Partido Polish Boyfriend: Los clubes con más de 15 nombres diferentes

Bratislava Petrzalka marcadorint

Hace unos 15 años, los equipos históricos de Eslovaquia sufrían cada vez que visitaban a clubes sin pedigrí que se dedicaban a sorprender a los gigantes. En su casa, pero también cuando jugaban fuera. El año 2003, el Artmedia Petrzalka acabó segundo en la liga y el Matador Puchov ganó la Copa derrotando en la final al Slovan, el club más laureado, con un gol en la prórroga de Mario Breska. En 2005, el Artmedia ganaría la primera de sus dos ligas. Fueron años en que el Matador jugó en tres ocasiones en Europa, arrancando empates contra el Friburgo y contra el FC Barcelona, aunque en el partido de vuelta en el Camp Nou Ronaldinho bailó bajo la lluvia en una goleada por 8-0.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Fueron años en los que especialmente el Artmedia se convirtió en el gran embajador de un fútbol eslovaco que empezaba a poner los cimientos de la generación que llegaría a jugar la fase final de un Mundial. Eslovaquia, tierra de gran tradición deportiva, no encontraba alegrías en los estadios después del divorcio de terciopelo con los checos que puso fin a Checoslovaquia en los inicios de los años 90. Así, cuando el Artmedia brilló en Europa, muchos hinchas de otros equipos los animaron en el estadio para poder sentir que Eslovaquia, por fin, volvía a ser mínimamente importante. Después del Kosice, que en la temporada 1997/98 perdió los seis partidos, el Artmedia se convirtió en el segundo club eslovaco en llegar a la fase de grupos de la Champions en la temporada 2005/06, siendo capaz de ganar en el estadio del Oporto y sacar dos empates ante el Rangers. Ese año se convirtieron en el primer club de la historia en llegar a la fase de grupos después de jugar todas las fases previas del torneo. En la segunda fase golearon por 5-0 al Celtic de Glasgow. En la vuelta, los escoceses ganaron 4-0 y se quedaron a un paso de la gesta. En la tercera fase, eliminaron en los penaltis al Partizan serbio.

Menos de 15 años después, los clubes que se llamaron Matador Puchov y Artmedia Petrzalka se enfrentan en la Segunda División eslovaca. Y ya no se llaman así, pues perdieron los patrocinadores con los que cruzaron fronteras. Matador y Artmedia forman parte del pasado. Ahora juegan cara a cara el FC Puchov y el FC Petrzalka 1898. Ambos clubes llegaron a volar alto y después se rompieron los huesos cuando se desplomaron lejos de la Primera División en una caída de la que aún no se han recuperado. El Petrzalka, como mínimo, aspira al ascenso este año. El Puchov, ni eso.

Sábado 24 de agosto, 16:30h, Puchov-Petrzalka

El Petrzalka ha conseguido encontrar de nuevo su sitio después de ver cómo la marca Artmedia, una empresa de publicidad, les dejaba tirados. El propietario, el empresario Ivan Kmotrík, decidió poner su dinero en el Slovan, el club con más hinchas del país. Sin Artmedia, el club volvió a las categorías inferiores, donde había pasado la mayor parte de su centenaria historia. El club posee su feudo en Petrzalka, el barrio con más habitantes de Bratislava. Durante muchos años, Petrzalka fue una población rural independiente, separada de Bratislava por el Danubio. Cuando se levantó un puente, quedó engullida por la actual capital eslovaca y desde entonces no ha dejado de crecer. Aún hoy, Petrzalka, junto a algunos pueblos, es la única zona eslovaca situada al oeste del Danubio, río que sirve de frontera con Austria. Solamente una pequeña lengua de tierra entre Austria y el río pertenece a Eslovaquia, y aquí se alza esta zona que durante la Segunda Guerra Mundial se convirtió en un gueto gigante donde los nazis internaron a millares de judíos eslovacos y húngaros.

El club ha cambiado de nombre en 17 ocasiones. Tiene lógica porque en esta zona las ciudades y los barrios también han cambiado de nombre. Cuando se fundó en 1898, el club se llamaba Pozsonyi Egyesület, un nombre en húngaro que significa Asociación de Bratislava. Entonces el nombre de Bratislava era precisamente este, Pozsonyi, pues la zona era parte del Imperio Austrohúngaro y en Bratislava los eslovacos representaban solamente el 10% de la población. El 40% eran alemanes y otro 40%, húngaros, con un 10% de judíos y checos. En la zona de Petrzalka los húngaros eran mayoría y lo siguieron siendo incluso después del fin del imperio. Después de 1945, escaparon a otras zonas.

El Danubio.
El Danubio separa los barrios de Bratislava. Foto: MarcadorInt.

