Every Kick of It: Inglaterra le espera

James Maddison of Leicester City during the Premier League match at the King Power Stadium, Leicester
Picture by Martyn Haworth/Focus Images Ltd 07463250714
21/09/2019

James Maddison ha ido convocado con la selección absoluta de Inglaterra en dos ocasiones, pero todavía se le resiste el debut. Todo apunta a que a la tercera irá la vencida. Gareth Southgate observaba desde la grada cuando Maddison buscó portería desde fuera del área en los instantes finales del encuentro. El tiro entró y gracias ese gol el Leicester City terminó de darle la vuelta al marcador para vencer a Tottenham (2-1). Con esa muestra de confianza, Maddison culminó una gran actuación con los foxes, y ya van unas cuantas. El futbolista de 22 años demuestra tener la personalidad necesaria para romper líneas constantemente, ya sea con pases, conducciones o desmarques, y reclama el rol de mediocentro ofensivo en la selección, un puesto que últimamente han ocupado jugadores como Barkley, Oxlade-Chamberlain, Lallana, Dele Alli, Jesse Lingard o Mason Mount. Pero solo este último ha arrancado el curso a un nivel comparable al de Maddison.

El inicio de temporada que está firmando Maddison a nivel individual va de la mano del buen arranque de su conjunto. El Leicester es de los equipos llamados a irrumpir esta temporada en el top 6 y parece ir en buen camino pese a que hace una semana cayeran en Old Trafford. Ante el Tottenham, los de Brendan Rodgers se vieron por detrás cuando Lamela, Son y Kane resolvieron con eficacia un contragolpe. El equipo de Mauricio Pochettino hubiese encaminado su triunfo con un segundo gol obra de Serge Aurier de no haber sido anulado por el VAR al tratarse de un fuera de juego milimétrico. Pero el partido siguió un curso totalmente distinto. Con un remate de Ricardo Pereira y ese disparo lejano de Maddison, el Leicester logró remontar en el segundo tiempo. El Tottenham sigue siendo incapaz de encadenar una racha de resultados positivos. La semana pasada ganó por 4-0 al Crystal Palace pero no supo darle continuidad el miércoles, cuando empató en Champions ante el Olympiacos, ni en esta jornada en Leicester. 

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

La semana del Manchester City se desarrolló a la inversa. El vigente campeón venía de haber perdido por 3-2 en Norwich. En Champions dejó atrás esa derrota ganando con solvencia en su visita al Shakhtar Donetsk, y en esta nueva jornada goleó en casa. El City arrasó (8-0) al Watford de Quique Sánchez Flores. La primera jugada acabó en gol y cuando todavía no se habían cumplido los primeros veinte minutos, ya sumaban cinco. La cámara mostraba a la grada visitante, donde la afición desplazada del Watford contemplaba la debacle con los brazos cruzados y la mirada perdida. Ya habían sufrido una experiencia similar hace unos meses, cuando toda la ilusión de haber llegado a la final de la FA Cup se diluyó en cuanto el City les metió seis. Pero esta vez iba a ser peor. Y que fuera a más habla muy bien de la ambición insaciable del equipo de Pep Guardiola. Sus jugadores apretaron al rival hasta el final y en el proceso dejaron un surtido de lo mejor de su juego ofensivo. Con el partido ya resuelto, Guardiola le brindó su debut al central Eric García, que podría contar con más minutos ahora que Laporte y Stones están lesionados.

Mucho más disputado estuvo el duelo protagonizado por el otro gran favorito a llevarse el título. El Liverpool se llevó los tres puntos de Stamford Bridge al vencer el Chelsea por la mínima (1-2). Este triunfo en una visita complicada da continuidad al pleno de los de Jürgen Klopp. En Champions venían de haber perdido en Nápoles por 2-0, pero en liga solo conocen la victoria y son líderes con cinco puntos más que el City. El domingo por la tarde en Londres se encontraron con un encuentro exigente desde el principio. Aun así, lograron irse al descanso ganando gracias a dos acciones a balón parado. En ambas ocasiones, un jugador dio un ligero movimiento al balón antes de que el verdadero lanzador lo golpeara. Y en ambas ocasiones, funcionó. La primera fue un libre directo anotado por Trent Alexander-Arnold y la segunda un lanzamiento de falta lateral que Roberto Firmino cabeceó con tanta facilidad como acierto. Durante el segundo tiempo, el Liverpool se asentó sobre su ventaja. Hasta que N’Golo Kanté recortó distancias inventándose un magnífico gol. Los de Klopp entonces volvieron a adelantar sus líneas y a presionar arriba. Eso hizo que el Chelsea tuviese menos tiempo para pensar, pero el equipo de Frank Lampard siguió mordiendo al líder hasta el final y tuvo ocasiones para haberse quedado con un punto.

El momento en el que Roberto Firmino remató de cabeza para marcar el segundo del Liverpool. Foto: Steve O'Sullivan/Focus Images Ltd.
El momento en el que Roberto Firmino remató de cabeza para marcar el segundo del Liverpool. Foto: Steve O’Sullivan/Focus Images Ltd.

