Tigres y Al Ahly, semifinalistas del Mundial de Clubes 2020

Aficionados de Egipto en las gradas de un partido de la selección. Foto: David Horn/Focus Images Ltd

André-Pierre Gignac y el patrón que se repite

Tigres UANL ya está en las semifinales del Mundial de Clubes 2020. El cuadro mexicano, campeón de la Concachampions, derrotó a Ulsan Hyundai en esta segunda ronda con dos goles de su delantero (y mejor futbolista) André-Pierre Gignac. El futbolista francés volvió a marcar la diferencia para su equipo, como ya hizo en la final ante Los Angeles FC, con un doblete que sirvió para remontar la eliminatoria. Ulsan Hyundai demostró ser un buen equipo, vaya esto por delante. El cuadro surcoreano optó por replegar en pocos metros desde el arranque, bien ordenado en un 4-4-2 bastante claro para salir a partir de los apoyos de su delantero, Ji-Hyun Kim, y las rupturas del mediapunta y los extremos, bien ensamblados entre sí, y en la segunda parte, ya por debajo en el marcador (pues Tigres firmó el 2-1, de penalti, justo antes del descanso), el propio escenario le obligó a dar un paso al frente para proponer otra cosa a través de la posesión. Y lo hizo, con sus más y sus menos. Es decir, Ulsan Hyundai es un equipo con calidad y herramientas para afrontar escenarios distintos y muy cambiantes durante un mismo encuentro. Pero al mismo tiempo también representó, para bien y para mal, el prototipo de equipo/selección asiática que tan buenas sensaciones ha dejado en los últimos años en los grandes torneos, aunque esto posiblemente daría para un análisis sociológico más que futbolístico. Hay un patrón.

Contenido relacionado: Así son los seis participantes del Mundial de Clubes 2020 – La previa de MarcadorInt

El juego vistoso, vertical y bien ejecutado lo tiene, pero Ulsan Hyundai fue demasiado inocente en su propia área. Porque los dos goles de Tigres llegaron precedidos de dos errores muy evitables de la defensa de Ulsan. Su portero, Hyun-woo Jo, ya se hizo famoso en el Mundial de Rusia (2018) por querer lucirse siempre en todas sus acciones, y una de sus intervenciones, sin ir más lejos, provocó el córner (muy mal defendido, por otro lado) del empate. El dos a uno, justo antes del descanso, fue una mano del central (Kee-Hee Kim, autor del 0-1) al intentar despejar de cabeza en el área. El Tigres del brasileño Ferretti, como ya ocurrió en la final de la Concachampions, se está abonando a esto de ganar compitiendo desde una serie de intangibles que trascienden más allá del propio juego. Porque Tigres UANL, ordenado en un 4-3-3 en el que Aquino y Quiñones son los dos extremos en torno a Gignac, volvió a tener bastantes problemas de ritmo y creatividad en sus posesiones cada vez que Ulsan replegó en pocos metros, pero aun así consiguió llevarse el gato al agua manteniéndose vivo en el partido, que es lo más importante, y entregándose a la calidad y la determinación de su mejor futbolista. André-Pierre Gignac es eterno, y esto no deja de ser una ironía en un país con un culto especial por la Santa Muerte. Larga vida.

Tigres 2 (Gignac 38′, pen. 45′)
Ulsan Hyundai 1 (Ki-Hee Kim 24′)

Tigres vs Ulsan - Football tactics and formations

El campeón africano fue muy superior al catarí

Al Ahly fue claramente de más a menos en su victoria por la mínima ante Al-Duhail, pasando de ser un equipo proactivo en la primera parte a uno mucho más reactivo en la segunda, pero no puede decirse que los de Pitso Mosimane no mereciesen pasar a la semifinal de este Mundial de Clubes. A los puntos, Al Ahly fue mejor que Al-Duhail, aunque El Shenawy, el portero de los egipcios, cometió varios errores en la segunda mitad que a punto estuvieron de comprometer realmente la clasificación de su equipo. Al Ahly fue muy superior en los primeros 45 minutos, teniendo el balón y atacando de una forma bastante decidida y fluida ante el repliegue de Al-Duhail, y consiguió adelantarse en la primera media hora dentro de ese escenario más posicional. Al Ahly atacó desde un 4-2-3-1 prácticamente indescifrable para el 4-1-4-1 desde el que quiso defenderse Al-Duhail. Los egipcios controlaron partido y marcador en la primera parte a través de una serie de acciones, y en muchos casos situaciones, imperceptibles para el repliegue de los cataríes. En dicho escenario, El Soulia y Fathi, los dos pivotes de Al Ahly, consiguieron controlar el partido a su antojo participando muy activamente en la elaboración del juego y activando las distintas referencias que el equipo conseguía incluir a espaldas de los centrocampistas de Al-Duhail. Kafsha, que partía desde la izquierda, Taher, que se movía por detrás del punta, y El Shahat, que se mantuvo algo más fijo en el lado derecho, actuaban con total impunidad ante el repliegue (por acumulación más que otra cosa, porque el desorden y las inconexiones, especialmente entre centrales y centrocampistas, eran incompatibles con la competitividad) de un Al-Duhail que por momentos defendía con seis futbolistas en la frontal del área.

