‘Sigan, sigan’

Picture by Richard Land/Focus Images Ltd +44 7713 507003.27/10/2012.Referee Kevin Friend explains he'd played advantage as Andy Reid of Nottingham Forest was brought down during the npower Championship match at Oakwell, Barnsley.

A pesar de las circunstancias actuales, o quizás debería decir, sobre todo dadas las circunstancias actuales, en MarcadorInt tenemos la intención de seguir ofreciendo a nuestros lectores historias sobre fútbol. Ahora que la rueda del fútbol ha dejado de girar, es necesario empujarla, no vaya a ser que nos aburramos, o peor aún, que encontremos entretenimiento en otras cosas y caigamos en la errónea idea de que quizás esto del fútbol no sea tan importante como creíamos. Los talentos sub-23 que trae Tomàs Martínez cada lunes, los Polish Boyfriend de Toni Padilla de los viernes o las columnas dominicales de Sergio Vázquez aguantarán como pilares básicos para que no nos echemos de menos. La idea es complementar eso con otros artículos de temática diversa. Por tanto, toca encontrar historias que no estén sujetas a la actualidad de la competición, ya sea echando la vista atrás en el tiempo o mirando hacia otras partes más allá del césped. Es el momento para aquellos temas que el ritmo de la rutina futbolística no permite abarcar.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

A mí me corresponde aportar algo relacionado al fútbol inglés. Estoy seguro de que hay infinidad de historias fascinantes que merecen ser contadas. Años y años de cultura futbolística en este país dan para mucho, no me cabe duda de ello. Aunque esté aislado en mi piso de Londres, debería ser capaz de encontrar suficiente material como para escribir toda clase de artículos, y nada me impide descolgar el teléfono en búsqueda de alguna entrevista que pueda resultar interesante. Ahora bien, no soy ni tan ingenioso ni tan rápido. Necesito un poco de tiempo. Confío en que pronto se me ocurra algo. Por ahora, levanto la mano y pido que se me disculpe, porque voy a tirar por la vía fácil; voy a ganar tiempo recurriendo al anecdotario personal. Al fin y al cabo, mi rueda del fútbol particular todavía no había dejado de girar este fin de semana.

Entreno a un equipo de fútbol amateur. A viernes de la semana pasada, nuestra liga todavía no se había suspendido. En cambio, todo el fútbol profesional estaba cancelado: Premier League, Championship, League One y League Two. En el fútbol amateur se puede distinguir entre las ligas de sábado (generalmente más serias) y las de domingo (más casuales). Bien, pues hasta el fútbol de domingo de Hackney Marshes, la icónica casa del fútbol amateur londinense (quizás reconozca esta foto o esta otra), se había cancelado. Pero nuestra liga de sábado seguía en marcha. Y no éramos los únicos en el país con fútbol. Sorprendentemente, se disputaron algunos encuentros sueltos de quinta y sexta división y también de categorías inferiores. Los partidos se jugaron a puerta abierta. Por ejemplo, el Notts County-Eastleigh de quinta división lo presenciaron casi 5.000 aficionados. Las cifras de asistencia son más modestas que las del fútbol profesional, pero el mero hecho de que algunas ligas siguiesen en marcha fue suficiente como para causar controversia. 

El Notts County jugó ante su afición. Foto: John Rainford/Focus Images Ltd.
El Notts County jugó ante su afición. Foto: John Rainford/Focus Images Ltd.

En el caso de nuestra liga amateur, la organización transmitió de esta forma su decisión de no interrumpir la competición: “La decisión de cancelar los partidos de fútbol profesional responde al número de personas que acuden al estadio y al riesgo de contagio, que es mucho mayor que en nuestros partidos […] Si están preocupados por el posible contacto que algún miembro de su club haya podido tener y eso hace que dispongan de pocos jugadores, les permitiremos posponer sus partidos sin que se apliquen las normas y sanciones pertinentes. Pero no es admisible cancelar todos los partidos de su club como medida de prevención, ya que es evidente que, a no ser que todo el mundo esté en cuarentena, los partidos se podrán jugar […]”.

Los partidos seguirían adelante, pero se aconsejaba tomar ciertas precauciones, como que los jugadores no se diesen la mano sino que chocasen los codos. La buena noticia es que parecía que por fin íbamos a ser capaces de marcar de córner (spoiler: no marcamos de córner). Como era de esperar, lo de los codos no tuvo mucho sentido en la práctica. Los saludos más o menos tímidos, dependiendo del jugador, dieron paso a lo que conocemos por un partido de fútbol normal: marcajes, entradas, abrazos, empujones, choques… Pero no era un partido normal. Reinaba la extraña sensación de que posiblemente fuese el último en un tiempo. O no. El discurso que había lanzado el Gobierno de Boris Johnson el día anterior daba la impresión de que, por lo menos en una primera instancia, los británicos iban a ser moderados en su plan de acción. Como ya se ha podido comprobar, ante esta clase de situaciones, si el sistema no impone unas medidas estrictas, muchas personas siguen haciendo vida normal y solo se aíslan aquellas que cuentan con suficiente sentido de responsabilidad social, solidaridad, miedo al contagio o un poco de todo. Por lo tanto, si Johnson extendía los brazos y decía ‘sigan, sigan’, los organizadores de nuestra liga eran capaces de prolongar el curso del campeonato con absoluta normalidad.

