Partido Polish Boyfriend: La frontera que apareció en medio de un derbi

Coreografía de los aficionados del Anorthosis frente al Werder Bremen (Foto: George M.Groutas)

¿Qué se esconde detrás de un nombre? ¿Pueden los mapas contar la historia? Esta es la historia de dos equipos bautizados con nombres que nos explican la historia. Y un mapa partido que ha alejado a dos vecinos. En Chipre, las cicatrices no aparecen solamente en un mapa. Son físicas, en el terreno, en forma de barricadas, de fronteras. De heridas que aún duelen en el corazón de familias.

Este fin de semana se enfrentan en la liga chipriota el Anorthosis y el Enosis. Los equipos de Famagusta y Paralimni. Solamente 10 kilómetros separan estas dos localidades en un agradable paseo por la costa mediterránea del este de Chipre. Pero lo que sería un derbi regional no se puede jugar con normalidad porque entre las dos localidades se levanta una frontera. Por culpa de una guerra, lo que sería un derbi local se ha convertido en un partido accidentado, con los dos clubes separados físicamente por más de 60 kilómetros. Y separados en la tabla, pues el Anorthosis aspira a ganar la liga por delante del APOEL.

El Anorthosis no puede jugar en Famagusta, su ciudad. Y juega en Larnaca. El Enosis sí puede jugar en Paralimni. Entre las dos urbes apareció en 1974 una frontera después de una guerra que convirtió al Anorthosis en un club de refugiados. La guerra que dividió Chipre en dos, con una República griega reconocida por la Comunidad Internacional en el sur, y una República turca sin reconocimiento internacional en el norte. No deja de ser irónico que el único estado, Chipre, que en su bandera tiene la silueta de su territorio, no pueda controlar todo este territorio porque políticamente la isla no está unificada. Estos días, de nuevo, se han iniciado conversaciones para reunificar la isla. Muchos se muestran favorables, aunque quedan muchas dudas sobre qué sucedería, por ejemplo, con el Anorthosis. ¿Volvería a una ciudad donde ya no viven griegos, Famagusta? ¿Puede una familia reclamar una casa que era suya, pese a que ahora vive una familia turca que quizás la ha comprado legalmente en 2015?

La bandera.
La bandera de Chipre recoge la silueta de la isla, pero el estado chipriota no controla todo el territorio. Foto: MarcadorInt/T. Martínez (Todos los derechos reservados).

La mayor parte de la población de Chipre es griega. Se calcula que el 70% de los habitantes, más o menos. El resto sería un 30% de turcos. La isla, situada en medio de rutas marinas, ha pasado de mano en mano de conquistadores hasta que llegaron los británicos, quienes mandaban en los años 50 mientras sufrían el terrorismo de los nacionalistas griegos de Chipre. ¿Pedían ser independientes? No, para nada. Pedían unir la isla de Chipre con el estado griego, lo que los griegos definen como “enosis”. Correcto, el nombre de uno de los dos clubes protagonistas de nuestro partido. El Enosis de Paralimni nace en 1944 cuando se fusionan dos clubes locales. Y adopta este nombre, dejando claro, sin tapujos, que querían que Chipre dejara de ser británica para poder formar parte de un estado griego unido. Nada de ser independientes. Ellos querían ser parte de Grecia.

En 1959, el 90% de los votantes en un referéndum votaron a favor de esta unión con Grecia. Pero como la isla tenía un 30% de la población turca a la que no le hacía ninguna gracia pasar a ser ciudadanos griegos, la Comunidad Internacional optó por crear este estado para intentar tener a todos contentos. Y, lógicamente, nadie acabó satisfecho. Así nació Chipre, el país independiente formado por ciudadanos que no querían ser independientes. Aunque mejor eso que ser británicos, así que lo aceptaron. Además, el Reino Unido no cedió la isla entera. Se quedaron, con el apoyo de la comunidad internacional, con dos enclaves para ellos: los territorios de Akrotili y Dhekelia, enclaves con bases militares controlados por un administrador militar nombrado por la Corona. O sea, los griegos de Chipre pedían formar parte de Grecia y se encontraron con un estado independiente compartido con los turcos, y diezmado porque casi el 10% del territorio se lo quedaron los británicos.

El nuevo estado chipriota era un despropósito. Los militares griegos y turcos, desde Atenas o Ankara, ayudaban a los griegos o turcos de la isla. Después de 14 años de violencia entre las comunidades, en 1974 el ejército turco aprovechó como excusa un golpe de estado de militares nacionalistas griegos contra el presidente legítimo, el arzobispo Makarios, para invadir la mitad noreste de la isla. Turquía movió pieza para defender a los turcos de Chipre y el resultado fue una guerra corta que dividió la isla en dos. Millares de griegos abandonaron como pudieron el norte de la isla. Millares de turcos, el sur. En medio de las dos zonas se levantó un muro que se ha empezado a desmantelar en los últimos años y que aún se puede ver en algunas partes.

El APOEL ha dominado la liga chipriota en los últimos años. Foto: Edu Ferrer Alcover (Todos los derechos reservados).
El APOEL ha dominado la liga chipriota en los últimos años. Foto: Edu Ferrer Alcover (Todos los derechos reservados).

