Un león en la manada de Mariano

Memphis Depay of Netherlands with tattoo after the International Friendly match at Amsterdam Arena, Amsterdam
Picture by Joep Joseph Leenen/Focus Images Ltd +316 5261929
28/03/2017
***NETHERLANDS OUT***

Lyon disfrutó de una noche europea de emociones fuertes resuelta a favor de los intereses del Olympique gracias a la portentosa exhibición de Mariano Díaz, el líder sobre el césped de un equipo más británico que francés en sus hechuras. Los hombres de Bruno Genesio deslumbran en la estampida, exhiben un poderío físico fuera de lo común y, sin embargo, carecen del rigor táctico necesario para minimizar daños cuando la ocasión invita a ello. Flojean en la lectura de los tiempos, ya sea por la evidente inmadurez de varios de sus referentes o porque su identidad no asimila bien el sosiego. En determinados momentos lo sensato parece no tocar a zafarrancho sino bajar la pelota al piso para manejarla en horizontal, pero para este OL aliñado con un buen chorro de talento adolescente dormir el balón es una auténtica utopía. En ausencia de pausa colectiva, quien tampoco parece dispuesto a detener su carrera es Mariano Díaz. El punta hispano-dominicano evoluciona a un ritmo extraordinario: del resolutivo ‘9’ de las emergencias en el Real Madrid al completísimo punta que sacó de sus casillas a la defensa del Villarreal hay poco tiempo, mucho trabajo y grandes dosis de talento, personalidad y autoestima para marcar diferencias.

El resultado (3-1) no deja buen sabor de boca al equipo de Javier Calleja, pues los groguets perdieron la oportunidad de regresar a casa con el cruce más equilibrado. Pese al buen hacer de los castellonenses en varias fases del partido, solo eclipsado por las paradas del portugués Lopes bajos palos, los locales se llevaron el gato al agua al hacer gala de una envidiable pegada en dos instantes muy concretos del choque: en los diez primeros minutos del segundo tiempo, condicionados por el ‘huracán Mariano’, y en el cuarto de hora final del mismo, cuando un latigazo del recién entrado Depay elevó a dos goles la renta conseguida por el Lyon. A la postre, los galos se relamen al contar con un colchón más que interesante para viajar a la Cerámica, aunque el tanto anotado por Fornals entre medias invita a pensar que el Villarreal no ha dicho su última palabra en la eliminatoria.

Olympique de Lyon 3 (Ndombele 46′, Fekir 49′, Depay 82′)
Villarreal 1 (Fornals 63′)

OL vs Villarreal - Football tactics and formations

Desde el pitido inicial, el Olympique quiso involucrar en su plan de partido a un extramotivado Mariano. El delantero se vació en las disputas con los centrales amarillos y al mismo tiempo generó dudas en el Villarreal, tanto a la hora de atacar los envíos laterales de sus compañeros como ofreciéndose al espacio con regularidad. Por su abanico de recursos y su permanente actividad resulta complicado de defender. Acompañando las virtudes de Mariano, el representante francés rehuyó jugar a bajas revoluciones, ni siquiera se lo planteó: los lioneses intentaron contactar con su referencia en punta rápidamente, sin amasar demasiado balón o detenerse en combinaciones superfluas en posiciones intermedias. Dos o tres pases por dentro, pelota a banda y finalización. La incisiva idea local contrastó con el deseo castellonense de madurar poco a poco los ataques y no exponerse al eléctrico contragolpe lionés. El choque se mantuvo parejo hasta que Trigueros comenzó a pesar en el mismo, juntando a sus socios en campo rival, y Rodri no tardó en entrar en escena para meterle cloroformo. El posicionamiento y la lectura táctica del internacional sub-21 español son superlativos. Impropios de su juventud.

Manu Trigueros of Villarreal CF during the La Liga match at Estadio El Madrigal, Villarreal Picture by Maria Jose Segovia/Focus Images Ltd +34 660052291 23/10/2016
Manu Trigueros, centrocampista del Villarreal (Foto: María José Segovia/Focus Images Ltd).

Sin saber bien el porqué, la catarsis llegaría en la reanudación. De repente, el Lyon sacó a relucir las carencias en la retaguardia del Villarreal explotando dos de los principales puntos fuertes de su delantero centro: el juego aéreo y la potencia a campo abierto. Primero, Mariano se elevó entre los centrales para prolongar un balón que Ndombele remacharía en boca de gol; después, el punta dejaría clavado a Álvaro con un estupendo giro de espaldas a la portería en el medio del campo, lo tumbaría de nuevo en el área, y su disparo, repelido por Asenjo, acabaría mansamente en los pies de Fekir. El ’10’ solo tuvo que empujar la pelota a la red para subir el 2-0 al marcador.

El Olympique se las prometía muy felices hasta que Trigueros abrió sus piernas para inventarse una asistencia por omisión a Fornals. El remate del mediapunta se acabaría colando en la meta local a regañadientes tras los esfuerzos de Lopes por detenerlo y de la defensa para evitar que el esférico lograse rebasar la línea de gol. Fue entonces cuando el temor hizo acto de presencia y la valiente reacción de Genesio tuvo premio: Depay, un león en la manada de Mariano, conectó un gran disparo desde unos treinta metros que cogió por sorpresa a Asenjo y emborronó el trabajo del Villarreal. La ambición del Lyon, que se guardaba al neerlandés en el banquillo, acabó resultando decisiva.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

1 comments

Segunda vez en un mes que sale Depay desde el banquillo, hace cuatro filigranas sin sentido, pienso “ya está Depay haciendo el tonto” y me acaba callando la boca con un golazo brutal de fuera del área. Nunca más dudaré de ti Depay jeje

Deja un comentario

*