Sacrificar tu asiento por el bien común

A general view of Selhurst Park ahead of the Barclays Premier League match at Selhurst Park, London
Picture by Seb Daly/Focus Images Ltd +447738 614630
18/04/2015

El turista futbolero intenta que su viaje le permita ver un partido en directo. Cuando se trata de Londres, muchos escogen el coqueto campo del Fulham, Craven Cottage. Es pequeño, cuenta con una casita antigua en un córner, tradicionales gradas con asientos de madera, y se encuentra en la mismísima orilla del Támesis, en el oeste de la ciudad pero no exageradamente lejos del centro. Es un escenario idílico. Para aquel que busque una experiencia que represente la esencia del fútbol inglés en su expresión más genuina, estricta y atemporal, el campo del Chelsea o del Arsenal, las nuevas casas del West Ham y del Tottenham e incluso el mismísimo Wembley quizás no sean las opciones más acertadas, entre otras cosas, por lo modernos que son algunos de estos estadios. Ahí suele surgir la alternativa perfecta sobre el papel, Craven Cottage, que además tiende a ser más asequible y resulta más sencillo obtener entradas.

Ahora bien, hay otro factor elemental: el ambiente. La del Fulham no es una hinchada de una pasión descomunal. El aficionado que venga de España siempre apreciará un aura esencial en los campos ingleses, sobre todo si se trata de una de sus primeras visitas, pero para vivir algo más intenso se podría decir que la visita más recomendable es Selhurst Park, el campo del Crystal Palace. Fue inaugurado casi 30 años después que Craven Cottage (1924), pero es viejo de todas formas, y se sitúa un poco más al sur, ya que se tarda alrededor de una hora en transporte público desde el centro de Londres, pero el trayecto merece la pena.

Picture by Andrew Tobin/Focus Images Ltd. 07710 761829 . 07/01/12. General views of Craven Cottage before the FA Cup third round match between Fulham and Charlton Athletic at Craven Cottage stadium, London.
Craven Cottage es uno de los destintos más habituales para el turista futbolera que visita Londres. Foto: Focus Images Ltd.

En este campo antiguo, con una estructura irregular, muros enladrillados, chapa de metal, un fondo situado en una calle en cuesta y con esquinas abiertas, la hinchada del Palace puede presumir de ofrecer uno de los mejores ambientes de la Premier, junto con el de St James’ Park (Newcastle) y Anfield (Liverpool). O por lo menos así era hasta esta temporada. Todo aquel que haya visitado Selhurst Park en los últimos meses no se habrá llevado una gran impresión. El estadio se ha enfriado. 

Antes, jornada sí jornada también, Selhurst Park vibraba jugada tras jugada, cántico tras cántico, grito tras grito. Era algo colectivo, pero nacía en una esquina del campo, el Bloque B. Desde ese rincón, 180 miembros del grupo Holmesdale Fanatics empezaban las canciones a ritmo de tambor, ondeaban sus banderas, desplegaban tifos y colgaban pancartas en homenaje a leyendas del Palace o en forma de protesta contra, por ejemplo, la liga o las televisiones. En definitiva, los Holmesdale Fanatics actuaban como un grupo de animación independiente al club. Inspirados por la cultura ultra presente en varios clubes europeos, los Fanatics se establecieron en 2005. Inglaterra ya había vivido muchos años de hooligans y casuals, pero este concepto de grupos centrados en la animación y en el activismo no eran tan habituales. Los Fanatics fueron de los primeros en importarlo, y ahora hay otros en Reino Unido como la Green Brigade del Celtic de Glasgow.

La grada fue ganando popularidad en los últimos años. Su cifra de miembros fue creciendo hasta el punto que ya no les quedaba más sitio en esquina que tenían reservada para ellos. Entonces acordaron con el club que se mudarían al Bloque E, justo detrás de la portería, donde ocuparían un fondo y contarían con más asientos. El plan, que debía ejecutarse desde esta temporada, no prosperó. Cuando la idea se filtró, los aficionados que actualmente se encuentran en el Bloque E mostraron su descontento por tener que cambiarse de sitio y el club rectificó su decisión: los Fanatics no podrían mudarse esta campaña, pero quizás podrían hacerlo cuando el club comenzase unas obras de remodelación del estadio programadas para finales de la presente temporada.

