundos. Su golpeo es más venenoso que nunca. Y si lo frenan con faltas, es igualmente peligroso en la ejecución de los libres directos. Lazio y Sassuolo han sufrido su precisión en esta faceta.

El golpeo de Dybala está causando estragos en este arranque de curso. Foto: Focus Images Ltd.
El golpeo de Dybala está causando estragos en este arranque de curso. Foto: Focus Images Ltd.

El pasado miércoles, la Fiorentina minimizó el impacto de Dybala. En el choque de la jornada intersemanal, el cuadro viola buscó reducir los espacios entre líneas con un bloque compacto en el que Milan Badelj tenía la misión de barrer el territorio que separaba a los centrales toscanos de los centrocampistas. El mediocentro croata protegía la espalda de Veretout y Benassi para evitar las recepciones interiores de Dybala, a la par que los centrales se despreocupaban del “10”. El ex de Hamburgo y Dinamo de Zagreb desempeñaba un rol muy específico, eminentemente posicional, para dotar de equilibrio a la Fiorentina y enjaular a la estrella juventina, que a menudo se acostó al sector derecho en busca de un poco de aire. El plan se sostuvo durante cerca de una hora, hasta que la Juve abrió la lata con un centro de Cuadrado que encontró a Manduzkic y poco después provocó la expulsión de Badelj, que vio dos tarjetas amarillas. Aunque es su mejor jugador, Dybala no es la única arma de la Juventus para perforar las defensas rivales. Esta sábado, en el derbi contra el Torino, tendrá otra oportunidad para demostrar su fantástico estado de forma.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*