Partido Polish Boyfriend: el partido más polémico del fútbol turco

Picture by Paul Terry/Focus Images Ltd +44 7545 642257
27/08/2013
Fenerbahce fans hold up a scarf during the UEFA Champions League match at the Emirates Stadium, London.

El 7 de febrero del año 2015, diferentes hinchas del Fenerbahçe lanzaron piedras y botellas al coche del presidente del Trabzonspor, İbrahim Hacıosmanoğlu. Este, saliendo del estadio Sukur Sarakoglu, les hacía gestos ofensivos, mientras sus guardaespaldas le intentaban proteger. Más de 10 personas acabaron en la comisaria ese día. Y cinco, en el hospital. El partido había acabado sin goles. Y al final, Hacıosmanoğlu atendió a los medios de comunicación, aunque en medio del caos un hincha local le preguntó cuánto había pagado para comprar el partido. El presidente del Trabzonspor se giró y le gritó: “Pregunta eso al ladrón de tu presidente”.

Siempre que uno de los tres clubes grandes de Estambul juega contra el Trabzonspor, saltan chispas. El equipo de Trebisonda ha sido el único equipo de fuera de Estambul capaz de plantar cara a Fenerbahçe, Besiktas o Galatasaray, aunque la rivalidad con el Fenerbahçe se ha convertido en la más caliente de todas, especialmente a partir de la temporada 2010/11. Ese año ambos equipos acabaron la temporada empatados en lo más alto de la tabla, con el Fenerbahçe ganando la liga gracias a la mejor diferencia de goles. Para los hinchas del Trabzonspor, que no gana la liga desde el año 1984, fue un mazazo.

Sábado 1 de febrero, 18:00h, Trabzonspor-Fenerbahçe

El problema fue que al final de la liga, la Policía turca empezó a detener directivos y jugadores turcos, acusados de formar parte de una gran red que amañaba los resultados de muchos partidos. Se investigaron más de 20 encuentros. Ibrahim Akim, jugador del Istanbul BB (club actualmente llamado Basaksehir), admitió haber participado en el amaño de su partido de liga contra el Fenerbahçe y la final de copa perdida contra el Besiktas. Una vez fue detenido, afirmó que no era cierto y había sido presionado para dar era declaración, aunque la tempestad había empezado. El Besiktas llegó a devolver la copa y el Trabzonspor exigió ser proclamado campeón de liga porque el Fenerbahçe aparecía en el caso. El 15 de agosto del 2011, la Federación turca decidió castigar al Fenerbahçe dejándolo sin jugar la Champions. El Trabzonspor, que había perdido la primera fase previa contra el Benfica, ocupó así su plaza cuando ya había jugado la ida de la última ronda preliminar de la Europa League contra el Athletic Club de Bilbao. El Trabzonspor, pues, jugó la Champions y los vascos se clasificaron para la Europa League sin jugar la vuelta.

Alexander Sørloth of Crystal Palace prior to the Premier League match at Selhurst Park, London Picture by Martyn Haworth/Focus Images Ltd 07463250714 01/12/2018
Tras su paso por el Crystal Palace, Alexander Sørloth está marcando diferencias esta temporada en el Trabzonspor. Foto: Focus Images Ltd.

La situación era compleja, pues el informe de la Federación, filtrado a la prensa, demostró que el Trabzonspor también era un club investigado, aunque las declaraciones iniciales de Akim ponían bajo presión al Fenerbahçe. En mayo de 2012, el comité de disciplina de la Federación Turca impuso sanciones a tres directivos del Fenerbahçe por haber participado en el amaño de partidos, pero no sancionó a la entidad. Desde entonces, el Trabzonspor ha solicitado sin éxito que ese título de liga del año 2011 sea suyo, sin suerte. Es más, cuando el caso acabó en la justicia ordinaria en 2014, todos los investigados del Fenerbahçe fueron absueltos. El Trabzonspor acabó presentando recursos en el TAS para ganar la liga en los despachos y el Fenerbahçe, presentando demandas en defensa de su honor, exigiendo dinero en concepto de daños a su imagen.

