Leipzig-Liverpool: Klopp y Nagelsmann se reencuentran en Budapest

Liverpool manager Jurgen Klopp following the Premier League match at the King Power Stadium, Leicester
Picture by Matt Wilkinson/Focus Images Ltd 07814 960751
26/12/2019

Era una noche de verano en Liverpool y Anfield Road estaba abarrotado de hinchas esperanzados por una temporada digna de la historia de los Reds. Mohamed Salah, Roberto Firmino y Sadio Mané brillaban y el equipo de Jürgen Klopp aplastaba a su adversario. En el minuto 63 el delantero brasileño anotaba el cuarto del Liverpool y sentenciaba el duelo, que terminaría 4-2. Los hinchas en Anfield estaban extasiados: los Reds volvían a la Champions League después de dos temporadas en la Europa League. Ellos sabían que ese equipo tenía algo especial. Pero el conjunto adversario también lo tenía. Y aunque no pudieron clasificarse para la Champions 2017-18, lo harían en la próxima temporada, gracias al trabajo de un joven entrenador, que con su chaleco del Hoffenheim sobre una camisa azul clara y sus 30 años recién cumplidos, dejaba Anfield Road con la cabeza baja. Era un tal Julian Nagelsmann.

Tres años y medio después, Klopp y Nagelsmann se enfrentarán nuevamente. Esta vez en Budapest. Sí, pocos en esa noche del agosto de 2017 podrían imaginar que llegaría una pandemia y que los partidos de las competiciones europeas dentro de algunos años se jugarían en países aleatorios como si estuviéramos en un torneo de videojuego. Las restricciones del gobierno alemán impiden la entrada del Liverpool en el país, el mismo motivo por el cual Jürgen Klopp no pudo ir al entierro de su madre la semana pasada. Durante este tiempo aquel joven entrenador del Hoffenheim se ha ganado el respeto de todo el continente. Se fue al RB Leipzig y en su primera temporada llegó a una semifinal de Champions. Jürgen, por su lado, entró en el selecto grupo de los más grandes entrenadores de la historia del Liverpool tras ganar la Champions en 2019, y, sobre todo, la tan anhelada Premier League, en 2020. Montó un equipo que fue, en ciertos momentos, imbatible.

Salah volverá a ser una de las referencias ofensivas del Liverpool. Foto: Paul Chesterton/Focus Images Ltd.
Salah volverá a ser una de las referencias ofensivas del Liverpool. Foto: Paul Chesterton/Focus Images Ltd.

Pero como dijo Jonathan Wilson: “Entrenar un equipo es como hacer jardinería: la fruta estará en su punto más jugoso y dulce, o la flor en su punto más fragante, en el momento preciso antes de que empiece a pudrirse”. Y aunque quizá sea demasiado duro decir que el Liverpool está podrido, el equipo actual no es ni la sombra de lo que fue en las últimas temporadas. Los Reds llegaron a febrero con una racha de 68 partidos sin perder en Anfield; su última derrota había sido en abril de 2017 contra el Crystal Palace. Llevaban 46 meses sin perder un partido en casa. En 18 días, perdieron tres. En la jornada 24 de la Premier anterior, el Liverpool tenía 70 puntos, ahora tiene 40. Cuando, el 14 de diciembre en la sede de la UEFA en Nyon, Stéphane Chapuisat cogió la bolita que contenía el adversario del Liverpool en octavos, el equipo de Klopp iba segundo en la Premier, empatado en puntos con el Tottenham. Ahora va cuarto, a 13 puntos del Manchester City. Desde entonces perdió cinco partidos, más que en las temporadas 2018-19 (1) y 2019-20 (3) juntas. Contra el Leicester, los Reds sufrieron su tercera derrota consecutiva y la quinta en los últimos siete partidos.

Contenido relacionado: Así juega Ozan Kabak, el nuevo central del Liverpool de Jürgen Klopp fichado en enero

