Every kick of it: Los pockets

Hat trick hero Teemu Pukki of Norwich with the match ball at the end of the Premier League match at Carrow Road, Norwich
Picture by Paul Chesterton/Focus Images Ltd +44 7904 640267
17/08/2019

Hace un año, Teemu Pukki llegó al Norwich City procedente del Brøndby a coste cero. En su primera temporada se convirtió en uno de los héroes del ascenso de los canaries al anotar 29 dianas, más que ningún otro jugador de la Championship. La semana pasada marcó el gol de honor en la derrota que su equipo sufrió en Anfield. Este sábado, en el regreso de la Premier League a Carrow Road tras tres años, Pukki firmó un hat-trick. El delantero finlandés de 29 años, que llegó a jugar en el Sevilla Atlético en los inicios de su carrera, fue el gran protagonista de la victoria por 3-1 que logró el Norwich ante el Newcastle United. “Hace un par de años no me veía marcando un hat-trick en la Premier League ni en sueños”, declaró balón bajo el brazo después del partido.

En español diríamos que a Pukki se le caen los goles de los bolsillos, una expresión que no se usa en Inglaterra. Pero los ingleses sí que se echan las manos a los bolsillos para sacar sus propias metáforas futbolísticas. Un clásico de la jerga en el idioma de Shakespeare es decir que un defensa se ha metido al delantero rival en su pocket (bolsillo) para resaltar que el atacante ha sido anulado efectivamente por su marcador. También recurren a la palabra pocket, aunque en una connotación ligeramente distinta (pequeño espacio), en su expresión pockets of space. Así se refieren los ingleses a los huecos entre las líneas del oponente se generan durante un encuentro, o por lo menos ese es el uso que le dan muchos técnicos, tertulianos, periodistas y aficionados. “Los espacios en el fútbol vienen en cinco tallas distintas: pockets, yardas, hectáreas y océanos”, bromeaba el divertido Adam Hurrey (autor del libro Football Clichés) sobre la idea de catalogar los espacio según su tamaño.

Kevin De Bruyne volvió a demostrar que cuenta con una capacidad asombrosa para leer los espacios. Foto: Paul Chesterton/Focus Images Ltd.
Kevin De Bruyne volvió a demostrar que cuenta con una capacidad asombrosa para leer los espacios. Foto: Paul Chesterton/Focus Images Ltd.

El concepto de pockets of space es tan viejo como el fútbol mismo y el uso del término es por ende mucho anterior a la llegada de técnicos como Pep Guardiola al fútbol inglés. Pero el interés general por la vertiente táctica ha crecido y ahora se le presta más atención en los medios, donde cada vez se habla más de aspectos como los pockets of space. Quizás tenga algo que ver el sofisticado juego que practica el Manchester City. Existe el deseo de conocer por qué, más allá de la calidad de su plantilla a nivel individual, este conjunto es capaz de transmitir una enorme sensación de superioridad, ganar dos títulos de liga consecutivos y ser el gran favorito para volver a coronarse.

Pocos equipos explotan tan bien los pockets of space como el City de Guardiola, siendo Kevin De Bruyne su máximo exponente. El inteligente futbolista belga fue protagonista en el duelo ante el Tottenham el sábado por la tarde. De Bruyne sabe perfectamente cómo recibir en esos pockets entre líneas enemigas y determinar el curso de una jugada. Identifica y ataca de tal modo los espacios que resulta muy complicado defender sus acciones. Así se vio en los dos goles que marcó su equipo: asistió a Sterling en el primero y a Agüero en el segundo. Los de Guardiola dominaron con firmeza pero no lograron llevarse los tres puntos, ya que los Spurs igualaron distancias en dos ocasiones: primero con un tiro de Lamela desde la frontal y más tarde con un remate de Lucas Moura en un saque de esquina. El City volvería a adelantarse por una tercera vez justo al final, pero tras ser revisado por el VAR, el tanto no subió al marcador. Guardiola se mostró descontento y definió la situación como un “déjà vu”, acordándose de las semifinales de Champions ante el Tottenham en abril, cuando también les anularon un gol tardío. Como está siendo habitual en este primer curso de la Premier con tecnología arbitral, la decisión dio mucho de que hablar en los medios y alimentó el debate entre partidarios y enemigos del VAR, un asunto que a veces parece tan caldeado como el mismísimo Brexit.

Mauricio Pochettino reconoció que su equipo había sido inferior y dejó claras cuáles son las diferencias entre el City y el Tottenham. Foto: Martyn Haworth/Focus Images Ltd.
Mauricio Pochettino reconoció que su equipo había sido inferior y dejó claras cuáles son las diferencias entre el City y el Tottenham. Foto: Martyn Haworth/Focus Images Ltd.

