Partido Polish Boyfriend: Dos yankees en uno de los derbis más peculiares de Europa

Los dos estadios de fútbol de Dundee, vistos desde el pico volcánico de Dundee Law. Foto: bajo licencia Creative Commons 4.0.

Escocia tiene uno de los mejores derbis de Europa. Bueno, quizás no sería un partido maravilloso por el juego, aunque el contexto sigue siendo difícil de mejorar si tienes alma romántica. Si te emociona un estadio con una grada que ya existía cuando tus abuelos se enamoraron. Si te roba el corazón un pub lleno de hinchas que cantan canciones sin parar, no han abandonado su club en las malas y que, cerveza en mano, te cuentan las historias de esos años en que tocaron el cielo. Bienvenidos al derbi de Dundee: una ciudad de 175.000 habitantes con dos clubes que han jugado las semifinales de la Copa de Europa. Y con los estadios más cercanos de todo el viejo continente. Pocos metros separan el feudo del FC Dundee y el Dundee United.

El derbi de Dundee es un derbi diferente. El FC Dundee solía ser el equipo grande de esta ciudad escocesa. Fundado en 1893, siempre se codeó con los mejores clubes de Glasgow o Edimburgo. Aunque en 1909 nació el Dundee United, fundado por inmigrantes irlandeses. Habían llegado a Escocia durante todo el siglo XIX buscando trabajo en las fábricas escocesas, escapando de la pobreza y la gran hambruna de Irlanda. Muchos de esos irlandeses, sintiendo que eran tratados como ciudadanos de segunda, se organizaron en sus asociaciones o clubes deportivos, como el Celtic de Glasgow o el Hibernian en Edimburgo. En Dundee intentaron crear un club en tres ocasiones. La tercera intentona, esa de 1906, fue la buena. Nacido primero como Dundee Hibernian (el nombre en latín de Irlanda), el club acabó con el nombre de Dundee United poco después. Aunque a diferencia de Glasgow, aquí el elemento diferencial no cuajó. Hoy, algunas familias se dividen entre los dos clubes y la rivalidad es más amistosa que violenta.

El FC Dundee, subcampeón de liga en tres ocasiones y campeón de copa una vez durante la primera década del siglo XX, vivió sus mejores años entre los 50 y los 70. Ganó tres copas de la liga y se proclamó campeón de liga en 1962. Por primera y última vez. Y todo, gracias a una maravillosa generación de jugadores entrenada por… Bob Shankly. Sí, el hermano del famoso entrenador del Liverpool. Con Shankly, el Dundee se metió en semifinales de la Copa de Europa eliminando a equipos de la fama del Colonia (campeón alemán), Sporting (campeón portugués) y Anderlecht (campeón belga). En semifinales perdieron contra el Milan. Barridos por los italianos en la ida en San Siro (5-1), ganaron en la vuelta por 1-0 al futuro campeón de esa edición. En 1968, el Dundee jugó de nuevo unas semifinales europeas, en la Copa de Ferias. No se metió en la final por un solo gol, eliminado por el Leeds. Después llegó la decadencia, aunque a finales de los 90 se intentó recuperar terreno fichando jugadores como Caniggia o Ketsbaia. Con problemas económicos, el Dundee se ha pasado más años en Segunda que en Primera. Convertido en un equipo ascensor, este año sigue en la parte baja de la tabla. Su último título grande es una Copa de la Liga en 1974, aunque ganó la Challenge Cup en 2010, competición que juegan equipos que no militan en la élite.

Dundee United Foto: gordon.milligan
Los hinchas del Dundee United volverán a disfrutar de un derbi contra el FC Dundee. Foto: gordon.milligan.

Estos últimos años, el club ha conseguido volver a Primera gracias a las inversiones de Tim Keyes, un empresario de Texas que controla el 75% de las acciones del club. Pese a sanear la economía y alejar el club de la Segunda División, Keyes no acaba de mantener buena relación con la hinchada, pues quiere construir un estadio nuevo. Los hinchas del FC Dundee consideran que su actual casa es insuperable. No quieren nada moderno. Les va bien así. Y Keyes admite que se ha gastado mucho más de lo que esperaba en una inversión que le ha cambiado la forma de ver el deporte. Antes creía que el fútbol era como comprar acciones en la bolsa y ahora se pone nervioso mirando en streaming un partido en Texas. Este derbi lo vivirá en el estadio. El derbi contra un vecino controlado, también, por un empresario de Estados Unidos.

