El último en llegar

The Brazil fans before the 2018 FIFA World Cup Quarter-Final match at Kazan Arena, Kazan
Picture by Paul Chesterton/Focus Images Ltd +44 7904 640267
06/07/2018

Lázaro Vinícius Marques no debía estar en el Mundial sub-17. Su presencia en el torneo no estaba planificada. Fue fruto prácticamente del azar. De causas absolutamente ajenas al delantero de Flamengo, novedad de última hora en la convocatoria de Brasil. El país anfitrión del campeonato estaba pendiente de si finalmente Flamengo permitía el concurso de la estrella de la generación del 2002, Reinier, que acabó viendo el Mundial desde casa mientras asomaba la cabeza en el primer equipo del líder del Brasileirao. Ausente Reinier y lesionado a última hora Juan, atacante de Sao Paulo, Lázaro fue el último en llegar. Llamado por la situación de emergencia, se le asignó el dorsal número 20 y le tocó esperar su oportunidad en el banquillo. La lesión de Talles Magno en octavos eliminó a otra de las referencias ofensivas del equipo y, cuando le tocó entrar en un momento decisivo, Lázaro respondió. El atacante rubronegro, inédito salvo en media hora intrascendente ante Angola en la fase de grupos, salió al rescate de Brasil en la semifinal contra Francia y anotó el gol de la victoria al borde del descuento. En el último partido, se repitió la misma historia. Ingresó en el 70’, con Brasil por debajo en el marcador ante México, y volvió a marcar. En el último suspiro, en el tiempo de descuento, irrumpió libre de marca en el área para rematar un centro de Yan Couto y hacer evitar una tanda de penaltis que parecía irremediable. Un nuevo gol del actor secundario más inesperado en el Mundial sub-17 otorgó a Brasil su cuarta corona en la categoría.

México 1 (Bryan González 67′)
Brasil 2 (Kaio Jorge 83′, Lázaro 94′)

Brasil sub17 vs Mexico - Football tactics and formations

La Canarinha generó muchas más oportunidades de gol que México, pero le costó horrores derribar uno de los sistemas defensivos más sólidos del campeonato. Brasil arrancó con un ritmo elevadísimo, cargando su juego por las bandas y castigando el escaso retorno defensivo de los extremos del Tri. Patryck en la izquierda y sobre todo Yan Couto por la derecha se incorporaban permanentemente y bombardearon el área a base de centros laterales. México titubeaba. México temblaba ante el vendaval de aproximaciones del anfitrión y perdía balones comprometidos con mayor frecuencia de la habitual. Gabriel Verón perdonó la primera oportunidad realmente clara en el minuto 14 y Peglow se topó con el larguero apenas 180 segundos más tarde, en una nueva ocasión clamorosa de Brasil. El extremo diestro, a la postre MVP del campeonato según la organización, desbordó con facilidad y forzó varias de las mejores ocasiones del anfitrión. México le obligó a rematar casi siempre con la pierna menos hábil, la izquierda, pero ni siquiera esa invitación a definir con la bota zurda limitó el peligro de Gabriel Verón, un torbellino por el sector diestro que lograba terminar las jugadas en el carril central. Brasil acosó a México, aunque el buen desempeño de la zaga norteamericana penalizaba cualquier imprecisión en el último tercio. Un toque de más, un control más largo de la cuenta permitía a un defensor mexicano achicar los espacios y estorbar lo suficiente para que muchos de los remates brasileños no fueran nítidos.

Le costó muchos minutos a México hacer pie en la final, aunque acabó dando con la tecla cuando Marco Antonio Ruiz cambió la disposición de las piezas sobre el tapete. Pobló algo más el carril central al desdibujar el 4-4-2 inicial, más clásico en México, y centrar tanto la posición de Efraín Álvarez como de Israel Luna. El mediapunta de LA Galaxy se colocó por detrás de Luna y Muñoz, como vértice superior de un rombo, mientras Pizzuto y Bryan González escoltaron a Josué Martínez en la medular. Así el Tri juntó más pases, se desplegó en campo contrario e hizo cosquillas a la espalda de los ofensivos laterales brasileños. No generó ocasiones muy claras antes del descanso, pero se sacudió el dominio del anfitrión y logró que se jugara mucho más lejos del arco defendido por Eduardo García.

