Partido Polish Boyfriend: Un derbi en el corazón de la vieja Brabante

800px-de_vliert_stadium

En ocasiones, crees que has tocado fondo. Aunque no es así. Te puedes seguir hundiendo más y más. Y cuando eres alguien de una urbe orgullosa, duele aún más. Así viven los hinchas de FC Den Bosch en los Países Bajos. Su club, máximo representante de una ciudad que fue capital y sede de ferias y obispados, se encuentra en la última posición de la Segunda División. Condenado al descenso al fútbol regional, entre deudas que ponen en duda la viabilidad del club. Antiguos jugadores han denunciado a la entidad por impagos. Y los hinchas no siempre han ayudado. Hace más de un año, sus radicales la emprendieron contra un jugador del Excelsior de Rotterdam con insultos racistas. Y por primera vez en los Países Bajos un partido de liga se paró por racismo. Los jugadores de la selección protestaron públicamente. Y todos los partidos de fútbol empezaron un minuto más tarde en señal de protesta. Avergonzada, la directiva del club colaboró con la policía para expulsar a los hinchas racistas, aunque lo hizo entre críticas, pues el mismo día del partido, el entrenador y un directivo del club defendieron a sus aficionados.

Para la hinchada del Den Bosch, es un descenso a los infiernos sin fin. La ciudad presume de su pasado, de lo que fue. Se trata de una de esas urbes que nos permiten recordar que los mapas, los nombres y las banderas no son estáticas. En español por ejemplo, deberíamos decir Bolduque para hablar de esta ciudad. Y en los Países Bajos se usan dos fórmulas diferentes en función del dialecto, ‘s-Hertogenbosch o Den Bosch. Más o menos, todos quieren decir “bosque ducal”, pues esta ciudad se encuentra en la región de Brabante, una zona verde que en su momento fue un Ducado importante de Europa. El Ducado de Brabante fue durante más de 200 años una entidad política que llegó a ser independiente, aunque luego pasó a manos de la corona española y la francesa. Brabante, una región agrícola con algunas ciudades importantes a nivel comercial, acabó dividida: Brabante del norte es ahora una provincia de los Países Bajos. Brabante del Sur, una zona de Bélgica. Una frontera ha partido en dos una zona que se partió ya con las guerras de religión, pues los Brabante fue escenario de guerras de religión durante siglos. Brabante ha sido normalmente católica, aunque la parte que forma parte de los Países Bajos ha visto cómo crece a importancia del protestantismo, la religión mayoritaria en todo el país. No en Brabante. En Den Bosch, por ejemplo, el catolicismo es mayoritario. ¿Complicado? Pues podemos recordar que el sur de Brabante, la zona ahora dentro de Bélgica, quedó dividida a la vez entre una zona donde hablan flamenco y otra donde se habla francés. Aunque eso sería otra historia. ¿Detrás de un mapa se esconden historias complejas, verdad?

Ayuntamiento de la ciudad de Den Bosch. Foto: G.Lanting bajo licencia Creative Commons 3.0
Ayuntamiento de la ciudad de Den Bosch, Países Bajos. Foto: G.Lanting bajo licencia Creative Commons 3.0

Sea como sea, Den Bosch era una ciudad que había llegado a ser capital del Ducado de Brabante, aunque una vez pasó a formar parte de los Países Bajos quedó relegada a un segundo lugar en la historia del país. Pese a todo, tiene una gran universidad y es sede de algunas empresas, aunque ha visto como una ciudad no muy lejana normalmente insignificante ahora es más grande gracias a que uno de sus hijos creó un imperio gracias a las bombillas: Eindhoven, con su fábrica Phillips. El club más grande de Brabante, cómo no. Una zona con ocho clubes profesionales. Uno de ellos, en riesgo: el Den Bosch. La ciudad, como sucedió en otros sitios, tenía dos equipos enfrentados. El BVV, un club más popular que llegó a ganar la liga en 1948, y el Wilhelmina, bautizado así por una reina por sus socios más aristocráticos. Al final, los dos equipos acabaron unidos en el Den Bosch, fundado en 1965 después de los problemas económicos del BVV. La ciudad se unió alrededor de este equipo, que llegaría a Primera, aunque se convirtió en un ascensor. Siempre entre Primera y Segunda.

