Seis conclusiones del fin de semana

Romelu Lukaku of Manchester United celebrates after team mate Anthony Martial scores their second goal  against Chelsea during the Premier League match at Stamford Bridge, London
Picture by Romena Fogliati/Focus Images Ltd 07576143919
20/10/2018

Lukaku al galope en el duelo estrella de la FA Cup

Ya son ocho victorias consecutivas las del Manchester United desde que Ole Gunnar Solskjaer se hizo cargo de los diablos rojos. La última, en el Emirates, en la copa inglesa con una actuación destacada de Romelu Lukaku atacando los espacios. Tras unos primeros partidos en los que ni el delantero belga ni Alexis Sánchez han gozado de excesivo protagonismo, el ex del Everton se reivindicó con un par de asistencias al contragolpe que castigaron un Arsenal particularmente endeble en defensa. Solskjaer repitió un planteamiento parecido al visto hace un par de semanas en Wembley contra el Tottenham, con el equipo cediendo la iniciativa, plantando su bloque de presión a una altura intermedia y con Lingard centrado para abrir a dos futbolistas veloces a los flancos. Alexis partió desde la izquierda y, sobre todo, Lukaku castigó la espalda de la retaguardia gunner desde la derecha, en movimientos parecidos a los que protagonizó contra Brasil en el Mundial o en algunos precedentes ante el propio Arsenal con la camiseta del Everton. Desde esa posición Lukaku filtró dos asistencias que permitieron al Manchester United gestionar una ventaja de 0-2 que ya no dejaría escapar. Fue el partido estrella de una ronda de FA Cup con un par de clubes modestos como protagonistas: el Milwall, 19º de la segunda división inglesa, eliminó al Everton (3-2) con un gol en el último minuto del descuento y el Wimbledon, colista de la League One, apeó al West Ham (4-2). También cayó el Tottenham en la visita al Crystal Palace, lo que implica que tres equipos del TOP6 de la Premier (Liverpool, Arsenal y el propio Tottenham) ya han quedado fuera de la pelea por la FA Cup antes de los octavos de final. T.M.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Robin van Persie lidera la estampida

Tiene 35 años y su físico no le da para aguantar 90 minuto de máxima intensidad ni para disputar varios partidos seguidos, pero qué bueno sigue siendo Robin van Persie. Selecciona las citas más importantes del calendario y rinde bien en casi todas, dosificando cada esfuerzo que realiza sobre el terreno de juego. Con Van Bronckhorst ha jugado mucho de mediapunta, por detrás de Jorgensen, para evitarle largos recorridos. Sin embargo, este domingo, en el Klassieker contra el Ajax, Van Persie fue el delantero centro del Feyenoord. Le tocó medirse a Matthijs de Ligt y a Lisandro Magallán, central argentino que ha llegado para apuntalar la defensa ajacied. Y se los comió a ambos con una exhibición de fútbol. De puro fútbol jugado con la cabeza y no tanto con las piernas, aunque su zurda sigue conservando la misma calidad que antaño. Van Persie se movió poco, pero siempre con sentido, para atraer a De Ligt, que le perseguía a todos lados. En un partido de ritmo alto, de muchísima intensidad, el Ajax se dejó llevar por la emotividad, terreno en el que el Feyenoord se siente particularmente cómodo, y Van Persie puso el cerebro al servicio de su equipo en el caos. Arrastró permanentemente a De Ligt, que picó en el anzuelo reiteradamente y abandonó el área, y luego sirvió balones buenísimos para las carreras de sus compañeros, sobre todo Toornstra y Trindade de Vilhena, que atacaron los espacios vacíos ante un Magallán perdido lejos de su capitán. Con movimientos sutiles y toques precisos, Van Persie construyó las jugadas de los dos primeros goles del Feyenoord, aunque no figure su nombre ni en la hoja de goleadores ni de asistentes. Y rubricó el tercer y el cuarto tanto de una tarde que terminó con una goleada de escándalo: 6-2 ante el Ajax. El club de Ámsterdam ha arrancado 2019 con unas sensaciones paupérrimas en defensa. Tras encajar solo ocho dianas en la primera vuelta, ya ha concedido diez goles entre los dos primeros partidos ligueros de enero. Dos se los marcó Van Persie, que se marchó del campo en el minuto 68 con 4-2 en el marcador y compartió protagonismo con Jens Toornstra, autor de un gol y de tres asistencias en una jornada feliz en Rotterdam. T.M.

Artículo relacionado: El péndulo de Frenkie de Jong

Robin van Persie of Manchester United arrives at the stadium before the Barclays Premier League match at the Britannia Stadium, Stoke-on-Trent Picture by Russell Hart/Focus Images Ltd 07791 688 420 01/01/2015
Robin van Persie firmó un partido memorable contra el Ajax. Foto: Focus Images Ltd.

