El viaje de Carlos Mendes Gomes

Carlos Mendes Gomes of Morecambe during the Sky Bet League 2 match at the Breyer Group Stadium, London
Picture by Ben Peters/Focus Images Ltd 07502406195
16/01/2021

Esta es una historia de sueños y esperanzas, pero también de dudas y miedos. Y de maletas. De como lo primero se pone y lo último se cuela a la hora de prepararlas. También de iniciativa, empeño y, claro está, contratiempos. La historia de un muchacho que iba a ser futbolista donde hiciera falta, o donde tocase.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Nacido en 1998 en Dakar, Carlos Mendes Gomes relata su trayectoria a MarcadorInt con acento canario. Llegó con su familia a Lanzarote cuando tenía dos años. A los 14 convenció a sus padres de que lo mejor sería dejarle ir a Madrid a probar suerte con esto de la pelota. Que le gustaba, que era lo suyo. Emprendió su camino hacia el fútbol profesional con el permiso familiar en el bolsillo. “Fue difícil para mi familia dejar que fuese solo a Madrid, pero también fue complicado para mí”, explica en una llamada telefónica. Cambio de ciudad, de clima, y básicamente de vida. Hubo que tomar responsabilidades y que ponerse las pilas. También hubo ayuda. En la península esperaba un primo que hizo de chófer y anfitrión además de pariente.

Carlos logró acceder a la cantera del Getafe, aunque tras su primer año debía pasar un nuevo periodo de prueba para seguir un segundo curso. “El padre de un amigo me avisó de que en el Atlético de Madrid andaban haciendo pruebas por aquel entonces, y como no tenía nada que perder lo intenté”. Entró. Como parte del Juvenil A del club colchonero, Mendes tuvo la oportunidad de asistir a partidos del primer equipo. Fue al estadio como integrante de una estructura que, si todo funcionaba correctamente, le permitiría ser él quien saltase al césped en un futuro. “Aquello fue una inspiración, me motivó mucho a seguir trabajando duro”.

Aquí vuelven las maletas. Fue su familia, en 2017, quien tuvo que convencer a Carlos para volver a hacerlas. A su padre le ofrecían trabajo, y éste buenos augurios a su hijo: “Me dijo que si valía para ser futbolista lo sería en España o en Inglaterra”. Hubo una nueva mudanza, a Salford. Más cambios. “No entendía nada”, recuerda el atacante. “Ni el idioma ni cómo funcionaba la estructura del fútbol inglés. Se hacía antes de noche, hacía más frío…”. Volvió a llamar a las puertas de los más grandes del lugar, pero las del United y el City estaban cerradas. También las de varios equipos de Football League del área metropolitana como el Bolton Wanderers, el Rochdale o el Oldham Athletic. “Llegué en agosto y en todos los equipos me decían lo mismo, que ya había terminado el periodo de pruebas y tenían hechos sus equipos”.

Carlos Mendes Gomes encara un rival. Foto: Graham Currey,
“De no haber jugado en Non-League no sería el mismo jugador”. Foto: Graham Currey,

Ante la desazón del muchacho, que ya agotaba la adolescencia, su madre le animó a buscar un nuevo equipo, a seguir jugando. Donde fuera. La oportunidad llegó en el sub18 de un equipo de la North West Counties Premier Division, novena categoría. El West Didsbury & Chorlton. “Entrenaba con ellos, pero no jugaba. Una tarde me llamaron para ofrecerme jugar en el primer equipo porque se les habían lesionado varios futbolistas. El partido fue al día siguiente, marqué un gol y di una asistencia”.

