Luces y sombras de Paulinho

Picture by Paul Terry/Focus Images Ltd +44 7545 642257
29/08/2013
Paulinho of Tottenham Hotspur during the UEFA Europa League match at White Hart Lane, London.

Es de manual no molestar a desconocidos/as en pubs o discotecas por temas futboleros según la camiseta que lleven. Pero es tan difícil resistirse:

-¡Grande Corinthians, campeones por fin!

-¿Qué?

-Que felicidades por la Libertadores

-¡Ah! ¡Sí, sí, gracias!

-Paulinho es una máquina.

-Ja, ja, sí, sí muy bueno, muy bueno.

FIN

Recuerdo más o menos la conversación y es fácil contextualizar que eso pasó en 2012, año en el que Corinthians se proclamó campeón de la Copa Libertadores rompiendo una barrera muy dura para el segundo equipo de Brasil en número de fans y por ende uno de los más seguidos de Sudamérica. En ninguno de los dos partidos de la final de esa Copa Libertadores llegó a marcar Paulinho, pero fue sin duda el hombre del torneo: jugó todos los minutos de todos los partidos, fue el motor absoluto y contribuyó, además, con algún gol en la consecución del título para un equipo histórico en la leyenda del mayor club paulista. En la final secaron a Boca Juniors y en semis al Santos de un joven y talentoso delantero de 20 años que ya era objeto de deseo por parte de los grandes “tiburones” europeos. Por si eso fuera poco, el equipo de Tite, el actual seleccionador brasileño, también consiguió ganarle el Mundial de Clubes al Chelsea, completando así un círculo inolvidable.

A partir de ahí varios equipos europeos empezaron a interesarse por Paulinho. Muchos vieron esa energía, esa llegada, físico e incluso diría que talento y decidieron que debía dar el salto al otro lado del Atlántico. Lo que no tantos sabían en ese momento es que un joven futbolista llamado José Paulo Bezerra Maciel Júnior ya había hecho ese camino con anterioridad.

A los 18 años Paulinho dejó el humilde Audax para marcharse al futbol lituano, concretamente al Vilnius FC. Para entender mejor ese paso es muy recomendable leer una entrevista de Marcadorint.com con el hombre que decidió traer al nuevo centrocampista del F.C Barcelona al “Viejo Continente”.

Después de una temporada allí y una breve estancia en Polonia, Paulinho regresó a casa. Aquello no funcionó. Su bisoñez, el cambio de costumbres, la tipología concreta de las ligas europeas del Este, todo eso y más cosas propiciaron la vuelta del futbolista a casa. Y allí creció, allí mejoró y fue escalando hasta llegar a su momento cumbre con Corinthians. Luego se fue a la Premier League: 20 millones de euros pagó el Tottenham.

El paso de Paulinho por el Tottenham fue de más a menos/ Foto: Focus ltd
El paso de Paulinho por el Tottenham fue de más a menos/ Foto: Focus Images Ltd.

El resto de la historia es conocida: un primer año bastante bueno en el equipo de White Hart Line, con goles, presencia y un estilo que todos pensábamos que iba como anillo al dedo al fútbol inglés. Sin embargo en la segunda temporada Paulinho estuvo más fallón, alguna acciones técnicas defectuosas empezaron a molestar a la afición de los Spurs, eso se tornó en falta de confianza propia y de Mauricio Pochettino hacia él y todas esas razones acabaron con Paulinho en China, donde las cosas le han ido muy bien, siendo campeón de Champions asiática y un jugador dominante. En Asia ha marcado goles tan tremendos como este lanzamiento de falta en los cuartos de final de la máxima competición por clubes del continente.

Esta etapa china también ha coincidido con su resurgimiento en la Selección brasileña, donde después de la última época Scolari, en la que era imprescindible, vino un momento malo para él que acabó con la llegada de Tite, su antiguo entrenador y el que le ha devuelto al liderazgo del centro del campo Verde-Amarelo. De momento la fase de clasificación para el Mundial es un éxito para él y para el combinado brasileño.

Fichaje por el F.C. Barcelona

Es palpable que la afición azulgrana no parece muy contenta con la incorporación de Paulinho a su equipo. Primero hay que decir que, si hablamos de mercado, sí parece excesivo pagar 40 millones de euros por un jugador de 29 años que estaba jugando en China. Sin querer menospreciar a una liga en pleno crecimiento, es obvio que el valor de mercado más TOP lo suelen marcar los jugadores que triunfan en grandes clubes europeos y alguno en Sudamérica. Aunque deberíamos acostumbrarnos a una visión más global del mercado, probablemente.