Arthur aporta control, pero la inferioridad del Girona le ayudó

Tras adelantarse en el marcador y dar la sensación de ser muy superior en el primer tramo de partido en Girona, el Barcelona vio cómo el duelo se tornaba más bronco y carente de continuidad en la circulación. Estaba el juego como el tiempo: cambiante, sujeto a arrebatos repentinos. En esa especie de ruleta rusa, la corta ventaja estaba en riesgo real, ya que Stuani y Pere Pons rozaron el empate en tres ocasiones. Valverde entendió perfectamente que su equipo necesitaba bajar el ritmo, conservar la pelota y dictar un guion más parecido a un monólogo. Para ello recurrió a Arthur, al que de entrada había dejado en el banquillo previendo un contexto de partido más adecuado para un guerrero acostumbrado a la alta intensidad como Arturo Vidal. Resultó que lo más idóneo para enfrentarse a la tormenta fue despejarla y apostar por un perfil opuesto al que reinaba en el partido. Se podría sacar pues una interesante conclusión al respecto, aunque cometeríamos el error de ignorar la incidencia que tuvo la expulsión de Bernardo y hasta qué punto le facilitó a Arthur esa tarea de control. La segunda amarilla al colombiano, auténtico líder de la zaga del Girona pese a su equivocación en el 0-1, llegó siete minutos antes que el ingreso del ex de Gremio. Y aunque es verdad que en esos instantes inmediatamente posteriores a la tarjeta roja y anteriores al cambio el Barça siguió sufriendo en dos transiciones que acabaron en remate del rival, la placidez de la última media hora hay que atribuirla a una suma de factores: Arthur, la superioridad numérica y el impacto psicológico de un 0-2 que acabó con la fe de los locales. A.T.

Anular a Brozovic para neutralizar al Inter

El Inter ha empezado la segunda vuelta de la Serie A con mal pie. Del mismo modo que en el arranque de temporada, los de Spalletti encadenan dos tropiezos consecutivos y apenas han sumado un punto entre los dos duelos ante Sassuolo y Torino. El Toro repitió aquello que funcionó en la primera vuelta para empatar en el Meazza: destinar un futbolista para marcar de forma individual a Marcelo Brozovic. Con el mediocentro croata perseguido por Cristian Ansaldi, a medio camino entre interior y mediapunta para desempeñar su misión defensiva, el conjunto nerazzurro se atascó en Turín. El Inter jugó de inicio con tres centrales y juntó a Lautaro Martínez y Mauro Icardi en la alineación y Spalletti fue añadiendo madera al fuego para terminar con Nainggolan, Politano, Lautaro, Icardi, Brozovic y Candreva sobre el césped. Sin embargo, su producción ofensiva fue escasa ante un Torino con las ideas claras, muy firme en defensa y contundente a balón parado. El central italiano Armando Izzo, impecable en defensa, anotó el único gol del partido en un saque de esquina y apretó la lucha por la Champions. El Inter es tercero, con cinco puntos más que el Milan, que marca la frontera de acceso a la máxima competición europea. Sin embargo, entre el cuarto y el décimo (Torino) apenas existen cinco puntos de distancia. T.M.

Paulo Dybala of Juventus and Marcelo Brozovic of Inter during the Serie A match at Juventus Stadium, Turin Picture by Antonio Polia/Focus Images Ltd +393473147935 07/12/2018
Marcelo Brozovic sufrió un marcaje individual férreo en el partido contra el Torino. Foto: Focus Images Ltd.

Tyler Adams impresiona en su debut

Que el RB Leipzig vea debutar a un jugador procedente del RB Salzburgo es un ritual más o menos frecuente durante los últimos años. Las redes del proyecto deportivo van más allá, concretamente llegan hasta Nueva York (allí juega el New York Red Bulls) y desde ahí ha viajado Tyler Adams, una joven perla del fútbol estadounidense. Adams no es ningún desconocido: estuvo en el Mundial sub-17 de Chile y en el Mundial sub-20 de Corea del Sur antes de consolidarse como titular indiscutible en la MLS. A sus 19 años le ha llegado la oportunidad de jugar en una de las principales ligas europeas después de que se cerrase su incorporación al conjunto de Leipzig en este mercado. Adams es un centrocampista muy menudo -no alcanza los 70 kilos y no supera el 1,75 m- y su estreno este fin de semana en la Bundesliga ha sido deslumbrante. Ágil, muy enérgico, dinámico, con mucho recorrido y buen trato de balón con el pie derecho. Esa fue la carta de presentación de Tyler Adams, un prometedor jugador de la generación del 99, en el equipo de Ralf Rangnick. Enfrente estaba el Fortuna Dusseldorf, que apenas opuso resistencia: en el minuto 17 el marcador ya reflejaba un 0-3 a favor de los visitantes. A Adams habrá que verle cuatro o cinco partidos seguidos, si es posible ante rivales más complicados y en situaciones de mayor exigencia para el futbolista. Son meses claves para el futuro del RB Leipzig, que vive pendiente de lo que ocurra con Timo Werner (acaba contrato en 2020) y de la adaptación al club de los últimos fichajes procedentes de Nueva York y de Salzburgo: Adams (debutó ayer), Amadou Haidara (aún no puede jugar porque está lesionado) y Hannes Wolf (se incorporará el próximo 1 de julio).  S.S.

