Partido Polish Boyfriend: El derbi de la ciudad olímpica

Lago Leman. Foto: MarcadorInt.

Muchos ojos miran hacia Lausana, ciudad donde el Comité Olímpico Internacional analiza si debería suspender o no los Juegos Olímpicos de Japón. Se ha convertido en algo normal, mirar hacia Lausana, pues esta ciudad es la sede de muchos organismos internacionales. ¿Y eso? Por una calamidad. En este caso, una guerra.

En 1915, el barón Pierre de Coubertin decidió que la sede del Comité Olímpico Internacional debía abandonar su Francia natal. Las tropas alemanas se habían acercado bastante a la capital francesa y esa guerra que muchos imaginaron corta se eternizaba, convertida en la Primera Guerra Mundial. Pierre de Coubertin, pues, eligió una edificio en la ciudad suiza de Lausana. Una ciudad mayoritariamente francófona, cerca de la frontera con Francia. En un país neutral. Y un lugar maravilloso, con vistas al precioso Lago de Ginebra. Lausana se había convertido, como toda esa zona de Suiza, en segunda residencia de muchos millonarios que encontraban un clima ideal, con un lago para el verano y montañas para la Navidad. Suiza, ese estado que se había desangrado en guerras civiles en eras medievales, con una nueva burguesía luchando por sus derechos espada en mano, y asesinatos en función de tu religión, se había convertido en un estado neutral ideal para vivir y hacer negocios.

Así que Lausana se convirtió en la sede del Comité Olímpico Internacional. “El espíritu olímpico encontrará una atmósfera independiente y orgullosa donde reina la promesa de libertad que necesita para progresar”, declaró Pierre de Coubertin. Con el paso de los años, más y más Federaciones Deportivas Internacionales fijaron su sede en Lausana, como el Tribunal de Arbitraje deportivo, el famoso TAS, o las Federaciones internacionales de natación, esgrima, hockey, boxeo, tiro con arco… Lausana es la ciudad del planeta con más sedes de entidades deportivas. Por eso en 1994 fue proclamada capital olímpica.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

El problema es que aglutina muchas sedes y pocos éxitos locales. En estos momentos, Lausana no tiene ningún club en la Primera División suiza. Y eso que el FC Lausanne-Sport, fundado en 1896 con el nombre de ‘Montriond Lausanne’ por un grupo de estudiantes, sumó gracias a una fusión y diferentes operaciones algunos socios del ‘Lausanne Football and Cricket Club’, club fundado por británicos ya en 1860. Algunos hinchas afirman que eso les convierte en uno de los clubes más viejos del mundo, aunque otros creen que no se puede considerar que sean legalmente herederos de esa entidad. El Lausana-Sport no se llamaría así hasta 1920, después la fusión con el Club Hygiénique de Lausanne, una entidad muy popular entonces que promocionaba la educación física.

Poco después, el club se convirtió en una potencia regional, viviendo sus primeros derbis con el Servette de Ginebra. El derbi del lago siempre ha sido de los más calientes, aunque esta temporada no se juega, pues el Servette se encuentra en Primera y el Lausana en Segunda. El problema para el Lausana-Sport ha sido descubrir que en Segunda le ha tocado jugar, por primera vez en su historia, un derbi en su ciudad, contra el FC Stade Lausanne Ouchy, un club fundado en el año 2001. Y en la ida el club pequeño sorprendió ganando por 3-0. Fue un mazado para la hinchada del Lausana-Sport.

Este fin de semana teníamos en la agenda el derbi de vuelta, aunque los suizos fueron de los primeros en entender que no se podía jugar, con el coronavirus entre nosotros. Cuando todo vuelva a su cauce, no sabemos cuándo ni cómo, se debería jugar el segundo derbi con el histórico Lausana en primera posición, camino del retorno a Primera. Y su rival en mitad de la tabla. Eso, insistimos, si se puede acabar la temporada. El Lausana-Sport tiene como entrenador a Giorgio Contini, un tipo experimentado, y posee la mejor plantilla de la Segunda División porque detrás hay mucho dinero. Aunque para llegar aquí, el camino ha sido largo. El club, campeón de liga en siete ocasiones (la última en 1965) y de 9 copas, la última en 1999, perdió la categoría el año 2002, cuando no pudo cumplir los requisitos económicos por culpa de la mal gestión. Se rompía una racha de 70 años en Primera (del 1932 al 2002) sin bajar en el terreno de juego. Fue un golpe muy duro, aunque lo peor llegó después, cuando en Segunda siguieron las deudas y una bancarrota provocó el descenso en los despachos hasta la Cuarta división, donde el club empezó de nuevo en la temporada 2003/04. Después de dos ascensos en dos años, el Lausana pasó seis años en Segunda, para volver finalmente a Primera en 2012. Antes, en 2011, llegaron a la final de Copa, perdiendo con el Basilea. Aunque el doblete azulgrana les permitió jugar la Europa League siendo club de Segunda, derrotando a rivales como el Lokomotiv de Moscú.