Este caso envenenó un partido ya de por sí caliente. A diferencia del Galatasaray, un club popular con hinchas nacidos por todo el país, el Fenerbahçe siempre se ha considerado a sí mismo el club de la gente de Estambul de siempre. Y sería el club más relacionado con el Kemalismo, el movimiento político laico que dio forma al actual estado turco. Kemal Ataturk, se cuenta, era hincha del Fenerbahçe. El club presume de ello en su web y para celebrar el aniversario de su nacimiento, llegó a hacer un mosaico sobre el césped de su estadio con más de 60.000 cartulinas. Los hinchas del club en ocasiones se refieren a sí mismos como “la República de Fenerbahçe”.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Mustafa Kemal Atatürk fue el militar que creó el estado turco cuando se desplomó el Imperio Otomano. Modernizó el país, lo proclamó laico atacando a religiosos, ordenó que se dejara de escribir el turco con alfabeto árabe para usar el mismo que la mayor parte de lenguas europeas, apostó por la industrialización y cuidó siempre al ejército. La nueva Turquía miraba hacia Europa y el fútbol se convirtió en la gran pasión deportiva. El kemalismo, laico, siempre ha sido fuerte en los barrios donde se ama al Fenerbahçe, de clase media o alta. Por eso el actual presidente, Erdogan, ha sido abucheado en ocasiones en este estadio, pues es un islamista que tiene sus bases en los barrios populares y, especialmente, en las grades ciudades de Anatolia como Trebisonda, la ciudad del Trabzonspor. Feudo de la derecha islamista y el nacionalismo más radical. Un Trabzonspor-Fenerbahçe también enfrenta en ocasiones, visiones diferentes del estado.

Picture by Paul Terry/Focus Images Ltd +44 7545 642257 27/08/2013 Fenerbahce SK manager Ersun Yanal during the UEFA Champions League match at the Emirates Stadium, London.
Ersun Yanal, entrenador del Fenerbahçe. Foto: Focus Images Ltd.

El Trabzonspor no nació como tal hasta 1962, cuando la Federación pidió a los clubes de grandes ciudades que se fusionaran para mejorar su nivel. Estambul podía tener tres clubes grandes. Otras ciudades, no. Así que diferentes entidades de Trebisonda se fusionaron en el Trabzonspor, que tocó el cielo a finales de los años 70 e inicios de los 80, cuando ganó 6 ligas en 9 años gracias a su entrenador Ahmet Suat Özyazıcı, exjugador de uno de los clubes se se había fusionado. Con el apoyo del ayuntamiento y toda la región, el equipo se convirtió en el cuarto grande del país. Y aún lo es. Más allá de una liga aislada del Bursaspor, ahora en Segunda, ningún club más que los 4 grandes ha ganado la liga.

Artículo relacionado: Sivas amenaza el dominio de Estambul

Para el Trabzonspor, pues, perder la liga de 2011 fue muy duro. Las relaciones con el Fenerbahçe se rompieron y en 2015, el presidente del club de Trebisonda, Hacıosmanoğlu, calentó tanto el ambiente que el presidente del Fenerbahçe Aziz Yıldırım se negó a ocupar una silla a su lado durante el partido. Yildrim acusó a Hacıosmanoğlu de provocador. Y este acabó dimitiendo esa misma temporada cuando en el encuentro de vuelta se rozó la tragedia. El Fenerbahçe goleó por 1-5 y cuando el bus del equipo visitante se dirigía al aeropuerto un hincha del Trabzonspor disparó contra el vehículo. La maestría del conductor evitó lo peor: los disparos se dirigían a él con la intención que perdiera el control y el bus acabara en el mar, pues en ese momento cruzaba un puente. La liga se llegó a parar unas semanas, cómo no. En los últimos años se han vivido incidentes menores en este partido. Ahora, los dos equipos luchan por perseguir al Sivasspor en la tabla. Un episodio más de una rivalidad que ha cruzado todos los limites.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

2 comments

Interesantísimo artículo. Marcadorint siempre justificando la visita diaria.

La historia turca del siglo XX es interesantísima, esa configuración de Estado occidental militar que contrasta con la idología mayoritaria de su población. El kemalismo siempre me recuerda al peronismo argentino, no tanto por sus ideologías como por sus metodologías. Curioso que el fútbol acabase convirtiéndose en un aglutinante social tan potente en ambos países.

Viajo a Estambul en 2 meses. Aprovechando el artículo, ¿alguna recomendación para visitar, más allá de lo típico?
Grande Toni, como siempre.

Deja un comentario

*