Every Kick of It: Partidos que definen campeonatos

Virgil van Dijk of Liverpool celebrates scoring his side’s 3rd goal during the Premier League match at Anfield, Liverpool
Picture by Paul Chesterton/Focus Images Ltd +44 7904 640267
09/08/2019

El encuentro de este domingo se presentaba como un momento clave en el curso de la temporada. Todavía es noviembre, pero la distancia de seis puntos con la que llegaba el Liverpool con respecto del Manchester City sugería un enfrentamiento crucial para la narrativa del campeonato. No se había alcanzado un escenario inverosímil porque ya el curso pasado llegó a existir un margen importante entre ambos equipos. Pero quizás nadie se podía imaginar que el City, campeón de las últimas dos ediciones de la Premier, se marcharía al último parón internacional del año siendo cuarto, por detrás de Leicester y Chelsea (que sus méritos han hecho para estar ahí; de ellos hablamos más adelante). El equipo de Pep Guardiola tenía la oportunidad de regresar de lleno a la lucha por revalidar el título y se le esfumó. O más bien, se le negó. No fue una debacle. El City sigue siendo un equipo tremendamente competitivo y lo más probable es que siga peleando hasta el final. Pero la realidad es que a día de hoy una tarde en Anfield Road se les hace grande.

El ritmo del partido en su comienzo no decepcionó. A los cinco minutos, el Liverpool se puso por delante. El City se había plantado en el área red y segundos después los locales ya estaban en el área citizen. El rechace de ese contragolpe de los de Klopp le cayó a Fabinho, y el organizador del Liverpool encontró portería con un gran disparo. Cinco minutos después, el Liverpool tenía la posesión lejos de zona de peligro, el balón era de Trent Alexander-Arnold, y todavía parecía un momento intrascendente en la jugada. Entonces, el joven lateral derecho encontró a su homólogo en la banda izquierda con un magnífico cambio de orientación. Andy Robertson controló y puso un centro medido a la perfección para que Mohamed Salah superase la pasiva marca de Angeliño y batiese a Claudio Bravo, titular dada la lesión de Ederson. Con dos desplazamientos, el Liverpool había desmantelado al City.

El encuentro perdió emoción tras este frenético arranque y pareció resuelto en cuanto Sadio Mané hizo el tercero tras el descanso a centro de Jordan Henderson. Pero el City siguió persiguiendo el gol y lo acabó encontrando en el tramo final, tanto obra de Bernardo Silva. Poco después reclamaron un penalti por mano que hubiese garantizado unos últimos minutos tan dramáticos como los del inicio del partido. Pero el árbitro no lo señaló, como tampoco había otorgado otra pena máxima en la acción que dio lugar a la contra del primer gol del Liverpool. Guardiola se mostró enfurecido en la banda, señalándole al cuarto árbitro de forma desesperada que era la segunda vez. Los citizens también reclamaron fuera de juego de Salah en su gol. Más allá de estos detalles y de un par de ocasiones, el City no fue capaz de superar a un líder que supo gestionar su ventaja.

José Mourinho, tertuliano de Sky Sports, cree que este resultado deja decidida la liga:

“Si estás por detrás tienes que creer que los puedes alcanzar y si estás primero con una gran ventaja tienes que creer que todavía no se ha acabado. Pero viéndolo desde fuera, yo digo que está acabado, a no ser que se dé algo dramático, como una serie de lesiones que rompan el equipo. [El Liverpool] es un puzzle completo. Juegan de un modo que se adapta a la perfección a las cualidades de sus jugadores. Lo que hacen a nivel táctico, las posiciones que ocupan Salah y Mané, el trabajo que Firmino hace para ellos, el trabajo que Henderson y Wijnaldum hacen para cubrir los costados…”.

“Si le quieres ganar al Manchester City, que es algo muy difícil para cualquier equipo el mundo, no puedes jugar de la misma manera que ellos porque son el mejor equipo jugando de ese modo”, explicó Klopp. Su Liverpool juzgó con constante acierto cuándo hacer daño con respuestas rápidas, cuándo bajar el ritmo del juego, cuándo buscar arriba al rival y cuándo esperarlo. Con y sin balón, controlaron casi todos los distintos momentos del partido. Klopp es el entrenador que más veces le ha ganado a un equipo de Guardiola. Los duelos entre estos dos técnicos ya forman parte de la historia del fútbol, como lo hace la excitante rivalidad entre Liverpool y Manchester City a nivel de clubes, que sin contar con un complejo trasfondo ni con un siglo de duelos caldeados se ha convertido en un clásico del fútbol contemporáneo.

