Real Kashmir FC: Resiliencia en el antiguo paraíso hippie

real-kasmir-fc-5

Cordilleras nevadas, grandes prados verdes, lagos de agua cristalina, pastores, opiáceos, porros y hippies, muchos hippies. Este era el panorama del Valle de Cachemira hace unos 50 años, cuando el enclave situado al noroeste del subcontinente índico era la Meca del movimiento ‘Peace & love’. Sus paisajes idílicos le valieron la fama de ser la ‘Suiza de Oriente’ y la laxitud con la que los occidentales podían vivir llenaron de turistas el Valle de Cachemira. No en balde, Led Zeppelin compuso el tema ‘Kashmir’ y George Harrison pasó largas temporadas en este estado indio con un régimen autónomo. Una vez dibujado el panorama, no extraña que el eslogan con el que esta región se vendió al mundo fuera ‘El Paraíso en la Tierra’. Ya entrado el siglo XXI, de aquel viaje de LSD hecho realidad no queda absolutamente nada. Hoy en día Cachemira es una zona al borde de la Guerra Civil, en el que las convulsiones políticas han militarizado por completo las calles, la gente tiene miedo pues una vida humana vale poco o nada y el Estado de derecho hace tiempo que desistió de garantizar justicia a sus habitantes. En medio de este ambiente post apocalíptico, un ex del Rangers y Leeds United vive un cuento de hadas con el equipo al que entrena desde 2017. El escocés David Robertson consiguió ascender por primera vez con su Real Kashmir FC a la Primera División India y actualmente los Leopardos de nieve son el primer equipo del Valle de Cachemira que disputa la I League.

Antes que nada, situémonos un poco. Vaya por delante que los procesos políticos y sociales hasta llegar aquí son complejos y se remontan siglos atrás. Asumimos pues el riesgo de dejar algún matiz al aire en este ejercicio de simplificación. Como suele suceder en no pocos conflictos todavía candentes hoy en día, la semilla del problema se empezó a plantar cuando las potencias europeas jugaban al Risk con sus imperios de ultramar. En 1947, tras esfumarse el yugo del Imperio Británico y con la formación de los estados de la India y Pakistán, la mayoría musulmana de los 13 millones de su población hacía previsible una anexión de la región de Cachemira a Pakistán. No obstante, el maharajá Hari Singh (hindú) quiso resistir a esta dicotomía y amagó con crear un estado independiente de estas dos súper potencias. Al verse amenazado por una insurrección musulmana, el maharajá de Cachemira tuvo que recurrir a la ayuda de la India, cediéndole así su jurisdicción a cambio de un régimen de cierta autonomía. Desde entonces, India, Pakistán y China se disputan distintas zonas del territorio, protagonizando tres episodios de guerra en 1947, 1965 y 1999.

Un territorio en permanente disputa

Oriol Ampuero ha estudiado la historia de Cachemira y ha pasado largas temporadas sobre el terreno. “De toda la región, el Valle de Cachemira es un lugar especialmente complejo. Hay que pensar que en este Valle -cuya capital es Srinagar– conviven varias lenguas, entre ellas el cachemir, y hay un panorama demográfico bastante heterogéneo. No es como en otros lugares en los que hay un noventa y pico por ciento de musulmanes, las mayorías no son tan amplias y eso añade mayor conflictividad. Además, dentro de la población musulmana existen dos tendencias: una de raíz marxista, que aboga por la creación de un estado independiente y otra de raíz islamista, más partidaria a la anexión con Pakistán”.

 

755px-kashmir_map-es-svg
Mapa de los territorios en disputa entre India, Pakistán y China. Planemad, bajo licencia Creative Commons.

Cada vez nos queda menos para llegar al fútbol, pero todavía falta entender qué está pasando hoy en día para captar hasta qué punto lo que está haciendo David Robertson transita entre lo heroico y lo temerario. Pese a las complicaciones derivadas de vivir en un territorio fronterizo entre grandes potencias, ya hemos explicado que el Valle de Cachemira parecía un buen lugar dispuesto a acoger a miles de turistas en busca de estampas bucólicas y otro tipo de experiencias. ¿Qué ha sucedido para que el Valle de Cachemira pase de ser El Paraíso en la Tierra a uno de los lugares más militarizados del mundo? Primero de todo hay que entender que el conflicto lleva enquistado más de medio siglo, India controla más o menos el 45% de Cachemira, mientras que Pakistán controla el 38%. El resto del territorio está en manos de China. La postura del estado indio es que Cachemira es parte de la India porque así lo pactaron en 1947, mientras que Pakistán argumenta que este pacto se firmó con un tirano que no representaba los intereses de su población y aboga por un referéndum para que sus habitantes decidan su futuro, a lo que India responde que no permitirá ningún referéndum hasta que Pakistán no se retire de ese 38% de territorio que ocupa.

