Sevilla-Manchester United: la hora de la verdad

Éver Banega está ofreciendo un nivel altísimo en la Europa League. Foto: www.sevillafc.es

Nadie dijo que fuese a ser sencillo. El Sevilla FC está a tan solo dos partidos de levantar su sexta UEFA Europa League, aunque la ruta hasta la final no será un camino de rosas. El primer escollo será el Manchester United de Ole Gunnar Solskjaer, un equipo que aterrizó en Alemania tras acabar la Premier en un gran estado de forma, tanto físico como mental, jugando a un gran nivel y asegurándose su clasificación para la próxima Champions tras una desventaja considerable respecto a sus rivales por la cuarta y última plaza. El Manchester United es un buen equipo en lo individual y lo colectivo. La llegada en invierno de Bruno Fernandes, la recuperación de Paul Pogba, la aparición de Mason Greenwood o las consagraciones de Marcus Rashford y Anthony Martial, cada uno en su rol y posición, con el soporte táctico de un gran estratega como el noruego, han acelerado el proceso en el que lleva tantos años inmerso el Manchester United: volver a ese lugar, en Inglaterra y en el fútbol europeo, del que nunca debería haberse marchado.

Dicho esto, el Sevilla llega como un tiro a semifinales. En octavos eliminó a la Roma, pasando por encima de los de Paulo Fonseca, y en cuartos se cargó al Wolverhampton, en un partido en el que le tocó picar piedra y sacar arena a puñados. Pero si algo nos ha enseñado esta particular edición de los torneos europeos, tanto en la Champions como en la Europa League, es que apenas hay lugar para el recuerdo en eliminatorias de 90 minutos. No importa lo que haya hecho un equipo para llegar a cierta ronda, cada encuentro se rige por sus propios códigos, no hay tiempo para tirar de archivo y recocer el estatus de cada equipo. Y si no que se lo pregunten al Atlético de Madrid en la Champions después de eliminar al vigente campeón en su propio estadio. Aunque el Sevilla FC bien haría en hacer pesar su trayectoria en esta competición ante el Manchester United.

Youssef En-Nesyri podría volver a repetir en punta. Foto: www.sevillafc.es
Youssef En-Nesyri podría volver a repetir en punta. Foto: www.sevillafc.es

El Sevilla FC de Julen Lopetegui es un equipo muy rodado a estas alturas del curso. Se conoce perfectamente, que es lo más importante para crecer desde su competitividad, como si el sistema se hubiese vestido por los pies delante de un espejo, y ese proceso puede ser enormemente diferencial en torneos de estas características, en los que, como ocurre en Eurocopas o Mundiales de selecciones, no apenas tiempo para trabajar un plan específico entre un partido y otro. La Roma y el Wolverhampton no tienen absolutamente nada que ver entre sí. Ni con la pelota ni sin el ella, ni en la manera en que defienden las acciones a balón pardo ni en la tipología de sus futbolistas. Cada uno le propuso un encuentro muy diferente al Sevilla, aunque los de Lopetegui acabaron dominando y ganando ambos partidos, y en esa adaptabilidad para acabar imponiendo su plan es donde destacan realmente los mejores equipos. Y los mejores entrenadores.

