El muro se llama Nico Schlotterbeck

sc-stadion_su%cc%88dtribu%cc%88ne_enhanced

Nico Schlotterbeck es una de las grandes sensaciones de la temporada en la Bundesliga. Este joven central alemán del Friburgo, internacional sub-21 con su país (todavía no ha debutado con la selección absoluta de Hans-Dieter Flick), es uno de los nombres propios del fútbol germano en estos primeros meses de competición del curso 2021/22. Prueba de ello es que el futuro de Nico Schlotterbeck empieza a estar cada vez más vinculado con el Bayern Múnich de cara al próximo verano, y lo cierto es que dicho movimiento tendría todo el sentido del mundo dada la necesidad que tiene el cuadro muniqués en el centro de su defensa y la irrupción de este central alemán en el más alto nivel del país. Pero dejando al margen este tipo de conjeturas, y centrándonos única y exclusivamente en el presente y el futuro potencial de este futbolista, es momento de analizar por qué Nico Schlotterbeck está llamando tanto la atención de todo el mundo en una de las grandes ligas del fútbol europeo.

Nico Schlotterbeck es un futbolista que destaca a simple vista por su gran poderío físico. Hablamos de un central de apenas 22 años que supera el 1,90 (metros) de altura, y que en los últimos meses ha realizado un desarrollo muscular verdaderamente muy llamativo. Schlotterbeck ha fortalecido tronco, piernas y brazos de manera considerable, y esto es algo que se puede apreciar muy fácilmente si se compara una imagen suya actual con la camiseta del Friburgo y otra de la temporada pasada con la vestimenta del Unión Berlín (donde jugó cedido el curso 2020/21). Schlotterbeck ha ganado cuerpo, masa muscular, y esa clara evolución física es una aptitud clave y diferencial dentro de su análisis. Porque ya que estamos hablando de sus cualidades más tangibles, este joven central alemán no destaca por tener una velocidad supersónica en la corrección al espacio, y aun así juega muchas veces expuesto (con mucho espacio entre su espalda y la posición del guardameta), pero compensa ese déficit motor (teniendo una buena arrancada, todo sea dicho) con una poderosa carrocería para realizar y absorber muchos contactos de cuerpo a cuerpo.

Mapa con todos los duelos aéreos de Nico Schlotterbeck con el Friburgo. Fuente: Driblab
Mapa con todos los duelos aéreos de Nico Schlotterbeck con el Friburgo. Fuente: Driblab

Así las cosas, si Schlotterbeck no puede imponerse por velocidad en una larga carrera al espacio, sí puede condicionar el inicio, la trayectoria y el final de la conducción del rival desde el salto, el marcaje, los primeros metros previos al giro y el bloqueo del remate (si consigue mantener el pulso al espacio) haciendo uso de su tremenda envergadura y de sus fuertes brazos; porque Nico Schlotterbeck es un central que utiliza bien sus dos extremidades superiores para marcar la distancia con el futbolista rival, impedir que se dé la vuelta con comodidad y limitar sus saltos braceando siempre dentro de los límites permitidos. Es decir, estamos hablando de un defensor tan inteligente como consecuente con sus propias posibilidades. Un central que, además del plano físico, domina conceptos puros de la demarcación como la anticipación, el seguimiento del desmarque (sin por ello romper el fuera de juego) y la colocación (para estar correctamente perfilado). Una serie de aspectos técnicos, en cuanto a calidad defensiva se refiere, que también tienen mucho que ver con la concentración, pues es un futbolista que no desconecta nunca del partido, algo palpable en su constante tensión corporal, y con la buena interpretación que hace del escenario para anticipar, primero, desarticular, después, o corregir, ya en última instancia, los movimientos del jugador rival recibiendo al pie o al espacio, ya sea dentro o lejos del área que defiende.