Pocos han explicado con el talento del italiano Claudio Magris, en su magistral libro ‘El Danubio’, la personalidad de esta zona, donde aún puedes encontrar por Bratislava carteles con sus viejos nombres en otras lenguas. Cuando los nazis llegaron en la Segunda Guerra Mundial, proclamaron una Eslovaquia independiente y la ciudad tomó su nombre en alemán, Pressburg. El club, pues, se llamó Engerau Pressburg. En 1945, cuando Checoslovaquia volvió a quedar unida, se optó por el nombre en eslovaco, Bratislava. Y el club se bautizó con el nombre del barrio, también en eslovaco: el SK Petrzalka. Esta institución también sufrió cambios de nombre durante los años comunistas, apareciendo palabras como Spartak o Tecnológico. Esto se debe a que el equipo dependió de una empresa tecnológica estatal durante algunos años mientras participaba en ligas regionales.

Club segundón en el fútbol checoslovaco, el Petrzalka ascendió a la primera división de la Eslovaquia independiente en 1996 gracias al dinero de Artmedia. Su ascenso provocó el nacimiento de un nuevo derbi de Bratislava, pues históricamente era el Slovan-Inter. Cuando el Artmedia le metió un 6-3 al Slovan, por primera vez la parte al oeste del Danubio reinaba sobre el centro de la ciudad. Con el dinero de Ivan Kmotnik, uno de los hombres más ricos del país, el club fichó como entrenador a Vladimir Weiss en 2004, el exjugador que como seleccionador metería a los eslovacos en el Mundial del año 2010. Weiss ocupa un lugar central en el fútbol local y en su familia, donde su padre y su hijo han llegado a ser internacionales. El año 2005, con Weiss, llegó la primera liga del club y en 2008, el doblete. Pero justo ese año Kmotnik se largó al Slovan. Sin dinero, el club descendió en 2010, el mismo año que dejó de ser el Artmedia. Ya como FC Petrzalka, bajaron a Tercera. Y en 2014, destrozados por las deudas, acabaron en la quinta división.

Vladimir Weiss Georgia manager during the 2018 FIFA World Cup Qualifying match at the Aviva Stadium, Dublin Picture by Lorraine O'Sullivan/Focus Images Ltd +353 872341584 06/10/2016
La familia Weiss ha sido muy importante en la historia del útbol eslovaco. Vladimir Weiss fue uno de los entrenadores más importantes en los mejores años del Armedia. Foto: Focus Images Ltd.

Y todo ello sin estadio. Kmotnik vendió en 2008 el viejo estadio, conocido popularmente como “estadio del puente” porque se encontraba cerca del puente sobre el Danubio. Un estadio centenario muy amado por los hinchas que fue demolido para levantar el su lugar un Hotel Hilton. Durante cuatro años, el club peregrinó por campos de barrio, hasta que en 2011, con el apoyo del ayuntamiento, se pudo construir un campo que, poco a poco, ha sido ampliado hasta llegar a tener capacidad para 2.000 hinchas. Poco a poco, el club ha ido recuperando categorías y ahora juega en Segunda, con opciones de volver a Primera.

Su rival, el FC Puchov, anda peor, aunque ha conseguido volver a Segunda después de jugar, como el Petrzalka, en Quinta. Fundado en 1920, siempre fue un club regional en Checoslovaquia. Puchov no llega a las 20.000 habitantes, aunque tiene cierto tejido industrial aprovechando que se encuentra bien conectado entre Bratislava y Kosice. El club también ha ido asumiendo hasta 15 nombres diferentes, muchos de ellos vinculados a sindicatos y empresas en los años socialistas. En los años 90, la empresa de neumáticos Matador compró el club, entonces en la segunda división eslovaca, y lo ascendió a Primera. Matador, que daba trabajo en su fábrica a casi el 20% de la población, puso el dinero que permitió al club, renombrado como Matador Puchov, ganar la Copa y llegar a la UEFA donde fueron capaces de empatar contra el Barça en el primer partido europeo del club azulgrana con Rijkaard en el banquillo. Pero en 2006 Matador, que perdía dinero, dejó de apoyar al club, que sufrió su particular descenso a los infiernos. Matador sería comprada por la marca alemana Continental. Y el Puchov nunca ha vuelto a Primera, jugando con una media de 2.000 aficionados.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Foto de portada: MarcadorInt.

