¿Debe Zidane adaptar su equipo a Vinícius?

Vinicius of Real Madrid during the La Liga match at Iberostar Stadium, Palma
Picture by Cristian Trujillo/Focus Images Ltd +34 64958 5571
19/10/2019

Eden Hazard debería haber sido el jugador en el que se basara el Real Madrid 2019-20, pero las lesiones del jugador belga lo han impedido durante toda la temporada. Como consecuencia, Zidane se ha visto obligado a ir construyendo distintos equipos a lo largo del curso en función de los estados de forma de su plantilla y de las limitaciones del juego de su equipo. Integrando a Fede Valverde primero y a Isco después, Zidane dio origen al Madrid de los cinco centrocampistas que tuvo su culmen en la Supercopa de España. Pero era un equipo con defectos: entre ellos, la falta de amplitud, profundidad y desborde que implicaba jugar con Benzema como único atacante y sin hombres de banda. En esas, resurgió la figura de Vinícius, cuyo primer gran golpe en la mesa llegó en el Clásico y que, ahora, tras el parón, ha seguido demostrando que es el único capaz de paliar ciertos problemas estructurales del juego del Madrid. No sólo está cambiando partidos como revulsivo, como podría esperarse por sus características, sino que está logrando que el Real Madrid juegue y ataque de manera distinta también cuando parte de inicio. Su electricidad y su voracidad llegan como agua de mayo a un equipo de pasadores y centrocampistas posicionales, pero tienen una cruz casi tan grande como la cara: Vinícius es aún un jugador muy limitado en la toma de decisiones y en la efectividad de sus acciones. El brasileño suma cinco goles y cuatro asistencias esta temporada en 1679 minutos de juego. Es decir, genera un gol cada 2,3 partidos. Unas cifras algo bajas que contrastan con las sensaciones que genera en el campo: el Madrid es otro cuando Vinícius está en el campo. Al equipo de Zidane le está costando generar peligro desde el juego, y prueba de ello es que, en los últimos cinco partidos, sólo ha marcado tres goles que no fueran a balón parado. Teniendo todo esto en cuenta, la pregunta sobre la que debate esta semana la redacción de MI es la siguiente: “¿debe Zidane adaptar su equipo a Vinícius?”. Es decir, si Vinícius debe ser recurso o discurso, si se debe construir el equipo para potenciar las virtudes del brasileño y ayudarle a producir más y mejor en detrimento de otros.

Enrique Montesano

La realidad a día de hoy es que Vinícius Jr. es esencial para que el Real Madrid juegue a su mejor nivel. Hay jugadores en la plantilla, como Benzema o Sergio Ramos, sin los que al equipo le cuesta llegar a un nivel mínimo reconocible. Pero Vinícius permite, una vez establecidas las bases, compensar varias de las carencias más graves del juego del Real Madrid. La circulación acelera dos marchas y el balón pasa de estar fuera del área a estar dentro. A la espera de que las lesiones permitan a Hazard demostrar que es capaz de liderar este equipo, y con Asensio aún teniendo que progresar con precaución (yo, además, prefiero verle en la banda derecha y me parece un complemento ideal), creo que Zidane debería invertir el tiempo que le queda de temporada en acoplar a Vinícius a su sistema titular para los partidos más importantes. No me parece un jugador de absoluta élite mundial, pero tampoco le pesa enfrentarse a los que sí lo son. Es un atacante con evidentes limitaciones, pero sus virtudes acaban compensando y son prácticamente únicas en la plantilla, en el actual momento físico en el que ésta se encuentra. Al único que veo discutiéndole ahora mismo la titularidad es a Isco, y por razones muy diferentes. El malagueño asienta al equipo arriba y dota a las posesiones de mayor dinamismo, haciendo que todo tenga más sentido. Y lo hace, sobre todo partiendo de banda izquierda, juntándose con Kroos y Marcelo. Pero la realidad es que, después del parón, Isco no ha parecido estar en su mejor momento. Renunciar a Vinícius por potenciar a un Isco limitado implicar capar al equipo de profundidad y ritmo. Algo que va a necesitar el Madrid en los partidos, quién sabe cuántos, que le restan en la temporada.

Raúl Fuentes

A pesar de ser un futbolista con unas características especiales, el Real Madrid no puede cambiar su idea de juego por Vinícius Júnior. El equipo blanco, eso sí, debe aprovechar al máximo las virtudes de un jugador cuyo perfil es difícil de encontrar a día de hoy en el mercado. La velocidad, el descaro y el desequilibrio del brasileño son factores que están ayudando a Zinedine Zidane a la hora de desencallar según qué partidos. El buen rendimiento de Vinícius en este post confinamiento es una de las mejores notícias para el técnico francés aunque en ningún caso debería servirle para condicionar la manera de jugar. Con los diferentes perfiles que tiene la plantilla y la cantidad de recursos que atesora cada uno de los jugadores, Zidane debe seguir su idea futbolística a la espera de que el carioca vaya adquiriendo experiencia y regularidad. En cualquier caso y, según las estadísticas, se demuestra que el extremo es un diamante en bruto que, con el paso de los años y con un poco de paciencia, será uno de los mejores jugadores en su posición.

