Partido Polish Boyfriend: el derbi de Escania, una región sueca con alma propia

Malmo fans cheering their team after the UEFA Europa League match at Stamford Bridge, London
Picture by Steve O'Sullivan/Focus Images Ltd 07572544769
21/02/2019

Los habitantes de Helsingborg cada mañana pueden saludar desde la distancia a los habitantes de Helsingør. Un poco menos de cuatro kilómetros distancian las dos urbes, separadas por el mar. Helsingborg pertenece a Suecia. Y Helsingør, o Elsinor en castellano, a Dinamarca. Las dos ciudades se llaman igual, pues significan lo mismo en sueco y danés. Más o menos, el significado es estrecho rocoso, pues esta es la zona en que Suecia y Dinamarca se encuentran más cercanas. Casi se tocan, dejando un pequeño estrecho que siempre ha sido importante porque condiciona las comunicaciones navales en el Mar Báltico.

La vida de la ciudad de Helsingborg, pues, siempre ha estado muy marcada por Dinamarca. Para los habitantes de esta ciudad es más rápido llegar a Dinamarca que llegar a Estocolmo. Entre Helsingborg y Copenhaguen se tarda menos de dos horas, cuando para llegar a Estocolmo se tardan más de seis. En el caso de la también ciudad sueca de Malmö, se tarda aún menos para llegar a la capital danesa: 40 minutos. Y todo, gracias al Øresundsbron, el puente de 8 kilómetros inaugurado en 1999 que une Suecia y Dinamarca por tierra. Si el sitio más cercano entre los dos países se encuentra en Helsingborg, el lugar desde donde es más rápido cruzar es Malmö gracias al puente. Entre Helsingborg y Helsingør se usa un ferry tan frecuente como rápido.

El Malmö y el Helsingborgs juegan cada temporada el derbi de Escania, la región al sur de Suecia donde se encuentran estas dos poblaciones. Malmö es la tercera ciudad más poblada de Suecia y Helsingborg, la cuarta. Dos urbes que no dejan de crecer gracias a las buenas comunicaciones con Dinamarca y su situación privilegiada, más cercana al resto de Europa que las otras regiones suecas. Escania es una región con una identidad muy marcada después de siglos de historia diferenciada del resto de Suecia. Por eso, en los derbis entre el Malmö y el Helsingborgs es muy raro ver banderas suecas. Se pueden ver, aunque la mayor parte de banderas son de Escania, con la misma forma que las otras banderas escandinavas, con una cruz aunque con los colores rojo y amarillo.

Domingo 2 de junio, 17:30h, Helsingborgs-Malmö

Escania, conocida para mucha gente por la marca de camiones “Scania” fundada en Malmö en 1900 tomando el nombre de la región, fue durante muchos siglos propiedad de los daneses. A mediados del siglo X el rey danés Harald Blåtand ocupó la zona y la anexionó a Dinamarca. Cuando poco a poco más al norte se empezó a armar un Reino Sueco fuerte, la guerra fue inevitable. En total, suecos y daneses libraron más de 10 guerras durante cuatro siglos, siempre con la cuestión del control de Escania por el medio. Algunas guerras eran parte de conflictos europeos más grandes, aunque suecos y daneses siempre querían plantar sus banderas en una Escania donde se hablaba danés hasta el tratado de Roskilde del año 1658, cuando finalmente Suecia se salió con la suya y empezó a imponer su lengua y cultura. Pese a dos intentos daneses de reconquista, Escania ya no dejó de ser sueca, aunque tiene un dialecto propio y una personalidad muy marcada respecto al resto del país. Tanto, que pese a que ya nadie defiende que esta región es danesa sí ha nacido un fuerte sentido autonomista de Escania que se ha llegado a reflejar, en ocasiones, en partidos políticos minoritarios que llegan a reclamar la independencia de Escania. Especialmente en zonas rurales, se puede encontrar gente que se niega a definirse como sueca. Ellos son habitantes de Escania, y basta.

Malmo players applaud their fans after the UEFA Europa League match at Stamford Bridge, London Picture by Steve O'Sullivan/Focus Images Ltd 07572544769 21/02/2019
El Malmö disputó los dieciseisavos de final de la Europa League esta temporada. Foto: Focus Images Ltd.

Los dos principales clubes de Escania juegan un derbi para demostrar quién manda aquí en el sur. Y se trata de dos equipos realmente grandes, aunque el Malmö ha salido un poco mejor parado. El Helsingborgs ha ganado la liga en 7 ocasiones, la última en 2011. El Malmö suma 23 ligas, más que nadie, la última en 2017. Y sigue siendo el único club sueco que ha llegado a una final de la Copa de Europa. Los dos dominan en Escania (esta temporada se trata de los dos únicos clubes de la región en la Allsvenskan, la Primera División sueca), aunque en el pasado otros clubes de Escania han llegado a Primera, como el Trelleborgs o el Landskrona BoIS. Ninguno de ellos ganando la liga. Eso es privilegio de Malmö y Helsingborgs, por cierto, que sacan pecho por haber sido la plataforma de salida de dos de los mejores jugadores suecos de todos los tiempos: Zlatan Ibrahimovic en el Malmö y Henrik Larsson en el Helsingborgs. Uno hijo de yugoslavos y el otro con sangre de Cabo Verde. Y es que la inmigración ha modificado el perfil de los barrios de estas urbes, en crecimiento durante décadas. Tanto el nacionalismo sueco como el nacionalismo de Escania, por cierto, se parecen en una cosa: no quieren inmigración y atacan especialmente a los musulmanes que llegan a sus barrios. En el estadio del Malmö, muchos de estos inmigrantes han encontrado un club al que amar, uniéndose a las familias de larga tradición local en un club que ha armado campañas contra el racismo con éxito.

