Every Kick of It: El Americano

Hat trick scorer Christian Pulisic of Chelsea celebrates in front of the Chelsea fans after the Premier League match against Burnley at Turf Moor, Burnley.
Picture by Michael Sedgwick/Focus Images Ltd +44 7900 363072
26/10/2019

La hinchada del Chelsea desplazada al norteño condado de Lancashire empezó a corear ‘U-S-A, U-S-A’. Un cántico inusual para un campo inglés causado por un joven de Hershey, Pensilvania. A sus 21 años, Christian Pulisic había marcado un hat-trick en Turf Moor, casa del Burnley. Era el primer triplete de su carrera, un dato que explica por qué se le olvidó pedirle el balón al árbitro tras el encuentro. Se lo tuvieron que recordar sus compañeros, que le han apodado Capitán América. Pulisic llevaba desde principios de temporada pidiendo a gritos más minutos. El americano no parecía tener sitio en el once. Frank Lampard había preferido a Mason Mount, Willian o Callum Hudson-Odoi. El entrenador de los blues justificó las reiteradas suplencias de Pulisic apuntando que apenas había tenido una semana de descanso en verano. Su última titularidad en Premier fue en agosto. Hasta finales de octubre ha tenido que esperar el americano para volver a salir de inicio. Entró con tantas ganas que cuando le robó un balón al lateral derecho del Burnley Matthew Lowton, no se lo pensó dos veces y fue directo hacia portería. La zaga local reaccionó cerrándole el centro para obligarle a abrirse y tener un peor ángulo de disparo. El americano, testarudo él, se empeñó en que eso tenía que ser gol. Y así fue, gracias a un disparo raso con la zurda. Entre el ímpetu de Pulisic y la falta de contundencia del Burnley se adelantaron los blues.

Pulisic volvió a cabalgar con balón hacia portería en la acción del segundo gol. Pecó del egoísmo propio de un joven atacante con anhelos de protagonismo, pero nadie se lo reprochó en cuanto el balón volvió a acabar en el fondo de la red, esta vez tras un tiro con la diestra. El llamado hat-trick perfecto (goles con ambas piernas y con la cabeza) lo completó en una acción de córner. Más tarde, Willian hizo el cuarto. Los jóvenes talentos están acaparando todas las miradas, pero el extremo brasileño se mantiene a un gran nivel esta temporada. Pedro Rodríguez, en cambio, apenas está jugando. El Burnley empañó la goleada del Chelse con dos goles en los últimos minutos. En momentos como esos, los blues echan en falta al lesionado N’Golo Kanté. Esos dos goles tardíos no evitaron una nueva derrota de los de Sean Dyche ante un equipo grande. Tienen una merecida reputación de equipo duro, pero de 26 partidos que han jugado contra rivales del top six, los clarets de Dyche solo han ganado uno.

El Chelsea de Lampard encadena siete triunfos consecutivos. Foto: Michael Sedgwick/Focus Images Ltd.
El Chelsea de Lampard encadena siete triunfos consecutivos. Foto: Michael Sedgwick/Focus Images Ltd.

La Premier es una competición global y por eso los goles de cada equipo se celebran en todas las partes del mundo. Los que le marcó Pulisic al Burnley se festejaron de manera especial al otro lado del charco. Cuando el Chelsea pagó casi 60 millones de libras por Pulisic, no solo se hizo con uno de los jóvenes más prometedores del panorama futbolístico, sino que también se aseguró ganar presencia en los Estados Unidos, uno de los mercados más valorados por las entidades. Que la estrella de su selección juegue en Stamford Bridge hará que muchos aficionados al soccer apoyen al Chelsea en la Premier. La cadena NBC, que tiene los derechos televisivos de la liga inglesa en territorio norteamericano, organiza cada jornada eventos en ciudades estadounidenses en los que se proyectan los encuentros más destacados. Este sábado los aficionados yankees del Chelsea se reunieron en Austin, Texas para ver cómo Pulisic firmaba ese hat-trick. Los goles del americano desataron la locura entre esos blues de adopción. 

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

El partido de la jornada que generaba más expectación tuvo lugar el domingo por la tarde en Anfield. Con la diferencia de jugar en casa, el Liverpool se encontró con un contexto muy similar al que vivieron hace una semana en Old Trafford. Entonces se enfrentaron a un Manchester United en crisis y esta semana se midieron a un Tottenham en circunstancias similares. Igual que en el jornada anterior, el Liverpool comenzó por detrás, pero esta vez el gol fue más tempranero si cabe: no se había cumplido ni un minuto de juego cuando los spurs se adelantaron. Harry Winks recuperó un balón en campo propio, Moussa Sissoko sorteó a un par de rivales y Heung-Min Son se internó en el área y disparó. El tiro del surcoreano dio en el larguero y el rechace le cayó a Harry Kane.