Related posts

4 comments

Una alegría leer este artículo, Toni. Fui jugador del FC Petrzalka (actual nombre del club) durante la temporada 2017/18 y tuve la suerte de disfrutar de una de las mejores aficiones del país, consiguiendo además el ascenso a 2ª División. Además de todas las particularidades que se mencionan en el artículo, la trascendencia y dimensión social del club hoy en día, está muy por encima de la categoría a la que pertenecen en lo deportivo. No hay que olvidar que, hace tan sólo 13 años, estuvieron a punto de colarse en los octavos de final de la “Liga Majstrov” tal y como ellos denominan la Champions League. El mito y la nostalgia de aquella temporada todavía se refleja en una afición que acompaña al equipo cada fin de semana con más de 2000 aficionados en un estadio que, sin duda, se les empieza a quedar muy pequeño. Personalmente, como único extranjero de la plantilla en aquel año, pude disfrutar de un cariño especial por parte de una afición “bianconeri” que tenía mucha curiosidad por conocer al “spanielsky” del equipo. Fiel, sufridora, cariñosa y responsable de recordar a los jugadores de lo grande que llegó a ser el club hace no tanto tiempo. También pude disfrutar de compartir vestuario con grandes jugadores, como Juraj Piroska, quien llegó a debutar con la selección nacional y es el actual capitán; Lukas Gasparovic, cuyo parecido con Luka Modric es extraordinario y que debutó en Europa League en las filas del Slovan Bratislava o el mismo Juraj Halenar, ídolo indiscutible de la afición, tras anotar 3 goles en la fase previa de la Champions League en una noche mágica frente al Celtic de Glasgow. Infelizmente, el goleador “Petrzalky” se quitaría la vida en junio del pasado año, lo que supuso un auténtico shock en todos los estamentos del club. El entrenador durante mi temporada, Balazs Borbèly, fue además capitán de aquella generación gloriosa del 2005/06 y sería destituido a mediados de la pasada campaña, a pesar de los más que aceptables números del equipo en su primera campaña en 2ª División.
Los cánticos, en muchas ocasiones, recuerdan aquellos días dorados con más de 500 gargantas gritando durante los 90 minutos, haciendo referencias a los partidos disputados frente a la Juventus, Inter, Porto, Celtic o Rangers, mientras los jugadores disputan los partidos en humildes estadios de localidades eslovacas frente a equipos totalmente amateurs, escalando desde la 5ª hasta la 2ª División en apenas 5 años. Efectivamente, tal y como comenta Toni, el pasado alemán del club, todavía se refleja en lo que hoy en día es el lema del club “Immer Wieder Engerau” algo así como: “Una y otra vez, Petrzalka” . Respecto a la identidad del club, a pesar de pertenecer a la ciudad de Bratislava oficialmente, Petrzalka es un barrio obrero formado por bloques de edificios de arquitectura soviética y que, en la práctica, se desenvuelve como una ciudad diferenciada de la capital eslovaca. Sus aficionados, de hecho, mantienen una rivalidad muy latente con el Slovan de Bratislava, en gran parte, responsable de la bancarrota del FC Petrzalka y destinatario de la mayor parte de las ayudas y “favores” públicos, lo que les hace diferenciarse todavía más de Bratislava como ciudad. Durante mi temporada en Petrzalka, los enfrentamientos frente al filial del Slovan, eran auténticas finales donde las 2 aficiones se vestían de gala, apoyando a sus jugadores con mosaicos y bengalas, algo totalmente inusual en la 3ª División eslovaca. De hecho, muchos jugadores del primer equipo slovanista -incluyendo la leyenda Robert Vittek- llegaron a disputar el partido contra nosotros, para no dejarnos saborear los 3 puntos en ninguno de los 2 partidos, en los que tan sólo conseguimos un empate. Sin embargo, la rivalidad con el Inter de Bratislava, aunque más respetuosa, es también muy intensa. Tuvimos la suerte de ganar por 6-1 en un encuentro amistoso y pude sentir lo importante que era para los aficionados ganar al equipo con más historia de la ciudad. En esa misma pretemporada, durante el mes de febrero, pude también disputar el partido al que se refiere este artículo, frente all MSK Puchov, que entonces se encontraba también en 3ªDivisión.
Actualmente, el futuro del club está en el aire de nuevo, ya que la federación eslovaca aprobó en los últimos meses la obligatoriedad de jugar sobre césped natural en las 2 primeras divisiones del país. El actual estadio, sin embargo, ha sido renovado hace apenas 4-5 años transformando el césped natural original en artificial, por lo que el futuro más probable es que el FC Petrzalka se tenga que volver a desplazar pidiendo prestado un campo donde poder disputar sus partidos. El manager del club durante mi estancia allí y gran responsable del éxito del FC PEtrzalka en los últimos años, llegó incluso a presentarse a la alcaldía de Petrzalka para intentar renovar el estadio y poder cumplir con los requisitos.
Casi con total seguridad, el FC Petrzalka volverá a 1ª División en las próximas temporadas, ya que la inversión ya es relativamente importante y grandes personalidades del fútbol eslovaco se están sumando al proyecto, como el último capitán de la selección nacional previo a Hamsik, Jan Durica, quien actualmente está comenzando su carrera como técnico, desémpeñandose como segundo entrenador del primer equipo.
Para mí, un jugador de nivel de 3ªDivisión en España, jugar en un club tan importante ha sido una de las mejores experiencias que he podido vivir, sintiéndome como un profesional durante toda una temporada y con una conexión con la afición que no creo que vuelva a disfrutar en ningún otro club. La relación que sigo manteniendo con muchos de los integrantes del club y de muchos de los aficionados, me han convertido en un verdadero miembro de la familia Petrzalky, un club que encarna todos los valores MI, como entidad que va más allá de lo deportivo, ninguneado por las autoridades y resurgido desde las divisiones más bajas para luchar por llegar a la 1ª División y volver a soñar con disputar la Liga Majstrov de nuevo.

Muchas gracias por el artículo y espero haber aportado algo interesante además de toda la información que Toni ha recopilado.
Immer Wieder Engerau!

impresionante… que nunca muera MI!!!!!!!! grandes los Tonis. Un saludo desde Graná esta temporada estaré atento y lo veré en el Motril TOP

Deja un comentario

*