Partido Polish Boyfriend: Vacas, alcaldes corruptos y sueños en Dinamarca

Hobro Foto:gunnsteinlye

Los pequeños también pueden soñar, si trabajan bien, claro. Soñar es un derecho y en Dinamarca lo saben bien. Y eso pese a vivir en una liga dominada por un gigante. El Copenhague ha ganado 11 de las últimas 18 ligas danesas. Aunque este año las cosas no funcionan. Después de su fracaso en previa de la Champions y un inicio de temporada titubeante, el club capitalino ocupa la quinta posición en la tabla e intenta recuperar el terreno perdido. Este FC Copenhague nació en 1992 después de la fusión del KB (Kjøbenhavns Boldklub), ganador de 15 ligas, y el B-1903 (Boldklubben 1903), ganador de 7 ligas, fusión provocada por unos años malos en que la capital no tenía un equipo grande para competir con el Brondby, el gran rival del Copenhague, equipo de una ciudad muy cercana a la capital. La fusión funcionó y el nuevo club ya se ha ganado el corazón de buena parte de la capital. Y la enemistad de casi todo el país.

Pese al buen trabajo de este equipo, el campeonato danés suele tener sorpresas. Y este año tenemos algunas. En la parte alta de la tabla luchan dos clubes que tienen su sede en una población de 18.000 habitantes una, y de 12.000 la otra. Dos clubes de localidades pequeñas luchando contra equipos más grandes. Aunque dos localidades con matices. Hace 10 años en Dinamarca se modificó el mapa municipal de todo el país, fusionando poblaciones vecinas para crear nuevos territorios que permitieran una mejor gestión. En Dinamarca generó polémica una reestructuración de territorio que, quizás, no hubiera sido posible en España o Italia, pues se trataba de fusionar pueblos vecinos. Y en el sur, los pueblos vecinos se odian y no quieren ir juntos. En Dinamarca pudo ser. Y así empieza la historia del Nordsjælland y el Hobro, rivales esta jornada en un partido atractivo. Y clubes que se han beneficiado de estas ordenaciones de territorio porque les permitieron sumar espacios donde tener más hinchas.

El primer protagonista ya es relativamente conocido, el Nordsjælland, equipo que fue capaz de ganar la liga el año 2012. Además, este club tiene dos copas, ganadas en los años 2010 y 2011. El club tiene su sede en Farum, una población de 18.000 habitantes que fue afectada por esta ordenación del territorio, cuando pasó a formar parte del municipio de Furesø, una nueva entidad con una población de 38.492 habitantes formada por la vieja Farum, más los vecinos de Værløse. El club de Farum se ha convertido en el símbolo de toda esta región, con un progreso espectacular. Y eso que se trata de un club joven: nació en 1991 bajo el nombre de Farum BK, cuando se propuso fusionar los dos equipos de la ciudad, el Farum Idræts Klub de 1910 y el Stavnsholt Boldklub de 1974, gracias a la iniciativa del entonces alcalde, Peter Brixtofte.

Marcondes es uno de los jugadores más prometedores del Nordsjaelland. Foto: MarcadorInt/T. Martínez (todos los derechos reservados).
Marcondes es uno de los jugadores más prometedores del Nordsjaelland. Foto: MarcadorInt/T. Martínez (todos los derechos reservados).

Rápidamente se consiguió el ascenso de quinta a cuarta ya el primer año. En 1998, llegó el ascenso a Tercera. Y ya en 1999, el ascenso a Segunda. Tres ascensos en ocho años. Finalmente, con el entrenador Christian Andersen el club debutó en Primera en 2002 y ya en su primer año acabó tercero y se metió en la UEFA. El problema fue que el padre del proyecto, el alcalde Peter Brixtofte, casi mató al hijo. Ese mismo año se descubrió un caso de corrupción, con Brixtofte cobrando sumas de dinero por obras y trabajos encargados por el club a sus empresas. Y con factura infladas. El club entró en una crisis muy fuerte que casi provocó la desaparición.

En marzo del 2003 llegó la solución, cuando el Holding AKP, del empresario Allan K. Pedersen, compró el club y, en un intento de alejar la imagen de corrupción de Brixtofte, rebautizó el club con su nombre actual, Nordsjælland, en honor a la región, el norte de Zealand, la isla de este club. Pedersen fue el responsable del nacimiento de un proyecto singular basado en descubrir jugadores y apostar por el fútbol base. Por ejemplo, en la región se crearon o se firmaron convenios con 66 equipos formativos. El resultado fue que ahora mismo este club tiene quizás el mejor fútbol base danés, aportando muchos chicos a las selecciones, jugando partidos de liga con 8 o 9 futbolistas de la casa, y potenciando jugadores como Emre Mor. Y eso pese a que los inicios no fueron fáciles y Pedersen llegó a meditar trasladar el club a la ciudad de Hillerød, pues el estadio no tenía buenas entradas.

