Partido Polish Boyfriend: El derbi en la ciudad más cara de Europa

Foto: madgeographer bajo licencia Creative Commons 3.0

Los derbis dividen ciudades. Como ejércitos medievales, los grandes derbis suelen enfrentar futbolistas que defienden colores diferentes. El rojo de la Roma contra el azul de la Lazio, el verde del Sporting contra el rojo del Benfica, el blanco de la Juventus contra el granate del Torino, el verde del Celtic contra el azul del Rangers…. Aunque en algunas ciudades, los rivales visten los mismos colores. Como sucede en Zúrich.

Cuentan que los fundadores del Grasshopper, el club más antiguo de la ciudad, eran una mezcla de estudiantes ingleses y locales. En 1886, uno de ellos, Tom E. Griffith, compró camisetas similares a esas del Blackburn Rovers en Inglaterra, pues eran los mismos colores de la bandera de la ciudad. Y así empezó a jugar un club con un nombre curioso. Grasshopper quiere decir saltamontes en inglés. No se sabe bien el origen del nombre, aunque podría ser por los saltos que daban los jugadores, que estudiaban en un colegio inglés, después de celebrar los goles. El Grasshopper se convirtió en el primer equipo serio de la ciudad, visitando Alemania en 1893 para jugar un primer partido fuera de Suiza. Ganó 0-1 en Estrasburgo. Sí, Estrasburgo. Entonces esta ciudad era parte de Alemania, no de Francia.

En 1909, el Grasshopper se quedó sin un campo de fútbol en condiciones y no pudo seguir competiendo unos años. Fue dado de baja en la Federación, aunque sus socios siguieron buscando la forma de poder volver. Cuando lo consiguieron, se encontraron que otro club usaba sus colores: el FC Zúrich. Es por eso que, este derbi enfrenta a dos clubes con los mismos colores, aunque con un diseño diferente en la camiseta. Los colores de la ciudad.

El Stade du Letzigrund es la sede del FC Zürich y desde 2008 del Grasshopper. Foto: Stef from gap bajo licencia Creative Commons 3.0.
El Stadion Letzigrund es la sede del FC Zürich y desde 2008 del Grasshopper. Foto: Stef from gap bajo licencia Creative Commons 3.0.

En Zúrich, el tópico dice que el Grasshopper sería el equipo de la gente con dinero. Esos estudiantes que lo fundaron pertenecían a familias con los bolsillos llenos. El FC Zúrich, al llevar el nombre de la ciudad y no tener un nombre en inglés, se ganó el corazón en los barrios más obreros, donde después de la Segunda Guerra Mundial llegarían miles de trabajadores de España, Italia o Turquía. Hoy, el FC Zúrich tiene más hinchas que el Grasshopper, aunque el derbi sigue siendo de los más calientes de Europa, con los radicales organizando peleas y pugnando por robar las pancartas de sus rivales.

El FC Zúrich había nacido en 1896 después de la fusión de diferentes clubes locales. En uno de ellos, el FC Excelsior, uno de los jugadores era Hans Gamper, el chico que pocos años después sería uno de los fundadores del FC Barcelona. El FC Zúrich empezó jugando de azul y blanco, aunque modificaron el uniforme a rojo y blanco para no coincidir con el Grasshopper. Cuando este club dejó de jugar, recuperaron los colores de la ciudad y no los modificaron. El FC Zúrich ganaría su primera liga en 1902, aunque le tocó esperar hasta 1924 para la segunda. Fueron dos alegrías mientras les tocaba vivir a la sombra del Grasshopper, entonces el club más grande del país. Aún hoy, el Grasshopper sigue siendo el club suizo con más ligas ganadas (27). Y eso, pese a que la última fue el año 2003.

