Partido Polish Boyfriend: Cuando tienes un rival que se multiplica por dos

La ciudad de Sofía, en Bulgaria. Foto: Konstantin bajo licencia Creative Commons 3.0

Algunas rivalidades dividen ciudades. A un lado unos, delante los otros. Los abuelos cuentan las peripecias de otras épocas, los nietos las escuchan. Pero… ¿Qué sucede cuando tu eterno rival se divide en dos? ¿Tienes dos enemigos? En 2015, los hinchas del Levski de Sofia se mofaron de su eterno rival: el CSKA. Sí, el histórico equipo del ejército sufrió una bancarrota y acabó en Tercera. De ese hundimiento nacieron dos CSKA. Y ahora, los hinchas del Levski, horrorizados, han visto como esos dos CSKA han subido a Primera. De repente, tienes dos adversarios. Uno heredero del viejo CSKA con casi todos los hinchas y otro más artificial. Aunque no deja de ser un CSKA 1948.

Volvamos a ese año 2015. Ese verano, el club con más títulos de liga búlgara se hundió en el infierno de las deudas. El club perdió la categoría en los despachos al deber 15 millones de euros, tanto a la hacienda búlgara como a otros clubes. Los propietarios no pudieron afrontar estas deudas y la Federación mandó al CSKA al pozo de la Tercera División. Con la hinchada perdida, el empresario Grisha Ganchev anunció que creaba un nuevo CSKA con el apoyo de otro empresario, Yuliyan Indzhov, y el gran héroe del club del ejército, Hristo Stoichkov, propietario del 20% de la entidad. Ese nuevo CSKA armó un buen equipo, ascendió y se convirtió en el primer club capaz de ganar la Copa militando en Tercera, derrotando al Montana por 1-0 en la final. Ganchev había contratado como Director Deportivo a Plamen Markov, y como entrenador, a Hristo Yanev, otras leyendas del CSKA. En doce meses, llegaba el ascenso a Primera gracias a una argucia legal. En mayo de 2016, el CSKA ocupó la plaza del Litex Lovech en Primera con un cambio de nombres en la licencia. O sea, ascendió a Segunda en los terrenos de juego y a Primera, en los despachos.

El defensa central del CSKA 1948 Dimitar Pirgov, podría enfrentarse a uno de sus exequipos: el Levski. Foto: Biser Todorov bajo licencia Creative Commons 4.0.
El defensa central del CSKA 1948 Dimitar Pirgov, podría enfrentarse a uno de sus exequipos: el Levski. Foto: Biser Todorov bajo licencia Creative Commons 4.0.

¿Qué sucedió con el Litex, campeón de cuatro ligas? Bien, el propietario del Litex era Ganchev. Aunque lo cedió a una empresa menor liderada por su propio hijo cuando compró el CSKA. Y en 2016, los dos organizaron el gran golpe: enviar el Litex a Segunda y que el CSKA fuera el club elegido en su lugar. ¿Cómo lo consiguieron? El presidente del Litex, el exjugador Stoycho Stoilov, mano derecha de los Ganchev, ordenó a los jugadores abandonar el terreno de juego en pleno partido como señal de protesta contra una decisión arbitral. La Federación castigó al club con el descenso y los Ganchev pusieron el nombre del CSKA encima de la mesa. El club estaba de vuelta. Bueno, uno de los CSKA.

Ese verano de 2015 nació otro CSKA. El CSKA siempre había sido el club del ejército comunista búlgaro, fundado en 1948 como sociedad polideportiva, aunque con el fin del comunismo, el equipo de fútbol se separó de la entidad polideportiva para ser profesional. Fue este club el que desaparecía. Como sucedió en Rumanía con el Steaua, existía una sociedad polideportiva del ejército llamada CSKA, separada legalmente del club de fútbol. En julio del año 2016, el general del ejército búlgaro Ivan Mechkov anunció la creación del CSKA 1948, un club diferente, aunque con los mismos colores y escudo parecido, con el apoyo del ejército y de una serie de inversores que nadie tiene muy claro quiénes son. Mechkov explicó que la idea no era competir con el CSKA de Ganchev. La intención era, según su versión, perpetuar los valores del viejo CSKA y su relación con las fuerzas armadas. El club se apuntó en un grupo de la Cuarta División búlgara y empezó su andadura con un joven empresario formado en Italia, Dobrin Gionov, como presidente. Gionov era, en ese momento, el presidente de la sección de esgrima de la sociedad deportiva CSKA, que apoya a este nuevo club sin demasiados hinchas. Pues bien, en 2020 este CSKA 1948 llegó a Primera, donde ha sido capaz de empatar con el CSKA y el Levski.

El estadio Georgi Asparuhov es donde disputa sus partidos como local el Levski Sofia. Foto: Dragomir Keranov bajo licencia Creative Commons 3.0.
El estadio Georgi Asparuhov es donde disputa sus partidos como local el Levski Sofia. Foto: Dragomir Keranov bajo licencia Creative Commons 3.0.

¿Y el Levski? Se las prometía muy bien con el descenso del CSKA. Y ahora vive en la mitad de la tabla por detrás del CSKA, segundo en la clasificación del gran dominador del fútbol local: el Ludogorets. Sin demasiado dinero, el Levski ya encadena 14 años sin ganar la liga. Y esta temporada ya ha pinchado con los dos CSKA. Ahora le toca volver a jugar contra el CSKA 1948. Fundado en 1914 con el nombre de un poeta y revolucionario que luchó contra los turcos, el Levski ya fue uno de los clubes grandes entre las dos grandes guerras mundiales. En 1945, cuando nació la Bulgaria comunista, a diferencia de la mayor parte de equipos del este de Europa fundados antes, el Levski no desapareció ni fue bautizado con otro nombre. Se le permitió seguir igual, aunque con miembros del partido en el palco durante algunos años, hasta que en los 60 pasó a ser controlado por el Ministerio de Interior, que dirigía la policía secreta. Fueron los años en que el club jugó con el nombre de Levski-Spartak. Fue así hasta 1985, cuando la final de Copa contra el CSKA, el club del ejército acabó con una pelea que obligó al Comité Central del Partido Comunista Búlgaro a meditar la disolución de los equipos por dar mal ejemplo. Al final, se optó por bautizar a los clubes con otros nombres: el Levski fue el Vitosha hasta 1989, nombre inspirado en una cima escenario de una batalla en la Segunda Guerra Mundial. El CSKA pasó a llevar el antiguo nombre de Sofía, Sredets. Una rivalidad sentida.

El Levski dominó la liga en los 90, llegando a jugar la fase de grupos de la Champions, aunque en las últimas temporadas se ha hundido. Hace poco llegó el exjugador del Zaragoza y el Espanyol, Nasko Sirakov, con unos empresarios para intentar levantar la moral de un club con un gran problema de violencia en las gradas. El Levski anda perdido. En 2015 se mofaron del CSKA sin saber que volvería más fuerte que ellos en 12 meses. Y que regresaría con una sorpresa bajo el brazo: otro CSKA para incordiar a la hinchada del Levski.

 

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

 

Foto de portada: Konstantin bajo licencia Creative Commons 3.0.

Related posts

1 comments

Deja un comentario

*