Jürgen Klopp y Pep Guardiola se han enfrentado en 18 ocasiones. El balance es el siguiente: 8 triunfos para Klopp, 6 para Guardiola y 4 empates. Foto: Paul Chesterton/Focus Images Ltd.
Jürgen Klopp y Pep Guardiola se han enfrentado en 18 ocasiones. El balance es el siguiente: 8 triunfos para Klopp, 6 para Guardiola y 4 empates. Foto: Paul Chesterton/Focus Images Ltd.

La rivalidad que existe entre Arsenal y Tottenham es distinta. En términos futbolísticos se encuentra muy lejos del nivel competitivo actual de Liverpool y City. Pero es una rivalidad que se vive a diario en las calles del norte de Londres. Comparten trabajos, cafeterías, peluquerías y a veces hasta amistades; spurs y gunners se tienen que soportar continuamente. El elemento de irracionalidad de estas rivalidades permite que se sigan metiendo los unos con los otros a pesar de estar metidos en sus respectivas crisis. Aun así, se podría decir que hoy en día esta convivencia es un poco más sostenible porque ambos atraviesan un mal momento. Esta jornada se enfrentaron a dos de los equipos revelación del campeonato y ninguno logró obtener una victoria. El Arsenal fue derrotado en Leicester y el Tottenham solo sumó un punto en casa ante el Sheffield United. Los gunners están en el borde de los puestos europeos con 17 puntos, la mitad que el Liverpool y tres más que los spurs. 

Con el 2-0 a favor del Leicester en el marcador, la retransmisión del partido apuntó a Edu Gaspar, el director deportivo del Arsenal, y la grada local le cantó a Emery ‘you’re getting sacked in the morning (mañana te despedirán)’, cántico al que se unieron algunos de los aficionados visitantes. Así de tensa está la situación en el Arsenal. Emery reconoció que el partido podía haber ido mejor, pero pidió calma. Quizás en vano, pues la paciencia de un sector de la hinchada parece haberse terminado. La duda es si también se acabará la del club. Ya son cuatro jornadas las que llevan sin ganar. Su situación en la tabla es mejor que la del Tottenham y el Manchester United, pero los males ajenos no le importan a los gunners a la hora de exigirle mas a su equipo. El mismo tono de desespero que transmitía parte de la grada en la etapa final de Wenger vuelve a salir a la luz ahora que a Emery se le traban los partidos. Todas las declaraciones, planteamientos y sustituciones del técnico español parecen estar más cuestionadas que nunca. 

A sus 32 años, Jamie Vardy es el máximo goleador de la Premier con 11 dianas. Foto: Martyn Haworth/Focus Images Ltd.
A sus 32 años, Jamie Vardy es el máximo goleador de la Premier con 11 dianas. Foto: Martyn Haworth/Focus Images Ltd.

Ante el Leicester, Emery respetó las cualidades ofensivas de su rival con un planteamiento reactivo, sin presión arriba y con una línea defensiva de cinco hombres. Pudo haber funcionado si sus jugadores hubiesen aprovechado alguna salida al contragolpe, pero el Leicester terminó adelantándose y, tras ese primer gol, el Arsenal nunca dio la impresión de ser capaz de remontar. Si al equipo de Emery le rodean las dudas, el de Brendan Rodgers no podría transmitir más seguridad. A estas alturas ya suman más puntos que en aquella temporada 2015/16 en la que acabaron llevándose el título. Aunque la hazaña resulta inigualable visto el nivel del Liverpool, no es nada disparatado pensar que estamos ante un Leicester incluso mejor que el que se proclamó campeón. Rodgers ha construido un equipo firme en defensa, cómodo con balón, ingenioso e insaciable en ataque y ante todo, valiente. Kasper Schmeichel y Jamie Vardy siguen siendo piezas clave tal y como lo eran en aquel año mágico. Comparten protagonismo con otros grandes aciertos de la dirección deportiva del Leicester, como el central Çağlar Söyüncü, el lateral Ricardo Pereira o el magnífico trivote compuesto por Wilfred Ndidi, Youri Tielemans y James Maddison. Quizás no ganen otra liga, pero en Leicester están disfrutando de un gran equipo.