El equipo de Klopp se caracterizó por la fuerte intensidad y la alta presión, pero el calendario saturado -más en Inglaterra que en Alemania- en tiempos de pandemia, dificultó a los equipos que juegan de esta manera tan exigente físicamente. También es cierto que los oponentes han descifrado en parte al Liverpool. Las llegadas explosivas de Trent-Alexander Arnold y Andrew Robertson, las incursiones de Salah y Mané, el posicionamiento retrasado de Firmino: las piezas son las mismas. Klopp trajo a Thiago Alcántara y a Diogo Jota justamente para engrandecer el abanico de opciones y poder cambiar la manera de jugar del equipo. Pero el alemán no ha tenido suerte. Thiago fue baja durante algunas semanas y solo empezó ocho partidos de liga y Jota lleva dos meses lesionado. Su pareja de centrales titulares -Virgil van Dijk y Joe Gomez- también se lesionó, así como su central suplente, Joël Matip. Klopp finalmente encontró una solución en el centro de la defensa: retrasó a Fabinho, que con un problema muscular no jugó el sábado y será baja hoy. Así que ahora Jordan Henderson es el único defensa central titular. Contra el Leicester jugó el joven Ozan Kabak, que no tuvo exactamente el debut que soñaba: los tres goles del Leicester se originaron en su lado de la defensa, incluso un fallo grotesco, en que el turco se chocó con Alisson. En lo que llevamos de temporada han sido 13 parejas de centrales diferentes. Y con Fabinho y Henderson constantemente en defensa, el centro del campo ha sido perjudicado. Cuando fichó a Thiago, seguramente Klopp tenía en mente utilizarlo junto al brasileño y al inglés en su 4-3-3 habitual, pero solo pudo alinear a los tres juntos en el medio en un partido: el derbi contra el Everton, en octubre. Para mañana serán siete bajas: van Dijk, Gomez, Jota, Fabinho, Naby Keita, Ben Davies y James Milner.

Kevin Kampl será titular en el centro del campo del Leipzig. Foto: Kristian Kane/Focus Images Ltd
Kevin Kampl será titular en el centro del campo del Leipzig. Foto: Kristian Kane/Focus Images Ltd

El momento de forma de Leipzig es el opuesto al del Liverpool. Llevan cinco victorias en los últimos seis partidos. “[El sorteo es] de lo más difícil que hay. El Leipzig jugó la semifinal el año pasado y este año vuelve a tener buena pinta. Pasaron en un grupo muy difícil, y eso lo dice todo sobre ellos: sobresalientes”, observó Jürgen Klopp. Los de Julian Nagelsmann estarán deseando causar el mismo impacto del año pasado, cuando destrozaron al Tottenham de José Mourinho en octavos. En el partido de ida los alemanes ganaron por 0-1, con un gol de Timo Werner. El delantero era el hombre más decisivo del conjunto del este de Alemania: en la temporada 2019-20 marcó 34 goles y dio 13 asistencias en 45 partidos. En lo que va de temporada nadie ha podido llegar a los dos dígitos: Yussuf Poulsen lleva 9 goles y Angeliño, 8. No obstante, Nagelsmann ha mostrado otra vez su capacidad para encontrar soluciones ingeniosas. En muchos partidos jugó sin un 9, con Forsberg moviéndose con libertad en el tercio final. El Leipzig va segundo en la Bundesliga y se clasificó en uno de los grupos más complicados dejando fuera al Manchester United. Desde el sorteo en Nyon, en los doce partidos que disputó, el Leipzig solo perdió dos. Ganó ocho y empató los otros dos. Todavía sin Dominik Szoboszlai, Emil Forsberg y Konrad Laimer, Nagelsmann tiene a Angeliño entre los jugadores más destacados en la temporada, reconvertido definitivamente en carrilero. Se trata del segundo máximo goleador equipo, y será una de las grandes amenazas al Liverpool, con su lado derecho especialmente débil defensivamente con Arnold y Kabak, como quedó claro en el partido contra el Leicester.

La defensa del Leipzig no sufre los mismos problemas: es la que menos goles (18) encajó en la Bundesliga. El martes será un partido especial para el portero Peter Gulásci. Nacido en Budapest, cuando tenía 17 años fue fichado por el MTK Budapest para jugar en las inferiores del Liverpool, donde estuvo cinco años bajo contrato sin tener ninguna oportunidad con el primer equipo. Fue cedido al Hereford United, al Tranmere Rovers y al Hull City, hasta marcharse definitivamente al Red Bull Salzburg, antes de llegar al RB Leipzig, en 2015. Hoy finalmente jugará en un partido del Liverpool, pero en el otro bando.

Alineaciones probables: RB Leipzig-Liverpool, martes 16 de febrero, 21:00h. 

LEI vs LIV - Football tactics and formations

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Foto de portada: Matt Wilkinson/Focus Images Ltd.

Related posts

1 comments

Muy bueno el dato Gulásci. Me he quedado helado con lo de la madre de Klopp… maldita pandemia.
¡Gran previa Lucas!

Deja un comentario

*