Brasil sub17 vs Mexico - Football tactics and formations

México mantuvo el esquema que propició el cambio de dinámica en la final, y espesó el partido tras el paso por los vestuarios. Yan Couto y Gabriel Verón siguieron llevando el peso ofensivo en Brasil y también encontraron en Kaio Jorge un buen socio con movimientos incisivos en el área, pero el volumen de ocasiones de gol se redujo y México empezó a sentirse más cómoda. El favoritismo era para Brasil, y el paso de los minutos podía incrementar los nervios del organizador del Mundial. Más todavía cuando Pizzuto puso un balón preciso desde el sector izquierdo en la cabeza de Bryan González, que se abrió hueco en el área para cabecearlo al fondo de la red y adelantar a México. El Tri volvió a marcar en el segundo tiempo, como todas sus dianas en las rondas eliminatorias del Mundial, y puso contra las cuerdas a Brasil a falta de 25 minutos para final.

Fue entonces cuando entró Lázaro para sustituir a Joao Peglow, en un movimiento que de inicio no terminó de convencer al público local por la identidad del futbolista que abandonó el terreno de juego. Los murmullos se disiparon cuando el cuadro local empezó a achicar, bombardeó el área con nuevos centros desde los laterales y puso a prueba a Eduardo García en reiteradas ocasiones. Matheus Araujo en la banda izquierda refrescó el sector zurdo, del mismo modo que Lázaro se convirtió en una segunda referencia rematadora para acompañar a Kaio Jorge dentro del área. Aunque México procuró mantener el bloque elevado en la medida de lo posible, Brasil la acabó empujando hacia su propia portería en los diez últimos minutos y encontró su recompensa. Primero en un penalty provocado por Gabriel Verón, que recibió una entrada a destiempo de Jesús Gómez en una larga jugada que terminó en un disparo al larguero de Diego Cabral. Entonces entró en escena el VAR para notificar al árbitro de una acción en la que no había reparado de inicio. Kaio Jorge transformó el lanzamiento desde los once metros y Brasil volvió a creer que era posible ganar antes de la tanda de penaltis. Con el convencimiento de quien ya sabe lo que es dar la vuelta a marcadores adversos -lo logró ante Chile en octavos y ante Francia en la citada semifinal-, Brasil empujó hasta conectar con su héroe. La fatiga hizo mella en ambos conjuntos, el partido se rompió, emergieron los espacios y en uno de esos huecos en el corazón del área irrumpió Lázaro para rematar con el alma un centro servido por Yan, el mejor lateral derecho del Mundial. El héroe de la semifinal reafirmó su condición de ídolo efímero para sellar la remontada y poner la rúbrica a un torneo en el que aparecerá en todas las fotos decisivas cuando toque revisar las imágenes del campeón pasados unos años. Gracias a sus goles, Brasil vuelve a conquistar un Mundial sub-17 tras 16 años de sequía. Quién sabe dónde estará jugando Lázaro dentro de un lustro, pero sus dos goles con la Canarinha en el mes de noviembre de 2019 no se los quitará nadie.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

FICHA DEL JUGADOR
Nombre: Lázaro Vinícius
Edad: 17 años
Equipo: Flamengo
País de nacimiento: Brasil
Posición: Delantero

Cada lunes, un perfil (o una historia) de un joven talento en edad sub-23.

LOS PERFILES SUB-23 DE LA TEMPORADA 2018-19

– 11 de noviembre: Javi López
– 4 de noviembre: Sontje Hansen
– 28 de octubre: Erling Haaland
– 21 de octubre: Jonathan Ikoné
– 14 de octubre: Çaglar Söyüncü
– 7 de octubre: Aaron Connolly
– 30 de septiembre: Sandro Tonali
– 23 de septiembre: Gabriel Barbosa
– 16 de septiembre: Nikola Milenkovic
– 9 de septiembre: Donyell Malen
– 2 de septiembre: Kevin Denkey
– 26 de agosto: George Stanger
– 19 de agosto: Mason Mount

Related posts

Deja un comentario

*