Con respecto a la actuación de su equipo, Guardiola aseguró que había sido un de los mejores partidos de su etapa en el City. “No sé si es posible jugar mejor”, dijo. Satisfecho por el resultado estaba Pochettino, que reconoció la diferencia de nivel entre ambos equipos. ¿Y por qué uno de los finalistas de la pasada edición de la Champions, un equipo que ya había plantado cara al City en varias ocasiones, pareció estar a años luz de su rival en este encuentro? El técnico argentino dio la siguiente respuesta en una entrevista post partido con SkySports: “Nosotros atravesamos un proceso distinto. No nos podemos comparar con el Manchester City. Durante las últimas tres temporadas, ellos han estado construyendo un equipo para ganar títulos. Nosotros hemos estado reconstruyendo el equipo cada temporada, o cada seis meses, y ahí está la diferencia”. También mencionó el clima de incertidumbre que rodeará a su conjunto hasta que se cierre el mercado en Europa, pues jugadores como Christian Eriksen o Danny Rose podrían abandonar el club.  

El Liverpool estuvo lejos de su mejor versión en su visita a Southampton. Apenas tres días antes se habían proclamado campeones de la Supercopa de Europa en Estambul tras 120 minutos de fútbol y una tanda de penaltis. En St Mary’s les costó arrancar, pero de todas formas lograron una victoria que ya les hace ver al City por el retrovisor. Si se hace caso al antecedente más cercano, lo lógico es pensar que la salsa de este campeonato estará en ver por cuánto tiempo se mantiene esta situación en la tabla. La victoria ante el Southampton la encaminó un gol de Sadio Mané justo antes del descanso y la certificó otro de Roberto Firmino ya en la segunda parte. Pero todavía quedaba tiempo para un susto. Un desplazamiento en largo del guardameta Adrián San Miguel, que venía de haber acaparado todo el protagonismo en la Supercopa, rebotó en Danny Ings y acabó dentro de la red. Jürgen Klopp se lo tomó con humor: “Es normal para un portero del Liverpool pasar por eso, ahora toca seguir adelante”, dijo en referencia a los fallos de Loris Karius en la final de la Champions ante el Real Madrid.

Dani Ceballos se marchó ovacionado. Foto: Martyn Haworth/Focus Images Ltd.
Dani Ceballos se marchó ovacionado. Foto: Martyn Haworth/Focus Images Ltd.

El sábado a mediodía en el Emirates, el Arsenal se enfrentó al Burnley y Dani Ceballos gozó de su primera titularidad. El futbolista español, muy participativo, causó una magnifica impresión ante la afición gunner, que le despidió con una ovación cuando fue sustituido. De seguir así, dada la debilidad de la hinchada del Arsenal por este tipo de jugadores, Ceballos podría recoger parte de la herencia emocional de Santi Cazorla, un futbolista que tenía calado a la grada. Los de Unai Emery se adelantaron con un gol de Alexandre Lacazette, pero encajaron un tanto antes del descanso obra de Ashley Barnes, que ya había firmado un doblete en la primera jornada. Fue en el segundo tiempo cuando Pierre-Emerick Aubameyang certificó que su equipo sumara seis de seis el día en el que además había debutado David Luiz. Nicolas Pépé volvió a entrar desde el banquillo (lo hizo en lugar del canterano Reiss Nelson, que le dio motivos a Emery para volver a confiar en él), aunque estuvo suficiente tiempo sobre el campo como para ilusionar a los gunners con varios detalles.

El Chelsea, rival del Liverpool en la Supercopa, jugó el domingo ante el Leicester City con la intención de resarcirse. No tanto de la derrota en penaltis del miércoles en Estambul, donde habían firmado un buen encuentro, sino del 4-0 que sufrieron la semana pasada en Old Trafford. En la previa del encuentro, Stamford Bridge mostró su apoyo hacia su leyenda Frank Lampard, ahora dueño del banquillo blue. Y todo parecía ir rodado para su equipo cuando el joven Mason Mount le robó la cartera a Wilfred Ndidi en zona de peligro e hizo el 1-0 a los siete minutos. Pero la victoria no iba a ser tan fácil, y de hecho no se dio. El Leicester se aferró al partido y fue a más impulsado por el incansable James Maddison. Ndidi pudo enmendar su error inicial con un remate certero que valió un punto para el equipo dirigido por Brendan Rogers. Incluso pudieron haber sido tres, pero ni Maddison ni Vardy lograron materializar sus ocasiones.

Al Chelsea de Frank Lampard se le resistió la victoria. Foto: Steve O'Sullivan/Focus Images Ltd.
Al Chelsea de Frank Lampard se le resistió la victoria. Foto: Steve O’Sullivan/Focus Images Ltd.