La guerra de 1974 provocó que los griegos que vivían en las zonas que pasaron a ser controladas por los turcos escaparan al sur. Y los turcos del sur escaparon al norte. En esa operación militar, los turcos invadieron una ciudad poblada mayoritariamente por griegos, Famagusta, pues es un puerto de gran importancia estratégica. Los griegos escaparon y atrás dejaron casas, recuerdos, tumbas y el estadio de su club de fútbol, el Anorthosis, fundado en 1911. En griego, Anorthosis quiere decir “rectificación”. Políticamente hablando, “rectificación” era lo más cercano a “unión” en 1911. Pedir “rectificar” en 1911 era pedir unir la isla con el estado griego y expulsar los británicos, que entonces ejercían una fuerte censura y no permitían que se usara abiertamente la palabra “enosis”. O sea, el Anorthosis y el Enosis, en el fondo, se llaman igual. Pero el club de Paralimni adoptó este nombre en una época en que los británicos, luchando contra Hitler, tenían otras preocupaciones. El Anorthosis, fundado antes, no se pudo llamar así y buscó este curioso nombre. Una forma de dejar claras las intenciones de sus socios, sin romper la censura de la época.

El Anorthosis, pues, es un club muy politizado y el equipo de fútbol en sus orígenes sólo era una sección de una asociación cultural, musical y deportiva fundada por intelectuales griegos. La Asociación Anorthosis daba clases de música, tenía una gran biblioteca, recuperaba tradiciones y la lengua helena y tenía equipos deportivos. Y también era sede de reuniones un poco subidas de tono. De hecho, los británicos más de una vez encontraron armas en la sede del club y, por lo tanto, más de una vez el Anorthosis fue prohibido en 1931, en 1952 y en 1955. Y por el camino, el equipo de fútbol ganaba ligas, porque Chipre tenía liga desde los años 30. Cuando en 1960 nació finalmente el estado de Chipre, el Anorthosis, conocido ya entonces como la gran dama (“Megali Kiria”), era uno de los clubes populares de la isla por su alta identificación con el nacionalismo griego. Pero con la guerra de 1974, los turcos invadieron Famagusta porque era un puerto estratégico. Entonces la ciudad tenía unos 39.000 habitantes de los cuales unos 26.500 eran griegos. Sin embargo, la ciudad ha quedado en manos de los turcos y estos 26.500 habitantes tuvieron que dejar sus hogares convirtiéndose en refugiados. Entre sus pertenencias, se llevaron al Anorthosis. El club renacería ese mismo año en la ciudad de Larnaca, donde aún hoy tiene las oficinas, el estadio y una masa social formada mayoritariamente por estos desplazados de Famagusta y sus descendientes.

Viernes 20 de diciembre, 18:00h, Anorthosis-Enosis

El Anorthosis es el club más grande que fue expulsado de su casa por los turcos, aunque este año, en Primera, un total de tres equipos han vivido una historia similar. Jugando en nuevas ciudades, lejos de su casa original. Después de unos años marcados por la falta de dinero, este año el Anorthosis vuelve a competir bien y sueña con ganar la liga por delante del poderoso APOEL, aspirando a volver a Europa. Y poder contar al mundo su versión de la historia, como ese partido Liga de Campeones del año 2008 contra el Werder Bremen cuando los hinchas crearon una coreografía en la que se mostraba la silueta de decenas de edificios vacíos. Su idea era imitar el aspecto del barrio de Varosha, al sur de Famagusta. Si el casco viejo de la ciudad ha sido ocupado por inmigrantes turcos, el barrio de Varosha ha quedado desierto desde 1974. Varosha era el enclave turístico de Famagusta, lleno de hoteles modernos para turistas ingleses y alemanes. Pero la guerra decidió que quedaría justo encima de la frontera entre los dos Chipre. Ahora es una ciudad fantasma que los griegos reclaman insistentemente como suya, pues les permitiría volver como mínimo a un barrio de Famagusta. Los turcos dicen que no, pues la ciudad se la quedaron ellos. Y Varosha ya lleva 47 años hecha escombros.

Varosha está a solo 5 kilómetros de Paralimni, un pueblo pequeño que se ha convertido, después de la guerra, en la capital del distrito de Famagusta controlado por los griegos. La ciudad ha crecido mucho porque muchos griegos de Famagusta expulsados encontraron una nueva casa aquí. Por eso, en Paralimni tiene más hinchas el Anorthosis que el mismo Enosis, el club local. Un equipo que ha ido creciendo hasta jugar en Primera, con un escudo y un nombre que deja bien claro que muchos chipriotas aún sueñan con esa “enosis”. El escudo es el Partenón de Atenas, un soldado griego y los colores de la bandera griega. Mientras Chipre sigue en negociaciones para ver si llega la unión de toda la isla, algunos aún sueñan con la otra union. Esa con la República Griega que la comunidad internacional no quiere ni ver.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

 Coreografía de los aficionados del Anorthosis frente al Werder Bremen (Foto: George M.Groutas)
Coreografía de los aficionados del Anorthosis frente al Werder Bremen (Foto: George M.Groutas)
Foto de portada: George M.Groutas.

Related posts

3 comments

Una maravilla esta mezcla de historia y fútbol con la que disfrutamos cada semana con usted señor Padilla. Mi enhorabuena por esta enriquecedora lección

Deja un comentario

*