El derbi de los tres centrales

Harry Kane, líder del Tottenham (Foto: Focus Images Ltd)

Mauricio Pochettino dejó en papel mojado todas las previas con una alineación rompedora en el derbi contra el Arsenal. El técnico argentino apostó por un sistema inédito de arranque, con tres centrales y dos carrileros largos, aunque la revolución no terminó de funcionar. Las bajas de Lamela, Sissoko, Alderweireld y la lesión a última hora de Dele Alli alentaron a Pochettino a realizar un giro de volante sorprendente pero no por ello del todo efectivo. La introducción de Kevin Wimmer -primeros minutos en la Premier 16/17- en el centro de la defensa y la poca creatividad del doble pivote formado por Dembélé y Wanyama no surtieron el efecto deseado. El belga, con menos continuidad de la deseada en el arranque de curso por culpa de las lesiones, no encontró su hueco en el primer tiempo y el Tottenham sufrió.

El Arsenal presionó bastante arriba, trabajó bien sin balón y limitó el radio de acción de Wanyama y Dembélé con buenas vigilancias de Coquelin y Özil. Walcott y Iwobi taparon los carriles para que las líneas de pase a Rose y Walker no siempre fuesen limpias y el Tottenham rifó más balones de la cuenta en largo. Sin embargo, cuando el Tottenham superó la primera barrera, sobre todo por el perfil izquierdo, salió con bastante peligro. El golpeo de Eriksen para poner envíos envenenados al área y la velocidad de Son Heung Min a la espalda de Xhaka y los laterales gunners agitaron el tarro, pero no lo suficiente para suministrar con regularidad a Kane. Aun así, el delantero spur, que volvía tras pasar más de un mes alejado de los terrenos de juego, cabeceó un centro cerca del poste en la ocasión más clara de los visitantes.

Arsenal 1 (Wimmer pp. 42′)

Tottenham 1 (Kane pen. 51′)

Arsenal vs Tottenham - Football tactics and formations

Como el Tottenham no encontró una salida fluida y constante hacia el campo rival, el Arsenal se sintió cómodo. Dejó que los spurs intentaran sacar la pelota desde atrás y a menudo se complicaron más de la cuenta. O bien rifaron más balones de los esperados en busca de Harry Kane o bien perdieron varias veces el esférico en situaciones comprometidas. Las primeras pérdidas minaron la fe del Tottenham en su nuevo plan y poco a poco el Arsenal fue imponiendo su ley en una primera mitad en la que fue notablemente superior. Los gunners tenían un plan muy claro para desplegarse después de cada robo, con un Mesut Özil especialmente fino dirigiendo cada contragolpe. La movilidad de Alexis distraía a los centrales y a pocos toques el Arsenal castigaba al Tottenham cada vez que gozaba de espacios para correr, con Iwobi y Walcott con roles importantes. Con el paso de los minutos el Arsenal empezó a correr con más frecuencia de la deseada en el combinado visitante y llegaron varias ocasiones de peligro. Avisó Walcott con un trallazo al poste e inclinó la balanza Wimmer peinando hacia su propia red una falta indirecta servida por Mesut Özil.

Mesut Özil puso el balón del autogol de Wimmer. Foto: Focus Images Ltd.
Mesut Özil puso el balón del autogol de Wimmer. Foto: Focus Images Ltd.

La reacción spur en el segundo tiempo fue inmediata, con un plan más agresivo. Dembélé se mostró más activo y provocó un penalti muy pronto después de una buena conducción. Kane no perdonó y el partido se abrió. Son volvió a gozar de espacios para correr y el Tottenham se sintió cómodo de nuevo. La contienda derivó en un encuentro más caótico en el que el Tottenham solía cerrar con tres futbolistas atrás que concedieron menos oportunidades al contragolpe, mientras el Arsenal veía cómo el ritmo del partido pasaba por encima de Granit Xhaka, desbordado entre líneas ante los movimientos de Eriksen y Son. Monreal evitó el 1-2 de Kane con una intercepción providencial en el segundo poste, una falta de Eriksen se topó con la madera y Janssen puso a prueba a Cech en la recta final. El Arsenal no volvió a controlar el pulso del encuentro hasta los últimos minutos, cuando logró empujar al Tottenham de nuevo hacia su área y puso varios centros peligrosos que la defensa visitante despejó con sufrimiento.

Con el 1-1 el Tottenham se mantiene invicto en la Premier, donde suma más empates que victorias, y Pochettino conserva su registro de imbatibilidad liguera en los derbis contra los gunners. Por su parte, el Arsenal se aleja ligeramente del liderato, ahora en manos del Liverpool, con dos puntos más que los de Arsène Wenger. Aun así, el Arsenal puede ver el vaso medio lleno. Llega al parón después de realizar una primera mitad notable ante el Tottenham y solo ha perdido un partido esta temporada. Fue en la primera jornada de Premier. Precisamente contra el Liverpool.

El Tottenham suma cinco victorias y seis empates en la Premier. Foto: Focus Images Ltd.
El Tottenham suma cinco victorias y seis empates en la Premier. Foto: Focus Images Ltd.
Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*