En White Hart Lane, el Tottenham sigue a la deriva. Pero la cabeza de su entrenador no parece peligrar dados los más de cinco años de trabajo que lleva en el club. Los encuentros de Champions League ante el Estrella Roja de Belgrado les sirvieron para ganar confianza, pero en liga se les volvió a resistir el triunfo por quinta jornada consecutiva. Con el marcador empatado a uno, un tiro de Lucas Moura al larguero en el descuento pudo haber dado la impresión de que se le habían escapado dos puntos a los spurs. Lo cierto es que el Sheffield United no solo mereció el empate, sino que a nadie le hubiese sorprendido que hubiese obtenido una victoria. En su regreso a la Premier son uno de los equipos de moda. Tal y como sucede con el Leicester, al Sheffield United de Chris Wilder da gusto verlo tanto por cómo defiende por cómo ataca. Exprimiendo al máximo sus recursos, los blades se han colado en la parte alta de la tabla: cierran la jornada quintos empatados a puntos con el Arsenal. Ante el Tottenham celebraron dos goles, pero solo uno subió al marcador; el otro había sido anulado, no sin controversia, tras la revisión del VAR: si hace una semana hablábamos de un fuera de juego por axila en el partido del Liverpool, esta jornada se dio un fuera de juego por un dedo gordo del pie. Polémicas aparte, Wilder se mostró satisfecho por la actuación de su equipo, algo destacable tratándose de uno de los entrenadores más propensos a la autocrítica en sus declaraciones ante los medios. Pochettino, por su parte, habló de un proceso de reconstrucción: “Tenemos que mejorar, tenemos que construir de nuevo la confianza que teníamos”. Ya no conectan en ataque como antes, ni presionan como antes y en definitiva, no compiten como antes. La etapa de Pochettino en el club mantuvo la ilusión de la afición porque era un proyecto en constante progreso. El retorno al punto de partida que están viviendo este año debe de resultarles de lo más frustrante.

Mauricio Pochettino define la situación el Tottenham como un período de reconstrucción. Foto: Russell Hart/Focus Images Ltd.
Mauricio Pochettino define la situación el Tottenham como un período de reconstrucción. Foto: Russell Hart/Focus Images Ltd.

En contraste con la situación en el norte de la capital, los ánimos en el oeste de Londres entre los aficionados del Chelsea están por las nubes. El equipo de Frank Lampard solventó el planteamiento defensivo del Crystal Palace de Roy Hodgson y ganó en casa por 2-0. Ambos goles llegaron en el segundo tiempo tras una primera parte más discreta. El Chelsea estaba sin su organizador, Jorginho, sancionado por acumulación de tarjetas, pero recuperaba a N’Golo Kanté, que regresaba al once tras haberse perdido el último mes lesionado. Su acompañante en el centro del campo fue Mateo Kovacic, que ha hecho méritos para ser titular. Será interesante conocer el once que usará Lampard cuando los tres, Jorginho, Kanté y Kovacic, estén disponibles, ya que Mason Mount está jugando de interior más ofensivo. El sábado una de las características conducciones de Kovacic acabó dando lugar al primer tanto, obra de Tammy Abraham, que ya lleva 10, uno menos que el máximo goleador, Vardy. La asistencia fue de Willian. El brasileño y el americano Christian Pulisic están luciéndose como extremos en el fútbol ofensivo que propone Lampard. Willian fue capitán porque César Azpilicueta vio el partido desde la banda. El lugar del lateral español lo ocupó Reece James. Lampard afirmó que fue una decisión técnica para premiar el gran estado de forma del canterano de 19 años, que respondió empleándose al máximo en su duelo personal con Wilfred Zaha, la mayor amenaza del Palace. Con una media de edad de 24 años, fue el once titular más joven que el Chelsea ha alineado en todos sus años en la Premier. Después del parón internacional visitarán al City.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

