Every kick of it: Lo que cuesta un diamante

Jurgen Klopp manager of Liverpool celebrates after his teams 2-1 victory against Stoke City in the Premier League match at the Bet 365 Stadium, Stoke-on-Trent.
Picture by Michael Sedgwick/Focus Images Ltd +44 7900 363072
08/04/2017

Del mismo modo que expresó su incertidumbre en la previa (“los equipos cambian su forma de jugar ante nosotros”), tras el encuentro Jürgen Klopp reconoció que le había sorprendido el esquema del Arsenal (“no me lo esperaba; habíamos visto siete u ocho partidos del Arsenal y en ninguno habían presentado un diamond”). Aunque no era la primera ocasión en la que Unai Emery utilizaba esa formación de diamante (no existe la intención de convertir esta sección, en la que hace una semana se habló de los pockets, en un Vaughan futbolístico, pero esta vez cabe apuntar que los ingleses siempre se refieren a un dibujo de 4-4-2 en rombo como un diamante), llamaba la atención que lo hiciese ante el Liverpool.

¿Cuánto cuesta un diamante? El precio se paga por los costados, donde los laterales rivales cuentan con más espacio y tiempo para generar peligro, y la del Liverpool es precisamente una pareja de laterales increíblemente participativa en fase ofensiva. ¿Puede un equipo permitirse tal coste? Siempre y cuando lo compense con una férrea defensa de los envíos al área y cierre bien los espacios interiores. Eso intentó el Arsenal de Emery, que alineó a cuatro mediocentros y defendió en campo propio, esperando a hacer daño en alguna salida en velocidad con su dupla en ataque: Pépé y Pierre-Emerick Aubameyang. Los dos tuvieron la oportunidad de haber adelantado a los gunners y de hacerlo quizás la historia hubiese sido distinta. No fue así y el curso que siguió el partido mostró a un Liverpool superior en la globalidad del encuentro y que por tanto fue justo vencedor.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Dice mucho de lo completo que es el equipo de Klopp que cualquier forma de intentar frenar alguna de sus fortalezas implique descuidar otra. Da juego para metáforas de todo tipo; desde las mitológicas, que lo llaman un hidra de siete cabezas, hasta las más mundanas, que comparan la intención de anular a los reds con querer taparse con una manta muy pequeña: siempre queda algo descubierto. En este caso, los interiores y el tridente Mané, Salah y Firmino tuvieron menos espacios, pero Trent Alexander-Arnold y Andrew Robertson gozaron de un importante número de oportunidades para poner balones al área. Una de esas acciones cerca estuvo de traducirse en gol cuando Firmino rozó un centro de Robertson, pero durante el resto del primer tiempo el Arsenal logró solventar la situación. Lo que no evitaron fue un gol de Joel Matip en un córner antes del descanso. Emery no modificó su esquema y quizás algunos hinchas gunners lo lamentaron cuando al poco de arrancar el segundo tiempo Alexander-Arnold tuvo una eternidad para pensar un pase raso al área que encontró a Firmino. El brasileño prolongó para Salah y este fue agarrado por David Luiz, provocando un penalti que fue transformado por el egipcio. De nuevo Salah y Luiz protagonizarían la acción del tercer gol. El Liverpool superó la presión, ahora adelantada, del Arsenal y encontró a Salah. Luiz actuó como si tuviese un cartel de ceda al paso enfrente suya y permitió que Salah avanzara hasta adentrase en el área, donde definió con clase.

Salah firmó un doblete. Foto: Paul Chesterton/Focus Images Ltd.
Salah firmó un doblete. Foto: Paul Chesterton/Focus Images Ltd.