La jornada de domingo había arrancado en Sheffield, donde un lleno Bramall Llame acogió su primer encuentro de Premier en 12 años. Los blades habían arañado un punto de Bournemouth en la primera jornada y ahora recibían al Crystal Palace. El Sheffield United de Chris Wilder se adelantó con un gol de John Lundstram justo después del descanso y lograron defender el resultado durante el resto del segundo tiempo y los siete minutos de añadido que se hicieron eternos para la afición local. También se dio un marcador ajustado en Goodison Park, donde Marco Silva derrotó por la mínima a su ex equipo, el Watford ahora dirigido por Javi Gracia. En Birmingham, el Aston Villa cayó por 1-2 ante el Bournemouth, y en el sur, el Brighton empató a uno frente el West Ham. La segunda fecha de la Premier se cerrará en Wolverhampton este lunes por la noche, donde el equipo de Nuno Espírito Santo se medirá ante el Manchester United. 

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

En la Football League, los equipos venían de haber disputado la primera ronda de la Copa de la Liga y los ganadores jugarán la segunda eliminatoria esta semana. Tras tres fechas, en la Championship ya no queda ningún equipo con pleno de victorias. La jornada arrancó el viernes por la noche en Huddersfield, donde el conjunto local perdió por 1-2 ante el Fulham y su entrenador Jan Siewert fue cesado. Además de los tres puntos, la noticia para el Fulham fue el estreno de Steven Sessegnon exactamente tres años después del debut de su hermano gemelo Ryan, ahora futbolista del Tottenham. Steven también empieza como lateral, pero por la derecha, al contrario que su hermano.

Después de haber empatado ante el Nottingham Forest, el Leeds United de Marcelo Bielsa ganó con un doblete de Patrick Bamford ante un Wigan que se quedó con diez. El Charlton, que había salido victorioso de las dos primeras jornadas, se veía perdiendo por 2-1 en Barnsley hasta que empataron de penalti en el último minuto. En el ajustado Swansea City 3-2 Preston North End, las diferencias las marcó el delantero español de los jacks Borja Bastón, autor de dos tantos. Sergi Canós había asistido a Ollie Watkins cuando el Brentford ganó en Middlesbrough la semana pasada y la conexión se volvió a repetir este sábado en el empate a uno de los bees ante el Hull City. Peor le fue al Birmingham City de Pep Clotet, que cayó por 3-0 en su visita al Nottingham Forest; Fran Villalba jugó los noventa minutos. 

El trabajo de los hermanos Cowley (Nicky, izquierda; Danny, derecha) al frente del Lincoln City sigue dando sus frutos. Foto: Josh Dixon/Focus Images Ltd.
El trabajo de los hermanos Cowley (Nicky, izquierda; Danny, derecha) al frente del Lincoln City sigue dando sus frutos. Foto: Josh Dixon/Focus Images Ltd.

Los dos únicos equipos de la EFL que han sumado todos los puntos posibles en estas tres jornadas son los colíderes de League One, el Lincoln City de los hermanos Cowley y el Blackpool de Simon Grayson, entrenador que vive su segunda etapa al frente del club para el que también había jugado. En el otro extremo de la tabla, con -11 y -12 puntos respectivamente, siguen los dos clubes sancionados por su gestión financiera: el Bolton y el Bury. Los primeros volvieron a jugar con un equipo compuesto por juveniles y perdieron por 5-0 en su visita al Tranmere Rovers. El resultado no evitó que los más de mil aficionados desplazados animasen sin parar desde el fondo visitante. Menos aires de optimismo hay en Bury. El equipo sigue sancionado sin poder jugar y tiene como plazo hasta el final de esta semana para demostrar que puede ser solvente. De no lograrlo, será expulsado de la liga. Bolton y Bury son los casos más críticos, pero también hay otros clubes de la Football League en una situación económica complicada. El Macclesfield de League Two ha tenido que dejar marchar al entrenador con el que lograron la permanencia, el ex-futbolista Sol Campbell. Llevaban varios meses sin poder pagar su salario.

Foto de portada: Paul Chesterton/Focus Images Ltd

Related posts

2 comments

Curioso los problemas de dinero que están teniendo los equipos de la EFL.Sigo diciendo que lo de la Premier es una burbuja que tarde o temprano se romperá y creara aún más problemas.Lo del Bury, el Bolton o el Macclesfield no son solo un caso ocasional, si no recuerdo mal equipos como el Notts county, el Hartlepool o el mismísimo Huddersfield que no a sido capaz de encontrar un patrocinador para su equipo también han tenido (tienen) problemas de este tipo. Veremos si es un caso aislado en el Fútbol ingles… O también se expande a la economía inglesa que desconozco totalmente que tal están de dinero. Gran articulo, me encanta. saludos.

Deja un comentario

*