Picture by Daniel Weir/Focus Images Ltd +44 7982 911743.20/10/2012.Crystal Palace supporters the Holmesdale Fanatics hold a banner in the stands at kick off against Millwall during the npower Championship match at Selhurst Park, London.
Los Holmesdale Fanatics actúan como grupo de animación independiente del club. Foto: Focus Images Ltd.

Los Fanatics entonces se marcharon no a otro lugar de la grada sino a su casa. Frustrados porque su acuerdo con el club no había salido adelante, decidieron boicotear los partidos del Palace como local. Su ausencia tuvo un efecto inmediato. El ambiente ya no era el mismo. Hasta los jugadores hablaron sobre ello. Solo en los partidos fuera de casa, a los que los Fanatics sí acudían, la afición del Palace mantenía su reputación de hinchada ruidosa y pasional. Se obtuvieron 5.000 firmas que presionaban al club para que facilitasen el regreso de los Fanatics escuchando sus peticiones, esa ambiciosa idea de un gran fondo de animación que compitiese de tú a tú con The Kop, la mítica grada de Anfield. Pero tampoco ha sido una situación de absoluta unanimidad.

Steve Lehec y su amigo Neil son dos abonados del Palace que se sientan cerca del Bloque B. Son aficionados de toda la vida que ya iban al campo mucho antes de que los Fanatics se crearan y aseguran que el ambiente era mucho más discreto entonces. Ellos echan en falta al grupo, pero entienden que un sector de la afición no esté de acuerdo con el cambio que proponen. “La gente empatiza con aquellos tendrían que cambiarse de sitio”, dice Neil. Pero Steve apunta que los asientos en el Palace no están garantizados, y aunque el club siempre intente que tu abono esté en el mismo sitio, este puede cambiar de un año para otro. “A nosotros por ejemplo nos cambiaron de sitio la temporada pasada porque el club añadió más asientos para discapacitados”. Los aficionados detrás de la portería están protegiendo localidades que realmente no son del todo suyas, aunque muchos de ellos las han ocupado durante años.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Aunque Steve y Neil comprenden que tener que cambiarse de sitio puede ser todo un inconveniente, también creen que la gente tiene que entender que es por el bien común. En su caso era para hacer que ver partidos del Palace fuese más accesible para personas con discapacidad, y en este caso sería para hacer que los Eagles volviesen a disfrutar de un gran ambiente en cada partido. Los Fanatics son especialmente populares entre los aficionados más jóvenes. Muchos de ellos están deseando que se trasladen al fondo para poder unirse a este grupo que les ofrece un modo distinto de vivir el fútbol. Neil comenta que, en cambio, algunos de los más veteranos piensan ‘por qué los necesitamos ahora sí no los necesitábamos antes’, pero que la realidad es que los Fanatics han sido muy importantes para el club en los últimos, pues el ambiente ha atraído a más aficionados al estadio.

Lo que en una primera instancia parecía un movimiento interesante por parte de los dirigentes del club, esas figuras criticadas con tanta frecuencia, acabó generando un conflicto interno en la afición. Pero el Crystal Palace finalmente aseguró que la temporada que viene se creará esa nueva grada de animación y ahora, tras meses de boicot, parece que los Fanatics están poco a poco regresando a los partidos. Se espera que en 2019 el ambiente vuelva con fuerza para empujar al Palace en la lucha por la permanencia. Una vez la situación se normalice, luz verde para el aficionado futbolero con boletos para Londres. El maestro en la planificación de viajes programará su visita para que coincida con un partido en Selhurst Park después de que los Fanatics se hayan situado en un fondo, pero antes de que la remodelación le reste carácter a uno de los campos más auténticos del futbol inglés.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*