Después de nuestro partido del sábado, en la salida del campo me pareció reconocer al capitán de un equipo de octava división. Me resultaba muy raro verle ahí y en una primera instancia descarté que fuese él. Pero no me podía quedar con la duda, así que me acerqué y comprobé que, efectivamente, se trataba de quien yo creía que era. Me extendió la mano para saludarme con un buen apretón. Habían cancelado su liga y había decidido alquilar uno de los campos de Hackney Marshes para jugar un amistoso con un grupo de amigos.

Hackney Marshes, la casa de muchos equipos amateur londinenses. Foto: MarcadorInt.
Hackney Marshes, la casa de muchos equipos amateur londinenses. Foto: MarcadorInt.

El domingo recibimos un nuevo email de la liga: “Como la FA (Federación inglesa) permite que cada liga decida por sí misma, hemos optado por continuar con la temporada. […] Por favor, confirmad en las próximas 48 horas si vuestro club podría jugar el próximo fin de semana. […] Si la respuesta general de los clubes fuese negativa, entonces, desafortunadamente, tendríamos que tomar la decisión que de forma tan desesperada estamos intentando evitar: cancelar la temporada. No queremos ejercer presión sobre ningún club para que juegue, simplemente queremos una respuesta honesta lo antes posible”. Tras recibir este comunicado, en el grupo de mi club amateur acordamos que lo más sensato era poner pausa a nuestra participación en la competición y así se lo hicimos saber a la liga. Nos respondieron diciendo que vale, pero que por favor avisáramos a nuestros rivales de las próximas semanas y a los árbitros.

Este lunes, el Gobierno británico finalmente pidió a la gente que evitara ‘cualquier viaje o contacto no necesario’. “Necesitamos que la gente empiece a trabajar desde casa siempre y cuando le sea posible. Y deberían evitar los pubs, discotecas, teatros y toda clase de sitios de ocio”, reculó Johnson frente al riesgo que su plan original implicaba para la sanidad pública. De inmediato, la FA actualizó su mensaje: aconsejaban que todas las ligas amateur pospusiesen sus partidos. Ahora sí, la Amateur FA, organización que engloba a nuestra liga de los sábados, aplicó el consejo de la FA con efecto inmediato y la competición quedó suspendida.

El mensaje de Boris Johnson de este lunes hizo que la FA modificara su postura y aconsejara que todas las ligas fuesen suspendidas. Foto: Paul Davey/Focus Images Ltd.
Después de la comparecencia del primer ministro Boris Johnson, este lunes la FA modificó su postura y aconsejó que todas las ligas fuesen suspendidas. Foto: Paul Davey/Focus Images Ltd.

Por cierto, el sábado perdimos por 0-2 ante un buen rival que castigó nuestros errores. Ahora más que nunca puede resultar irracional machacarse por una derrota. Pero no puedo evitar tomármelas muy a pecho porque no hay nada que me llene tanto como entrenar. Me produce sensaciones muy intensas, tanto positivas como negativas. En ningún ámbito de mi vida estoy sujeto a un nivel de autoexigencia y autocrítica tan alto. Sueño con un equipo competitivo, que juegue un fútbol alegre, en el que todos sufran y disfruten juntos. No estoy obsesionado con llegar a la élite, aunque arriba se disponga de mayores recursos y se juegue para una afición, porque tengo claro que el amateurismo despierta emociones realmente genuinas y porque soy consciente de mis limitaciones como técnico a estas alturas de la película. Aun así, me da miedo el fracaso. Si descubriese que esto no se me diese bien, no podría dejarlo sin haberme defraudado profundamente. Lo bueno es que se puede mejorar, aunque ahora mismo sea preciso tomarse una pausa (y visto con mayor perspectiva, me temo que la pausa llega un poco tarde y que cometimos una irresponsabilidad el pasado fin de semana; deberíamos habernos negado a jugar). Y en estas se me van las horas, comiéndome el coco sobre todo un poco y mucho sobre lo de siempre: revisualizando jugadas en mi mente, pensando en hipotéticos entrenamientos, en cómo llevar a un grupo, en qué hace falta para ser bueno en esto. También en posibles artículos. En la rueda del fútbol, que nunca podrá pararse del todo.

Foto de portada: Richard Land/Focus Images Ltd

2 comments

En nuestro Club entrenamos hasta el jueves pasado. Hasta el viernes estuvieron abiertos los colegios. Al acabar el último entrenamiento fui consciente de que no sabía cuándo ni cómo íbamos a volver, o si volveríamos…

De pequeño soñaba con lugares como Hackney Marshes, sin saber que existiesen realmente. En alguna clase de dibujo me puse a pintar campos así… ¡¡Pero nos faltan datos!! ¿Cómo se llama vuestro equipo? ¿En qué liga jugáis? ¿Pertenecéis a la pirámide del fútbol ingles? ¿Se puede ascender en vuestra liga?

Pienso que MI no puede parar, sois “la resistencia”. El fútbol nunca para, seguro que hay ligas por el mundo en juego todo el tiempo. Y cuando la última se deje de jugar lo volverán a hacer en China… No tenéis excusa 😉

Thank you Sir Mosquera, especially now… thank you very much.

Muchas gracias a ti, José Antonio. Qué curioso que visualizases algo como Hackney Marshes sin saber que existía. Es un sitio histórico y se dice que antes era más impresionante porque contaba con más campos. Eso sí, romanticismos aparte, los campos son verdaderos patatales. Si a algunos equipos profesionales ya les cuesta mantener en buen estado su campo, imagínate aquí que hay tantos. Para más información sobre mi equipo, te recomiendo que visites este enlace. Gracias de nuevo.
Un saludo,
Miguel

Deja un comentario

*