PSG-Barcelona: ¿Hay lugar para el optimismo?

Kylian Mbappé es duda ante el Dortmund por anginas. Foto: Russell Hart/Focus Images Ltd

El FC Barcelona deberá completar una machada histórica en el Parque de los Príncipes para pasar a la siguiente ronda. El 1-4 del duelo de ida en el Camp Nou es una losa muy complicada para cualquiera, así que al Barça no le queda otra que recurrir a la heroica para completar una hazaña de este calibre. Las remontadas siempre empiezan desde lo emocional, y a ese mensaje ha querido eludir el propio Ronald Koeman en la rueda de prensa previa a este encuentro: “Nos tiene que salir un partido redondo, pero nada es imposible. Tenemos un resultado malo en contra. Siempre hay vida. Depende de cómo empecemos el partido y de la energía que vamos a poner para complicar la vida al contrario. Nosotros salimos a ganar en cualquier campo. Si tenemos efectividad, nada es imposible”. El FC Barcelona deberá recurrir a un espíritu parecido al del 6-1 ante los parisinos en 2017; una eliminatoria que el Barça remontó en casa, ante su público, pero con una desventaja incluso mayor que en este caso (4-0 en París), aunque los goles de la ida fueron en el Camp Nou.

Y por si esto fuera poco, el FC Barcelona ha viajado a Francia con varias ausencias muy importantes. Ronald Araújo, lesionado en el duelo de Liga ante el Sevilla en el Ramón Sánchez-Pizjuán, no ha podido recuperarse a tiempo para este partido, y por ello se ha quedado fuera de una convocatoria en la que tampoco están las otras cuatro bajas del equipo: Gerard Piqué, Ansu Fati, Philippe Coutinho y Sergi Roberto. Una plaga de bajas que, en el caso de los dos centrales, compromete la viabilidad del sistema sobre el que viene trabajando Ronald Koeman en los últimos partidos: un dibujo con tres centrales y dos carrileros muy largos en el que Ousmane Dembélé no parte como extremo, sino que juega como referencia más adelantada por delante de un Leo Messi muy liberado por dentro.

Ronald Koeman ha querido ser optimista en la rueda de prensa. Foto: Paul Terry/Focus Images Ltd
Ronald Koeman ha querido ser optimista en la rueda de prensa. Foto: Paul Terry/Focus Images Ltd

Pero la gran ausencia de este enfrentamiento volverá a ser Neymar Jr. El futbolista brasileño lleva días entrenándose al mismo ritmo que todos sus compañeros, y hasta el diario L’Equipo llegó a publicar durante el fin de semana que podría estar convocado para el duelo de vuelta ante el Barcelona, sin embargo, Mauricio Pochettino ha optado por no arriesgar con su regreso y Neymar Jr. tampoco jugará la vuelta de estos octavos de final. Al hilo de su ausencia, cabe destacar que el PSG no sabe aún lo que es pasar a cuartos cuando la estrella brasileña se ha perdido al menos uno de los dos partidos de la eliminatoria de octavos, como publicó este martes Andrés Onrubia: en el año 2018 se perdió el partido de vuelta ante el Real Madrid, y el PSG cayó eliminado, en 2019 no disputó la eliminatoria ante el Manchester United, y el resultado fue el mismo, y ahora, en 2021, se ha quedado fuera de los dos partidos ante el FC Barcelona. La única eliminatoria de esta ronda que ha disputado completa con los parisinos fue en 2020, y, curiosamente, el vigente campeón del fútbol francés accedió a la siguiente ronda de la competición. Este año, por tanto, podría ser el primero en que el PSG se mete en los cuartos de final con Neymar Jr. fuera de los 180 minutos de la eliminatoria. El que sí estará para este partido es Ángel Di María, que ya jugó este fin de semana unos minutos en la Copa ante el Brest, y que, en su caso, también se perdió el encuentro de ida en el Camp Nou. E incluso podría ser titular.

Es una temporada en la que no hemos tenido a toda nuestra plantilla disponible para un solo partido. Hemos tenido mala suerte con nuestros centrales, es cierto, pero no dependemos de uno o dos jugadores. El equipo es fuerte y vamos a intentar demostrarlo una vez más. Tengo el once en la cabeza. Con este grupo de 22 jugadores que tenemos, podemos jugar con cualquier sistema”, apuntó Koeman ante los medios. Así las cosas, cabe la posibilidad de que el técnico neerlandés opte por regresar al 4-3-3 que también ha vestido en muchos partidos al FC Barcelona esta temporada. Ya que Samuel Umtiti está lejos de mejor nivel, y puesto que parece muy poco probable que Ronald Koeman vaya a prescindir de Frenkie de Jong más arriba para situarlo en la defensa, la alternativa sería regresar a este esquema en el que Óscar Mingueza y Clément Lenglet comandarán el centro de la zaga, mientras que Antoine Griezmann podría volver al once titular para arrancar, como tantas otras veces, desde la izquierda, si Koeman insiste en situar a Messi por dentro.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

En el caso del PSG, una vez descartada la opción de Neymar Jr. (incluso desde el banquillo), Mauricio Pochettino podrá utilizar nuevamente a Marco Verratti por delante del doble pivote, dando entrada a Di María en la banda derecha, una posición desde la que parte para luego situarse en zonas más interiores, y recuperando al italiano Alessandro Florenzi para el lateral derecho. Juan Bernat, por lesión, y Moise Kean, contagiado por coronavirus hace unos pocos días, serán las otras dos bajas de un PSG que seguramente salga, en fondo y forma, con una actitud distinta a la de hace cuatro años en el Camp Nou.

Alineaciones probables: PSG-FC Barcelona, miércoles 10 de marzo, 21:00h.

psg vs Away team - Football tactics and formations

Foto de portada: Russell Hart/Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*