Paul Pogba: el brazo ejecutor

Paul Pogba of Manchester United in action during the Premier League match at Stamford Bridge, London
Picture by Romena Fogliati/Focus Images Ltd 07576143919
20/10/2018

Paul Pogba es un fuera de serie. La calidad del futbolista francés nunca ha podido estar en entredicho, porque técnicamente es un superclase mundial, y si física (y mentalmente) está preparado, es imparable. El centrocampista francés del Manchester United es un ejecutor excelente. Paul Pogba necesita hacer mucho y pensar muy poco cuando tiene la pelota, sobre todo ahora que, jugando desde la banda (izquierda), tiene una mayor libertad para soltarse e influir en los metros finales. Aunque esto, lógicamente, conlleva un desgaste mental que el propio Pogba deberá demostrar que es capaz de mantenerlo en el tiempo.

Pogba necesita anticiparse al juego. Vivir por delante de la acción. Y así, cuando recibe al pie, tener muy claro dónde y de qué manera poner la pelota para que su fútbol sea mucho más eficaz, la jugada se acelere y el equipo pueda atacar de la forma que mejor le sienta: corriendo (incluso en escenarios de mayor dominio posicional). Es evidente que Pogba tiene condiciones (técnicas y atléticas) para imponer sus jugadas dentro del juego cuando recibe, sobre todo a través de sus poderosísimas conducciones verticales, pero jugando más arriba, ahora que parte desde una banda y no arranca desde el medio campo, su fútbol debe ser más eficiente. Algo que solo puede conseguir desde su lectura para adelantarse a lo que aún está por ocurrir. Si Pogba consigue hacerlo, y, sobre todo, mantener esa constancia entre un partido y otro y también durante uno mismo, el ‘6’ del United estará muchísimo más cerca de dominar por puro talento. El rol y la posición son muy coherentes con su actual evolución.

Disposición táctica del Manchester United ante el Leeds United. Fuente: Sharemytactics
Disposición táctica del Manchester United ante el Leeds United. Fuente: Sharemytactics

El cuadro de Ole Gunnar Solskjaer combina para acelerar en campo contrario como muy pocos equipos en todo el mundo. El nivel técnico de sus atacantes es muy alto, es una realidad, pero la comprensión y el encaje de todas las piezas desde la pizarra es la clave que organiza, dinamiza y alimenta esa estrategia. Los movimientos de todos los hombres son muy complementarios entre sí para lograr que las posesiones pasen a ser verticales y seguras (por la respuesta que da el equipo tras pérdida). Este detalle es trascendental porque el Manchester United ha conseguido integrar las jugadas de Paul Pogba dentro de su juego como un recurso diferencial dentro de sus ataques. Si futbolista galo ejecuta es porque antes de recibir ha tenido tiempo para pensar e imaginarse la acción, y si esta llega a buen puerto es porque todos los demás orquestan automáticamente sus movimientos en torno a la recepción y el pase de Pogba, que es un lanzador inigualable con espacio por delante. La duda, insistimos, será comprobar si el futbolista francés es capaz de alargar este nivel en el tiempo, ya sea desde la banda o directamente por dentro, recibiendo al pie o desmarcándose al espacio en metros finales, pues lo único que sabemos a ciencia cierta a estas alturas es que se encuentra en una etapa importantísima de su carrera. Y su fútbol con 28 años de edad lógicamente no puede ser el mismo que cuando tenía 20. Disfrutemos de este nivelazo de Pogba, por lo que pueda pasar, pero, por favor, dejen de decir que está sobrevalorado.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Foto de portada: Romena Fogliati/Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*