Suiza toma ventaja en Belfast

Ricardo Rodriguez of Switzerland during the UEFA Euro 2016 match at Parc des Princes, Paris, France.
Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222
15/06/2016
*** UK & IRELAND ONLY ***
EXPA-FEI-160615-5219.jpg

Un discutible penalti cometido por Corry Evans y transformado a la postre por el lateral izquierdo del Milan Ricardo Rodríguez ha permitido a Suiza tomar ventaja en la eliminatoria de repesca que mide al combinado helvético con Irlanda del Norte. El colegiado rumano, Ovidiu Hategan, decretó la pena máxima en el minuto 57 al entender que el centrocampista del Blackburn Rovers había extendido deliberadamente su brazo para desviar la trayectoria del lanzamiento efectuado por Xherdan Shaqiri, cuando las diferentes tomas televisivas demuestran que el futbolista local no solo no desea impactar con el balón sino que se esfuerza en retirar su extremidad para evitar el contacto con el esférico, que termina golpeando en su costado, no en su brazo derecho. “En ningún partido internacional en el que yo haya estado involucrado he visto una decisión similar a la de hoy. Es asombroso. La pelota claramente golpea a Corry [Evans] en la espalda y el árbitro tiene una visión nítida de la acción. El brazo [de Corry Evans] no está colocado por encima de la cabeza o en una posición antinatural, y la pelota ni siquiera le golpea en esa zona. No cumple con ninguno de los criterios estipulados para señalar penalti. Me pasé tres horas en una conferencia de la UEFA en la que se explicaban este tipo de situaciones, y el VAR debe usarse para acciones decisivas, como la que vimos esta noche. El VAR lo habría aclarado y se comprobaría que no fue penalti. Ahora nos toca lidiar con esta decisión”, explicó tremendamente enfadado Michael O’Neill, seleccionador norirlandés, en sala de prensa.

Irlanda del Norte 0 
Suiza 1 (R. Rodríguez 58′)

Suiza vs Irlanda del Norte - Football tactics and formationst

No es posible explicar el triunfo de Suiza en Belfast sin subrayar el penalti que terminó por romper la igualada y que sitúa a la undécima clasifica en el ranking FIFA a las puertas de sellar su pasaje a Rusia, pero tampoco puede uno pasar de puntillas por el el buen encuentro coral del combinado dirigido por Vladimir Petkovic. Los centroeuropeos se sacudieron de los arreones iniciales locales y poco a poco consiguieron amasar la posesión de la pelota en campo rival, frenando el correcalles planteado por The Green and White Army. El dúo formado por Granit Xhaka y Denis Zakaria –sobresaliente– llevó la manija en la medular, tanto Ricardo Rodríguez como Stephan Lichtsteiner se desplegaron por ambos carriles con regularidad y tan solo la falta de concreción en los últimos metros mantuvo el 0-0 en el electrónico con el paso de los minutos. El choque también permitió profundizar en las dos caras de Irlanda del Norte, la ofensiva y la defensa. Dos realidades muy distintas, pues atrás tanto Michael McGovern bajo palos como los experimentados Jonny Evans y Gareth McAuley en el eje de la zaga compiten en todo tipo de escenarios; pero la falta de talento en el último tercio del campo lastra las aspiraciones de los hombres de O’Neill ante selecciones del nivel de Suiza. Las carencias salen a la luz.

Vladimir Petkovic: “Si hubiésemos aprovechado las situaciones que generamos, nadie estaría hablando ahora del penalti”.

Corry Evans of Northern Ireland and Oliver Norwood of Northern Ireland during the UEFA Euro 2016 match at Parc des Princes, Paris Picture by Paul Chesterton/Focus Images Ltd +44 7904 640267 25/06/2016
Corry Evans -derecha- junto a Oliver Norwood en una imagen de archivo (Foto: Paul Chesterton/Focus Images Ltd).

El 0-1 enmudeció a la ruidosa afición norirlandesa, que encaraba el encuentro en Windsor Park como la cita futbolística más importante de los últimos 35 años, desde el triunfo obtenido frente a Israel en 1981 que significó sellar el pasaporte mundialista. El objetivo para la selección del Reino Unido no era otro que el de mantener la portería a cero para poder viajar a Basilea con las opciones intactas y sin la apremiante necesidad de voltear un resultado desfavorable ante una selección mucho más experimentada en estas lides, como la suiza. Razón suficiente para que las miles de banderas que poblaban las gradas del estadio de la capital dejaran de ondear al viento tras el tanto anotado por Ricardo Rodríguez. Los hombres de O’Neill se defendieron a capa y espada contra un rival más talentoso, más incisivo en ataque y con más recursos de nivel esperando en el banquillo. Lo lograron durante casi una hora de juego, por eso escama tanto que el gol de la derrota, que apunta a decisivo en el global de la eliminatoria, se gestase en un decisión arbitral muy discutible.

Jonny Evans: “Tenemos que saber canalizar la sensación de injusticia para sacarle rédito en el partido de vuelta en Basilea”.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

2 comments

Me parece incomprensible que en un partido tan importante como este,no se use el VAR para dilucidar una jugada que puede decidir la presencia o no en un mundial.

Deja un comentario

*