Yeltsin Tejeda. Focus Images Ltd.
El costarricense Yeltsin Tejeda era uno de los jugadores más conocidos de la plantilla del Lausanne en su última temporada en Primera. Focus Images Ltd.

Parecía que todo volvía a su sitio, que volvía la estabilidad. No fue así. En 2014 llegó otro descenso, volviendo a Primera en 2016. Y en 2019, otro descenso. Y todo, pese a que el noviembre del año 2017 el club fue comprado por la empresa química británica Ineos, con sede legal en Suiza. Una empresa controlada por el británico Jim Ratcliffe, uno de los hombres más ricos del mundo, quien reside en tierras helvéticas. El primer año de gestión de Ineos acabó con fichajes mediáticos, como el de Enzo, el hijo de Zidane, y un descenso inesperado.

En marzo del 2019, Jim Ratcliffe puso como presidente del club a su hermano, Bob, sin poder evitar el descenso. Aunque después se ha armado una plantilla mejor, sin tantos fichajes mediáticos, y el Lausana ha tiranizado la competición pese a la sorprendente derrota en el derbi. Los Ratcliffe, con tanto dinero en sus bolsillos, invierten en deporte casi como diversión y estos últimos tres años han comprado el equipo ciclista Sky, rebautizado como Ineos, y dos clubes: el Lausana y el Niza. Siempre en lugares donde les gusta veranear.

El Lausana-Sport, pues, quiere volver a Primera para jugar derbis con el Servette y soñar en Europa, dejando atrás este FC Stade Lausanne Ouchy nacido en 2001 cuando se fusionaron dos clubes. Uno era el Stade Lausana y el FC Ouchy, un club nacido en 1895. Ouchy era un pueblo independiente de Lausana. Lausana se encuentra a unos tres kilómetros del lago, en el interior, y Ouchy era el pueblo de pescadores que se convirtió con el tiempo en un puerto con mansiones. A finales del siglo XIX, Ouchy se convirtió en un barrio de Lausana, que había crecido mucho. Y su club de fútbol pasó a ser otro de Lausana, aunque con el nombre de la vieja villa. Los dos clubes fusionados habían jugado siempre en categorías inferiores, aunque en 2001 se unieron justo cuando el histórico Lausana-Sport sufría por su mala gestión. Definido como un “club familiar” que prioriza la formación de jugadores, este club finalmente ascendió a Segunda, donde fue capaz de ganar el derbi en su estadio. Un estadio gestionado por el ayuntamiento y el Comité Olímpico. En una ciudad con tanto deporte, existe una ciudad deportiva con estadios para muchos deportes. Los dos estadios más grandes tienen nombres que remiten a la tradición olímpica: el estadio Pierre de Coubertin, sede del FC Stade Lausanne Ouchy, y el Juan Antonio Samaranch.

En la ciudad olímpica, pues, han vivido su derbi. Aunque durará poco. Suiza, sede de tantos organismos, también esconde grandes fortunas mundiales. Y gracias a una de ellas, el Lausana-Sport volverá a su lugar. En Primera.

Foto de portada: MarcadorInt.

Related posts

1 comments

Gracias una vez más por tu trabajo, Toni, y por acercarnos a esa bonita ciudad suiza. Como curiosidad añadiré que, precisamente ese Stade Lausanne Ouchy, cuenta desde hace unos meses con ese excadista, genio incomprendido, dandy del fútbol, llamado Rafidine Abdullah, uno de mis favoritos 🙂
Desde ya deseando que llegue el próximo Polish Boyfriend. Mil gracias 😉

Deja un comentario

*