Contenido relacionado: Fábio Júnior, exfutbolista de Al-Ahly: “Nunca había visto tantos muertos como en Port Said”

La recuperación tras pérdida de Al Ahly también era rápida, y en esas, Bwalya, su ‘9’, mareó como quiso a los dos centrales cataríes: el zurdo Ahmad Yasser, que pasó por la Cultural Leonesa en España, y el exdefensor de la AS Roma, el Bayern Múnich y la Juventus, Mehdi Benatia. Si la primera parte de Al-Duhail sin balón fue mala, su fase ofensiva fue absolutamente la nada dentro de un sistema tan rígido como pobre. Las distancias entre sus jugadores imposibilitaban cualquier opción de pase útil y la situación provocó que no consiguiera salir de su propio campo hasta el descanso. En el segundo tiempo, con las entradas de Almoez y Muntari al descanso, Al-Duhail afrontó el partido con otra cara, condicionado, claro está, por el resultado en contra. El equipo catarí tuvo más balón y consiguió vivir más tiempo en campo rival, llegando incluso a disparar varias veces a la portería de un El Shenawy especialmente dubitativo en todas sus intervenciones, pero ni por esas, ni por la insistencia de Junior en el lado izquierdo, su mejor futbolista en el encuentro, consiguió empatar un partido que clasifica a semifinales al campeón africano, donde se medirá al Bayern Múnich. En el otro lado del cuadro, Tigres se enfrentará a Palmeiras.

Al-Duhail 0
Al Ahly 1 (El Shahat 30′)

AL-Duhail vs Al Ahly - Football tactics and formations

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Foto de portada: David Horn/Focus Images Ltd.

Related posts

2 comments

Muy favorito Bayern en esta edición del Mundial de Clubes. No veo a ninguno de los equipos con posibilidades de meter mano a los de Flick, menos aún tras la pobre imagen que dio Palmeiras en sus últimos dos partidos de la Libertadores (contando con que se dé la hipotética final entre los favoritos)

Viendo el pobre desempeño del Al-Duhail me pregunto: ¿No hubiera rentado más a las autoridades de Qatar invertir en su propia liga y en la organización del Mundial de Clubes que en el PSG?

Entiendo que en el entramado de relaciones internacionales el posicionamiento de Qatar con el PSG ha sido clave para conseguir la relevancia suficiente que hiciera al país un candidato plausible para organizar el Mundial de 2022. Pero pienso que si una porción de lo invertido en el PSG lo hubieran hecho en dotar de más presupuesto al Mundial de Clubes y a los equipos locales, su desarrollo futbolístico sería mucho mayor tanto a nivel de clubes como de selecciones. Leí hace unos días que la obsesión del país organizador del Mundial 2022 era ser campeón de la UCL con el PSG antes de la celebración de la cita mundialista. Pero ninguna inversión por mastodóntica que sea te asegura ese objetivo.

Por otro lado, ese afán inversor podía haber relanzado el Mundial de Clubes, con lo que ello habría implicado en publicidad para el país y en sus relaciones con FIFA. Si los torneos internacionales veraniegos en Asia y Norteamérica dan pingües beneficios a los grandes clubes europeos y estos los sitúan entre sus prioridades competitivas, no iba a ser menos el propio Mundial de Clubes. Así se podría haber cerrado el torneo con un cuadro completo de cuartos de final que incluyese al vigente campeón mundial. En cualquier caso existe menos competencia y más certeza en apostar por convertir la cita global de clubes en un torneo de primera línea, en el que además, un equipo Qatarí siempre tendría presencia como anfitrión, que en apostar a ser protagonista indirecto en la UCL a través de entrar en el accionariado de un equipo extranjero.

¿Pero claro, los que estamos en el fútbol base qué entendemos de esto?

Deja un comentario

*