Every Kick of It: Los tres días de Ole

Ole Gunnar Solskjaer ha ganado tres partidos ante Pep Guardiola esta temporada. Foto: Russell Hart/Focus Images Ltd.

“¿Cómo se siente después de haber ganado a un equipo de José Mourinho y a uno de Pep Guardiola en un plazo de apenas cinco días?”, le preguntaron a Ole Gunnar Solskjær en rueda de prensa. El noruego reaccionó con una breve risa antes de aportar una corrección: “Tres días”.  En ese corto espacio de tiempo, el Manchester United parece haber dejado atrás la preocupación que les acompañaba y que llamaba a un cambio en el banquillo. Después de encadenar dos decepcionantes empates en Premier, los red devils han logrado dos victorias consecutivas ante rivales de renombre. El primer triunfo fue en la jornada intersemanal, cuando frenaron al Tottenham, que había ganado los tres encuentros que habían disputado desde la llegada de José Mourinho. Con un 2-1, el United se impuso el miércoles noche en el retorno del técnico portugués a Old Trafford. Por un mismo marcador, pero a la inversa, el sábado ganaron a domicilio en casa de su vecino el Manchester City. Sonreía Sir Alex Ferguson en el palco. Ese resultado, teniendo en cuenta que el Liverpool volvió a ganar (0-3 ante el Bournemouth), parece haber terminado con cualquier esperanza que todavía tuviese el vigente campeón de revalidar su título. 

El City ya se encuentra a 14 puntos del Liverpool. Para poder pelear por la liga tendrían que protagonizar una remontada sin precedentes. La ventaja entre un imparable Liverpool y un City más errático que de costumbre ya era lo suficientemente amplia, pero esta última jornada parece haber supuesto el golpe definitivo. “Tenemos que seguir intentándolo, todavía hay mucho en juego”, decía Pep Guardiola, con escaso poder de convicción, después del Manchester Derby. Resulta irónico que el United, acérrimo rival histórico del Liverpool, le haya ayudado a los reds a afrontar el período navideño con mayor tranquilidad en lo más alto de la tabla. Pero los red devils que cruzaron Manchester el sábado celebraron el triunfo en el fondo visitante como lo que realmente significaba para ellos: una victoria en un derbi; nada más, nada menos. Los jugadores y Solskjær se acercaron a ese fondo para saborear la victoria y compartir un momento especial con su afición.

El Liverpool lo tiene todo en su sitio para ganar su primera liga en casi 30 años. Foto: Jeremy Landey/Focus Images Ltd.
El Liverpool lo tiene todo en su sitio para ganar su primera liga en casi 30 años. Foto: Jeremy Landey/Focus Images Ltd.

Esos aficionados también cantaron sobre Solskjær. Pronto se cumple un año del regreso del exfutbolista del United al que había sido su club para tomar las riendas de forma temporal tras la destitución de Mourinho. Los resultados fueron tan positivos que el club, no sin provocar cierto escepticismo, decidió ampliar su contrato por tres temporadas. Este curso, el United de Solskjær estaba dejando mucho que desear. A finales de octubre subieron su nivel competitivo, pero pronto acumularon nuevas decepciones. Solskjær siempre formó parte de la lista de entrenadores en la cuerda floja y parecía destinado a ser el primero en caer entre los grandes clubes. Eso era antes de que en el norte de Londres a Mauricio Pochettino y Unai Emery les invitaron a recoger sus cosas. Después del empate de la pasada jornada ante el Aston Villa, Solskjær tenía muchas papeletas para ser el siguiente, sobre todo teniendo en cuenta que se avecinaban dos duelos de gran exigencia para el United. En lugar de debilitarle, enfrentarse a estos rivales ha reforzado a Solskjær en el banquillo de Old Trafford.