Mientras el partido de más renombre de la jornada se disputaba en el oeste de Londres, en el norte el Arsenal recibía la visita del Aston Villa y parecía dispuesto a hacer que su encuentro no fuese eclipsado por el del Bridge. A pesar de estar con un hombre menos durante cincuenta minutos, el Arsenal acabó ganando al Aston Villa (3-2) gracias a dos goles tardíos. El Villa se había adelantado cuando su mediocentro John McGinn entró libre de marca al área para rematar un centro lateral. La exasperación en el Emirates fue a más antes del descanso cuando su lateral Maitland-Niles fue expulsado. En el segundo tiempo, Nicolas Pépé levantó los ánimos al empatar con un penalti que había provocado Guendozi, pero el Villa se volvió a adelantar de forma inmediata. Ya en la recta final, los goles de Chambers y Aubameyang le dieron al Arsenal una victoria que parecía improbable. Esta doble reacción refuerza la moral del equipo de Unai Emery, que ocupa uno de los puestos altos de la tabla, pero todavía sigue sin ofrecer una actuación convincente de principio a fin. 

Lo que sí que no es nada convincente es la situación del Manchester United, que perdió en su visita al West Ham (2-0). Aunque el United tiene los mismos puntos que el Chelsea o el Tottenham, las sensaciones que transmite son poco esperanzadoras. No lo ve así su técnico Ole Gunnar Solskjaer: “Me decepciona no haber ganado, pero aparte de eso me mantengo muy positivo”. Solskjaer fue nombrado la temporada pasada como sustituto provisional de José Mourinho. Los resultados con el entrenador noruego fueron tan satisfactorios que el club le ofreció un contrato de tres años. Pero ahora ni los resultados ni las actuaciones son tan buenas y cuesta mucho imaginarse que este United pueda aspirar a pelear por los puestos Champions. En el plan de Solskjaer está la idea de apostar por los jóvenes, pero carece de figuras de peso que los complementen y empujen al equipo. En esta jornada, el West Ham les superó con goles de Yarmolenko y Cresswell. El conjunto dirigido por Manuel Pellegrini arrancó el curso perdiendo por 0-5 ante el City, pero desde entonces se mantiene invicto y ocupa un puesto en la parte alta de la clasificación.

El proyecto de Solskjaer necesita tiempo, pero quizás deje de disponer de él si no se aprecia ninguna muestra de mejora más pronto que tarde. Alan Stanford/Focus Images Ltd.
El proyecto de Solskjaer necesita tiempo, pero quizás deje de disponer de él si no se aprecia ninguna muestra de mejora más pronto que tarde. Foto: Alan Stanford/Focus Images Ltd.

El Wolverhampton, en proceso de acostumbrase a compaginar la Europa League con la Premier, logró rescatar un punto de su visita al Crystal Palace en circunstancias similares a las del Arsenal. A pesar de haber sufrido una expulsión, los Wolves empataron (1-1) ante el Palace con un gol in extremis de Jota. En Goodison Park, el Sheffield United ganó al Everton (0-2) con un solo tiro a puerta, que dice mucho de cómo se desarrolló el partido. También en el Northwest, el Burnley devolvió al Norwich a la realidad (2-0) con un doblete de Chris Wood. Y en el Northeast, nada separó al Newcastle y al Brighton en el marcador (0-0). Todo esto había empezado el viernes noche, cuando el Bournemouth frustró al Southampton (1-3) en St Mary’s.

El Burnley de Sean Dyche tiene fama de equipo pragmático y defensivo. Ante el Norwich demostró que también es capaz de mantener el orden presionando arriba. Foto: Paul Chesterton/Focus Images Ltd.
El Burnley de Sean Dyche tiene fama de equipo pragmático y defensivo. Ante el Norwich demostró que también es capaz de mantener el orden incluso cuando presiona arriba. Foto: Paul Chesterton/Focus Images Ltd.

En la Championship, Leeds United y Derby County se reencontraron después de haber protagonizado una ferviente rivalidad la temporada pasada. Antes de que se enfrentaran en enero, el Derby de Lampard denunció que un miembro del Leeds hubiese espiado su sesión de entrenamiento. La noticia acaparó la atención los medios, Marcelo Bielsa dio una conferencia sorpresa en la que confirmó que, en efecto, observaban entrenamientos de los rivales, y la liga multó al Leeds. Después se enfrentaron en las semifinales del playoff y fue el Derby quien avanzó a la final, pero no lograron ascender. Ahora no está Lampard, pero ambas aficiones se encargan de mantener viva la rivalidad. En este reencuentro, el Leeds parecía encaminado a llevarse el triunfo, pero el Derby acabó empatando en el descuento (1-1). A pesar de no haber podido cerrar el partido a su favor, los de Bielsa se mantienen líderes empatados a puntos con el Swansea. Pero la Championship está tan apretada tras ocho jornadas que hay otros tres equipos con tan solo un punto menos (Preston North End, West Brom, QPR). Y a solo dos de la cabeza está el Nottingham Forest, que este sábado venció al Barnsley (1-0) en un encuentro especial, pues era el 15º aniversario de la muerte de su legendario entrenador Brian Clough.

Para cerrar el resumen de esta semana, qué mejor que repescar esta respuesta de Clough a una pregunta sobre cómo lidiaba con las situaciones en las que un jugador cuestionaba alguna de sus decisiones:

“Le pregunto qué cree que deberíamos hacer, nos sentamos, hablamos sobre ello durante unos veinte minutos, y entonces decidimos que yo estaba en lo cierto”.

El Nottingham Forest le rindió homenaje a Brian Clough, el entrenador con el que ganaron dos Copas de Europa. Foto: Josh Dixon/Focus Images Ltd.
El Nottingham Forest le rindió homenaje a Brian Clough, el entrenador con el que ganaron dos Copas de Europa. Foto: Josh Dixon/Focus Images Ltd.
Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

Deja un comentario

*