Propuesta atractiva e insuficiente

Picture by Paul Terry/Focus Images Ltd. 07545642257.14/03/12.Marek Hamsik of Napoli during the UEFA Champions League last 16 second leg match at Stamford Bridge stadium, London.

Besiktas y Nápoles empataron a uno en el Vodafone Arena de Estambul y mantuvieron así la igualdad en un grupo que apunta a decidirse en los últimos minutos de la última jornada: ambos conjuntos y el Benfica se encuentran separados por un solo punto, con el Dinamo Kiev ya descolgado. Los goles no aparecieron hasta el final y uno de ellos, el de Ricardo Quaresma, llegó de penalti, pero en contra de lo que pueda parecer el partido tuvo en todo momento un juego atractivo para el espectador y enfrentó a dos conjuntos que buscaron el gol a través de la asociación.

Pese a ser visitante, el cuadro de Maurizio Sarri trató de hacerse con la iniciativa y durante muchos minutos dominó la posesión, circulando bien la pelota hasta tres cuartos de campo, donde se encontró con un Besiktas serio en defensa y notó una vez más la falta de un nueve de garantías. Gabbiadini, el que ejerció de punta, apenas ganó un solo duelo con los centrales y no supo aprovecharlo ante Fabri; mientras que los extremos jugaron bien pero no desbordaron: Insigne estuvo acertado en las combinaciones pero no en el regate, y el punto fuerte de Callejón siempre fue más la llegada que el uno contra uno.

Besiktas 1 (Quaresma 78′)
Nápoles 1
(Hamšík 82′)
Napoles vs Besiktas - Football tactics and formations
De esta forma, las oportunidades escasearon para ambos lados y solo un error de Koulibaly en el despeje pudo abrir el partido en la primera mitad: la pelota le quedó muerta a Hutchinson pero el remate del canadiense se estrelló contra el poste de Reina.

Los centrocampistas, sobre todo los visitantes Jorginho y Allan, se fueron convirtiendo en los protagonistas del partido al acumular más toques de pelota que el resto, y con el paso de los minutos quedó claro que el gol solo llegaría de dos formas: o con un fallo defensivo grave o con una genialidad individual. Y así fue.

Primero fue Maksimovic el que erró, cometiendo un inocente penalti por manos que transformó Quaresma. Llegó a rozar Reina, pero el disparo del portugués era fuerte y ajustado. Entonces, parecía difícil que el Nápoles encontrara en menos de quince minutos lo que no había sido capaz en 75, pero ahí emergió Hamšík.

Lejos del área y sin apenas peligro durante todo el encuentro, el capitán recibió de cara cerca de la frontal y con el tiempo suficiente para armar su zurda, la teóricamente menos buena, y se sacó un zapatazo que se coló por el palo derecho de Fabricio.

Con la igualdad, el Nápoles no quiso más y aguantó el esférico, resignando así a un Besiktas que se queda tercero y con un punto menos que sus predecesores.

Related posts

Deja un comentario

*