El Grasshopper era el equipo de las elites de una de las ciudades más ricas del mundo. Una ciudad que presume de tener la mayor calidad de vida de Europa, con unos precios muy altos. Sí, se trata de la ciudad más cara de Europa. En Zúrich puedes pagar 5 euros por un cortado, 10 por una cerveza o 15 por un frankfurt comprado en la calle. Sede de bancos y fondos de inversiones, Zúrich tiene lujo y poder. Y siempre ha rivalizado con Basilea, la ciudad industrial al norte. Las dos grandes urbes donde se habla alemán en Suiza. Una rivalidad que se ha trasladado al fútbol, cómo no. Durante muchos años el derbi Grasshopper-Basilea fue de los más sentidos. La cosa ha evolucionado. Las últimas décadas, el gran derbi es Basilea-Zúrich, pues el FC Zúrich tiene más hinchas y ha conseguido ganar más títulos.

Assan Ceesay (Zurich) frente a Peter Gulacsi (Leipzig) en un encuentro amistoso disputado entre ambos equipos. Foto: Steffen Prößdorf bajo licencia Creative Commons 4.0
Assan Ceesay (Zurich) frente a Peter Gulacsi (Leipzig) en un encuentro amistoso disputado entre ambos equipos. Foto: Steffen Prößdorf bajo licencia Creative Commons 4.0

En los años sesenta, bajo la presidencia del Edwin Nägeli, el FC Zúrich inició sus años dorados cuando puedo ganar siete títulos de liga en 18 años (1963, 1966, 1968, 1974, 1975, 1976 y 1981), además de cinco Copas de Suiza (1966, 1970, 1972, 1973, 1976). Incluso llegó a las semifinales de la Copa de Europa en 1964, perdiendo contra el Real Madrid. En 1977, volvería a las semifinales de la máxima competición continental, chocando con el Liverpool. Eran años dónde el FC Zúrich era capaz de eliminar al Barça en competiciones continentales, mientras sus gradas se llenaban de inmigrantes que llegaban para buscar una nueva vida en los Alpes. Muchos de ellos acabarían jugando en Primera. En 1988, el club bajó a Segunda y poco a poco competió mejor, hasta poder ganar en 2001 su primera liga en 25 años gracias a un gol en el último minuto de Iulian Filipescu contra el Basilea. En 2002, otra liga, derrotando en la última jornada al Grasshoppers. Fueron años hermosos, jugando la Champions, con Ancillo Canepa de presidente. Un chico que había soñado ser futbolista, intentando entrar en la escuela del Grasshoppers sin suerte. Después se formó como empresario y tenía un cargo muy importante en la sede suiza de Ernst & Young, una de las empresas de servicios profesionales más grandes del mundo. En Zürich, ya se sabe, siempre encuentras alguien con poder. Aunque llegaría otro descenso, en 2016, el mismo año que ganaron la Copa. El paso por Segunda duró poco. Y esta temporada el FC Zúrich lidera la tabla, a un paso de poder ganar otra vez la liga.

Para la hinchada del FC Zúrich, ganar la liga sería confirmar que han vuelto, otra vez. Durante décadas les ha tocado vivir a la sombra de un Grasshoppers que ganó muchos títulos, en los años 20 y 30, con entrenadores como el austríaco Karl Rappan. Los saltamontes siempre competían bien. Podían encadenar algunos años sin ganar la liga, aunque siempre hacían suya alguna copa. En 1978, llegaron a las semifinales de la Copa de la UEFA, quedando a un paso de la final. Y en los 80 ficharon a un alemán llamado Ottmar Hitzfeld: ganarían dos ligas más. Siempre competitivo, el Grasshoppers fue el primer club suizo en fase de grupos de la Champions en 1995, con Christian Gross en el banquillo. En 1996, incluso, ganaría 0-1 en el campo del Ajax.

Solamente la irrupción de la mejor generación de la historia del Basilea, con el nuevo siglo, evitó que el Grasshoppers siguiera cosechando títulos. Después de ganar la liga en 2003, esperaron 10 años hasta poder tocar metal: una Copa en 2013. El club, el primero en Suiza en salir a la bolsa en 2005, viviría un traumático descenso en 2019, el primero en 70 años. Un golpe doble, pues la primera temporada en Segunda acabaron terceros, sin poder subir. Ahora, Zúrich ha recuperado el derbi. Con el FC Zúrich listo para ganar la liga y los saltamontes en mitad de la tabla.

 

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

 

Foto de portada: Madgeographer bajo licencia Creative Commons 3.0

Related posts

1 comments

Deja un comentario

*