Nos habíamos olvidado

focos recurso Marcadorint

Te habías olvidado. Por un momento o desde hace tiempo. Porque el fútbol es un negocio. Porque la pelota rueda al son de la mercantilización. Porque el dinero, como en la vida, lo domina todo. Porque hay grupos millonarios que tienen varios equipos desperdigados por el mundo. Porque lo que puede un jeque no lo puede nadie. Porque con el VAR, el fútbol, sigue siendo injusto. Sorpresa. Porque con el VAR, el fútbol se parece menos al fútbol. Sorpresa. Porque se analiza todo al detalle o porque no se analiza nada. O a lo mejor es porque no te gusta que tu equipo vista con la segunda equipación siempre que juega fuera de casa. O porque detestas las botas fluorescentes y te provoca náuseas que un jugador pare el partido para atarse los cordones solo para ganar más dinero. Porque ves a los futbolistas cada vez más lejos. O simplemente porque el fútbol era tu infancia, como mucho tu juventud, pero no lo concibes en tu vejez. O a lo mejor es al revés, el problema es que eres demasiado joven y te lo pasas mejor jugando al FIFA. Al menos ahí no se pierde la mitad del tiempo. Porque el fútbol, un deporte de colores, tolera cada vez menos los grises. Porque no entiendes que se puedan lanzar objetos desde la grada. Porque no entiendes que al fútbol se juegue desde Twitter. Incluso porque tu equipo ya no gana o ha descendido. Porque vuestro mejor jugador ya no es vuestro. Porque cerraron el chino donde veías todos los partidos. Hasta puede ser porque te cueste encontrar buen periodismo en el océano de los medios. Igual no te gusta que la Supercopa de España se celebre en Arabia. Primero porque ya suena a chiste y segundo porque es un país en el que se coartan las libertades. A lo mejor también es porque incluso se defiende que se juegue ahí. O porque en noviembre se disputa un Mundial en Qatar mientras mueren obreros. O puede que no tengas ni idea de por qué, pero ha pasado. No te gusta tanto el fútbol. Puede que lo odies, incluso. Te escudas y dices que no odias el fútbol, que lo que odias es el fútbol moderno. Pero no. Piénsalo un momento. A lo mejor solo te has olvidado. A lo mejor no recordabas lo que era el deporte. Quizás solo ahora no sabes por qué te gustaba tanto. No te acuerdas de por qué le has destinado tantas horas al domingo. Ni entiendes por qué, todavía hoy, vas a misa cada domingo si no te crees al cura. Pero de repente sucede algo como lo del domingo pasado. A veces nos olvidamos de por qué nos gustan las cosas hasta que pasa algo que nos lo recuerda. Un clic que te reconcilia las relaciones. La Brummel de tu abuelo. La canción que cantabas con tu pareja. La película que no te perdías con tu madre. Te habías olvidado de lo que era el fútbol hasta que viste a Virginia Torrecilla.

Imagen de portada: Marcadorint

Deja un comentario

*