Dani Ceballos había caído de pie en el Emirates con un buen estreno ante su afición la semana anterior cuando jugaron contra el Burnley. El partido en Anfield fue distinto y el futbolista cedido por el Real Madrid no estuvo tan cómodo. En su lugar entró Lucas Torreira, un jugador que encajó mejor en el contexto de la contienda. Fue él quien recortó distancias en un tramo final en el que el Liverpool se dejó llevar, pero nunca existió una duda sobre quién se quedaría con los tres puntos. Klopp justificó algunas de las lagunas de su equipo alegando que es normal que no entusiasmen al público durante cada segundo del partido. “No somos Disneyland”, dijo. Por su parte, Emery alabó el esfuerzo de sus jugadores a pesar del resultado y dijo que tenían motivos para ser optimistas. Lo cierto es que, con diamante o sin diamante, sigue existiendo una importante distancia entre el Liverpool y el Arsenal. La semana que viene Emery tendrá una nueva oportunidad de medir su proyecto ante otro miembro del top-6: recibirán la visita del Tottenham en el North London Derby.

Después de haber empatado la semana pasada ante los Spurs, el Manchester City se aseguró de no dejarse ningún punto en su visita a Bournemouth. Esta vez su dominio sí que se tradujo en una victoria. El equipo de Eddie Howe, como era de esperar, trabajó para cerrarle los espacios al City. Ya lo había intentando la última vez que se vieron las caras y solo encajaron un gol. Eso sí, en aquel encuentro no dispararon a puerta en todo el partido. En esta ocasión fueron más expeditivos en sus respuestas a las ofensivas del City y, aunque no lograron dar la sorpresa, sí que generaron peligro. Incluso batieron la portería de Ederson en una acción a balón parado: Harry Wilson, cedido por el Liverpool, puso un libre directo en la escuadra. Por aquel momento el City ya ganaba con goles de Raheem Sterling (máximo anotador de la Premier empatado a cinco dianas con Pukki) y Sergio Agüero. El Kun marcaría otro en el segundo tiempo para sellar el triunfo. Alcanzó así 400 goles como profesional. Y 400 fueron los partidos como citizen que cumplió David Silva este domingo. Con el brazalete de capitán en el brazo, el canario de 33 años asistió en dos de los goles de su equipo y se ganó las alabanzas de su entrenador: “Ha jugado genial. En un partido como este, en el que el rival defiende tan atrás y deja tan pocos espacios, David es perfecto”, dijo Pep Guardiola. “Es uno de los mejores jugadores que he visto”.

Pep Guardiola elogió a David Silva por su actuación en Bournemouth. Foto: Daniel Hambury/Focus Images Ltd.
Pep Guardiola elogió a David Silva por su actuación en Bournemouth. Foto: Daniel Hambury/Focus Images Ltd.

La jornada había arrancado el viernes con un discreto encuentro en Villa Park. El Aston Villa, que había iniciado la temporada con dos derrotas, logró imponerse por 2-0 ante un espeso Everton que tuvo el balón pero no supo usarlo. Jota Peleteiro, ex del Eibar, Brentford y Birmingham, entre otros, asistió al delantero brasileño Moraes Wesley en el primer gol y El Ghazi hizo el segundo ya en el descuento.

Más emocionante fue el partido con el que empezó el sábado. En Carrow Road, el recién ascendido Norwich City de Daniel Farke recibió a un Chelsea de Frank Lampard que todavía perseguía su primera victoria. Y finalmente llegaría gracias a dos goles de Tammy Abraham y uno de Mason Mount, ambos cantearnos del conjunto blue que se han ganado un sitio en el once inicial. Abraham tiene todo lo que se le puede pedir a un nueve: es capaz de asociarse dándole continuidad a las jugadas y también cuenta con la habilidad de ponerles el lazo. En el primer gol bajó un balón en el inicio del ataque y volvió a aparecer al final para rematar un centro de Azpilicueta. En su segundo tanto recibió un balón al espacio y finalizó con acierto. El pase filtrado fue de Mateo Kovacic, que había entrado en el once supliendo al tocado N’Golo Kante y, más allá de esa gran asistencia, cumplió con firmeza defensiva y agitó el carril central con sus carreras marca de la casa. Pero no fue un triunfo del todo sencillo. Aunque se diluyó en el segundo tiempo, el Norwich había enlazado algunas acciones de ataque, lideradas por Emiliano Buendía, que recordaron a aquellas con las que se proclamaron campeones de la Championship la temporada pasada. Los canaries empataron hasta en dos ocasiones antes del descanso. Uno de los goles lo anotó Teemu Pukki, que ya lleva cinco tantos en tres partidos.