Zinedine Zidane debe decidir hasta qué punto prioriza la figura de Vinícius en el futuro a corto plazo del Real Madrid. Foto: Cristian Trujillo/Focus Images Ltd
Zinedine Zidane debe decidir hasta qué punto prioriza la figura de Vinícius en el futuro a corto plazo del Real Madrid. Foto: Cristian Trujillo/Focus Images Ltd

Jaume Naveira

Tengo la sensación de que últimamente se empieza a poner más en valor la figura de Zidane como estratega, a la vista de los resultados obtenidos y de las acertadas decisiones que está tomando durante los partidos, pero que Vinícius no tenga una importancia algo mayor en el Real Madrid es quizá de lo más cuestionable dentro del plan de Zizou. Este Real Madrid es un equipo con una acumulación de talento espectacular en el centro del campo y así lo ha querido potenciar Zidane, con buen criterio. Pero el equipo blanco peca de algunas cosas que también se pueden identificar en el Barça, su rival por la Liga: sin un jugador como Vinícius en el campo no tiene prácticamente desborde ni capacidad de acelerar el juego, un poco como ocurre con Ansu Fati en la escuadra de Quique Setién. Todo el mundo sabe que Vinícius es un futbolista por pulir, especialmente en la definición de cara a portería, porque un jugador de su posición en el Real Madrid debe producir muchos goles, pero estoy seguro de que con continuidad sería capaz de coger confianza, equivocarse menos en sus decisiones y no ponerse tan nervioso en situaciones de gol. Es difícil pensar en que el equipo se adapte a Vinícius porque en su posición tendría que estar un Eden Hazard que no costó poco dinero, y que cuando está apto para jugar siempre es primera opción para Zidane, quien piensa hacer todo lo posible por convertirle en uno de los puntales del equipo. Pero con todo el tiempo que Hazard ha estado fuera este año -ya van 26 partidos de ausencia-, Vinícius no ha tomado claramente su puesto y de hecho ha llegado a estar casi dos meses sin ser titular, como le ocurrió tras la derrota en Mallorca de la primera vuelta. Hechos como este dan idea de que a Zidane no le termina de convencer el ex de Flamengo y que sea difícil imaginar a corto plazo un Madrid en que Vinícius sea preponderante -teniendo también en cuenta que jugar en otras posiciones como la banda contraria le resta efectividad-, a pesar de que ha hecho méritos para jugar más.

Adrián Blanco

El Real Madrid necesita a Vinícius Jr. Puede sonar fuerte pero es real. Ningún otro futbolista en la plantilla le garantiza al Real Madrid la profundidad y el desborde del brasileño. Al carioca le cuesta mucho ser continuo dentro de una misma acción, y rara es la vez que consigue finalizar con éxito dentro del área una carrera que ha iniciado 30 o 40 metros atrás. No obstante, Vinícius ya ha conseguido algo especialmente destacable en su corta trayectoria en la élite: condicionar. Vinícius se equivoca mucho en sus acciones, y se seguirá equivocando, pues al final es algo natural en su desarrollo profesional, pero aún así su capacidad intimidatoria es máxima. No son pocos los equipos que ya han sufrido en sus carnes el mal negocio que es concederle un metro de más a Vinícius. Aún le quedan muchísimas cosas por pulir, como es evidente, y posiblemente habrá otras que no llegue nunca a moldear del todo, pero Vinícius tiene la personalidad de los mejores. Ojalá alguno de nosotros consigamos equivocarnos alguna vez en nuestro día a día con el espíritu con el que lo hace Vinícius cuando se viste de corto. Es un martillo pilón cuando no se trata de intentarlo y no cesar. Esa actitud vale su peso en el oro en el máximo nivel, y más cuando se trata de un chico de apenas 19 años con un puesto relevante en la primera plantilla del Real Madrid. Esta temporada posiblemente ya no dé tiempo a ello y Zidane deba tirar con lo puesto, pero de cara a la siguiente, con la pretemporada de por medio, es primordial que el francés encuentre acomodo a Vinícius en el mismo once que Benzema y Hazard. Que no es cualquier cosa, por cierto, teniendo en cuenta que el brasileño y el belga comparten posición (pese a que el belga haya jugado varias veces por dentro esta temporada), aunque responden a naturalezas (por cómo interpretan el tiempo y el espacio) completamente alejadas. El sistema de los cuatro centrocampistas, bastantes veces utilizado por el francés este mismo curso, no le puede garantizar al Real Madrid la cuota de agresividad que necesita por delante de la pelota, y para ello cuenta con un chico que solo necesita minutos para instalare entre los mejores. El resto es (y será) cosa suya.

Foto de Portada: Cristian Trujillo/Focus Images Ltd

Related posts

3 comments

Las opiniones sobre el extremo brasileños son amplias y variopintas. No se puede negar la excelente aportación que hace al balance ofensivo, aunque sus decisiones cerca de portería arrojen dudas. Creo que adaptar un Madrid a él no es lo adecuado, sobre todo teniendo a Benzema que condiciona, positivamente, toda la delantera. Imagino que Zidane desea hacer lo contrario: adaptar a Vinicius al equipo. Al final, lo que queda claro, es que se está ganando un hueco.
Gran artículo, MI.

Gracias por sumarte al debate, Víctor.

Muy interesante lo que comentas. Y muy cierto. 😀

Ojo con el partido de ayer de Rodrygo por izquierda. Súper positivo.

Yo es que a Vinicius le tengo menos fe que a Bojan, Deulofeu y Jesé juntos. No le veo nada especial salvo su velocidad. A Rodrygo le tengo menos visto, pero empiezo a pensar algo parecido.

Responder a Adrián Blanco Cancelar respuesta

*