Pochettino se salió con la suya

Mauricio Pochettino habló en la sala de entrenadores con Diego Armando Maradona, compañero suyo en Newell's Old Boys, antes del encuentro. Era la primera vez que se encontraban en casi 20 años. El técnico del Tottenham se mostró muy ilusionado por haber podido hablar de nuevo con el que él considera "el mejor jugador de la historia del fútbol". Foto: Daniel Hambury/Focus Images Ltd.

Real Madrid y Tottenham se repartieron los puntos y dos estupendas actuaciones individuales bajo palos en una noche marcada por el pragmatismo de Mauricio Pochettino, principal responsable del atasco blanco. El técnico argentino ansiaba afrontar un reto europeo de máxima exigencia para evaluar de qué pasta están hechos los Spurs, y las conclusiones engrandecen su labor en el banquillo. Alejados de la excelencia con la pelota en los pies, los ingleses controlaron el juego interior blanco y disfrutaron de una notable versión de Fernando Llorente, la gran novedad en la alineación visitante. El delantero riojano incordió a Sergio Ramos y Varane recibiendo constantemente a la espalda de Casemiro. No necesitó amasar la pelota en exceso ni ejecutar largos esfuerzos para dañar la estructura defensiva merengue, con el dominio del tiempo y el espacio le bastó para desahogar a sus compañeros. Su complementariedad con Harry Kane a buen seguro ofrecerá nuevas alternativas a un equipo que sale reforzado de su visita a la capital de España. En perspectiva, el empate soldará las ya de por sí firmes convicciones londinenses, porque en esta ocasión el cómo y el qué van de la mano: en un duelo de prisas, sin poso ni fluidez, el Tottenham tuteó al vigente campeón de Europa y arañó un punto que mantiene abierta la lucha por la primera plaza del grupo H.

En un encuentro marcado por los vaivenes en el dominio y la incertidumbre en el marcador, Hugo Lloris y Keylor Navas ejercieron de salvavidas. Ambos guardametas se impusieron con claridad a Cristiano y Kane, y el internacional francés terminó por desesperar a Benzema, tan sublime aclarando el juego de los de Zidane como errático en el remate. Karim, a menudo incontenible cuando salta al césped con el parche de la Liga de Campeones en su camiseta, da y quita razones a partidarios y detractores: logra despejar el cielo cuando el Real Madrid se pierde entre los nubarrones y sin embargo su último toque parece acatarrado. Para colmo, Modric, Kroos e Isco no se encontraron entre ellos en posiciones nocivas para el Tottenham: el 5-3-1-1 de Pochettino frenó el avance blanco, que perdió fuelle tras una convincente puesta de largo. El toque de corneta madridista duró lo que tardaron los Spurs en darse cuenta de sus posibilidades. Intimidó Kane cabeceando un par de centros laterales colgados al área y sus compañeros automáticamente se activaron.

Real Madrid 1 (Cristiano (p) 43′)
Tottenham 1 (Varane (pp) 28′)

Real Madrid vs Tottenham - Football tactics and formations

Los 90 minutos en el coliseo blanco alumbraron más tesón y empuje que delicadeza, y también acogieron con los brazos abiertos la polémica: el Tottenham protestó un posible enganchón de Casemiro a Llorente dentro del área minutos antes de que Varane introdujese la pelota en su propia portería al intentar despejar un envío tenso de Aurier cuya trayectoria modificó levemente Kane con la espuela. El delantero visitante, cuya fisonomía no guarda relación con su sobresaliente calidad, inició el desmarque previo al 0-1 en posición dudosa, aunque ni siquiera las tomas televisivas resultaron concluyentes para dirimir la legalidad de la misma. El tercer interrogante con picante desembocaría en el tanto de la igualada madridista a las puertas del descanso, pues Kroos y Aurier cruzaron sus caminos en el corazón del área inglesa tras una pared rápida del internacional germano, después de la cual el primero acabaría en el suelo. El polaco Marciniak no titubeó y decretó la pena máxima, a posteriori transformada con solvencia por Ronaldo.

Pochettino: “Todos queríamos demostrarnos a nosotros mismos que podíamos competir a este nivel”.

El paso por los vestuarios mandó al archivo las cuestiones jurídicas y catapultó a Lloris y a Keylor al primer plano. Las defensas se diluyeron poco a poco en el combate y los dos muros bajo palos hicieron acto de presencia. Ambos firmaron paradas decisivas, haciendo gala de reflejos primorosos y el don de la oportunidad. El francés arrastró las piernas para rechazar con la puntera un cabezazo franco de Benzema y el costarricense frustró por completo las acometidas de Kane en un último cuarto de hora en el que Eriksen asumió galones. El poderío del Tottenham para correr al contragolpe sembró de dudas a los de Zidane, incapaces de encontrar alimento en el banquillo. Y la luz se apagó con los dos equipos empeñados en encender la bombilla. Los porteros no lo permitieron.

Lloris mantuvo al Tottenham vivo hasta el descuento. Foto: Focus Images Ltd.
Lloris, inconmensurable bajo palos (Foto: Focus Images Ltd).
Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

1 comments

El Totenham mereció ganar, supo jugar el partido con presión e intensidad, el Madrid se dio cuenta muy tarde de que si quería ganar debía hacer algo más que esperar un golpe de suerte. Impecable Modric e Isco, los mejores jugadores de este equipo por mucho.

Deja un comentario

*