El atractivo de Lindelöf y Bailly

Eric Bailly arrives at the stadium before the Premier League match at Turf Moor, Burnley
Picture by Russell Hart/Focus Images Ltd 07791 688 420
23/04/2017

Los primeros éxitos de Jose Mourinho en el fútbol inglés tuvieron lugar hace ya más de una década con un equipo que empezaba a construirse a partir de su defensa. El Chelsea llegó a ser campeón en 2005 con la asombrosa cifra de 15 goles encajados en 38 jornadas. Los aficionados, la prensa y los rivales conocían de memoria la pareja de centrales de aquel conjunto: Ricardo Carvalho y John Terry. Una de las mejores y más carismáticas duplas de zagueros que ha conocido el fútbol europeo en este siglo.

Nadie dice que esto vaya a ser lo mismo, pero lo cierto es que el Manchester United que hace unos días días inició su pretemporada en Los Angeles tiene mimbres para exhibir sobre el campo una muy buena pareja de centrales. Eric Bailly cumplió con nota en su primer curso en el Reino Unido y ya ha superado ese proceso de adaptación al que ahora se enfrenta Victor Lindelöf, por el que se han pagado más de 30 millones de euros al Benfica. Con permiso de Chris Smalling, Daley Blind, Phil Jones y cía, lo natural es que el ex del Villarreal y el ex del Benfica vivan cerca del área de David de Gea vistiendo el traje de titulares.

La decisión de firmar a Victor Lindelöf era relativamente sencilla para el Manchester United: significaba ir a por el mejor central que había en el panorama europeo fuera de las consideradas como cinco grandes ligas. Además, en un club vendedor como el Benfica (caro pero vendedor). El sueco jugó exactamente un año y medio como titular en el conjunto luso. Había estado antes mucho tiempo participando en el filial del Benfica, incluso después de haberse proclamado campeón del Europeo Sub-21 con Suecia en el verano de 2015.

Lindelöf no llama la atención de Rui Vitoria, su entrenador, hasta que accede a la titularidad en febrero de 2016 debido a las lesiones de Luisao y Lisandro López. En sus primeras semanas ocupando el eje de la zaga de Da Luz, Lindelöf ya acumula actuaciones muy convincentes frente a rivales como el Bayern Munich de Pep Guardiola, el Zenit o el Oporto. A partir de ahí, su rendimiento será de notable alto.

Lindelof, con sus 23 años recién cumplidos, ha mostrado en el Benfica niveles altísimos de colocación, concentración y capacidad para defender cerca o lejos del área sin cometer errores. A diferencia de otros compañeros de demarcación, sus jugadas no suelen aparecer en los highlights de sus partidos porque para ello a veces hay que ganar carreras después de haber perdido previamente la posición, cosa que es extraño ver en Lindelöf. Los ingredientes para que esta sea una pareja muy complementaria están ahí. Bailly posee atributos que no tiene Lindelöf, y viceversa.

Lindelof Benfica Focus
Victor Lindelof firmó dos buenas temporadas en el Benfica / Foto: Focus Images Ltd

Si el sueco es sinónimo de sobriedad, de no perder la posición y de ganar muchos duelos por pura inteligencia, Eric Bailly es lo contrario: exuberancia física, anticipación (arriesgando mucho en ocasiones), veloz y muy impetuoso. Bailly, también de 23 años, es un atleta. Y lo lógico es que se repartan bien los roles ante los ataques contrarios, en función de las características (más ‘9’ de referencia, más rápido, etc) que tengan los puntas del rival.

El sueco y el marfileño deben demostrar que efectivamente son los mejores futbolistas que posee el club de Old Trafford en esa demarcación y que lo pueden hacer realmente bien juntos. Lindelof-Bailly aspira a ser la mejor pareja de centrales de la próxima edición de la Premier.

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

1 comments

Me parece una muy buena pareja de centrales, posiiblemente no a la altura de otras memorables como Fernidand-Vidic, Pique-Pujol, o la ya mencionada, Carvalho-Terry. Pero tambien es cierto que si hay un entrenador que sepa potenciar a una defensa, sacarle todo el jugo tactico, y sobretodo competitivo, ese es Mou, y muy posiblemente, no tardemos en ver como la pareja Bailly-Lindelof se consagra como la mejor de esta Premier, y quien sabe, si un referente en Europa, aunque eso son palabras mayores.

Responder a Robin23 Cancelar respuesta

*