El Helsingborgs, que presume de himno en dialecto de Escania, nació en 1907 cuando se fusionaron dos clubes locales. Su cuarto partido amistoso ya fue en Dinamarca, en Helsingør, la ciudad, por cierto, donde se encuentra el castillo que fue escenario, dicen, de la historia de Hamlet. Allí, a la sombra del castillo, este club empezó a construir su leyenda, pues bajo la presidencia de John Pettersson el Helsingborgs ganaría cinco ligas suecas hasta 1941. El club, pese a no ganar más ligas, era una potencia del fútbol sueco hasta 1968, cuando bajó por primera vez. Entonces se pensó que era un pequeño accidente, aunque en realidad, el Helsingborgs tardó más de 20 años en volver a Primera, perdiendo una dolorosa promoción contra el Landskrona BoIS, otro club de Escania que les fichó a golpe de talonario a sus mejores jugadores. El club incluso descendió a Tercera, donde llegó a perder contra el Gunnarstorp, un club de una aldea de 400 personas. Sí, de solamente 400 personas. El Helsingborgs no volvería a Primera hasta 1992, gracias a los goles de un chaval llamado Henrik Larsson. La reconquista culminó en 1999 con la primera liga en medio siglo, con el entrenador noruego Åge Hareide en el banquillo. En 2006, Larsson volvió al club después de su paso por el Celtic y el Barça, ganando una Copa. Con un doblete en 2011, el club parecía vivir años tranquilos, aunque en 2006 bajó por sorpresa en la promoción, con los ultras agrediendo a los jugadores, entre ellos al hijo de Henrik Larsson. Después de dos años en Segunda, el Helsingborgs ya está de vuelta. No ha tocado esperar 20 años como el anterior descenso.

Henrik Larsson and Glen Hoddle at the end of the 2018 FIFA World Cup Quarter-Final match at Samara Arena, Samara Picture by Paul Chesterton/Focus Images Ltd +44 7904 640267 07/07/2018
Henrik Larsson es el futbolista más célebre de la historia reciente del Helsingborgs. Foto: Focus Images Ltd.

Con su retorno, vuelve el derbi con el Malmö. El club, nacido en 1910, empezó a la sombra del Helsingborgs, pues jugó en ligas regionales muchos años. El Malmö tardó en ser ambicioso porque en sus orígenes tenía como objetivo promocionar el deporte. Y no ganar como fuese. Eso llegó más tarde. En 1916, el Malmö llegó a su primera final del torneo regional de Escania, que perdió contra el Helsingborgs. Llegaron también los primeros amistosos en Dinamarca, cómo no. En Escania siempre les gusta mirar hacia el sur, y por eso tanto en Malmö como en Helsingborgs dicen que su prioridad siempre es jugar en competiciones europeas. Porque ellos son más europeos que el resto de suecos. Cuando en los años 20 nació la liga sueca unificada, el Malmö jugaba en Segunda y aún tenía problemas para dominar su ciudad, donde también existía el IFK Malmö, otro club. Pese a un ascenso a Primera que duró poco, un solo año, el Malmö era un club de Segunda. En 1931 llegó otro ascenso, con descenso en 1934. Aunque este descenso fue en los despachos, cuando alguien, se sospecha que directivo del IFK Malmö, denunció que los jugadores cobraban dinero de escondidas en una era de fútbol amateur. El club fue castigado, aunque era evidente que la entidad ya había evolucionado y estaba lista para reinar. El ascenso del Malmö casi se cruza en el tiempo con el descenso del Helsingborgs.

En 1937,con Eric Persson como presidente, el Malmö volvió a Primera, presidiendo la entidad hasta los años 70, cuando lideró la profesionalización de un club que sigue dependiendo en parte de sus socios, con capacidad para elegir al presidente y votar en asamblea. En 1944 llegó la primera liga del club. Y desde entonces, una de cada tres ligas suecas las ha ganado el Malmö. En parte, gracias al entrenador español Antonio Durán, fichado en los 60 y clave para potenciar el talento local con métodos modernos. Durán, un catalán que había jugado en el Atlético de Madrid, se había casado con una sueca que traducía para el jugador sueco Henry Carlsson, compañero de vestuario en el club madrileño. Cuando se retiró, se largaron a Suecia, donde acabó trabajando en una fábrica de papel y entrenado en clubes amateurs. Poco a poco, se ganó una fama, ganando cuatro ligas con un Malmö que empezó a cuidar el fútbol base mejor que otros clubes. En los 70 y 80, el Malmö, junto al Goteborg, enamoró en Europa. Los sureños fueron capaces de llegar a la final de la Copa de Europa en 1979, perdiendo contra el Nottingham Forest, y el Göteborg de un joven Sven Goran Eriksson ganó una UEFA. El inglés Bob Houghton continuó el trabajo de Duran y el Malmö siguió reinando, fichando los mejores jugadores de toda Escania y apostando siempre que podían por entrenadores extranjeros para evolucionar. Pese a un descenso en los 90, el Malmö sigue siendo el gran conjunto del fútbol sueco. El club que gana más dinero, el que saca mejores jugadores y el que mejor ha competido en Europa estos últimos años. Los hinchas del Malmö, pues, cada vez que llega el derbi de Escania contra el Helsingborgs lo tienen claro: ellos mandan en esta tierra donde se besan Dinamarca y Suecia.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

1 comments

Genial como siempre Toni!!! El hijo de Henrik lleva 7 goles en 10 partidos con el Norrköping, 2º maximo goleador, no está mal!!

Deja un comentario

*