Un accidente en Turf Moor

Raheem Sterling of Manchester City (left) rues a missed goal opportunity as Sergio Aguero appeals to the referee during the Premier League match at Turf Moor, Burnley
Picture by Matt Wilkinson/Focus Images Ltd 07814 960751
03/02/2018

No ganó, pero el Manchester City jugó un partido tremendamente solvente en uno de los estadios más difíciles de la Premier League. En Turf Moor, el feudo del Burnley, revelación del curso en Inglaterra, el Manchester City generó más ocasiones que nadie pero no logró sentenciar a los clarets. Durante unos 70 minutos, el equipo de Pep Guardiola firmó un encuentro ejemplar con el balón. Sorteó la primera presión del Burnley con asiduidad, exhibió precisión de cirujano en los primeros toques, y luego se desplegó con peligro con frecuencia. Incluso explotó las jugadas de estrategia para hacer daño de varias formas distintas a un adversario a priori más potente en esta faceta. Sin embargo, solo pudo marcar gracias a un zapatazo lejano de Danilo a la salida de un córner mal defendido por el Burnley y le faltó mayor contundencia en el área rival en un choque que recordó en cierta medida a algunos de los tropiezos del curso anterior: el Manchester City generó mucho peligro, pero no lo trasladó al marcador. Una situación casi inédita en esta temporada pero que le costó puntos en la última edición de la Premier.

Burnley 1 (Gudmundsson 82′)
Manchester City 1 (Danilo 22′)

Burnley vs Manchester City - Champions League - 6th December 2017 - Football tactics and formations

El Manchester City saltó a Turf Moor con Kompany en el eje de la zaga para hacer frente al bombardeo de balones largos al que el Burnley suele someter a las defensas contrarias y la presencia del belga ayudó a minimizar la principal fortaleza del elenco local. Kompany ganó múltiples duelos a Barnes y Vokes, acompañado por un buen Otamendi, y a partir de esa primera batalla ganada el Manchester City pudo ir imponiendo su guion. Los de Guardiola dominaron las segundas jugadas, rehuyeron el fútbol que suele proponer el Burnley y luego superaron su presión con una salida aseada desde atrás. El despliegue del Manchester City con el balón controlado no consistía siempre en buscar la combinación en corto, sino en encontrar al compañero libre que esperaba en el espacio intermedio. Así Ederson, Otamendi y Fernandinho activaron a menudo a Agüero, Kevin De Bruyne o Gündogan con un pase vertical, a veces incluso bombeado, que burlaba dos líneas de presión del Burnley y dejaba a la zaga expuesta. El City giró al Burnley con facilidad y brindó un buen contexto a sus jugadores de ataque.

Danilo adelantó al Manchester City. Foto: Focus Images Ltd.
Danilo adelantó al Manchester City. Foto: Focus Images Ltd.

Una vez abierta la lata con el gol de Danilo -el brasileño jugó en el lateral izquierdo en lugar de Zinchenko, que venía actuando en esta demarcación recientemente-, el Manchester City arrolló al Burnley. Desbordó con facilidad a la zaga y piso el área contraria con asiduidad gracias a las combinaciones vertiginosas de Kevin De Bruyne y Gündogan, escoltados por un buen Bernardo Silva. Sin embargo, a diferencia de otras ocasiones, al Manchester City le faltó eficacia y veneno en el remate a portería. Agüero completó una actuación gris y Sterling mostró su cara más errática, culminada con un gol cantado que perdonó de forma inexplicable en el área pequeña al rematar fuera un centro desde la banda derecha. Fue lo último que hizo antes de marcharse sustituido.

Johann Gudmundsson of Burnley (2nd from left) turns to celebrate after scoring his sides first goal during the Premier League match at Turf Moor, Burnley Picture by Matt Wilkinson/Focus Images Ltd 07814 960751 03/02/2018
Johann Gudmundsson empató en la recta final. Foto: Focus Images Ltd.

Con el avance de los minutos, el Burnley empezó a creer en sus posibilidades. Entre los errores del City y las paradas de Pope, los clarets seguían metidos en el partido y cada cierto tiempo aparecía algún resquicio en la zaga visitante. El Burnley ya avisó a Ederson con dos remates particularmente peligrosos, el segundo incluso desviado a la madera por el propio portero brasileño, y creció con la aportación de los extremos cuando pasaron a jugar a pierna natural. Sobre todo con Aaron Lennon, autor del remate que terminó en el poste y que acabó creando bastante peligro por la banda derecha en su primera titularidad con el Burnley. El gol del empate precisamente nació en la banda derecha, aunque en este caso fue Lowton quien puso un buen centro para la llegada de Gudmundsson al segundo palo.

El empate en el estadio del Burnley es el tercer tropiezo seguido del Manchester City lejos del Etihad en la Premier League: ya empató a cero en la visita al Crystal Palace y perdió en Anfield. Más allá de lo anecdótico que resulte el punto cosechado en Turf Moor, en un partido en el que generó suficientes ocasiones para golear a los clarets tras 75 minutos de muy buen fútbol, al Manchester City le conviene ir recuperando a varios de los jugadores ausentes en la enfermería. Pep Guardiola solo convocó a seis suplentes (Laporte, Yaya Touré, Brahim, Zinchenko, Adarabioyo y Claudio Bravo) y únicamente recurrió al internacional español en categorías inferiores Brahim Abdelkader para refrescar la zona de ataque en la recta final. Sin la cuota de gol que garantizan Gabriel Jesus y Leroy Sané, ausentes durante las próximas semanas, el Manchester City necesita que el empate en Burnley sea solo un mal día. Un mero accidente.

Raheem Sterling of Manchester City after missing a golden opportunity to score during the Premier League match at Turf Moor, Burnley Picture by Matt Wilkinson/Focus Images Ltd 07814 960751 03/02/2018
Raheem Sterling lamenta una de las ocasiones falladas. Foto: Focus Images Ltd.
Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

3 comments

Pues nada ahora le toca a “Super Pep” encontrar soluciones a estos inconvenientes en forma de lesiones… en vez de recurrir a lo fácil, que es pedir un fichaje de mas de 70 millones (Mahrez). Para eso es “el mejor entrenador del mundo”, no??

Ha demostrado que sabe encontrar soluciones al margen de fichajes. El invento del lateral izquierdo es una muestra, ¿no crees?

Claro, por eso intentó fichar a Bertrand, entre otros, cuando se lesionó Mendy… al final no le ha quedado otra que inventarse un Lateral, nos ha jodío, no va a jugar con 10 hombres. Pero su primera opción es siempre pedir un fichaje, a ver si cuela con papá jeque.
Pero vamos, que no es el único, es algo que también se ve en Mou y otros entrenadores de la Premier, se malacostumbrarn al dinero que hay a su disposición, y piden, piden… y acaban convirtiéndose en niños mimados y caprichosos que nunca tienen suficiente. Y lo mas triste es que la gente lo jalea y lo justifica.

Deja un comentario

*