Sporting – Benfica – City

Foto Xavi Heras / MarcadorInt

El Manchester City sufrió en Portugal sus dos derrotas más recientes en la Champions League. Quizá las dos más dolorosas de su expediente en la máxima competición continental, dejando a un lado aquel City – Tottenham de 2019 con gol anulado a Sterling en el último suspiro. Al José Alvalade llegó en el verano de 2020. En el mini-torneo que la UEFA organizó para concluir la Liga de Campeones, a los de Pep Guardiola les tocaba el Olympique de Lyon. La etiqueta de favorito fue para los celestes, que salieron con defensa de cinco para tratar de contrarrestar el ataque galo. Con pésimos resultados. Cayeron en los cuartos de final cuando el proyecto mancuniano parecía estar listo para conquistar el continente. Sucedió lo mismo la pasada campaña, aunque el City dio un paso más y alcanzó la primera final de su historia. Pese a las victorias del Chelsea en liga y copa en las semanas previas al duelo de Oporto, volvieron a ser los cityzens quienes, ahora sí, debían levantar su primera orejona. Un gol de Kai Havertz lo evitó. Ganó el Chelsea, como ya sabrán.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Vuelven los ingleses a Portugal. Vuelven a ser candidatos al título, y obviamente a superar los octavos de final. Se encontrarán a un Sporting club reconstruido por Rúben Amorim, un Sporting que pretende consolidarse entre los grandes después de ganar su primera liga en 19 años. Un Sporting al que hasta cuatro futbolistas del City conocen bien. “Quiero ganar contra el Sporting, no solo como aficionado al Benfica,  también para avanzar a la siguiente ronda”. João Cancelo es uno de esos futbolistas. “Soy del Benfica, y crecí en su cantera. Tengo buenos recuerdos, cuando era juvenil gané más veces contra ellos de las que perdí”, explicó el lateral en la rueda de prensa del lunes.

En esta eliminatoria de los octavos de final de la Liga de Campeones entre Sporting y Manchester City, el Benfica tiene también su cuota de protagonismo. Cancelo creció en la cantera de las águilas y ahora se medirá al máximo rival del equipo de sus amores. Llega como uno de los integrantes más destacados de la plantilla celeste. Después de superar las desavenencias iniciales con Pep Guardiola, el ex de Valencia y Juventus se ha consagrado como pieza clave. Capaz de jugar por la izquierda o por la derecha, suele alternar sus llegadas a la línea de fondo con sus incursiones por el centro. Varios son los zapatazos y las asistencias que ha ido ofreciendo en las últimas campañas en el Etihad Stadium.

Pero no es el único. Bernardo Silva está firmando una campaña estelar. Otra más. Guardiola lo ha catalogado como “el mejor” después de varios partidos durante el presente curso. Ederson también jugó con las águilas. El guardameta encontró en Lisboa su punto de entrada a Europa después de que el São Paulo lo dejase sin ficha. Tras el mal trago que supuso quedarse fuera de la cantera del club de su infancia, no tardó en arrebatarle el puesto a su compatriota Júlio César. Y de ahí a Manchester. Como Rúben Dias. El central ha sido el último futbolista en cambiar el rojo por el celeste, el sol de Lisboa por el sirimiri de Manchester. Llegó y besó el santo. Solo cuatro días después de su llegada fue titular en Elland Road, en un empate marcado por la lluvia y la brega sobre el césped. Fue una buena carta de presentación de la liga para el defensa, y viceversa. Aunque Dias reconoció la complejidad de su nuevo hábitat, fue elegido el mejor jugador del equipo por los aficionados cityzens al término de su campaña de debut en Inglaterra.

Intensidad. Personalidad. Carácter. Y calidad, mucha calidad. Los ex del Benfica tratarán de guiar al Manchester City hacia el triunfo en Lisboa. Otro ex del Benfica, Rúben Amorim, tratará de evitarlo. Ídolo de las águilas durante su etapa como jugador, el entrenador llegó en marzo de 2020 al José Alvalade para reconstruir un grande en ruinas. Tras la marcha de Bruno Fernandes, aparecieron nuevos nombres capaces de ilusionar a la hinchada blanquiverde. Pedro Gonçalves probablemente sea de los más destacados. Con 23 años es quien más goles ha marcado y más asistencias ha repartido este curso con el Sporting, y mejoró los goles de su predecesor la pasada campaña, la de su debut. Tras una discreta temporada con el Famalicão, firmó por los leones durante el verano de 2020 y en la 2020/21 se convirtió en el primer pichichi portugués de la Primeira Liga desde 1996. Y eso que juega por detrás del delantero. Tiene olfato y tiene visión. Rápido con sus piernas y también a la hora de elaborar una escapada. No lo dejen solo en la frontal, no le den tiempo. O lo pagarán caro.

Pedro destacó pronto. Con 10 años marcó 72 goles en la cantera de su equipo local y con 11 dejó su casa para irse al Braga. Acompañó a Nuno Espírito Santo a Valencia, aunque no llegó a jugar. Cuando el técnico se marchó al Wolverhampton Wanderers se lo llevó nuevamente. Gonçalves todavía no había debutado como profesional y ya había trabajado en tres países distintos. Destacó con el filial de los lobos, pero no llegó a contar con oportunidades en el primer equipo. Regresó a su país, al recién ascendido Famalicão. Se ganó la llamada de la selección para la Euro 2020, pero no tuvo minutos. Había mucho ruido a su alrededor, pero pocas nueces. Los elogios no se veían correspondidos con minutos en el verde hasta que llegó al José Alvalade, donde tiene una muy buena oportunidad de ofrecer su carta de presentación en el plano continental. Eso para quien no lo haya visto marcar cuatro goles durante la fase de grupos, dos frente al Besiktas y dos frente al Borussia Dortmund.

Foto de portada: Xavi Heras / MarcadorInt.

Related posts

Deja un comentario

*