Zidane y el postureo

Real Madrid manager Zinedine Zidane pictured during Real Madrid training prior to their UEFA Champions League Final match against Atlético Madrid. San Siro, Milan, Italy.
Picture by Kristian Kane/Focus Images Ltd 07814482222
27/05/2016

Entra en la sala de prensa. Saluda con las cejas. ¿Le brilla la calva o es el aura? Levanta la silla para que no arrastre. Buenos días. Primera pregunta. No la necesita para responder. Algunas vaguedades. Algún tópico. Y la cuarta palabra es que la todos esperan: ¿Saes? El sabes de Zidane es delicado. La primera y la última S vibran, como si salieran dos mosquitos de su boca. La B, como la H o como la D de Django, es muda, paleto. El sabes de Zidane está dicho sin querer. Una pregunta que contiene respuestas. Decirlo todo sin decir nada. Explicarlo todo para que no se entienda nada. El sabes de Zidane es una ola que llega a la orilla.

El mundo se está llenando de focos. De envoltorio. De papel de regalo. Brilli brilli y confeti. Si hablamos de postureo, el fútbol es el rey. Una piñata que cada vez está más vacía. Muchas cámaras. Muchas camisetas. Muchos tatuajes. Muchos peinados. Mucho lirili y poco lerele.

Cuando aparece alguien que no actúa nos extraña. El fútbol es una obra de teatro y todos quieren ser protagonistas. A Zidane le gusta ser el que acompaña a otros al casting y lo acaban cogiendo a él. No actúa, huye del postureo. Zidane no pide pasar en la cola del súper aunque lleve un producto. Cuando gana títulos lo hace como el que va a comprar el pan. La primera vez que se fue lo dijo como el que dice que no quedan bolsas de basura. Volvió como el que pesa los tomates en la frutería. Naturalidad en época de artificios. Bengalas en tiempos de tracas.

En un mundo en que importa más parecerlo que serlo, corremos el riesgo de pensar que si no lo pareces, no lo eres. Zidane no parece un gran entrenador. Zidane no parece un tipo que haya ganado tres Champions seguidas. Zidane no parece un líder en el que creen en el vestuario. Y claro, algunos se lo han creído.

Zidane solo tiene un defecto: es perfecto. Aparte de eso, es perfecto. Llegó y se convirtió en chamán, siguió y se convirtió en druida, continuó y se convirtió en guía espiritual. Las Champions se le caían del bolsillo. ¿Sabes? seguía diciendo él. Y sonreía. Porque Zidane siempre sonríe. Eso es lo que les fastidia a algunos: a veces la gente que te cae peor es la que no consigues que te caiga mal, aunque lo intentes. No hay manera de que Zidane sea odiado, y por eso mucha gente lo odia. Hasta para los del Barça es el villano honrado en quien creer, que cantaba Vetusta Morla.

En el fútbol la crítica es el café de buena mañana. El halago, el de media tarde: a veces sí, a veces no. Se le dijo que no confiaba en los jóvenes y que siempre ponía a los mismos y que era un alineador y que exprimía a la vieja guardia y que de psicólogo vale pero de conceptos tácticos ni idea y que vaya cagada contra el Chelsea. Todos esperaban agazapados a la decisión de Zidane. Para qué criticar si se podía esperar y criticar a la carta. Si se quedaba, muy mal por no dar un paso al lado. Si se va, muy mal por dejar al club tirado. Todo mal.

Zidane hizo fácil lo difícil. Entrenaba como el que encontraba mecheros. Los fumadores saben que encontrar un mechero cuando más lo necesitas es lo más difícil. Él apagó el fuego Real Madrid cuando estaba en llamas. Pero ya se sabe que a los grandes clubes les gustan más los pirómanos que los bomberos. Los que dan grandes respuestas a los que hacen preguntas. Zidane siempre hacía la misma: ¿sabes?

Kristian Kane/Focus Images Ltd

Related posts

8 comments

Apenas tengo ídolos y si los tengo prefiero no nombrarlos así pero este hombre, Zinedine Zidane, es uno de ellos. Qué señor, qué naturalidad, qué forma de hacer fácil lo difícil y siempre huyendo de los focos.
Gracias por este pedazo de texto Sergio, me ha encantado el tono y sobre todo el contenido. Gracias a Zidane por todo y a ti por estos aportes. Abrazo!

Estoy contigo Juanan. El primer recuerdo que tengo yo del fútbol es un control pinchando un balón que caía desde Saturno y dejándolo suave en el césped, como quién deja su hijo en la cama. Ese control lo hizo él, cómo no… Me encantaba como jugador, tenía un nosequé que hechiza. Como entrenador ya me ha interesado menos, no por nada, sino porque mi afición a mi equipo de siempre necesitaba no poder ser de otro equipo. Aún así, como decís, esa naturalidad es embriagadora.
Y una vez más, ¡enhorabuena Sergio!

Suscribo cada palabra Pablo , esos controles eran arte. De tanto en tanto acudo a YouTube a rememorar aquellos momentos. Saludos!

Me encantan los artículos de Sergio Vázquez, da igual de quién o qué hablé, porque además siempre te sientes identificado trasladando la cuestión o el tema a ámbito personal. Gracias.
Para mi junto con los partidos Polish Boyfriend de los viernes, un imprescindible de MI (sin menoscabo del resto). Gracias por vuestro trabajo.

Gran artículo Sergio.

En los tiempos de mucho brillo ( en el fútbol como en la vida) la serenidad, la calma y la paciencia, brillan por su ausencia.

Zidane me convenció desde no decir nada ha hacer mucho. Demuestra con sus acciones y evita participar de la algarabía en el se ha convertido el fútbol de un tiempo a esta parte. No interesa lo que acontece en el campo sino las chorradas de unos y otros.

En las ruedas de prensa no habla de fútbol, dicen. Pero es que a los preguntadores, no les interesa el fútbol!. El tapete verde. Grandes titulares, frases cortadas y copiadas que pueden vender rápido y directo al consumidor.

Para mi Zidane se ha convertido en un referente ideológico. Y como el, desde hace años también te has convertido para mi en un referente. Estilo único té definen.

Sigue así, que Yo seguiré nutriéndome de cada una de tus palabras. Pues en tiempos de brillo vacío, más que nunca se agradece la clarividencia con la que escribes

Deja un comentario

*