El último acto de Erik ten Hag

Ajax y AZ Alkmaar se enfrentarán en el Johan Cruyff Arena. Foto: Scottbrl90 bajo licencia Creative Commons 4.0.

Corría el mes de junio de 2013. Pep Guardiola llegaba a Múnich para hacerse cargo del Bayern. Para dirigir al filial también había llegado desde el extranjero un entrenador calvo con ideas apasionadas sobre el juego. Pero éste venía del norte. “El Bayern II también estrena entrenador”, escribió Martí Perarnau en Herr Pep. “Matthias Sammer había contratado al holandés Eric ten Hag y durante las dos primeras semanas de septiembre Guardiola y Ten Hag compartirán los entrenamientos para que el Bayern II empiece a jugar con los criterios del primer equipo. La experiencia será fructífera. El filial protagonizará un campeonato espléndido y ganará el título de la categoría, siendo el equipo más goleador y el menos goleado”. Ten Hag asumía un nuevo reto en su carrera tras hacer historia con el Go Ahead Eagles, el primer conjunto que dirigió como entrenador. Durante su única temporada en el club de la ciudad de Deventer, llevó al equipo a su primer ascenso en 17 años. “Es un éxito increíble, que debemos sobre todo a nuestro entrenador Erik ten Hag”, afirmó al Süddeutsche Zeitung Edwin Lugt, presidente del club.

Ese mismo mes de 2013, el Ajax celebraba su tercer título de liga consecutivo bajo el mando de Frank de Boer. Años antes, en 2010, un artículo de Johan Cruyff en De Telegraaf había iniciado lo que se conocería como la “Revolución de Terciopelo”. Furioso por el momento que vivía el gigante neerlandés —que llevaba seis temporadas sin ganar la liga y sólo había superado la fase de grupos de la Liga de Campeones una vez desde 2003—, escribió: “Esto ya no es el Ajax”. Propuso un cambio radical en la estructura del club. “Quería hacer que el Ajax volviera a ser el Ajax”, observó Jonathan Wilson en su libro The Barcelona Legacy. “La gloria que había traído Louis van Gaal 15 años antes quedó muy lejos en el pasado. Hubo un breve destello bajo el mando de Ronald Koeman, pero la realidad económica era bastante clara. El Ajax se había convertido en un equipo modesto y, en el despiadado clima económico del fútbol, eso significaba que no podía competir”.

https://twitter.com/TheEuropeanLad/status/1223910330495094784?s=20&t=IjgFXta8Rn9idvUylwTn-A

El Plan Johan, como lo explica Ruben Jongkind —Head of Talent Development de la cantera del Ajax— en el libro de Wilson, se basaba en cinco pilares:

  1. “1. Un ‘fútbol atractivo’ que sea agradable tanto de ver como de jugar.
  2. ‘Producir jugadores en casa… es importante tener una cantera que forme el núcleo del equipo.’
  3. ‘Un sistema de fichajes inteligentes’ que tiene dos componentes principales. Los nuevos fichajes no deben ‘obstaculizar a los jóvenes emergentes’ y deben ser ‘un refuerzo directo para el equipo… tanto desde el punto de vista técnico y táctico como de comportamiento’.
  4. ‘Una cultura de alto rendimiento… una organización plana, con líneas directas de comunicación, responsabilidades claras en las tareas y mucha libertad, pero libertad con responsabilidades.’

Estos cuatro pilares, considera Jongkind, ‘conducen a la calidad y a los resultados’, pero deben ir acompañados de un quinto pilar, un ‘enfoque individual’ con respecto a los jugadores de la casa.”

Cruyff consiguió iniciar su revolución. Y para ello, consideró esencial que grandes nombres del pasado del Ajax ocuparan puestos importantes en el club. Wim Jonk ya trabajaba en la cantera. Y luego llegaron figuras como De Boer, Edwin Van der Sar, Marc Overmars y Dennis Berkgamp. Esto, en parte, funcionó. El Ajax volvió a dominar la liga y, además del título de 2013, ganaría la Eredivisie en 2014, consiguiendo un inédito tetracampeonato. Pero Johan no estaba satisfecho, como lo señala Wilson. “’Si bien es cierto que tuvieron éxito en la liga’, escribió Cruyff en su autobiografía, ‘la calidad del fútbol que practicaban era variable, y estaba claro que aún quedaba un largo camino por recorrer para alcanzar nuestro objetivo común. Por desgracia, el éxito tiende a eclipsar las críticas bienintencionadas.’”

https://twitter.com/SkySportsRetro/status/1046775534162792450?s=20&t=IjgFXta8Rn9idvUylwTn-A

Cruyff decidió entonces distanciarse del club. Jongkind y Jonk se marcharon y con ellos otros 24 miembros del staff. Van der Sar y Overmars se quedaron. También Bergkamp, que sólo dejó el equipo en 2017 tras el despido del entrenador Marcel Keizer. Era su asistente. El Ajax volvía a estar en un momento delicado: había sido subcampeón de la Europa League con Peter Bosz, que se había marchado a Alemania, pero llevaba tres temporadas sin ganar la liga y el fútbol que practicaba no gustaba. El director deportivo Overmars decidió apostar por un viejo conocido suyo, pero totalmente desconocido en el entorno del Ajax: Erik ten Hag.