Si algo ha demostrado el United de Solskjær es que son un equipo capaz de plantarle cara a los otros grandes de la Premier con sus veloces transiciones ofensivas. Pero Solskjær prefiere que no lo llamen fútbol de contraataque. “Suena muy negativo”, dijo. “Para mí es un fútbol rápido, ofensivo, fluido, con las intenciones adecuadas”. En la previa del encuentro en el que se midieron al Liverpool a final de octubre, cuando el United atravesaba uno de sus momentos más críticos, Solskjær ya puso énfasis en esa idea: “Una de mis filosofías principales es practicar un fútbol ofensivo con rápidas salidas en ataque, pero hace falta confianza para llevar el balón arriba”. Entonces podía sonar como un plan demasiado vago para un club como el United y hasta poco inspirador. Sin embargo, ante el Liverpool empataron firmando un partido muy serio y a partir de ahí comenzaron a transmitir mejores sensaciones. Su fútbol de contragolpe ya les había dado frutos en la primera jornada ante el Chelsea, al que golearon por 4-0. El regreso de Antonhy Martial de lesión mandó a Marcus Rashford de vuelta a la banda izquierda, donde resulta más desequilibrante, y estas dos piezas están siendo claves en el juego ofensivo del United, junto con un indiscutible Daniel James.

Marcus Rashford sigue dando un paso al frente en los partidos grandes. Foto: Simon Moore/Focus Images Ltd.
Marcus Rashford sigue dando un paso al frente en los partidos grandes. Foto: Simon Moore/Focus Images Ltd.

Existe un gran pero: a pesar de estos dos resultados, que corroboran que el United sabe cómo hacerle daño a equipos fuertes, todavía no existen garantías de que sepan resolver mejor que antes las situaciones en las que están obligados a llevar la iniciativa. En encuentros ante casi todos los demás conjuntos de la liga, lo más probable es que ese sea el contexto en el que deberán manejarse los de Solskjær, y no es precisamente su punto más fuerte. Por eso el optimismo en Old Trafford ha de ser cogido con pinzas. De todas formas, el empujón anímico es muy importante y tras estos dos triunfos se ven a cinco puntos de los puestos Champions. 

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Elsewhere

Se ha llegado un punto en el que no es correcto hablar de la lucha por el título como si fuese una mera carrera a dos entre Liverpool y City. No es correcto porque entre ambos en la tabla hay otro equipo, el Leicester City, que está firmando una campaña casi tan memorable como la de 2015-16.  Este domingo los foxes ganaron por 1-4 en Villa Park y ya llevan ocho victorias consecutivas. El equipo de Brendan Rodgers es segundo a ocho puntos del Liverpool y con seis más que el City. Ante el Aston Villa, su delantero, el insaciable Jamie Vardy, marcó un doblete que lo afianza como máximo goleador de la competición con 16 dianas. El Chelsea era el otro equipo que estaba aguantando el ritmo del Leicester, pero la semana pasada perdieron ante el West Ham y, aunque le ganaron al Villa entre semana, este sábado cayeron en Goodison Park. El Everton estrenaba entrenador interino, el ex-delantero del club Duncan Ferguson, después del despido de Marco Silva tras la derrota en el derbi ante el Liverpool. Este nuevo pinchazo del equipo de Frank Lampard reduce su margen con respecto a los equipos fuera de los puestos Champions. El Tottenham de Mourinho, a seis del Chelsea, es otro de los equipos al acecho por esas posiciones. Tras irse con las manos vacías de Old Trafford, esta jornada los spurs arrasaron al Burnley con un 5-0, incluyendo un gol maradoniano de Heung-Min Son y un doblete de Harry Kane.

Continúa el buen hacer del goleador Jamie Vardy. Foto: Martyn Haworth/Focus Images Ltd Martyn Haworth/Focus Images Ltd.
Continúa el buen hacer del goleador Jamie Vardy. Foto: Martyn Haworth/Focus Images Ltd Martyn Haworth/Focus Images Ltd.

En la Championship, la cabeza de la tabla estaba muy apretada, pero ahora se está definiendo la escapada de los dos equipos que ocupan los puestos de ascenso directo: el West Brom de Slaven Bilic, líder con 45 puntos, y el Leeds United de Marcelo Bielsa, segundo con 43. Con ocho menos puntos que el Leeds se encuentran el Fulham y el Bristol City, que se enfrentaron en esta jornada y el duelo se resolvió a favor de estos últimos.

Foto de portada: Russell Hart/Focus Images Ltd

Related posts

1 comments

Celebro el liderato del Liverpool, pero es una pena que la Premier de Roma tan rápidamente. La competitividad siempre ha sido el sello inglés.
Impresionante Leicester. Será un placer volver a verlos en Champions.
Gran artículo.

Deja un comentario

*