Seis conclusiones del fin de semana

Phil Foden of Manchester City celebrates after scoring his team's 6th goal to make it 6-0 during the UEFA Champions League match at the Etihad Stadium, Manchester
Picture by Russell Hart/Focus Images Ltd 07791 688 420
12/03/2019

El Barcelona da un paso de gigante hacia su primera final de Champions

Un gol de la centrocampista francesa Kheira Hamraoui dio la victoria al Barcelona en su visita a Múnich la ida de las semifinales de la Champions. El equipo de Lluís Cortés se impuso en Alemania en un partido abierto, con ocasiones de gol para ambos equipos, en el que pesó la mayor efectividad azulgrana en el segundo tiempo. Al Barcelona le costó imponer el juego de sus centrocampistas en la primera mitad, especialmente en los tramos de presión más agresiva del Bayern, aunque cuando se asomó en el área rival siempre creó oportunidades de peligro. Incluso en una primera parte en la que Lieke Martens apenas pudo intervenir, el Barcelona remató dos veces a la madera. La primera, en un centro de Hamraoui que se envenenó hasta el punto de pegar un susto a la portera local, la debutante Laura Benkarth. La segunda, en un remate desde la frontal de Vicky Losada que repelió el poste derecho de la meta alemana. A su vez, el Bayern generó sensación de peligro cuando Rölfo en la banda izquierda y la delantera Damnjanovic tenían campo abierto para correr a la contra. Sin embargo, el Barcelona erosionó la voluntad bávara con un segundo tiempo notable en el que controló la pelota con mayor continuidad, se asentó en campo contrario con una posesión más ágil y generó buenas oportunidades de peligro. En los cinco primeros minutos tras el descanso, Martens logró intimidar a la zaga alemana con tres incursiones de pura habilidad y desborde por el perfil izquierdo. No obstante, el gol azulgrana se gestó en la banda derecha, tras una magnífica asistencia de Mariona Caldentey para la irrupción de Hamraoui desde la segunda línea. El Bayern reaccionó a través de la calidad de Sara Däbritz, que dispuso de tres oportunidades para marcar: la extremo local se topó en dos ocasiones con Sandra Paños y en la tercera fue el larguero quien le negó el gol en un disparo de falta directa. El próximo domingo, el Miniestadi dictaminará si Bayern o Barcelona se estrenan en una final de la Champions femenina. T.M.

Una victoria que sabe a poco al Olympique de Lyon

El Olympique de Lyon ganó al Chelsea en la ida de las semifinales de la Champions, pero el 2-1 no deja satisfechas a las vigentes campeonas de Europa. El conjunto francés dominó el primer tiempo ante un Chelsea correoso, bien plantado en defensa y que intentó desplegarse con la velocidad de Ramona Bachmann en la banda derecha y de Fran Kirby en punta pero que apenas pudo quitarle la posesión al Olympique de Lyon. El equipo local se instaló en campo contrario, desbordó gracias al cambio de ritmo de Delphine Cascarino en la banda derecha y abrió una brecha de dos goles que parecía suficiente con dos acciones relativamente afortunadas. La primera, en un centro de Cascarino que se envenenó tras un desvío de Ericsson. El 2-0 llegó a balón parado, otra de las fortalezas del OL, en un centro al primer palo que peinó Amandine Henry al fondo de la red. Sin embargo, el Chelsea mostró personalidad para reponerse al resultado adverso y poco a poco generó oportunidades lo suficientemente claras para volver a la capital inglesa con un gol de visitante bajo el brazo. Antes del descanso Kirby desperdició un penalty provocado por Ramona Bachmann. Sarah Bouhaddi intuyó las intenciones de la internacional inglesa, pero el avisó no bastó para despertar al OL tras el paso por los vestuarios. El Chelsea ganó metros, gozó de posesiones más largas y puso cerco a la portería lionesa con mayor insistencia. Bouhaddi evitó el tanto visitante con una parada de mérito ante Mjelde tras un error individual de Renard, pero no pudo evitar el 2-1 después de que Bethany England descolgara un balón largo y Cuthbert lo enganchara de primeras en la frontal. El Olympique de Lyon perdió el control del partido, le costó neutralizar las segundas jugadas cuando el Chelsea buscó avanzar metros con envíos largos y no movió el banquillo hasta los últimos diez minutos. Se marcha contento el Chelsea porque afrontará la vuelta con un resultado ajustado, aunque el Olympique de Lyon ya demostró su poderío en la ronda anterior: ganó al Wolfsburgo por 2-1 en la ida y lo arrolló en la vuelta con un contundente 2-4. T.M.