Viernes 2 de abril, 20:00h, Den Bosch – FC Oss

En 2018, después de años con una situación económica frágil, la directiva aceptó una oferta para vender el club al empresario georgiano Kakhi Jordania. Su llegada generó optimismo y esa temporada el club casi asciende a Primera, aunque perdió en los play-off. Y sucedió algo peor. La Federación holandesa decidió no dar el permiso a Jordania para comprar la entidad. Le permitieron gestionar el club unos meses, aunque al final de la temporada explicaron que dudaban de la viabilidad del proyecto. Y sin otro comprador, el Den Bosch dejó de pagar salarios, quedando condenado a sobrevivir para no bajar a Segunda. Este año seguramente no lo conseguirá.

Imagen de la ciudad de Den Bosch, en los Países Bajos. Foto: Phillip Capper bajo licencia Creative Commons 2.0
Imagen del centro de Den Bosch, en los Países Bajos. Foto: Phillip Capper bajo licencia Creative Commons 2.0

Y así le toca jugar su derbi. Brabante tiene muchos derbis, cierto. Y la hinchada del Den Bosch ha gozado cuando le sacaban algún punto al PSV Eindhoven. O con duelos contra el Willem II, el NAC de Breda o el RKC Waalwijk. Aunque el más sentido en Den Bosch sería ese contra el TOP Oss, pues solamente 20 minutos separan las dos ciudades. Fundado en 1928, se trata de un equipo con un nombre curioso, pues TOP quiere decir “Tot Ons Plezier”. Una expresión que podría traducirse como un “para nuestro placer” o “a nuestra salud”. Durante la mayor parte de su vida, el TOP Oss ha sido un club regional. Oss no llega ni a las 90.000 personas y refleja bastante bien los tópicos sobre cómo sería la gente de Brabante. Dura, luchadora y con la fama de ser campesinos en el resto del país. Los hinchas del PSV Eindhoven, por ejemplo, siguen siendo llamados “granjeros” por otras aficiones, aunque Eindhoven ya sea una de las ciudades más pobladas del país. No sería el caso de Oss, donde se habla el tradicional dialecto de Brabante, muy reconocible entre los neerlandeses.

El TOP Oss llegaría a Segunda por primera vez en los 60. Aunque como era un club menor, ni siquiera el mejor jugador nacido en la ciudad, Ruud Van Nistelrooy, jugó en el TOP. Fue directamente al Den Bosch, aunque entonces no existía mucha rivalidad, pues los dos clubes no se solían cruzar. Eso empezaría en los 80. Y especialmente en los 90, cuando explotó la rivalidad entre el equipo de la ciudad grande contra un vecino que les molestaba. Aunque la directiva del TOP Oss dudaba sobre cómo podía llegar a Primera. Dar el paso requería jugar fuerte, así que en una jugada polémica en 2009 prescindió de sus símbolos, separando el equipo de fútbol del resto de la entidad polideportiva TOP. Así que el equipo pasó a competir como FC Oss. Incluso unió su fútbol base con el NEC Nimega, cosa que no gustó a los hinchas. Fueron años de jugar entre Primera y Segunda, con derbis sentidos contra el Den Bosch. Finalmente, en 2018 se recuperó el nombre amado por los hinchas: TOP Oss. Y así andan en mitad de la tabla en Segunda, con un portero bastante mediático: Ronald Koeman Jr, el hijo del entrenador del Barça.

El TOP ha recuperado su identidad y vive tranquilo. Peor lo pasa el Den Bosch, roto en peleas interna y con mala fama por algunos de sus hinchas.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Foto de portada: User:LeeGer bajo licencia Creative Commons 3.0.

Related posts

1 comments

Afortunadamente para ellos, no pueden bajar porque no hay descensos al menos hasta 2023. Ya antes de la pandemia iban varios años sin ascensos por una remodelación del fútbol allí algo extraña. Creo que solo puede bajar el peor filial y ser sustituido por otro filial, pero este año ni siquiera eso.

Deja un comentario

*