El Friburgo de Christian Streich, la gran revelación colectiva de esta Bundesliga, viene actuando en un sistema híbrido entre la línea de cuatro atrás, con dos centrales y dos laterales organizados en un 4-2-3-1, en su fase ofensiva, y una línea de cinco, con tres defensas y dos carrileros, cuando defiende en campo propio. Una mezcla entre los dos dibujos que va variando y adaptándose en función del balón, y, por tanto, de la situación dentro del partido, y en la que Nico Schlotterbeck actúa como central zurdo. Su pierna más hábil es la izquierda, y la gran mayoría de sus contactos con el esférico son con el pie de su máxima confianza, aunque no resulta extraño ver al alemán utilizar también la pierna diestra en situaciones de máxima urgencia (por la presión del equipo contrario), y hacerlo con bastante destreza usando el interior para acomodar el envío con buena tensión y precisión al compañero cercano. No obstante, Nico Schlotterbeck destaca por su gran cambio de orientación con su pie izquierdo. De un lado a otro, activando de esta forma al futbolista más alejado de su posición, el extremo o el lateral del sector derecho, el alemán es capaz de cambiar el juego de un lado a otro con un desplazamiento largo que gira al rival y le permite progresar al Friburgo haciendo muy ancho el campo. Para muestra, un botón: Schlotterbeck está promediando cerca de cuatro balones largos por partido en esta Bundesliga. Un recurso clave dentro del juego del equipo puesto que simplifica y hace mucho más eficaz la salida y elaboración del juego gracias a su central, como así refleja el siguiente gráfico de Driblab.

Mapa con todos los pases en largo de Nico Schlotterbeck con el Friburgo. Fuente: Driblab
Mapa con todos los pases en largo de Nico Schlotterbeck con el Friburgo. Fuente: Driblab

Una aptitud muy reseñable dentro del juego de Schlotterbeck, que no solo se limita al pase, sino que también tiene capacidad para conducir, atraer y dividir la presión del rival adentrándose en campo contrario con el balón controlado para hacer bascular al otro equipo y luego, entonces sí, cambiar la orientación del juego de un costado a otro; pero también para activar futbolistas intermedios por delante de su posición que se mueven o rompen al espacio con un golpeo tenso que rompe la estructura defensiva del rival. Técnicamente, por lo que estamos comentando, Nico Schlotterbeck es un futbolista bien dotado en la creación y la asociación del juego. Tiene personalidad para asumir responsabilidad en esas situaciones y no le tiembla el pulso a la hora de mover el esférico o incluso conducir para provocar fisuras en la defensa contraria. Una habilidad que engloba todos los aspectos que hemos ido detallando de Schlotterbeck a nivel futbolístico, tanto en lo técnico, como en lo táctico, lo físico y también lo mental, y que obviamente, sumado a su capacidad para defender dentro y también lejos de su área, siendo un central muy poderoso en el juego aéreo, tanto en el propio como en el rival, pues es capaz de imponerse en ambas porterías desde su estatura y el uso que ya hemos comentado de los brazos, dispara el potencial a medio y largo plazo de un jugador que ya es un realidad dentro del fútbol alemán. Un central joven, zurdo, con buena planta, calidad y carácter. Todo lo que se le puede pedir a un defensor ahora mismo.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

FICHA DEL JUGADOR
Nombre: Nico Schlotterbeck
Edad: 22 años
Equipo: Friburgo
País de nacimiento: Alemania
Posición: Defensa central

Cada lunes, el análisis de un joven talento en edad sub-23.

– 6 de diciembre: Davide Frattesi
– 29 de noviembre: Julián Álvarez
– 22 de noviembre: Gianluca Busio
– 8 de noviembre: Josko Gvardiol
– 1 de noviembre: Yéremy Pino
– 25 de octubre: Marcos Antonio
– 18 de octubre: Marcos Antonio
– 4 de octubre: Kang-In Lee
– 27 de septiembre: Rodri Sánchez
– 20 de septiembre: Karim Adeyemi
– 13 de septiembre: Noa Lang

Foto de portada: Thorbjörn Jörger bajo licencia Creative Commons 3.0.

Related posts

Deja un comentario

*