Amandine Henry of France looks disappointed as she leaves the field following the UEFA Women's Euros 2017 match at Stadion Galgenwaard, Utrecht Picture by Kristian Kane/Focus Images Ltd +44 7814 482222 22/07/2017
Amandine Henry marcó uno de los dos goles del Olympique de Lyon. Foto: Focus Images Ltd.

Foden es uno más en el Manchester City

Fue la gran novedad de la alineación del Manchester City. Apenas tres días después de la eliminación en la Champions a manos del Tottenham, Phil Foden, centrocampista de 18 años, jugaba de titular con el City. Era su segundo partido de Premier en el once titular del conjunto skyblue. Foden no solo marcó el gol de la victoria del equipo de Pep Guardiola, que venció por 1-0 al Tottenham gracias a la diana a los cinco minutos de su canterano, sino que no desentonó en el vigente campeón de la Premier. En un partido de máxima exigencia, ante uno de los mejores equipos de la liga, en un momento crucial en la pelea por el título, Foden jugó con una naturalidad abrumadora. Pese a su físico de apariencia endeble, presionó arriba junto a Agüero y estuvo involucrado en todas las tareas sin balón para robar la pelota de inmediato después de cada pérdida, trazó movimientos al espacio para estirar a la defensa de tres centrales del Tottenham y apareció en zona de remate para anotar el gol que decantó la balanza. Foden juega con descaro y personalidad y en los ratos que ha disputado a lo largo de la temporada ha demostrado que está a la altura de sus compañeros. Sus cifras tampoco engañan: ha marcado siete goles en apenas 693 minutos de competición oficial. T.M.

Ocho títulos de la Juventus

Juventus y PSG confirmaron este fin de semana lo que era un secreto a voces y revalidaron sus respectivos títulos domésticos. La Vecchia Signora alzó su octavo título liguero seguido remontando en casa ante la Fiorentina el tanto inicial de Milenkovic y consagró un dominio sin parangón en Europa. Nadie ha alzado ocho títulos de liga consecutivos en una de las cinco grandes ligas del viejo continente. A diferencia de otras temporadas, esta vez ni Roma ni Nápoles inquietaron la hegemonía del conjunto turinés, cuya temporada queda por finalizada a día 20 de abril. Ya eliminado de la Coppa y de la Champions, el único objetivo que se puede plantear la Juventus es intentar alcanzar los 102 puntos de la campaña 2013-14 si gana los cinco compromisos ligueros que le faltan. En cuatro de las últimas cinco temporadas, la Vecchia Signora ha superado la barrera de los 90 puntos (ahora tiene 87) y ha mantenido el listón demasiado alto para cualquier potencial competidor. La seguridad de Szczesny bajo palos, el criterio de Pjanic, el despliegue físico de Matuidi o el crecimiento de Bentancur en la primera mitad de curso, la regularidad goleadora de Cristiano o los goles de Mandzukic en varios encuentros decisivos han permitido a la Juventus alzar este Scudetto 2018-19. Mucho tienen que cambiar las cosas de cara a la próxima temporada para que no gane la novena liga seguida. T.M.

Artículo relacionado: La liga de Mbappé

Juventus manager Massimiliano Allegri during the Juventus training session at the Principality Stadium, Cardiff Picture by Kristian Kane/Focus Images Ltd +44 7814 482222 02/06/2017
Massimiliano Allegri encadena cinco títulos seguidos en la Serie A. Foto: Focus Images Ltd.