Ten Hag había dejado el Bayern II en 2015. Fue nombrado director deportivo y entrenador del FC Utrecht en el verano del mismo año, llevando al club al quinto puesto en su primera temporada. En el curso 2016/17 terminó cuarto, clasificando al Utrecht para los play-offs de la Europa League. ¿Su principal jugador en ambas temporadas? Un tal Sébastian Haller, que marcó 51 goles y dio 16 asistencias en 98 partidos. Su magnífico desempeño en el Ultrecht le valió el premio Rinus Michels —que se otorga al mejor entrenador del país— en 2016. Overmars decidió apostar por él. El ex internacional neerlandés, por cierto, había sido importante en su llegada al Go Ahead Eagles en 2012. Overmars tiene acciones en el club.

Ten Hag llegó a mitad de curso, en diciembre de 2017. Esa temporada no consiguió ningún título, y perdió un partido en el que el PSV se hizo con la liga, lo que le valió las críticas de la afición. “La prensa también fue muy dura con Ten Hag”, escribió Bart Vlietstra en The Guardian. “Se le consideraba demasiado terco, demasiado exigente y que ‘no tenía la sangre del Ajax’. Ten Hag, que había entrenado al equipo B del Bayern de Múnich y al FC Utrecht, habla en un dialecto oriental, con voz ronca. Es obvio que era un forastero en el Ajax”.

Dos años y medio después, Ten Hag concedía una entrevista en el césped del Johan Cruyff Arena. La situación era completamente distinta. Sentado en una silla de oficina en el centro del campo, con un polo azul claro y unos pantalones beige, el entrenador gesticulaba y hablaba con vivacidad. Con frecuencia, cuando se escucha a los entrenadores famosos, se oyen las declaraciones habituales, mecánicas. No con Ten Hag. Tiene pasión y habla sin presunción, trata de explicar sus ideas de forma didáctica. “Para destruir al adversario necesitas realizar carreras sin balón”, observa con calma. “Esa es la clave del éxito. Eso crea espacios”. En la gran pantalla del mítico estadio observa las jugadas de su equipo en las últimas temporadas. Explica los movimientos con orgullo, como un padre que enseña las hazañas de su hijo.

Y es que en ese tiempo había conseguido una proeza que sólo cuatro entrenadores neerlandeses (Rinus Michels, Leo Beenhakker, Guus Hiddink, Louis van Gaal) habían logrado: llegar a las semifinales de Champions con un club del país. Y ganando a equipos como el Real Madrid y la Juventus. Ese Ajax era extremadamente joven (la media de edad era de 22 años) y estaba formado principalmente por jugadores de la cantera (André Onana, Noussair Mazaraoui, Joël Veltman, Matthijs de Ligt, Daley Blind, Frenkie de Jong, Donny van de Beek). “La irrupción internacional fue el partido contra el Real Madrid”, admitió. “Fue entonces cuando se sintió algo que había faltado en Holanda durante tanto tiempo… que un equipo neerlandés podía llegar lejos en la Liga de Campeones”.

Ten Hag ganó todas las ligas que disputó con el club (la de 2019/20 se canceló por la pandemia cuando iba primeiro en la jornada 25). En esta, va líder. En Europa, sin embargo, no tuvo el mismo éxito en las siguientes temporadas: fue eliminado por el Getafe y la Roma en la Europa League. Pero este año ha vuelto a las eliminatorias de Champions: ha conseguido —por primera vez en la historia del Ajax— seis victorias en seis partidos en la fase de grupos y está cerca de asegurarse un puesto en los cuartos de final. Si el Ajax se impone al Benfica, se convertirá en el tercer club de fuera de las cinco principales ligas europeas que llega a los cuartos de final de la Liga de Campeones al menos tres veces este siglo, siendo los otros dos precisamente el Benfica (3) y el Porto (6). Del equipo de la 2018/19 sólo han quedado Onana, Mazraoui, Blind y Dušan Tadić. Algunos nombres importantes llegaron de Latinoamérica (Lisandro Martínez, Edson Álvarez y Antony), otros han venido de la cantera (Jurriën Timber y Ryan Gravenberch) y otros han sido grandes fichajes (Steven Berghuis y, cómo no, Haller). La media de edad es más alta: 27 años.

Sin embargo, pese a tener contrato hasta junio de 2023, ahora las cosas parecen estar llegando a su fin: Marc Overmars dejó su cargo tras disculparse por haber enviado mensajes inapropiados a compañeras de trabajo. “Le echo de menos cada día como persona, pero también funcionalmente”, admitió Ten Hag. Por otro lado, el técnico está completando su cuarta temporada en el club y, al igual que el pasado curso, cuando el Tottenham se lanzó a por él, será uno de los entrenadores más codiciados en el mercado de verano. El Manchester United es el principal interesado.

En cualquier caso, Ten Hag dejará un equipo muy diferente al que encontró. Con títulos, al igual que De Boer, sí; pero con un juego fascinante. “En cierto modo, Johan Cruyff estaría contento si pudiera vernos”, afirmó Van der Sar en una entrevista en The Guardian. “Nadie quiere enfrentarse al Ajax”, dijo Ten Hag antes del sorteo de octavos de final de la Liga de Campeones. Y con razón. “¿Dirías que eres un entrenador extremadamente ofensivo?”, le preguntan en el césped del Johan Cruyff Arena. “No.” Y se ve que muchas cosas pasan por su cabeza mientras se detiene unos segundos buscando las palabras adecuadas, mirando al horizonte. “Porque hay momentos y situaciones en las que entreno de forma diferente y dejo que mi equipo juegue de forma diferente”.

Se le pide entonces que se defina como entrenador. “Creo que soy quien soy”, responde sin titubear. “No soy una copia de otro”.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Foto de portada: Scottbrl90 bajo licencia Creative Commons 4.0.

Related posts

1 comments

Deja un comentario

*