Venezuela va en serio

Ni Brasil, ni Uruguay, ni Argentina. El mejor equipo en los primeros diez días de competición ha sido Venezuela. Rafael Dudamel sigue haciendo un trabajo extraordinario en el banquillo venezolano y está dirigiendo otra buena hornada de jóvenes. Tiene mérito porque se trata de una generación distinta a la fue subcampeona del mundo sub-20 hace ahora dos años. No sabemos si este grupo en el que destacan Samuel Sosa, Jan Carlos Hurtado, Christian Makoun, Pablo Bonilla o Jesús Vargas repetirá o mejorará los resultados obtenidos por la ‘vinotinto’ en 2017 pero si algo está claro es que tiene motivos de sobra para soñar con el título ahora que va a arrancar el hexagonal final del Sudamericano sub-20. A partir de este martes lucharán Venezuela, Uruguay, Ecuador, Brasil, Argentina y Colombia por el trofeo y también por adquirir uno de los cuatro billetes para el próximo Mundial sub-20 de Polonia. Venezuela ha sido la mejor selección en la primera fase y Ecuador ha sido la que más provecho ha sacado a su superioridad física -sin olvidar la calidad que posee la zurda de Jordan Rezabala en el enganche o el desequilibrio de Alexander Alvarado en el extremo izquierdo-. Para Uruguay, que defiende título, la mejor noticia es el estado de confianza y de forma en el que está Nicolás Schiappacasse, uno de los futbolistas más decisivos de todo el campeonato. Si Uruguay depende en cierto modo de las acciones de Schiappacasse arrancando desde el extremo izquierdo, Brasil depende incluso más del acierto de Rodrygo Goes. Hasta ahora la selección brasileña ha mostrado una falta de fútbol alarmante en la línea de centrocampistas y no ha sido capaz de cuajar ninguna actuación destacada en los primeros cuatro encuentros. Si a Brasil le falta fútbol en el medio, a Argentina le falta capacidad para transformar en gol sus ocasiones. La albiceleste ha tenido varios tramos de buen fútbol -especialmente con Pedro De la Vega en cancha-, pero está viendo a sus delanteros (Adolfo Gaich y Maxi Romero) fallar más ocasiones de las deseadas. De las seis selecciones clasificados para el hexagonal final, la menos convincente ha sido Colombia. Lo positivo para ellos es que el contador se pone a cero y desde ahora empieza un nuevo torneo. S.S.

Venezuela ha ganado tres partidos y tan solo perdió ante Brasil / Foto: Marcadorint
Venezuela ha ganado tres partidos y tan solo perdió ante Brasil / Foto: Marcadorint
Textos de Axel Torres (A.T.), Sergio Santomé (S.S.) y Tomàs Martínez (T.M.). Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

5 comments

Un equipo que me sorprendió este fin de semana es el Athletic de Bilbao. El nuevo entrenador le ha cambiado la cara.
La liga italiana va perdiendo interés con una Juve tan superior.
Asombroso resultado de Feyenoord-Ajax. ¿Es el nivel del Ajax o una mala tarde?

Yo pude ver el partidazo entre Feyenoord y Ajax. Varios apuntes: Una muy mala tarde de Mazroui, por donde le ganaron la espalda una y mil veces. La ausencia de Tagliafico llevó aparejado no sólo la ausencia del ex Independiente que viene haciendo una Fran temporada, sino que al correr a Blind al lateral se desarma la zaga central. Y allí el otro asunto: yo creo que si bien De Ligt no tuvo su mejor partido, la pésima tarea de Magallán lo expuso mucho, así como tener que intentar cubrir a Mazroui una y otra vez. Preocupante también el nivel de Dolberg, no lo veo siendo el jugador determinante que apuntaba.

Gracias por la aclaración. Sinceramente, me perdí el mejor partido del fin de semana.

Por qué Simeone no le da cancha a Schiapacasse? Perfectamente podría formar parte de la plantilla del Atleti.
No os parece que lo que le falta a Arthur es ritmo? Contra el Sevilla, en copa, jugó con criterio y se le vio voluntad defensiva, pero en la última media hora estaba desfondado y le pasó factura con entregas imprecisas y coberturas tardías.
Reconozco que no esperaba el resultado del Feyenoord-Ajax, una lástima no haberlo visto entero 🙁

Bueno, es que Schiappacasse está cedido ahora mismo en el Rayo Majadahonda y ni si quiera allí es capaz de ser titular y muchos partidos ni juega, así que no creo que pudiera aportar demasiado en una plantilla en la que ni Gelson Martins ha podido.
Para participar (o triunfar o aportar) en el Atleti hay que ser muy maduro y tener las ideas muy ordenadas y claras y por lo que dicen Schiappacasse parece más niño (mentalmente hablando) de la edad que tiene.

Deja un comentario

*