Después llegó la liga del 2012, una aventura en Champions y la oportunidad de jugar contra equipos como la Juve o el Chelsea. Y el estadio se llenó. Un estadio, curiosamente, llamado “Right to dream”. O sea, derecho a soñar. Se trata de un guiño a uno de los proyectos del club, una escuela de formación de jugadores en el oeste de África bautizada con este nombre. Así, el Nordsjaelland lidera la liga con su apuesta por un fútbol formativo y un fútbol estético. Recientemente, en el Podcast “Desde Selfoss con amor”, lo explicó bien Iñaki Caña, preparador de porteros del Nordsjaelland. Fue él quien sacó pecho pues la media de edad del equipo, en ocasiones, es de 20 años.

Si el Nordsjaelland suma años de buen trabajo y es un pequeño gigante gracias a su fútbol base, el otro protagonismo es puro amor. Una historia más modesta y más sorprendente, esa del Hobro IK. Durante la mayor parte de su existencia, este club centenario ha sido amateur. Hobro es una población muy pequeña en el norte de Jutlandia, la parte continental de Dinamarca. Su éxito, pues, es reciente. En 2010, ascendieron por primera vez a la Segunda división danesa y el día de su primer partido en esta categoría, 1.100 hinchas abarrotaron un estadio con capacidad para… 1.100 hinchas. Pocos imaginaron que el club podría seguir mejorando. Pese a que ellos no se rindieron y su estadio se amplió hasta las 6.500 localidades. En 2014, llegó la sorpresa con el ascenso a Primera por detrás del Silkeborg. El club debutó con una victoria por 2-1 contra el Odense, después ganaron 0-2 en el campo del histórico Brondby y aún en la primera vuelta, golearon por 3-0 al Copenhague en la considerada sorpresa más grande en más de 20 años de fútbol danés. En su temporada de debut el club acabó séptimo y no bajó. Pocos lo podían creer, pues se trataba de un club en que más de la mitad de la plantilla tenía su trabajo más allá del fútbol. Un club que no era 100% profesional. El descenso llegaría en la temporada 2015/16, aunque rápidamente se logró otro ascenso. Y esta temporada 2017/18, el Hobro empezó bien, ocupando la segunda posición durante muchas jornadas. Ahora ocupa la sexta plaza.

Domingo 22 de octubre, 12:00h, Hobro-Nordsjaelland

Pese a ser un club modesto, en Dinamarca el Hobro tiene su fama. En primer lugar, por ser de una zona pequeña. Hobro no llega a los 12.000 habitantes. Y como era un sitio pequeño, con su mercado dominical y una estación de trenes donde bajan pocas personas, con la reestructuración municipal del 2007 dejó de ser un Municipio. Ese año se unió con las poblaciones vecinas de Arden, Hadsund y Mariager, formando la Municipalidad de Mariagerfjord. Una Municipalidad que le permite al Hobro llenar un estadio que tiene más espectadores que ciudadanos tiene la vieja localidad de Hobro. Cada día de partido, los coches llegan de Arden, Hadsund, Mariager y también de las granjas, pues es una zona con más vacas que personas. Una zona rural idílica con salida al mar.

La gracia del club es su modestia. Cuando llegó el ascenso a Primera en 2014, casi todos los jugadores no eran profesionales y muchos siguieron trabajando en sus trabajas mientras intentaban derrotar a equipos más grandes. Rápidamente la historia fascinó a los daneses. El joven Emil Berggreen, actualmente en el Mainz, llegó al club y acabó completando su sueldo ayudando en una granja de vacas. Lo más curioso es que esta granja es propiedad de la familia del capitán del equipo, Mad Justesen, quien a la vez, es maestro de secundaria.

Justensen, a sus 34 años, aún sigue jugando en un club con el que supera los 300 partidos. Este defensa nació en la granja familiar, a unos 25 minutos de Hobro, y se crió entre vacas. Cuando era adolescente jugó en otros clubes, aunque volvió a casa y se convirtió en uno de los símbolos de la zona, pues era capitán del equipo y profesor de muchos niños. Con su Hobro, lideró gestas de un club que en 2014 tenía 14 de sus 22 jugadores con trabajos parciales. Ahora la cifra se ha reducido a 8 de los 23. Pese a todo, es un club aún con estructura amateur y el director deportivo Jens Hammer Sørensen es profesor de educación física en un Instituto de la ciudad de Randers, a unos 40 minutos de Hobro. El presidente, Lars Kühnel, es abogado. Aunque Kühnel anunció satisfecho que este 1 de noviembre el Director deportivo, Hammer Sørensen, por fin podrá dejar el trabajo en el Instituto para poder trabajar solamente, full time, en un club que poco a poco, mejora. De momento, este año luchan por ir a Europa. Y Justensen sigue ejerciendo de profesor. Y en ocasiones, después de partidos, ayuda a sus padres en la granja.

Foto de portada: gunnsteinlye.

Related posts

3 comments

Por mera curiosdad me dio a buscar como va la tabla en la liga danesa y me voy encontrando que este finde jugaron justanmente los protagonistas de este relato Hobro ganó 4-0 a Nordsjaelland , Hobro va en 4to lugar a seis del lider y Nordsjaelland va tercero a dos del lider ,de haber ganado Nordsjaelland se ponia de lider

Deja un comentario

*