El Zenit acaricia el título liguero

El líder visitaba este sábado al segundo clasificado en Rusia. O lo que es lo mismo: el Zenit viajaba a Krasnodar con la posibilidad de dar un golpe enorme en la lucha por el título liguero si conseguía los tres puntos. Fue un partido tremendamente entretenido: por el ritmo, la intensidad a la que jugaron los dos equipos, la cantidad de ocasiones claras de gol que hubo, los tantos y el desenlace trepidante de la última media hora. Salió mejor el Zenit, que se adelantó pronto con un gol de Dzyuba pero que también desaprovechó varias ocasiones importantes en la primera mitad. En algunas de ellas tuvo una cuota importante de responsabilidad Matvey Safonov, el prometedor guardameta ruso de 20 años que desde hace unos meses defiende la portería del Krasnodar. Safonov, sin embargo, no pudo hacer nada en el segundo tiempo para evitar un nuevo golazo de falta de Yaroslav Rakitskiy. El central ucraniano, fichado en el mercado de enero procedente del Shakhtar Donetsk, ha marcado tres goles de falta en las últimas cuatro jornadas (dos de ellos ante rivales directos como el Lokomotiv Moscú y el Krasnodar). Impacto tremendo el que está siendo Rakitskiy, al igual que las otras dos contrataciones invernales del Zenit: el colombiano Wilmar Barrios en el mediocampo y el iraní Sardar Azmoun en ataque. El Krasnodar no se rindió, fue empujado por el enorme apoyo de su público, e hizo sufrir al Zenit hasta que el uruguayo Mauricio Pereyra enganchó un disparo espectacular desde la frontal del área en el minuto 91. 2-2 y varios minutos de tiempo añadido por delante. Y fue Dzyuba quien cabeceó con poderío un balón en el minuto 95 para asestar un golpe casi definitivo a la liga rusa. 2-3 para el Zenit, que afronta las últimas seis jornadas con ocho puntos de ventaja sobre el segundo, que pasa a ser el Lokomotiv. Nos decía ayer Javier Ribalta, director deportivo del club de San Petersburgo, que en los medios rusos se está debatiendo si el Krasnodar-Zenit del sábado ha sido el mejor partido de la historia de la liga rusa. S.S.

Artem Dzyuba transformó el penalti del empate y dio pie al inicio de un nuevo partido.
El internacional ruso Artem Dzyuba marcó el gol decisivo del Zenit ante el Krasnodar. Foto: Focus Images Ltd.

Real Madrid, Espanyol y Barcelona brillan en el domingo de finales del MIC

La Semana Santa en la Costa Brava de Catalunya es sinónimo del MIC, prestigioso torneo de fútbol base que este año ha cumplido su 19º aniversario. El MIC de 2019 echó el cierre este domingo tras cinco días de competición con las clásicas finales de categoría juvenil, cadete e infantil. El Espanyol venció dos de las tres finales que disputó (1-0 ante el Shakhtar infantil y 5-0 ante el Cardedeu en la competición juvenil para chicos nacidos a partir del 2001) en Palamós. En el Juvenil B perico destacó la visión de juego y capacidad para dar el último pase del mediapunta Julen Álvarez, el criterio de Gregori Gracia a la hora de mover la pelota o la profundidad de Òscar Tarensi, todavía en edad cadete mientras Pol Fortuny acaparó los focos en el conjunto infantil. Las dos categorías con mayor tradición, la cadete y juvenil, se definieron en sendos derbis. El Barcelona se impuso al equipo cadete del Espanyol en la tanda de penaltis tras un emocionante empate a cero con una plantilla en la que destacan los centrocampistas Xavi Simons o Ilias Akhomach o el portero Raúl García-Alejo mientras el Real Madrid derrotó al Atlético por 3-1 en la final juvenil. El equipo dirigido por Raúl González Blanco superó al cuadro rojiblanco con una actuación colectiva convincente que minimizó el impacto de Mario Soriano, escurridizo mediapunta colchonero. La habilidad del zurdo Sergio Arribas entre líneas y el juego de espaldas del delantero Andri Lucas Gudjohnsen fueron dos de los argumentos que permitieron al Real Madrid doblegar al Atlético, liderado en la zaga por el central Álvaro Muñoz. T.M.

Andri Lucas Gudojohnsen marcó uno de los goles de la final del MIC. Foto: MarcadorInt/T. Martínez (Todos los derechos reservados).
Andri Lucas Gudojohnsen marcó uno de los goles de la final del MIC. Foto: MarcadorInt/T. Martínez (Todos los derechos reservados).
Foto de portada: Focus Images Ltd. Textos de Sergio Santomé (S.S.) y Tomàs Martínez (T.M.).

Related posts

Deja un comentario

*