El equilibrio de Aurélien Tchouameni

tchouameni Marcadorint

Aurélien Tchouameni es un centrocampista muy completo. Este joven futbolista francés, ya internacional absoluto por la selección de Didier Deschamps, destaca como un medio centro muy equilibrado en todas y cada una de las fases del juego. Tchouameni tiene capacidad organizadora, destructora y llegadora, siendo un centrocampista que sabe proteger bien su espacio en fase defensiva, encontrar el hueco en la distribución y soltarse en el ataque. Una serie de habilidades técnicas y tácticas que envuelve con un físico privilegiado para chocar, desplazarse y resistir en distintos escenarios dentro de un mismo encuentro.

Vayamos por partes. Dejando para más adelante la calidad técnica, Tchouameni es un futbolista que sabe jugar muy bien sin la pelota en los pies. Su cometido en el centro del campo es dar equilibrio desde su posición de mediocentro, normalmente acompañado de un segundo pivote en medio campo, siendo un jugador activo y muy inteligente en la percepción del escenario. En otras palabras, resulta muy extraño ver a Tchouameni fuera de zona o lejos de su posición en la fase defensiva del equipo. Mientras que su pareja en el centro del campo suele ser más agresiva y expeditiva en la presión, sobre todo cuando el Mónaco trata de apretar los reinicios del juego rival, el futbolista francés es mucho más comedido en sus movimientos para tratar de compensar el espacio que se genera entonces entre un volante y otro del 4-4-2 que ha dibujado Philippe Clement. Y este es un punto troncal dentro del análisis de Aurélien Tchouameni. Hablamos de un centrocampista joven muy sereno en la amplia mayoría de sus acciones. Juega calmado, sin dejarse llevar aparentemente por las emociones, y si bien tiene capacidad para ir al suelo y barrer el balón, normalmente defiende por intuición y constancia para encimar al rival, achicarle el espacio, asfixiar su reacción en una zona concreta del campo y forzar el error para recuperar limpiamente la posesión. Una buena prueba de ello es que Tchouameni está controlando cada vez mejor el número de faltas (y, por tanto, de amonestaciones) que comete en cada encuentro con el AS Monaco, y que esta temporada, según los datos de Driblab, es el futbolista que más balones recupera cada 90 minutos en toda Europa, 6,63, por encima de Francis Coquelin (Villarreal), 6,30.

Aurélien Tchouameni es el futbolista que más balones recupera en Europa por partido. Fuente: Driblab
Aurélien Tchouameni es el futbolista que más balones recupera en Europa cada 90 minutos. Fuente: Driblab

Tchouameni sabe jugar bien con su propio cuerpo. Físicamente, como ya adelantábamos unas líneas más arriba, es un futbolista bien preparado para la máxima élite. Destaca por tener un tren inferior muy robusto y resistente, el cual le permite imponerse en una gran cantidad de duelos cuerpo a cuerpo y mantener la estabilidad ante los contactos. Una cualidad muy destacada teniendo en cuenta que el joven francés está promediando esta temporada un total de ocho duelos ganados por partido en Ligue 1. Chocar con Aurélin Tchouameni no es un buen negocio, sobre todo cuando el francés aprieta por recuperar, y a su vez sabe proteger bien el esférico tras controlarlo ante situaciones de acoso rival. Con balón, el futbolista francés posee una capacidad de distribución muy aseada. Cierto es que aquí, siendo mediocentro, todavía tiene un margen de mejora bastante amplio para aprender a leer, detectar y ejecutar soluciones algo más complejas (pero bastante atractivas) en cuanto a la activación de futbolistas intermedios y alejados a su posición, no siempre los más cercanos, pues tiene capacidad potencial para hacerlo; tanto en lo técnico, siendo un futbolista que utiliza generalmente el interior de su pie derecho (pie más hábil), como en lo mental, ya que Tchouameni trata de jugar siempre hacia delante. Es atrevido en lo que hace y no se esconde. Dos cualidades bien preciadas para un medio centro de sus características. Tchouameni sabe cuándo y dónde acercarse o alejarse de los centrales en los reinicios del juego del equipo para servir de utilidad en el primer o el segundo pase de la construcción del juego, incrustándose entre los dos defensas o bajando a recibir a uno de los dos perfiles, lateralizando así su posición, para escapar de la presión rival y darse a sí mismo el tiempo y espacio necesarios para tocar el esférico en unas condiciones más óptimas.

