Isak sale al rescate de Suecia

Suecia.

Alexander Isak firmó una actuación de crack total para darle a Suecia el escenario idóneo para imponerse a Eslovaquia y sumar sus tres primeros puntos en la Eurocopa. El punta de la Real Sociedad es claramente el futbolista más diferente de esta selección por una cuestión de talento. Isak le dio todo a su selección sin que Suecia le devolviese nada a cambio, y esa suele ser un detector inequívoco de futbolistas con una calidad diferencial para influir en el desarrollo (y el resultado) de un partido. Alexander Isak es de los buenos, y será mejor.

Suecia 1 (Forsberg 77′ pen.)
Eslovaquia 0

Suecia vs Eslovaquia - Football tactics and formations

Janne Andersson repitió para este partido el mismo once que ante España; pero solo en la forma (4-4-2), porque en el fondo Suecia salió de un modo mucho más agresivo en su presión adelantada. Y con balón propuso cosas que evidentemente no se vieron en La Cartuja, como los descensos en apoyo de Emil Forsberg (extremo izquierdo) desde su perfil para ofrecerse cerca de centrales y transportar el balón de un modo más creativo que los dos pivotes del medio campo, Albin Ekdal y Kristoffer Olsson. El protagonismo en esta selección del futbolista del RB Leipzig y la presencia en el once titular de un Alexander Isak bastante participativo en la frontal del área invita a Suecia a ser algo más proactiva en encuentros de este estilo, y más ante una Eslovaquia a la que no le importó esperar abajo organizada (también en un 4-4-2) ante (los intentos) de ataque más posicional por parte del rival.

Contenido relacionado: Los Patreonistas de MI tendrán todos los días un podcast exclusivo sobre la Eurocopa 2020

Sin embargo, a Suecia le costó mucho generar situaciones claras en los últimos metros. La selección de Janne Andersson puso argumentos para ello, tratando de darle amplitud al campo con la presencia de los dos laterales muy abiertos por fuera, y la incorporación desde atrás de los dos centrales en conducción, pero, a falta de talento individual que desbordase a través del regate (jugada), echó en falta algún que patrón ofensivo (juego) que le llevase a superar el bloque bajo eslovaco. En ese escenario, el talento creativo de un hombre como Marek Hamsik fue clave porque interpretó mejor que nadie qué necesitaba Eslovaquia para salir con cierta continuidad en el primer tiempo; hasta tal punto que su selección jugó mucho mejor el tramo final de la primera parte. El nuevo jugador del Trabzonspor turco vivió en todo momento (tras recuperación) muy cerca de los primeros pases de su selección, recibiendo en campo propio, lo cual era aprovechado por Juraj Kucka para liberarse del doble pivote (junto a Patrik Hrosovsky) y estirar a Eslovaquia desde la ruptura por delante de la línea del balón. Hamsik fue el mejor futbolista de la primera mitad, arrancando desde la mediapunta (desde la cual se situaba en la primera línea del 4-4-2), pero jugando muy abajo en cada posesión de su selección para darle el tiempo (por lectura) y los recursos necesarios (golpeo de balón con los dos pies) para cortar el ritmo sueco dándole aire a su selección.

Alexander Isak, durante su etapa en Países Bajos. Foto: Sjoerd Tullenaar/Focus Images Ltd
El sueco Alexander Isak, durante su etapa en Países Bajos. Foto: Sjoerd Tullenaar/Focus Images Ltd

La segunda parte empezó con dos grandes intervenciones de los dos porteros, Martin Dubravka (aunque el remate de Kucka estaba invalidado) y Robin Olsen; aunque lo cierto es que Eslovaquia propuso más y mejores cosas desde el arranque. Andersson introdujo dos cambios tras esto, Robin Quaison (por Marcus Berg) y Viktor Claesson (por Kristoffer Olsson), y Suecia dio el paso al frente esperado por la necesidad de la clasificación. Dos cambios que, entre otras cosas, evidenciaron que Dejan Kulusevski llegó realmente muy justo a este partido (tras superar el Covid-19). Y fue ahí cuando Alexander Isak reventó el encuentro por pura calidad técnica. Dejó una jugada espectacular fuera del área, en la que tiró de todos los recursos a su alcance para anular, superar y chutar, mostrándose muy superior por talento y físico, y a continuación coló un gran pase de gol en el área que el propio Quaison convirtió en el penalti del 1-0 (lanzado por Forsberg). Un partido que engrandece la figura de Isak, uno de los talentos más prometedores del continente, y un resultado que pone patas arriba un grupo E que se resolverá en la última jornada.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Foto de portada: Joep Joseph Leenen/Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*