Escalada de violencia en los últimos años

A todo ello, en los últimos años ha habido una escalada de violencia que ha llevado la situación a un punto insostenible. Por un lado, los ataques terroristas de grupos islamistas radicales son cada vez más habituales. Por otro, el gobierno del ultra nacionalista Narendra Modi ha sublimado el arte de apagar fuegos con gasolina. Ampuero analiza un panorama lleno de grises en el que se hace harto difícil establecer la línea entre buenos y malos: “Es cierto que en las últimas décadas los grupos musulmanes políticamente activos han sido sustituidos por otros mucho más radicalizados y violentos. Pero también es verdad que el respeto por el laicismo, una de las señas de identidad de la India, se ha deteriorado muchísimo bajo el mandato de Modi. No olvidemos que este señor, siendo gobernador del estado de Gujarat en 2002, alentó con sus declaraciones una cacería de musulmanes que dejó más de 2.000 muertos y 150.000 personas refugiadas. Lo que pasa en la India no es tan distinto de lo que pasa en Brasil o en Estados Unidos: llegan al poder líderes con una fuerte personalidad, un discurso populista y un enemigo exterior que ayuda a la reafirmación nacional”.

El Real Kashmir es el primer equipo del Valle de Cachemira que disputa la I League. Foto: Real Kashmir FC.
El Real Kashmir es el primer equipo del Valle de Cachemira que disputa la I League. Foto: Real Kashmir FC.

Los atentados terroristas, las venganzas por parte del ejército indio y los asesinatos perpetrados han hecho de las calles de la capital, Srinagar, un lugar lleno de heridas. “Hace años que se acabó el turismo, la zona está ahogada económicamente. La gente de la calle desconfía de todo el mundo porque el Estado de Derecho está totalmente deshilachado, en su lugar se ha instalado una permanente sensación de miedo, mentira e impunidad.

David Robertson, el héroe escocés

Y en medio de todo esto, el fútbol. En 2016, tras un fuerte episodio de inundaciones, dos empresarios de la zona decidieron crear un club, el Real Kashmir FC. Ellos son Shamim Mehraj y Sandeep Chattoo, precisamente un musulmán y un hindú impulsaron esta entidad con el objetivo de establecer un pequeño oasis de entendimiento, una distracción sana en medio de un ambiente tan hostil. Después de mucho tiempo, Srinagar tenía algo de lo que estar orgullosa, un motivo por el que ilusionarse, aunque fuera por algo tan banal como el fútbol. La idea cuajó rápidamente y al poco tiempo de fundarse, el horizonte del Real Kashmir FC alcanzó otra dimensión con el fichaje de David Robertson como entrenador. Robertson fue un notable jugador escocés que ganó seis ligas en la época dorada del Glasgow Rangers antes de probar suerte en Elland Road. Parecía una locura aceptar una oferta así, pero David no sólo lo hizo sino que se llevó a su hijo Mason para que jugara bajo sus órdenes.

real-kasmir-fc-2
David Robertson y su hijo Mason llevan tres años haciendo historia en Srinagar. Foto: Real Kashmir FC.

Pese a tener que jugar y entrenar en un campo provisional, debido al deterioro de su estadio, el Real Kashmir FC hizo historia en la campaña 2017/18 al proclamarse campeón de la segunda división y convertirse así en el primer club de la región de Jammu y Cachemira en disputar la I League. El singularísimo éxito de David Robinson no pasó desapercibido en su Escocia natal, y la BBC escocesa filmó un documental (Real Kashmir FC, 2019) sobre la vida de Robertson y parte de la plantilla en el primer año del equipo en la I League. El director de este proyecto recientemente galardonado con un BAFTA, Greg Clark, explica lo que implicó la grabación de este film: “Realmente pasé mucho miedo. En el documental se puede ver la unión del equipo y cómo el fútbol sirve para dar esperanza a miles de personas. Aun así, hay momentos en los que es difícil abstraerse de lo que hay alrededor cuando, por ejemplo, te encuentras a un soldado cada 100 metros o cuando de repente te quedas sin línea de teléfono o internet durante todo el día. Estos son algunos de los contratiempos con los que tienen que lidiar los miembros del Real Kashmir FC, además de la imposibilidad de llegar al campo de entrenamiento o que el rival se niegue a jugar de visitante por miedo a lo que pueda suceder. Sin embargo, el documental de Clark pretende huir del exceso de patetismo y durante el seguimiento que se hace a los Leopardos de Nieve durante el curso 2018/19 se transmite el poder del balón: Ver que el estadio se llena incluso en semanas complicadas es realmente inspirador. Cuando estás allí te das cuenta de que por muy mal que te puedan vender la situación desde fuera, la gente al fin y al cabo quiere pasar un buen rato, animar e ilusionarse como en cualquier otro rincón del mundo. David ha conectado de una forma especial con esta ciudad y ha creado una gran familia. Eso es maravilloso”.

real-kasmir-fc-1
El Real Kashmir FC juega en un campo provisional mientras se finaliza su estadio. Foto: Real Kashmir Fc.

Greg Clark está ahora mismo inmerso en la grabación del segundo capítulo de este documental. Quizás uno de los temas a tratar sea la mayor amenaza que acecha el destino del Real Kashmir FC: la unión de la I League con la Indian Super League, la liga india de reciente creación que a base de grandes cantidades ha arrinconado a la I League como competición de referencia. Pese a firmar un excepcional tercer puesto en su primer año en la I League, los Sheeni Seh no tienen para nada garantizada una hipotética plaza en la futura liga. No deja de ser paradójico que en el contexto que se vive en el Valle de Cachemira, la mayor preocupación sobre el futuro deportivo del Real Kashmir FC la causen los intereses económicos del nuevo fútbol indio.

Imagen de Portada: Propiedad de Real Kashmir FC

Related posts

1 comments

Me encanta cuando os aprovecháis de la excusa del fútbol para ilustrarnos sobre Historia Mundial. Gracias, Víctor.

Deja un comentario

*