Pero el fútbol de Aurélien Tchouameni no se reduce solo al campo propio. En la parcela rival el futbolista francés tiene capacidad para soltarse y aparecer por sorpresa en los metros finales. A través de la conducción, cuando consigue superar la línea divisoria y atacar más allá de la zona central del juego, Tchouameni tiene habilidad para filtrar pases tensos y muy directos que pongan a correr al delantero al espacio. Otro gesto que denota el atrevimiento con el que juega cada vez que recibe. Y en la frontal del área rival no se lo piensa dos veces. Este joven futbolista francés tiene llegada desde segunda línea para irrumpir y finalizar las ocasiones a través del disparo. Posee un lanzamiento fuerte con su pierna más hábil, la derecha, y esta destreza mezcla muy bien con los pases al espacio que anteriormente estábamos comentando. Y para cerrar conviene apuntar que es un futbolista poderoso en el juego aéreo en situaciones a balón parado; por una cuestión física muy evidente (roza el 1,90 de altura), pero también por una calidad técnica destacada en el remate. Es decir, Aurélien Tchouameni es un futbolista con recursos en campo contrario, aunque lógicamente necesita que el equipo le proporcione una estructura lo suficientemente rica y táctica para poder salir tan lejos del mediocentro sin pagar un sobrecoste en la hipotética transición defensiva. Tchouameni, como es lógico, aún debe pulir ciertos conceptos y detalles en su fútbol, los cuales, como ya le ha ocurrido a Eduardo Camavinga este curso, seguramente tendrá que corregir fuera del fútbol francés, pero, por lo pronto, estamos hablando de un mediocentro de apenas 22 años que juega con un poso y una estabilidad competitiva que, no por casualidad, han relacionado ya mucho su nombre con varios equipos grandes del continente europeo.

Comparación entre la temporada 2020/21 y la 2021/22 de Aurélien Tchouameni. Fuente: Driblab
Comparación entre la temporada 2020/21 y la 2021/22 de Aurélien Tchouameni. Fuente: Driblab

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

FICHA DEL JUGADOR
Nombre: Aurélien Tchouameni
Edad: 22 años
Equipo: AS Monaco
País de nacimiento: Francia
Posición: Centrocampista

Cada lunes, el análisis de un joven talento en edad sub-23.

– 21 de febrero: Harvey Elliott
– 14 de febrero: Armando Broja
– 7 de febrero: Danilo dos Santos
– 24 de enero: Felix Afena-Gyan
– 17 de enero: Nico Williams
– 10 de enero: Bruninho
– 3 de enero: Valentino Livramento
– 27 de diciembre: Conor Gallagher
– 20 de diciembre: Gabriel Martinelli
– 13 de diciembre: Nico Schlotterbeck
– 6 de diciembre: Davide Frattesi
– 29 de noviembre: Julián Álvarez
– 22 de noviembre: Gianluca Busio
– 8 de noviembre: Josko Gvardiol
– 1 de noviembre: Yéremy Pino
– 25 de octubre: Amine Gouiri
– 18 de octubre: Marcos Antonio
– 4 de octubre: Kang-In Lee
– 27 de septiembre: Rodri Sánchez
– 20 de septiembre: Karim Adeyemi
– 13 de septiembre: Noa Lang

Foto de portada: MarcadorInt/Todos los derechos reservados.

Related posts

Deja un comentario

*