Sorprende algo más esa obsesión, casi cabezonería por parte de la secretaría técnica del conjunto catalán en ir a por él sí o sí, teniendo un importante abanico de jugadores con más proyección o con características más adecuadas a la filosofía habitual de juego del Barça dada la sensación de pérdida gradual de ese juego basado en centrocampistas de alto nivel asociativo en los últimos años. Sin embargo la conclusión que se puede sacar es que los responsable técnicos buscan un jugador con llegada al área y con intensidad en la presión. Es cierto que el curso pasado los jugadores de la medular azulgrana no llegaban mucho a la meta rival y no es menos cierto que Ernesto Valverde es conocido por ser un entrenador muy metódico en la presión asfixiante al contrario. Y eso puede ser Paulinho, un jugador siempre generoso en el esfuerzo, bastante agresivo y desde luego un llegador y buen golpeador de balón en distancias largas. Falta por ver donde jugará.

Opciones tácticas para Valverde

La gran discusión sobre el esquema desde la llegada del nuevo técnico azulgrana es: ¿4-3-3 habitual en Can Barça o 4-2-3-1 habitual de Valverde?

El propio preparador cacereño dijo días atrás que lo importante no es el esquema sino el estilo, dejando abierta cualquier puerta a la forma de jugar.

En el habitual 4-3-3 Paulinho debería jugar como interior, seguramente cerca de algún jugador de carácter más asociativo que él. Ahí esas virtudes de llegada y esfuerzo se verían más equilibradas y conoce el esquema, pues es este rol el que desempeña con la selección brasileña desde la llegada de Tite. Jugando como mediocentro posicional perdería la posibilidad de mostrar gran parte de esas virtudes. Es muy difícil en ese esquema perder la zona y descolgarse hacia arriba. Las cifras de goles de jugadores que juegan ahí en el Barcelona hablan por sí solas.

paulinho-4-3-3-2
Infografía: Sharemytactics.

En un 4-2-3-1 lo normal sería que apareciera en el doble pivote, una posición nada desconocida para él y siempre con la opción de acompañar jugadas de ataque, habiendo de forma general otro futbolista para mantener la posición. Además de poder presionar en diferentes zonas de posesión del rival partiendo desde ahí.

paulinho-4-4-2-b
Infografía: Sharemytactics.

En definitiva, es normal que las circunstancias hagan dudar de su futuro en el Camp Nou. Las bases están claras y sólo el tiempo dará o quitará razones sobre uno de los traspasos más controvertidos en los últimos años.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

4 comments

La situación de Paulinho me confirma totalmente como escéptico de todo el trabajo de la dirección deportiva blaugrana. Ya al margen -aunque sea algo no extrapolable al análisis- de los 40M€ por un chico de 29 años y con más cartel en los dos últimos meses que durante el resto de su carrera tras su llegada a Europa (Spurs), creo que no es un jugador que aporte algo diferencial al Barcelona, es decir, las cualidades de Paulinho son claras y se reflejan perfectamente en el texto, así como su ubicación en los diversos esquemas, pero el problema viene cuando tiene que sentar a alguien. Iniesta o Rakitic no están a su mejor nivel, pero aun siendo cierto esto, Paulinho puede funcionar bien como revulsivo de ellos -mucho más del croata, por perfil- pero en ningún caso lo veo entrando en un once como una pieza fija, y es ahí cuando más dudo sobre si lo más adecuado para el Barça, con la cantidad de jóvenes que llegan incluso desde la propia Masía, es gastar una cantidad tan alta en un jugador con pocos años para amortizarla y que además no se presume que será tan importante.. ni ahora ni en el futuro.
Creo que la gestión de este fichaje es pésima. Mucho peor que el rendimiento del propio Paulinho, que tampoco tiene culpa de la nefasta dirección del club en los últimos años ni que tampoco el aficionado medio desconozca sus cualidades.

Es claro que el Barcelona está pasando por una etapa de decadencia, Piqué hace rato que no está en su nivel, Umtiti es una promesa que aún está por verse, Mascherano e Iniesta están en la recta final de su carrera, Rakitic no es un jugador top, etc. a eso hay que sumarle el enorme golpe que represento la salida de Neymar, ya que a pesar de que salio por 222 millones ahora resulta que su reemplazo les va a costar al menos 150 millones, creo que de no ser por el castigo al Atlético de Madrid el Barcelona acaba tercero este año, más allá de que Paulinho logre cumplir dentro del equipo este movimiento acabó por terminar con el buen estado de animo de la afición culé.

Lamentable. No se puede definir de otra manera. Lamentable cómo se está cargando el Barça Bartomeu y Robert Fernández. Que el Borussia fiche a Dahoud por menos de 20 millones, que Seri cueste con 3 años menos lo mismo que Paulinho siendo un jugador muchísimo más del estilo barça y lo dejen escapar, que no se haya ni siquiera planteado la opción de Thiago, que Verrati se haya puesto a tiro y no se haya hecho un esfuerzo de verdad por él, el mismo Emre Can podría cumplir esa función de Paulinho y aportar polivalencia y costaría más o menos lo mismo…Un despropósito de directiva que espero que por lo menos traigan finalmente a Coutinho y Dembelé para ilusionar algo a la afición y que los echen lo antes posible.

Deja un comentario

*