En las últimas décadas, el Dundee United, conocido como “The arabs”, ha gozado de más éxitos que el FC Dundee. Ya suma más victorias en derbis y ha igualado a su vecino en número de títulos grandes. En 1980, el equipo ganó su primer título, una Copa de la Liga. En 1981, llegó la segunda. Y su primera y única liga llegó en 1983, cuando el equipo fue capaz de superar a Celtic y Rangers con el entrenador Jim McLean. Fueron los años del ‘New firm’: una rivalidad entre el Dundee United y el Aberdeen de Alex Ferguson.

En la temporada 1983/84, el Dundee United emuló a sus vecinos y se metió en semifinales de la Copa de Europa. Eliminó al Spartans de Malta, al Standard belga, al Rapid austríaco y, en semifinales, se quedó a un gol de la final. Ganó la ida contra la Roma por 2-0 y perdió el partido de vuelta por 3-0 en un clima infernal. En 1987 llegó a la final de la Copa de la UEFA eliminando por el camino al Lens, el Hajduk Split, la Universitatea de Craiova, el Borussia de Mönchengladbach y ojo: al Barça, ganando en el Camp Nou. Luego perdió en la final con el Göteborg. El Dundee United, curiosamente, aún puede decir que se trata del único club que ha jugado cuatro partidos oficiales contra el Barça. Y ha ganado los cuatro.

El Dundee United se ha mantenido como un equipo importante en el fútbol escocés gracias a la gestión de la familia Thompson, con dos títulos de copa más (1994 y 2010), algunas finales perdidas y una presencia continua en Europa. Aunque después de la muerte del patriarca de los Thompson, llegaron los problemas económicos y los descensos. En 2016, de forma dolorosa, el Dundee United bajó a Segunda perdiendo el derbi contra el FC Dundee, con remontada incluida de los vecinos. El descenso casi provoca la bancarrota del club.

En 2018 llegó la salvación con Mark Ogren, un empresario del sector del petróleo de Minnesota que siempre ha sido un gran amante de los deportes, comprando clubes de beisbol o fútbol americano en su tierra. No se sabe muy bien cómo le llegó la oportunidad de comprar el Dundee United. Sea como sea, se ha gastado más de 10 millones de euros saneando el club, consiguiendo volver a Primera. En una entrevista, ha afirmado que sus compatriotas le dicen que no tiene sentido tirar el dinero en una liga como la escocesa. Mentalidad yankee: se trata de ganar siempre. En lo deportivo y en lo económico. Ogren responde afirmando que se ha enamorado de la gente de Dundee. Y que no cambiaría el club por el Celtic o el Rangers.

Los estadios de Dundee
Los estadios se encuentran separados por apenas cien metros en la calle Sanderman. Foto: Google Maps.

Esta temporada el Dundee United quiere volver a las competiciones europeas (su última aventura fue en 2013) con Tam Courts en el banquillo. Un tipo peculiar Courts, pues su única experiencia como entrenador fue en un club amateur de ligas locales, hasta que en 2020 entró en el fútbol base del Dundee United. Y cuando el entrenador del primer equipo dio positivo por covid-19, lo llamaron a él de forma temporal. Su trabajo gustó y ahora lidera el primer equipo antes de este derbi especial. De momento pinta que pueden volver a Europa y, de paso, devolver el golpe del año 2016 a un FC Dundee colista.

Especial, ya que los estadios de los dos equipos se encuentran separados por cien metros. Los dos, en la calle Sanderman. Ser vecinos no ha creado demasiados problemas y en la ciudad se vivió un fenómeno muy curioso durante los años 80. Entonces, en plena época del ‘hooliganismo’, con peleas en cada campo y ciudad, las hinchadas de los dos equipos de Dundee se unieron creando un solo grupo para defender la ciudad de hinchadas más grandes como las de Glasgow o Aberdeen. Hinchas del FC Dundee se unían con los del Dundee United si se jugaba un Dundee United-Aberdeen. Y el mismo fin de semana, si el calendario lo permitía, se desplazaban juntos a un Rangers-FC Dundee.

Separados por pocos metros y compartiendo pub, las dos hinchadas ahora miran con recelo a los palcos de los dos estadios, a esos propietarios yankees que han aterrizado nadie sabe muy bien cómo, en uno de los derbis más particulares de Europa.

 

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

 

Foto de portada: bajo licencia Creative Commons 4.0.

Related posts

Deja un comentario

*