Frank Lampard logró su primera victoria. Foto: Paul Chesterton/Focus Images Ltd.
Frank Lampard logró su primera victoria. Foto: Paul Chesterton/Focus Images Ltd.

La dinámica del Manchester United en estas tres jornadas ha sido simétrica a la del Chelsea. Ambos se encontraron en la primera jornada y el United resultó vencedor. Después los dos empataron a uno, el Chelsea ante el Leicester y el United frente al Wolverhampton. Ahora el Chelsea por fin ha ganado, mientras que el United ha sufrido su primera derrota. En una de las sorpresas de la jornada, los de Ole Solskjaer perdieron en Old Trafford frente al Crystal Palace de Roy Hodgson. El planteamiento defensivo del equipo del sur de Londres, que se había adelantado con un gol de Jordan Ayew en el primer tiempo, frustró al United durante 89 minutos. Solo entonces, casi en el descuento, los red devils lograron empatar con un enorme gol del joven fichaje Daniel James, que llegó procedente del Swansea. El 1-1 pudo haberse dado antes, pero Marcus Rashford no acertó desde el punto de penalti. Cuando Old Trafford soñaba con una remontada como las que se daban durante el célebre Fergie time (al equipo de Sir Alex Ferguson le acompañaba la fama de resolver partidos complicados en el descuento), el Palace tuvo la última palabra y se llevó el encuentro con un gol de Patrick van Aanholt en el 93’. 

La otra gran sorpresa fue la derrota del Tottenham en su propio estadio frente al Newcastle United. Joelinton se había convertido en el fichaje más caro de la historia del Newcastle al llegar procedente del Hoffenheim por 40 millones de libras. Este domingo marcó su primer gol con los magpies y el tanto terminó valiéndole su primera victoria de la temporada al equipo de Steve Bruce. Se le hizo corta al Tottenham la hora de fútbol que quedó por disputarse tras el gol del Newcastle. Controlaron el balón, pero la esperanza de una remontada poco a poco se fue esfumando. Los Spurs ni siquiera fueron capaces de arañar un punto. “Estoy muy decepcionado con el resultado y con la actuación del equipo”, así de tajante habló Mauricio Pochettino tras el partido. “Hace falta ser capaz de dar un paso al frente en este tipo de situaciones, pero hoy no mostramos suficiente calidad. Cuando el balón llega al último tercio necesitas que aparezca el talento y la calidad que tenemos arriba, y hoy no fue así”, añadió.

También fue derrotado en casa el Sheffield United de Chris Wilder. Después de haber dejado buenas sensaciones en las dos primeras jornadas, de las que sacó cuatro puntos, este recién ascendido perdió frente al Leicester City de Brendan Rodgers. Jamie Vardy fue abucheado durante todo el encuentro porque en Bramall Lane saben que creció siendo aficionado del máximo rival, el Sheffield Wednesday. Por eso, cuando Vardy aprovechó un formidable pase de James Maddison (joven futbolista de 22 años que ya había impresionado en Stamford Bridge la semana anterior) para adelantar al Leicester, el delantero se acercó al fondo más ruidoso del estadio y le aguantó la mirada a la hinchada de su rival con ambas manos alrededor de los oídos, poniendo en práctica ese gesto que en el mundo futbolístico de traduce como “¿y ahora qué me cuentas?”. Los blades lograrían empatar en el segundo tiempo, pero poco después un golazo del canterano Harvey Barnes le dio el triunfo a los foxes. 

Marcarle al Sheffield United fue especial para Jamie Vardy. Foto: Andy Kearns/Focus Images Ltd.
Marcarle al Sheffield United fue algo especial para Jamie Vardy. Foto: Andy Kearns/Focus Images Ltd.