Solo jugó una campaña en Non-League. Ayudó al club mancuniano a lograr la mejor clasificación de su historia, ganando el premio al mejor jugador del sub18 y el del mejor jugador joven del primer equipo. También se ganó a la afición local, que le arropó y le ayudó a volver a sentirse cercano al profesionalismo. “¡Fue el primer sitio en el que hubo cánticos con mi nombre!”, rememora. Aunque no fue un camino de rosas. Carlos Mendes Gomes fue un jugador revulsivo, que salía desde el banquillo para resolver cualquier posible entuerto. “Un jugador tan flaco y pequeño como yo lo tenía complicado para tener minutos”. El fútbol de aficionados no es agradecido con el jugador liviano. Para que te piten una falta, debe ser muy clara. “Los sábados, después de cada partido, tenía que meter los pies a remojo con agua fría y hielo. Mi madre me decía entonces que si iba a seguir así que mejor lo dejara”, bromea un futbolista que ahora encuentra el premio al esfuerzo. Uno que ha salido airoso de una jungla de agarrones y patadas. “Sin el West, sin haber jugado en Non-League no sería el jugador que soy hoy en día. Tuve que adaptarme al juego y tratar de tomar decisiones más rápidamente y dar menos toques”.

No fue en el fútbol de aficionados donde nuestro protagonista fue captado por un equipo profesional, sino en un lugar aún más inesperado. O eso pensó en su momento el entonces estudiante de Ingeniería. “Un compañero de clase me dijo que me apuntase al equipo del College. Yo le dije que si no me daban el 10 y me ponían de media punta no iría. Él se pensaba que lo decía de broma, pero lo dije totalmente en serio. No pensaba que pudiera sacar mucho de ahí. Y sí, me dieron el 10 y me pusieron de mediapunta. Ahí es donde más me gusta jugar si el equipo tiene la posesión y toca la pelota”. Y entonces sí, a Carlos lo fichó el Morecambe de League Two para ofrecerle su primer contrato profesional. Allí juega de extremo derecho.

Carlos Mendes Gomes en un encuentro de la novena categoría inglesa. Foto: Graham Currey,
Carlos Mendes Gomes en un encuentro de la novena categoría inglesa. Foto: Graham Currey,

Tuvo que esperar que el equipo del norte de Lancashire consolidase la permanencia. Lo logró con un empate a cero contra el Coventry en la última jornada de la temporada 2017/18. “El Morecambe es un equipo con bajo presupuesto, y solo podían ofrecerme una prueba si mantenían la categoría. Lo hicieron en el último día de la temporada, imagina la tensión. Aunque solo necesitaban un empate. Luego estuve 6 meses de prueba en el equipo reserva, y el año pasado ya empecé a jugar un poco más, cuando llegó el nuevo entrenador”.

Con Jim Bentley en el banquillo jugó 18 partidos la pasada campaña, marcando dos goles en un curso que fue interrumpido por la pandemia del Coronavirus. Luego llegó Derek Adams y el Morecambe ha pasado de luchar por evitar el descenso de la Football League a tratar de alcanzar la League One. Las Gambas, así se apoda el equipo, son cuartas a falta de cuatro jornadas para el final. Con 69 puntos cuando se redacta este texto, está uno por debajo de los puestos de ascenso directo. Y ahora sí, Carlos Mendes Gomes cuenta con oportunidades y demuestra saberlas aprovechar. Es el futbolista que más partidos ha jugado y más goles ha marcado esta temporada. 48 y 15 respectivamente entre todas las competiciones. Sus buenas actuaciones en la cuarta categoría, y la fecha de caducidad de su contrato, han atraído la atención de clubes como el Glasgow Rangers o el Blackburn Rovers. El futbolista de 22 años termina la charla con MI explicando que los rumores son solo eso, rumores. Y que él está centrado trabajar en el presente para seguir mejorando en el futuro. Tres días más tarde dio una asistencia y marcó dos goles para que el Morecambe se impusiese al Oldham Athletic por 4-3.

Foto de portada: Ben Peters/Focus Images

Related posts

3 comments

Estas son las historias por las que algunos seguimos siendo unos románticos del fútbol. Bancamos el ascenso del Morecambe.

Es el futbolista que más partidos a jugado y más goles ha marcado esta temporada

Concurso de hoy: dónde está la falta de ortografía?

Deja un comentario

*