Partido Polish Boyfriend: El verdadero derbi de Bruselas se juega en Segunda

Stade Joseph Marien, Bruselas.

El gran embajador del fútbol de Bruselas, cómo no, es el Anderlecht. Aunque no todos los ciudadanos de la ciudad aman al Anderlecht. En Segunda División, esta semana se juega un derbi muy sentido entre dos equipos que en su momento, fueron muy grandes. La Union Saint-Gilloise y el Racing White Daring Molenbeek Brussels, el RWDM.

Antes de la Primera Guerra Mundial, Bruselas vivió unos derbis muy sentidos entre la Union Saint-Gilloisee, el Racing Club de Bruselas y el Daring Club. Del 1900 al 1914, todas las ligas excepto una las ganaron estos tres clubes. Entonces el Anderlecht era un club menor. Y no ganaría su primera liga hasta 1947. O sea, durante la primera mitad del siglo XX, Bruselas, una de las ciudades con más amor al fútbol, tenía unos derbis muy sentidos. La Union Saint-Gilloise, con hinchas en todo el sur de la ciudad, tiene su corazón en el precios barrio de Saint-Gilles, una zona de gran personalidad que se ha convertido en una zona moderna, bohemia, hipsterosa. Su estadio, el Stade Joseph Marien, es una maravilla. Con un edificio principal patrimonio arquitectónico de la ciudad, con su estilo Art Deco. Un club de hinchas orgullosos de su pasado, de esos que no aman demasiado el fútbol moderno. La Union ganó 11 ligas y 2 copas antes de la Segunda Guerra Mundial, aunque después de 1945 empezó una lenta decadencia, pese a jugar las semifinales de la Copa de ferias en 1960. En 1973, por última vez, la Unión jugo en Primera. No ha vuelto, jugando en Tercera y hasta en cuarta, aunque con su bandera bien alta. En un fútbol caótico como el belga, lleno de bancarrotas, fusiones y desapariciones, la Union encadena 102 temporadas de fútbol consecutivo. Un éxito.

Y estos últimos años, poco a poco, la Unión se ha ilusionado otra vez. Hace tres temporadas llegó a las semifinales de copa consiguiendo una victoria histórica por 0-3 en el campo del Anderlecht delante de 5.000 hinchas del club amarillo en la zona visitante. Por primera vez en décadas, la Unión había derrotado a un Anderlecht que se había convertido en el amor y señor de la ciudad. Y la próxima temporada, Bruselas puede recuperar un derbi en Primera, pues la Unión lidera la tabla con comodidad en Segunda. 48 años después, puede volver a la élite del fútbol belga.

Una de las pocas derrotas de la Unión esta temporada ha sido precisamente en el derbi contra el RWDM. El llamado derbi “Zwanze”, una palabra que define el particular humor de Bruselas y por ende, la forma de vivir de la gente de Bruselas de siempre. La Unión Saint-Gilloise encara la resistencia en barrios relativamente céntricos, con el peligro de ver a sus vecinos expulsados para crear pisos turísticos. La Unión es un acto de resistencia, con su hermoso bar cerca del campo que parece anclado en los años 70, con sus mesas de madera y viejos banderines.

El RWDM tiene un relato diferente, pues no deja de ser la evolución de esos rivales de la Unión de hace 120 años, el Racing Club de Bruselas y el Daring Club. Sí la historia de la Unión, club que tiene un nombre en francés en una ciudad con dos lenguas, es fácil de seguir, el caso del RWDM és caótico. Una lista sin fin de fusiones y desapariciones.

Stadion van Royale Union Saint-Gilloise. Foto: Paul Hermans bajo licencia Creative Commons 3.0
Stadion van Royale Union Saint-Gilloise. Foto: Paul Hermans bajo licencia Creative Commons 3.0

El Daring Club, segundo club más viejo de Bélgica, llegó a ser el gran club del centro de Bruselas, aunque en los primeros años del siglo XX perdieron su estadio debido a la construcción de la Basílica del Sagrado Corazón. Fundado inicialmente por estudiantes ingleses y sus amigos belgas, el club se fusionó en 1902 con el U.S. Molenbeekoise y el Skill F.C. de Bruselas, ganando ligas y levantando su nuevo estadio en Molenbeek-Saint-Jean, entonces un barrio obrero. Después de la Segunda Guerra Mundial, el Racing descendió y en 1973 se fusionó con el Royal Racing White para crear al RWDM. Ese Royal Racing White era a la vez el resultado de la fusión en los años 60 del White Star, club del barrio de Ixelles, con el Racing Club, otro de los equipos que había ganado ligas en los primeros años del siglo XX. O sea, al final, el Daring y el Racing, rivales en su momento, se fusionaron en 1973.

Sábado 30 de enero, 20:45h, Union Saint-Gilloise-RWDM

El nuevo RWDM, jugando en el barrio de Molenbeek, ganó una liga en 1975, y brilló en la UEFA en 1977, cuando eliminó al Schalke 04 y el Feyenoord antes de perder en semifinales de la UEFA con el Athletic Club de Bilbao. Aunque en 1984 empezaron los problemas económicos y finalmente, en 2002, la bancarrota. Ese año, unos empresarios inventaron una operación para salvar el club, trasladando un club modesto, el Strombeek, hasta el estadio de Molenbeek para crear el F.C. Molenbeek Bruselas Strombeek, club que se quedó en Segunda y acabó buscando un nombre más comercial: FC Bruselas. Este club llegó a volver a Primera, aunque en 10 años ya había desaparecido, dando paso a un nuevo club llamado White Star, que casi asciende a Primera en 2017, antes de desaparecer también sin el apoyo de los hinchas. Sí, muchos aficionados enfadados con la gestión del club habían creado su propio club para mantener vivo el nombre del RWD Molenbeek en 2003. Este club empezó en octava división y poco a poco, ascendió hasta la segunda división, en 2019.

El barrio de Molenbeek, en Bruselas, Bélgica. Foto: Michielverbeek bajo licencia Creative Commons 4.0
El barrio de Molenbeek, en Bruselas, Bélgica. Foto: Michielverbeek bajo licencia Creative Commons 4.0

Y así ha vuelto el derbi con la Unión. El nuevo RWDM ha caminado por el desierto de los campos regionales (aunque dos ascensos llegaron sin jugar, aprovechando plazas liberadas por clubes que no se podían inscribir) hasta volver a Segunda, con su hinchada fiel. Hinchas que ya no viven en Molenbeek. Esta zona se ha convertido en una zona con paro, delincuencia y conflictos sociales por la llegada de inmigrantes que no siempre encontraron trabajo con facilidad, chocando con los radicales del club, escorados cada vez más a la derecha. Molenbeek se ha convertido en una zona problemática de donde salieron los terroristas islamistas que realizaron ataques hace pocos años. Y un barrio donde el fútbol significa tener una salida, ya que muchos nuevos jugadores de Bélgica son hijos de inmigrantes que han salido de estas calles, como Januzaj o Batshuayi.

Los viejos hinchas del RWDM ahora viven repartidos por toda Bruselas. En un reportaje de Copa90, un hincha decía “el Anderlecht tiene aficionados en todos sitios, si quieres escuchar el dialecto de Bruselas, tienes que escuchar a los hinchas del RWDM”. O esos de la Unión Saint-Gilloise. Un derbi con solera, pese al largo periplo del RWDM.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Foto de portada: Stade Joseph Marien. Foto: MM1912 bajo licencia Creative Commons 4.0

Related posts

Deja un comentario

*