El West Ham de Pellegrini logró vencer al Watford de Javi Gracia con un doblete de su nuevo delantero, Sébastien Haller, procedente del Eintracht de Frankfurt. Los hammers se pusieron por delante con un tempranero tanto desde los once metros de su capitán Mark Noble. Gerard Deulofeu asistió a Andre Gray en el empate del Watford y también pudo haber marcado él mismo, pero se topó con el larguero. Al final, Haller, en el sitio adecuado y en el momento adecuado, marcó los dos goles decisivos para el West Ham.

El duelo entre dos equipos de la costa sur, el Brighton y el Southampton, se resolvió a favor de los saints, que marcaron dos goles en el segundo tiempo después de que el Brighton se hubiese quedado con uno menos a la media hora de juego. Más al norte, el Wolverhampton, que venía de ganarle al Torino por 2-3 en la ida del playoff de Europa League, jugó ante el Burnley. En la jornada anterior, los Wolves habían empatado a uno en casa ante el United tras verse por detrás en el marcador. Sucedería lo mismo en este encuentro, pero con aún más dramatismo. El Burnley de Sean Dyche se adelantó con un gol de Ashley Barnes, que ya lleva cuatro en su casillero particular, y los de Nuno Espírito Santo igualaron en el último suspiro: Raúl Jiménez transformó un penalti en el 97’.

Ashley Barnes es uno de los delanteros de la Premier que mejor ha arrancado la temporada. Foto: Michael Sedgwick/Focus Images Ltd.
Ashley Barnes es uno de los delanteros de la Premier que mejor ha arrancado la temporada. Foto: Michael Sedgwick/Focus Images Ltd.

En la Football League, la noticia que acaparó la atención de todos los medios fue el incierto futuro del Bury. El viernes por la noche se acababa el plazo que la liga les había dado para demostrar que contaban con suficiente capital como para poder ponerse al corriente con sus deudas. La única forma de que se salvaran pasaba por que su dueño vendiese el club. Tras muchas horas de tensión, ya por la noche, casi sobre la bocina, el Bury anunció la llegada de un nuevo comprador. La liga les ha dado hasta el martes para procesar la venta. De no cumplir con los requisitos necesarios, el Bury sería expulsado de la liga tras 125 años como miembro. Además, este fin de semana saltó la noticia de que el Bolton, club sin entrenador ni jugadores que compite con su equipo juvenil por circunstancias similares a las del Bury, también tiene el martes como fecha límite para demostrar que cuenta con un plan financiero. 

Artículo relacionado: No todo es oro en el fútbol inglés

En lo deportivo, además de los partidos del fin de semana, en la Football League también hubo una jornada intersemanal. Tras estas dos fechas seguidas, la clasificación de la Championship la co-lidera el Leeds United de Marcelo Bielsa, con un Pablo Hernández que a sus 34 años vive una segunda juventud. El sábado vencieron por 0-3 al Stoke City y el ex del Valencia fue clave en los tres goles de su equipo. Empatado a puntos con el Leeds está el Swansea City dirigido por Steve Cooper, antiguo seleccionador de las inferiores inglesas. En el conjunto galés juega Borja Bastón, que lidera la tabla de goleadores de la categoría con cinco tantos.

Pablo Hernández continúa a un gran nivel en el Leeds United. Foto: Jeremy Landey/Focus Images Ltd.
Pablo Hernández continúa a un gran nivel en el Leeds United. Foto: Jeremy Landey/Focus Images Ltd.
Foto de portada: Michael Sedgwick/Focus Images Ltd

Related posts

6 comments

El liderato del Leeds no me sorprende en absoluto. Yo pensaba que al no ascender la temporada pasada iba a ver una revolución, pero no, exceptuando la marcha del central Jansson al Brentford, es prácticamente el mismo equipo que el año pasado, así que para mi no hay duda, es el máximo favorito junto al Fulham para ascender a la Premier… A no ser que Borja Bastón siga con esta racha y lleve al “cachorros” del Swansea a la premier (si no me equívoco, de los equipos más jóvenes de la Liga)… Aunque lo veo complicado. Saludos

Enorme artículo sobre la jornada de Premier. Este año se prevé otra lucha encarnizada por el título, pero este año me parece que se teñirá de rojo.

Deja un comentario

*