El Tottenham también se pareció al United en la manera de gestionar su ventaja. Los de Mauricio Pochettino le cerraron los espacios interiores al Liverpool y acumularon muchos hombres atrás en un repliegue que fue más pronunciado a medida que los reds les fueron apretando. El equipo de Jürgen Klopp intentó abrirse un hueco moviendo el balón de una banda a otro, y su persistencia acabó encontrando recompensa. El pivote Fabinho, al que le dieron un segundo de más para pensar, puso un balón al segundo palo que acabó rematando Jordan Henderson. Con el tridente de ataque acaparando la atención de la zaga en posiciones centrales, el capitán del Liverpool fue clave llegando por la derecha. El gol no alteró la propuesta defensiva del Tottenham. Pero que el empate llegara antes que en Old Trafford le dio más tiempo al Liverpool para consumar la remontada. El 2-1 lo acabaron marcando de penalti: lo provocó Sadio Mané y lo transformó Mohamed Salah. Ya van nueve de diez victorias para el Liverpool, que sigue a seis puntos del Manchester City.

Jordan Henderson marcó el gol que inició la remontada del Liverpool. Foto: Michael Sedgwick/Focus Images Ltd.
Jordan Henderson marcó el gol que inició la remontada del Liverpool. Foto: Michael Sedgwick/Focus Images Ltd.

Al equipo de Pep Guardiola se le puede intentar buscar las cosquillas con una presión intensa o se puede pretender frustrarle con un repliegue en campo propio, pero lo más probable es que el gran manejo de balón de sus futbolistas sea capaz de solventar cualquier planteamiento. La primera opción quizás ofrezca un encuentro más abierto y entretenido para el espectador neutral, pero la mayoría de equipos optan por la segunda. Suele ser lo que mejor se adapta a sus recursos, pues implica asumir menos riesgos y puntualmente funciona, como demostró hace un par de semanas el Wolverhampton, que les ganó por 0-2. El Aston Villa, como era de esperar, hizo uso de la vía pragmática para frenar al City en el Etihad este sábado. 

Cualquier detalle podía echar abajo las esperanzas del equipo dirigido por Dean Smith. Al descanso, sin embargo, el vigente campeón llegó con las manos vacías. Su falta de acierto en las pocas oportunidades que cedió el ordenado Villa mantenía el empate a cero en el marcador. La tarde amenazaba con ser como aquella que los citizens padecieron ante los Wolves. Hasta que en la primera jugada del segundo tiempo, el Villa se salió por un instante del rol que venía interpretando y le buscó al City con una presión más adelantada. Balón largo del guardameta Ederson, pobre defensa de Tyrone Mings, que no evitó que Gabriel Jesus la peinara, y gran definición de Sterling (13 goles en 14 partidos). De la forma menos esperada se adelantó el City. Los de Guardiola después marcarían dos goles más en la segunda jugada de dos acciones de córner.

El Villa se había mantenido firme durante todo el primer tiempo, pero no complementaron su planteamiento defensivo con ninguna contra exitosa y acabaron siguiendo el mismo destino que muchos otros. “Estoy decepcionado por cómo encajamos los goles”, lamentó Smith. Su equipo no había sucumbido ante las asociaciones por dentro del City, sino que había dejado escapar el partido en la clase de detalles que nunca contaban con descuidar. Guardiola reconoció que el Villa había firmado un gran primer tiempo. “En la segunda parte quizás jugamos mejor gracias a haber marcado tan pronto, pero el caso es que ganamos”, añadió. “Fue un segundo tiempo especial, estuvimos a un gran nivel”. Pero no todo fue positivo para el City tras el descanso. En el 87’, Fernandinho, que lleva varias semanas jugando de defensa central, fue expulsado al ver una segunda cartulina amarilla. Guardiola recuperó a John Stones, que ya vuelve a ser titular, pero no dispone de Rodri, a quien también ha usado de central, ni de Laporte, ambos lesionados. El martes se medirán al Southampton en la Copa de la Liga. Por el sancionado Fernandinho lo normal es que juegue Nicolás Otamendi, pero también podría presentarse una oportunidad para Eric García.