El Brighton de Graham Potter visitaba al Manchester United tras haber logrado dos victorias consecutivas. Su racha acabó en Old Trafford. El United cayó la semana pasada en Bournemouth pero evitó que volviera el estado de pánico gracias a un triunfo por 3-1, su segunda victoria consecutiva en casa en la misma semana, pues venían de haber ganado con comodidad al Partizan por 3-0 en la Europa League. También venció en su compromiso europeo el Wolverhampton Wanderers. Al principio de temporada, a los hombres de Nuno Espírito Santo parecía costarles compaginar la Europa League con la Premier, pero poco a poco han ido mejorando sus resultados y, después de vencer al Aston Villa por 2-1, ahora se encuentran en la parte alta de la tabla, precisamente con los mismos puntos que el United.

En el resto de la Premier, el Burnley dejó atrás una derrota por 3-0 ante el Sheffield United al vencer por el mismo resultado al West Ham. Los de Sean Dyche ya ganaban por dos goles al descanso con tantos de su pareja de delanteros Chris Wood y Ashley Barnes y sellaron el partido en una acción de córner en el segundo tiempo. Esta dura derrota acentúa el mal momento de los hammers, que ya llevan seis jornadas sin ganar. En St James’ Park, el Newcastle United superó al Bournemouth por 2-1. El conjunto de Eddie Howe se adelantó en una jugada ensayada de córner, pero acabarían encajando dos goles que le dieron el partido a los de Steve Bruce. En el sur del país, el irregular Everton de Marco Silva pudo llevarse los tres puntos de St Mary’s al vencer al Southampton, que ocupa puestos de descenso. Los otros dos equipos en lo más bajo son el Norwich City y el Watford, que se midieron el viernes noche. El encuentro que inauguró la jornada se saldó con un 0-2 a favor del Watford. Fue su primer triunfo en lo que va de liga. Los de Quique Sánchez Flores se adelantaron con un gol tempranero de Gerard Deulofeu y duplicaron su ventaja en el segundo tiempo. Ni siquiera una expulsión a falta de 25 minutos para el final pudo evitar que se llevaran una victoria que convierte al Norwich en el nuevo colista.

Gerard Deulofeu marcó en el primer triunfo del Watford en lo que va de liga. Foto: Paul Chesterton/Focus Images Ltd.
Gerard Deulofeu marcó en el primer triunfo del Watford en lo que va de liga. Foto: Paul Chesterton/Focus Images Ltd.

En la Championship, el West Bromwich Albion de Slaven Bilic sigue líder en solitario tras ganar por la mínima en casa del Hull City. Sus perseguidores más inmediatos son el Preston North End, equipo al que nadie esperaba tan arriba, y el Leeds United. Este fin de semana no hubo jornada de League One ni League Two porque sus equipos disputaban la primera ronda de la fase principal de la FA Cup. Los equipos de tercera y cuarta se unieron en esta ronda a los equipos restantes del non-league football que habían superado anteriores eliminatorias. La gran noticia fue el triunfo del Maldon & Tiptree, de octava división, ante el Leyton Orient, de cuarta. El Maldon & Tiptree había comenzado a jugar rondas clasificatorias en agosto. Esta es la sexta eliminatoria que superan. Continúa así la increíble campaña copera de los dos únicos equipos de octava que quedaban con vida en la competición, pues además del Maldon & Tipree, el Chichester City también avanzó a la segunda ronda. Pero el Chichester lo hizo sin necesidad de disputar ningún encuentro: como el Bury ya no forma parte de la competición, un equipo iba a clasificarse directamente a la siguiente ronda y por sorteo le tocó al Chichester. También destacó la victoria por 0-4 del Kingstonian, de séptima, en su visita al Macclesfield Town, equipo de cuarta, aunque cabe apuntar que el Maccclesfield atraviesa una seria crisis institucional y jugó con un equipo formado por juveniles y cedidos de última hora: el primer equipo está en huelga porque el club no les ha pagado. El otro cupset fue el triunfo del Dover Athletic, de quinta, ante el Southend United, de tercera.

Foto de portada: Paul Chesterton/Focus Images Ltd

Related posts

1 comments

que pedazo de jugador es Fabinho, como para que el tio Floren vaya y le pida disculpas de rodillas a Don Jose Mourinho

Deja un comentario

*