La máquina hispalense está muy bien engrasada. El Sevilla es un equipo coherente con los perfiles que tiene en su plantilla, y aunque tenga ciertos automatismos inamovibles para cualquier rival y escenario, cuenta con recursos (técnicos y tácticos) suficientes para competir desde su propia identidad. Todo el mundo tiene muy claro qué debe hacer en cada momento en el sistema de Julen Lopetegui. Los centrales, por ejemplo, saben que es tan importante que Fernando, el pivote, se sitúe entre ellos en salida de balón cuando el rival presiona con al menos dos futbolistas en su primera línea como que ambos le den herramientas al equipo para avanzar desde atrás con claridad: ya sea desde las conducciones (para dividir y habilitar al compañero libre) de Koundé o los desplazamientos en largo (para activar a los alejados) de Diego Carlos. Algo que también ocurre en mediocampo, donde Banega viene rindiendo a un nivel altísimo, tanto en los cambios de orientación, con los que consigue poner a correr a Navas y girar el sistema defensivo del equipo contrario, como en sus últimos pases en zona de tres cuartos. O en el ataque, donde Ocampos ha aprendido a destacar en ambos lados -en función de si juega Suso, extremo derecho, o Munir, extremo izquierdo- aunque cada perfil le exija cosas muy diferentes. Porque al ser un futbolista que supera a sus rivales por más físico/velocidad que calidad técnica, el argentino, al ser muy diestro, no puede desbordar igual en los dos perfiles, como tampoco, en consecuencia, puede rematar a puerta del mismo modo.

Bruno Fernandes ha sido todo un acierto del Manchester United. Foto: Matt Wilkinson/Focus Images Ltd
Bruno Fernandes ha sido todo un acierto del Manchester United. Foto: Matt Wilkinson/Focus Images Ltd

El United, por su parte, llega a estas semifinales tras dejar en el camino a dos de las grandes sensaciones del torneo, LASK y Copenhague. El cuadro ‘red devil’ es un equipo que ha crecido mucho en los últimos meses desde la llegada de Bruno Fernandes. El portugués está haciendo muchas cosas en el United, y todas están siendo muy buenas para el equipo, recibiendo a diferentes alturas aunque generalmente por delante del balón, relacionándose bien con todo su entorno y aprovechando las ventajas que el sistema le está proporcionando cerca del área, sobre todo tras la recuperación de Paul Pogba, y por ahí tratará de martillear el triángulo defensivo de Lopetegui. Rashford, de fuera hacia dentro, Greenwood, más abierto pero con bastante veneno para moverse de manera diagonal hacia el área, o Martial, ya completamente asentado como ‘9’ del equipo, le están dando al equipo argumentos de primera calidad en su plan de reconstrucción.

El Sevilla recupera para la ocasión a Nemanja Gudelj, ya completamente recuperado, aunque no se esperan demasiados cambios en los onces que ya vimos en octavos y cuartos. En-Nesyri y Suso, los dos fichajes del equipo hispalense en enero, se han ganado a pulso un sitio en los planes de Lopetegui de cara a estas semifinales, mientras que tampoco se esperan muchas novedades en el equipo de Solskjaer más allá de la entrada de Williams, en el lateral izquierdo, por la ausencia de Shaw. La última vez que Sevilla y Manchester United se vieron las caras en una eliminatoria europea fue en la Champions, en la temporada 2017/18. En aquel curso, el Sevilla acabó séptimo y el United, segundo.

Alineaciones probables: Sevilla-Manchester United, domingo 16 de agosto, 21:00h.

SEVYour team vs Away team - Football tactics and formations

Foto de Portada: www.sevillafc.es

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Related posts

2 comments

Creo (y así lo evidencio en mi último análisis, si se permite el spam ^^) que la clave del duelo estará en los pasillos exteriores para el Sevilla. Puede que diga una obviedad, pero por el perfil de su rival, necesitará más que nunca explotar esa vía. Los cinco hombres que acumula Solskjaer por dentro tienen la batalla ganada de inicio en los duelos individuales y segundas jugadas; jugar con extremos a pie cambiado, con las habituales incorporaciones de los laterales, tendrá que ser, más que nunca, la fórmula de Lopetegui.

Por cierto: “y en esa adaptabilidad para acabar imponiendo su plan es donde destacan realmente los mejores equipos. Y los mejores entrenadores.” Esa frase define perfectamente lo que llevo tiempo pensando. Adri lo ha explicado a la perfección ^^

No paras Adrian! Entre análisis y análisis pre-partidos vas a tener poco descanso. Gracias por tu esfuerzo y tan objetivo trabajo.
Saludos!

Deja un comentario

*