Raheem Sterling es el máximo goleador del Manchester City en lo que va de temporada. Foto: Matt Wilkinson/Focus Images Ltd.
Raheem Sterling es el máximo goleador del Manchester City en lo que va de temporada. Foto: Matt Wilkinson/Focus Images Ltd.

A los diez minutos de juego, el Leicester City ya se había adelantado en St Mary’s con un gol de su lateral izquierdo Ben Chilwell, que apunta a hacerse con el sitio de Danny Rose en la selección. Un par de minutos después, Ryan Bertrand vio la tarjeta roja y el Southampton se quedó con diez. De pronto, la noche del viernes, fuera de casa y bajo la lluvia, se planteaba como la más plácida de las veladas para los foxes. A veces los equipos se crecen cuando pasan a jugar con un hombre menos, cuando son conscientes de que afrontan un duro desafío y se refuerzan la solidaridad entre compañeros y la concentración del conjunto en general. No fue el caso el viernes en St Mary’s. El Southampton respondió a la adversidad con tan poco carácter que esa expulsión que sufrieron no justifica el marcador. La victoria del Leicester por 0-9 se convirtió en el triunfo a domicilio más amplio de la historia de la liga inglesa. Tampoco sería justo que el Southampton se quedara con todo el demérito sin repartirle elogios al Leicester. Los de Brendan Rodgers no se relajaron y fueron insaciables ante tan favorable situación, que es algo que resulta mucho más complicado de lo que pueda parecer. Ayoze Pérez y Jamie Vardy firmaron un hat-trick cada uno. Este Leicester, equipo serio donde los haya, vuelve a cerrar la jornada tercero empatado a puntos con el Chelsea, cuarto.

El Leicester de Brendon Rodgers puede permitirse soñar. Foto: Daniel Hambury/Focus Images Ltd.
El Leicester de Brendon Rodgers puede permitirse soñar. Foto: Daniel Hambury/Focus Images Ltd.

La escena más destacada del partido en el Emirates fue el momento en el que Granit Xhaka abandonó el campo al ser sustituido. Una nueva discreta actuación del futbolista suizo hizo que recibiese abucheos y pitos por parte de un sector de la grada. A la afición gunner hace ya tiempo que se le agotó la paciencia con Xhaka. Ahora la relación está más rota que nunca. El capitán del Arsenal (escogido por sus compañeros) no se tomó nada bien las críticas de su propia afición y respondió de mala manera. Xhaka les mandó a paseo, se quitó la camiseta y se fue directo a las duchas. Caso apare es el de Mesut Özil, que sigue sin jugar. El Arsenal había marcado dos goles en dos jugadas de córner, pero el Crystal Palace logró igualar el encuentro. Ya casi al final, los de Unai Emery celebraron el gol de la victoria, pero este fue anulado. Crece el clima de tensión en Highbury. Venían de ganarle al Vitoria Guimaraes por 3-2 en la Europa League, pero el pasado lunes habían perdido por 1-0 en su visita al Sheffield United.

La relación del capitán Granit Xhaka con la afición está rota. Foto: Martyn Haworth/Focus Images Ltd.
La relación del capitán Granit Xhaka con la afición está rota. Foto: Martyn Haworth/Focus Images Ltd.

Se habló mucho de la decisión que Louis van Gaal tomó en el descuento de los cuartos de final en del Mundial de Brasil entre los Países Bajos y Costa Rica. El ya retirado técnico holandés dio entrada al guardameta Tim Krul en el minuto 122’ para que pudiese defender la portería en la tanda de penaltis. Funcionó: Krul atajó dos lanzamientos y su selección pasó a semifinales. Este domingo supuso un nuevo episodio en su historia particular como célebre para-penaltis. El ahora portero del Norwich City atajó los intentos desde los once de Marcus Rashford y Anthony Martial. Pero su gesta no tuvo recompensa. El United se había adelantado con un gol de Scott McTominay en un rechace y Rashford y Martial se resarcirían de sus errores marcando un tanto cada uno. De este modo, el United logró un triunfo que les aporta mayor estabilidad. “Ha sido una buena semana para nosotros”, aseguró Ole Gunnar Solskjær. “Empezamos con un buen partido ante el Liverpool y ahora hemos logrado dos triunfos a domicilio (el jueves ganaron por la mínima en Belgrado al Partizan). Esto les aporta confianza a nuestros jugadores”.

Tim Krul paró dos penaltis. Foto: Paul Chesterton/Focus Images Ltd.
Tim Krul paró dos penaltis. Foto: Paul Chesterton/Focus Images Ltd.

No está siendo fácil ser seguidor del Everton en este inicio de temporada. Su plantilla les permitía soñar con los puestos europeos, pero ahora mismo ocupan un sitio en la parte baja de la tabla. Al equipo de Marco Silva le había costado mucho arrancar y por eso la victoria que lograron la semana pasada por 2-0 ante el West Ham levantó los ánimos en Goodison Park. Por fin el juego de los toffees había convencido a su grada y además habían ganado. Poco duró la alegría. Este sábado encajaron un gol en el cuarto minuto del descuento que supuso su derrota por 3-2 en Brighton. Fue un duelo igualado en el que el conjunto local se adelantó primero, pero el Everton respondió de forma inmediata. Reanudado el empate, los de Silva fueron poco a poco construyendo una victoria que parecía estar al caer cuando finalmente se pusieron por delante con un tanto de Calvert-Lewis. Pero la narrativa iba a ser más enrevesada. Ya en la recta final, Michael Keane pisó de forma involuntaria a Aaron Connolly en el área: revisión del VAR y pena máxima. Cuando el empate parecía suficiente castigo para el Everton, un centro lateral en el 94′ provocó el gol en propia de Lucas Digne que le dio el triunfo al Brighton de Graham Potter. “Necesitamos ser más maduros a la hora de controlar los últimos minutos”, reconoció Silva tras la derrota. “Es un momento duro para nosotros. Tenemos que mantenernos unidos”.

En el resto de la Premier, el Newcastle empató a uno frente al Wolverhampton y el West Ham de Manuel Pellegrini obtuvo el mismo resultado ante el Sheffield United de Chris Wilder, que venía de ganarle al Arsenal. Los hammers ya llevan cuatro jornadas sin conocer la victoria. También empató el Watford de Quique Sanchez Flores, que recibió la visita del Bournemouth y el marcador no se movió en todo el partido. El Watford ya lleva tres jornadas seguidas invicto a base de empates, una buena notifica para un equipo que no hacía más que perder, pero necesita empezar a sumar de tres si quiere dejar de ser colista.

La grada de St. James's Park celebró un primer gol del Newcastle, pero los Wolves consiguieron empatar. Foto: Simon Moore/Focus Images Ltd.
La grada de St. James’s Park celebró un primer gol del Newcastle, pero los Wolves consiguieron empatar. Foto: Simon Moore/Focus Images Ltd.

La Championship sigue muy pareja después de una jornada intersemanal y otra de fin de semana. Toda la primera mitad de la tabla está comprimida en un margen de apenas cinco puntos. Este sábado, el West Brom, líder, iba camino de aumentar su ventaja cuando ganaba por 2-1 al Charlton, y eso que se habían quedado con uno menos. Pero el Charlton empató de penalti en el descuento. Los tres perseguidores más inmediatos del West Brom, empatados con dos puntos menos que el líder, son el Preston North End (remontó un 0-2 en contra en un derbi de Lancashire ante el Blackburn Rovers), el Leeds United (los de Marcelo Bielsa siguen acusando su falta de gol y empataron a nada en un derbi de Yorkshire ante el Sheffield Wednesday, quinto clasificado) y el Swansea City (venció por la mínima al Cardiff City en el derbi galés). Esta jornada repleta de derbis se cerrará este lunes por la noche con un duelo entre dos rivales del oeste de Londres, el Queen’s Park Rangers y el Brentford. De ganar, el QPR se colocaría segundo a un punto del West Brom. En League One, el exfutbolista del Arsenal Sol Campbell se convirtió en el nuevo entrenador del Southend United y debutó con sendas derrotas.

El Swansea le ganó el derbi de Gales al Cardiff. Foto: Matthew Lofthouse/Focus Images Ltd.
El Swansea le ganó el derbi de Gales al Cardiff. Foto: Matthew Lofthouse/Focus Images Ltd.

Esta semana serán los octavos de final de la Copa de la Liga. Aunque los equipos grandes suelen usar esta copa para dar minutos a los menos habituales, destacan dos encuentros que se disputarán el miércoles: Liverpool-Arsenal y Chelsea-United. El próximo fin de semana, además de la jornada de Premier y Championship, tendrá lugar la primera ronda de la fase principal de la FA Cup, en la que se enfrentarán equipos desde la tercera hasta la octava división. 

Foto de portada: Michael Sedgwick/Focus Images Ltd

Related posts

Deja un comentario

*